Sólo Estados Unidos supera a México como el país con más obesidad

obesidad en México un problema laboral, educativo y de salud

La vida sedentaria en México se ha instalado en las organizaciones laborales, en las escuelas y en la vida cotidiana. La máxima: “mente sana en cuerpo sano” no existe en millones de mexicanos. La idea de que estar “gordito” es estar sano no es verdadera. En realidad la obesidad se convierte en un gran problema de salud. Por ejemplo, provoca ausentismo laboral y en una época de crisis global permanente no es bueno ser considerado como prescindible por mala salud:

La obesidad y el sobrepeso son enfermedades que generan ausentismo en el trabajo, lo que lleva a las empresas a registrar pérdidas anuales de hasta 13 por ciento en su productividad, consideró la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh). En México el 30 por ciento de la población padece obesidad y 70 por ciento sobrepeso. El costo indirecto por la pérdida de productividad atribuible a estas patologías aumenta en promedio anual 13.51 por ciento, expuso la asociación en un comunicado. El presidente de la Amedirh, Pedro Borda, mencionó que actualmente son más las empresas en México que empiezan a centrar sus esfuerzos en mejorar la salud de sus trabajadores, lo cual va en beneficio del aumento de la productividad y el ahorro en los costos médicos. “Se han elaborado estudios que reportan que con un programa integral podrían prevenirse 80 por ciento de las enfermedades y provocar la disminución del 90 por ciento de todos los gastos médicos, lo que significaría ahorro sustancial en las compañías”, refirió. Destacó que “la alimentación es una parte fundamental, por ello se trabaja en ofrecer cada vez más vales de despensa y de restaurante”, pues según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) 17 por ciento de la productividad se pierde por una dieta inadecuada.

Las escuelas no han podido contrarrestar la ignorancia sobre la buena alimentación. Es más, fomentan la mala alimentación al vender de manera indiscriminada comida repleta de carbohidratos y grasas. No se venden en las escuelas alimentos ricos en proteínas y minerales. Así tenemos niños obesos pero desnutridos:

En los últimos seis años México incrementó el número de niños menores de 12 años obesos, desnutridos y con anemia, según estimaciones de expertos en nutrición. Del 2006 a la fecha los infantes aumentaron “drásticamente” la ingesta de comida chatarra. Los datos oficiales más recientes indican que uno de cada diez estudiantes de primaria y secundaria son anémicos, mientras que una cuarta parte de los menores de cinco años padecen esa enfermedad. De hecho, la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud 2006, señala que en 11 entidades, equivalente a casi un tercio del territorio nacional, habitan menores de cinco años con anemia severa, mientras que en cinco estados viven infantes con ese problema de manera moderada y en cuatro entidades el grado de anemia es leve. Pero lo más grave es que esas cifras en infantes serán más drásticas en los próximos datos de la encuesta nacional que publicará la Ssa, pues los hábitos alimenticios de los últimos cinco años han cambiado con tendencia a productos chatarra. La nutrióloga Thanya Labrada explicó que a nivel nacional estamos viviendo una transición alimentaria, esto quiere decir, que “teníamos un tipo de alimentación más equilibrada, más frutas y verduras; desgraciadamente estamos en esta etapa en la que tenemos más acceso a comida chatarra, que no tiene ni las vitaminas ni los minerales necesarios para cubrir las necesidades de los niños”.

Las escuelas mexicanas siguen siendo el gran negocio de las empresas de comida chatarra y las familias siguen fomentando una alimentación rica en carbohidratos y pobre en proteínas y minerales:

Del puesto de dulces sobresalen grandes bolsas de “lagrimitas”, ruedas y bolitas color naranja. Los niños corren a comprarlos, les vacían salsa justo cuando apenas es la hora de la comida, pues el reloj marca las dos y media de la tarde.  Las mamás aseguran que adentro de la escuela existen controles sobre los productos que se venden a sus hijos. Ellas mismas dicen enviarles un lunch equilibrado, pero se permite la compra de todo tipo de alimento fuera de la escuela.  Mariana Gutiérrez, nutrióloga, dice que en consulta aún se presentan casos de hipertensión, triglicéridos y colesterol altos entre menores de edad porque en un ciclo escolar no se verán los resultados de las campañas a favor de la alimentación sana, sino a largo plazo.  La especialista dice que aunque existe una tendencia hacia el consumo de cada vez más productos frescos en las escuelas, todavía queda mucho por hacer.  Francisco Javier Lara, presidente de la Asociación Nacional de Padres de Familia, considera que es muy pronto para evaluar el impacto de las campañas “o definitivamente alguien no está haciendo la tarea” porque no se han visto cambios.  Para él, la venta de productos chatarra continúa igual que hace tres años porque aunque se tengan controles dentro de los planteles, los directores permiten su venta afuera, igual que las delegaciones.

Mientras en México las escuelas y familias le hacen el caldo gordo a las empresas globales, en los EU se limitará la publicidad de la comida chatarra en programas dirigidos a niños. ¿Qué significa para México? Las empresas tratarán de suplir sus “pérdidas” en los EU vendiendo todo lo que puedan a las familias y escuelas mexicanas:

Walt Disney Co, propietario de la cadena ABC y de una serie de canales de cable, dejará de aceptar ciertas publicidades de comida chatarra para niños en programas televisivos y radiales y sitios de internet, según revelaron fuentes que conocen la iniciativa. El presidente ejecutivo de Disney, Bob Iger, realizará el anuncio. Estados Unidos enfrenta una epidemia de obesidad. Casi un tercio de los niños del país tienen sobrepeso o son obesos, y un reporte del Instituto de Medicina señaló que el marketing de la comida chatarra contribuyó a aumentar la obesidad infantil. La iniciativa de Disney está en línea con el anuncio realizado la semana pasada por el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, de un plan para prohibir las bebidas azucaradas que superen el medio litro en la mayoría de los restaurantes, teatros, kioscos y máquinas expendedoras en toda la ciudad. La prohibición, que afectaría las ventas de bebidas de gigantes como McDonald’s Corp, ha generado resquemores entre los fabricantes de refrescos, muchos de los cuales respaldan la aplicación de medidas nutricionales, pero voluntarias.

El diseño actual de las escuelas mexicanas provoca que sean en realidad fábricas de obesos y diabéticos. Los políticos, las autoridades educativas, los expertos en educación y las familias insisten en tener a los estudiantes sentados por largas horas escuchando la disertación del docente, el choro del director, la película educativa, según esto para que aprendan los chamacos (pero que las pruebas nacionales e internacionales no corroboran). Se evita el ejercicio, los deportes, las excursiones y caminatas. Todo en aras del aprendizaje memorístico. Pero en realidad, lo que provocamos es una sociedad enferma. El ejercicio es fuente de salud:

La falta de ejercicio físico provoca tantas muertes como el tabaquismo en el mundo, según un estudio que publica en su último número la revista científica británica The Lancet. Los investigadores estiman que un tercio de los adultos en el planeta no practican la suficiente actividad física, lo que causa alrededor de 5,3 millones de muertes al año. Esa cifra equivale a una décima parte de los fallecimientos por dolencias cardíacas, diabetes, así como por cáncer de pecho y de colon, todas ellas enfermedades a las que son más propensas las personas inactivas. Para minimizar esos riesgos, los científicos recomiendan que los adultos practiquen 150 minutos a la semana de ejercicio físico moderado, como caminar a paso ligero o montar en bicicleta.

Las actividades físicas adecuadas permiten reducir en 50 por ciento el riesgo de recaída en pacientes de cáncer de mama, colon o próstata, según el oncólogo Thierry Bouillet. Cofundador de CAMI (cáncer, artes marciales e información), la única red nacional francesa que vincula deportes y cáncer, que da clases de karate, yoga y gimnasia a unos 3 mil pacientes en más de una veintena de centros de Francia, el doctor Bouillet transmite incansable este mensaje. Los estudios muestran que hay un beneficio, cualquiera que sea el pronóstico, indicó en una entrevista, en la que citó los tres cánceres más receptivos a la actividad física: de mama (como evidencian ocho estudios), de colon (tres) y de próstata (dos). Sin embargo, los datos científicos demuestran también que la práctica de actividad física es inútil si no es lo suficientemente intensa. La insulina, los estrógenos y la leptina, factores de crecimiento del cáncer, sólo bajan a partir de cierta intensidad, que no es la misma para los tres tipos de cáncer, dijo Bouillet. Para el de mama, el umbral es el equivalente a unas tres horas de caminata rápida por semana, pero para los otros dos, es el doble. Una dificultad suplementaria: el esfuerzo debe ser practicado durante 6 a 12 meses antes de conseguir algún efecto.

La investigación sigue intentando combatir la diabetes:

Con la intención de que los avances generados en el laboratorio lleguen a los pacientes diabéticos, la Facultad de Medicina (FM) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) participará en el proyecto de la Red de Investigación Europea-Latinoamericana en Microangiopatía Diabética, programa de la Unión Europea que financia a consorcios de instituciones, donde colaboran grupos de investigación de los países de estas regiones.

¿Qué haces para mejorar tu salud? ¿Quieres tener una vida de enfermo crónico? ¿Desear ver como tu pensión se desvanece con la compra de medicinas y pasar horas en el consultorio médico? En lugar de comprar comida chatarra compra alimentos ricos en proteínas y minerales. En lugar de pasar horas mirando la televisión embaucado para comprar comida chatarra podrías salir a caminar con tu pareja o con tus hijos. Apaga la tele, sube a una bicicleta. Apaga tu tele por algunas horas y pon música para bailar un par de horas. Tu corazón, hígado y riñones te lo agradecerán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s