LA CONSPIRACION DE LA MARIGUANA

 

La conspiración contra la Marihuana

 
 
Nos encontramos ante un libro mítico -y que toma su título de un cuento también mítico: El nuevo traje del emperador
Este libro versa sobre las propiedades lucido-espirituales de la marihuana, pero también sobre sus aplicaciones terapéuticas y la pérdida que hay en no aprovecharlas, así como los riesgos de intentar suplantar estos beneficios por otros fármacos menos idóneos; trata sobre la utilización industrial del cáñamo para hacer tejidos, cuerdas y vestidos; sobre las propiedades alimenticias de las semillas de la planta, usadas desde antaño en Eurasia; también sobre la posibilidad de elaborar papel resistente y poco contaminante a partir de las fibras del cáñamo; o sobre temas más sorprendentes como la posibilidad de elaborar combustibles poco contaminantes, o hacer materiales plásticos fácilmente reciclables, a la vez que ofrecería una vía para empezar a arreglar el problema de los combustibles fósiles y de la contaminación
 
 
Jack Herer se ha convertido en uno de los activistas más eminentes de los Estados Unidos en relación a la defensa de la cannabis: ha sido un luchador infatigable para desenmascarar las falacias del Gobierno Estadounidense en cuanto a la prohibición de esta maravillosa planta; ha desenterrado, estudiado y puesto al alcance del gran público toda la información disponible sobre las infinitas utilidades de esta planta
Herer realizó una promesa junto a su inseparable amigo Capitan Ed Adair: no desfallecer en el intento de poner sobre la mesa la información verídica y las oportunidades que la cannabis ofrecía a la humanidad -particularmente en este difícil momento de catástrofe ecológica que está viviendo en el siglo XX-XXI. Y sobretodo desenmascarar los intereses ocultos que hay detrás de las excusas políticas para utilizar el cáñamo de una forma normal, sabia y sensata.


Capítulo 1
Revisión de la Historia del Cáñamo Cannabis
Para que este libro quede claro: Las explicaciones o documentación marcadas con un
asterisco (*) están impresas a continuación del párrafo (o párrafos) relativo(s). Para no
hacerla larga, otras fuentes de hechos, anécdotas, historias, estudios, etc., están citadas
en el cuerpo del texto. Los hechos aquí citados pueden por lo general ser verificados en
la Enciclopedia Británica, impresa principalmente en papel producido con cáñamo
cannabis por más de siglo y medio. Sin embargo, cualquier enciclopedia (no importa
cuan antigua) o un buen diccionario son suficientes para una verificación general.
Cannabis Sativa L.
También conocida como: cáñamo [hemp en inglés], cáñamo cannabis, cáñamo hindú o
de la India, cáñamo verdadero, mota, hierbita, hierba, marihuana, grifa, “la rojita”,
ganya, bhang, dagga, etc., todos nombres para la mismísima planta.
¿Qué Hay Tras un Nombre? (Geografía Estadounidense)
HEMPstead, Long Island; HEMPstead County, Arkansas; HEMPstead, Texas;
HEMPhill, Carolina del Norte; HEMPfield, Pennsylvania, entre otros topónimos, fueron
originalmente regiones donde se sembraba cannabis, o apellidos derivados del cultivo
de cáñamo.
Notas Históricas Estadounidenses
En 1619 se estableció la primera ley sobre marihuana en la Colonia de Jamestown,
Virginia, “ordenando” a los agricultores a “hacer intento de” (sembrar) cañamón de la
India. Leyes más mandatarias (debe sembrar) de cultivo de cáñamo fueron establecidas
en Massachussets en 1631, en Connecticut en 1632 y en las Colonias de Chesapeake ya
a mediados del siglo XVIII.
Hasta en Inglaterra, el muy buscado premio de la plena ciudadanía británica era
conferido por decreto de la corona a los extranjeros que cultivaran cannabis, y con
frecuencia se aplicaban multas a quienes se negaban a hacerlo.
El cáñamo cannabis era medio de cambio (dinero) en gran parte del continente
americano desde 1631 hasta comienzos del siglo XIX. ¿Por qué? Para estimular a los
agricultores a que cultiven más.1
Se podía pagar los impuestos en cáñamo cannabis en todo el territorio estadounidense
durante más de doscientos años.
Se podía terminar preso en Estados Unidos por no cultivar cannabis durante varios
periodos de escasez.2 Por ejemplo, en Virginia entre 1763 y 1767. (Herndon, G.M.,
Cáñamo en Virginia durante la Colonia, 1963; Las Colonias de Chesapeake, 1954; Los
Angeles Times, 12 de agosto de 1981; et al.)
George Washington y Thomas Jefferson cultivaban cannabis en sus plantaciones.
Jefferson3, mientras estuvo de enviado en Francia, incurrió en gran gasto –y aun
considerable riesgo para sí mismo y sus agentes secretos– consiguiendo que le
contrabandearan cañamones especialmente buenos a Turquía desde la China. Los
Mandarines (gobernantes políticos) chinos valoraban tanto su cañamón que su
exportación constituía ofensa capital.
El Censo de Estados Unidos de 1850 registró 8,327 “plantaciones”* (fundos de 2,000
acres como mínimo) que cultivaban cáñamo cannabis para tela, lona y hasta el cordaje
usado para empacar el algodón. La mayoría de estas plantaciones quedaban al sur o en
los estados limítrofes, principalmente por la mano de obra barata de los esclavos que
estuvo disponible hasta 1865 para la industria intensiva en mano de obra del cáñamo.
(Censo de EE. UU., 1850; Allen, James Lane, El Dominio de la Ley, Un Relato de los
Campos de Cáñamo de Kentucky, MacMillan Co., NY, 1900; Roffman, Roger, Ph.D. La
Marihuana como Medicina, Libros Mendrone, WA, 1982.)
*Esta cifra no incluye las decenas de miles de fundos más pequeños que cultivan
cáñamo, ni los cientos de miles –si no millones– de terrenos familiares de cáñamo en
Estados Unidos; ni tampoco considera que bien entrado el siglo XX el 80 por ciento del
cáñamo consumido en Estados Unidos durante 200 años tenía que importarse de Rusia,
Hungría, Checoslovaquia y Polonia, etc.
Benjamin Franklin inauguró uno de los primeros molinos de papel de Estados Unidos
con cannabis. Esto permitió que Estados Unidos tuviera una prensa colonial libre sin
tener que rogar ni justificar la necesidad de papel y libros a Inglaterra.
Además, varios extractos de marihuana y hachís eran la primera, segunda y tercera
medicina más prescrita en Estados Unidos desde 1842 hasta la década de 1890. Su uso
medicinal continuó siendo legal durante los años treinta para humanos y figuró aun más
en la veterinaria estadounidense y mundial de esa época.
Los medicamentos de extractos de cannabis eran producidos por Eli Lilly, Parke-Davis,
Tildens, Brothers Smith (Smith Brothers), Squibb y muchas otras empresas y boticarios
estadounidenses y europeos. Durante todo ese tiempo no se registró ni una sola muerte
por medicamentos de extracto de cannabis, y prácticamente ningún abuso ni desórdenes
mentales, excepto algunos pacientes que la usaban por primera vez, que manifestaban a
veces estar desorientados o excesivamente introvertidos.
(Mikuriya, Tod, M.D., Escritos Médicos sobre Marihuana, Medi-Comp Press, CA;
Cohen, Sidney & Stillman, Richard, Potencial Terapéutico de la Marihuana, Plenum
Press, NY, 1976.)
Notas Históricas Mundiales
“La más antigua tela tejida conocida fue aparentemente de cáñamo, que empezó a ser
trabajado en el octavo milenio (8,000 – 7,000 a.C.)” (La Historia del Mundo Columbia,
1981, página 54.)
El cuerpo de literatura (es decir, arqueología, antropología, filología, economía,
historia) sobre el cáñamo coincide en general que, por lo menos:
Desde más de mil años antes de Cristo hasta 1883 d.C., el cáñamo cannabis –es decir, la
marihuana– fue el mayor cultivo agrícola del planeta y su más importante industria,
implicando miles de productos y empresas; produciendo la gran mayoría de fibras, telas,
aceite para lámparas, papel, incienso y medicinas de la Tierra. Además, era la fuente
primaria de aceite de cocina y proteínas esenciales para humanos y animales.
Según casi todos los antropólogos y universidades del mundo, la marihuana también fue
usada en la mayoría de religiones y cultos como una de las alrededor de siete drogas
más usadas para alterar el ánimo, la mente o el dolor al administrarse como sacramento
psicotrópico, psicodélico (que manifiesta o expande la mente).
Casi sin excepción, estas experiencias (de drogas) sagradas inspiraron nuestras
supersticiones, amuletos, talismanes, religiones, rezos y códigos de lenguaje. (Ver
Capítulo 10 sobre “Religiones y Magia”)
(Wasson, R., Gordon, Soma, Divino Hongo de la Inmortalidad; Allegro, J.M., El Hongo
Sagrado y la Cruz, Doubleday, NY, 1969; Plinio; Josefo; Herodoto; Pergaminos del
Mar Muerto; Evangelios Gnósticos; la Biblia; La Cábala de las Leyendas de Ginsberg,
c. 1860; Paracelso; Museo Británico; Budge; Enciclopedia Britannica, “Cultos
Farmacológicos”; Schultes & Wasson, Plantas de los Dioses, Investigación de R.E.
Schultes, Dpto. Botánico de Harvard; Wm EmBoden, Cal State U., Northridge; et al.)
Se Lucharon Grandes Guerras para Asegurar la Disponibilidad de Cáñamo
Por ejemplo, la principal razón de la guerra de 1812 (entre Estados Unidos y Gran
Bretaña) fue el acceso al cáñamo cannabis ruso. El cáñamo ruso fue también la razón
principal para que Napoleón (aliado de Estados Unidos en 1812) y sus aliados de los
“Sistemas Continentales” invadieran Rusia es mismo año. (Ver Capítulo 12, “La
Guerra (del Cáñamo) de 1812 y la Invasión Napoleónica de Rusia”)
En 1942, luego que la invasión japonesa de las Filipinas cortó la provisión de cáñamo
(abacá) de Manila, el gobierno de Estados Unidos distribuyó 200,000 kilos de semilla
de cannabis a los agricultores estadounidenses de Wisconsin a Kentucky, quienes
produjeron 42,000 toneladas de fibra de cáñamo anuales hasta 1945, cuando terminó la
guerra.
¿Por Qué ha Sido Tan Importante el Cáñamo Cannabis/Marihuana en la Historia?
Porque el cáñamo cannabis es, sobre todo, la fibra suave natural más fuerte y de más
larga duración del planeta. Sus hojas y moños (la marihuana) fueron –dependiendo de
la cultura– la primera, segunda o tercera medicina más importante para dos tercios de la
población mundial durante por lo menos 3,000 años, hasta comienzos del siglo XX.
Botánicamente, el cáñamo pertenece a la familia vegetal más avanzada de la Tierra. Es
una dioecia (con macho, hembra y a veces hermafrodita), leñosa, herbácea anual que
aprovecha el sol más eficientemente que casi cualquier otra planta, alcanzando unos
robustos cuatro a seis metros o más en una corta temporada de crecimiento. Puede
cultivarse en casi cualquier condición de clima o terreno, incluso los marginales.
El cáñamo es, ampliamente, el principal recurso natural renovable de la Tierra. Es por
ello que el cáñamo es tan importante.
Notas a Pie de Página:
1. Clark, V.S., Historia de la Manufactura en Estados Unidos, McGraw Hill, NY 1929,
Pág. 34.
2. Ibid.
3. Diarios de George Washington; Escritos de George Washington, Carta al Dr. James
Anderson, 26 de mayo de 1794, vol. 33, p. 433, (Pub. Gob. EE. UU., 1931); Cartas a su
guardián, Williams Pearce, 1795 y 1796; Thomas Jefferson, Libros del Fundo de
Jefferson, Abel, Ernest, Marihuana: Los Primeros 12,000 Años, Plenum Press, NY,
1980; M. Aldrich, et al.
Capítulo 2
Un Breve Resumen de los Usos del Cáñamo
Nuestro Reto al Mundo: ¡Traten de Probar que Estamos Equivocados!
Si todos los combustibles fósiles y sus derivados, lo mismo que los árboles para papel y
construcción fuesen prohibidos con el fin de salvar al planeta, revertir el Efecto
Invernadero y detener la deforestación:
Entonces sólo hay un recurso natural renovable anual conocido capaz de surtir la
mayoría del papel y los textiles del mundo; cubrir las necesidades energéticas mundiales
de transporte, industria y vivienda; reduciendo simultáneamente la contaminación,
enriqueciendo el suelo y limpiando la atmósfera…
Y tal sustancia es… la misma que ya lo hizo antes…
¡El Cáñamo Cannabis… la Marihuana!
Barcos y Navegantes
Noventa por ciento* de las velas de los barcos (desde antes de los fenicios, desde por lo
menos el siglo V a.C. hasta bastante después de la invención y comercialización de
barcos a vapor, entre mediados y fines del siglo XIX) estaban hechas de cáñamo.
*El otro 10% era por lo general lino o fibras menores como ramio, sisal, yute, abacá.
(Abel, Ernest, Marihuana: Los Primeros 12,000 Años, Plenum Press, 1980; Herodoto,
Historia, Siglo V a.C.; Frazier, Jack, Los Agricultores de Marihuana, 1972; Índice
Agrícola de EE. UU., 1916-1982; Película del Departamento de Agricultura de EE. UU.
(USDA), Cáñamo para la Victoria, 1942.)
La palabra inglesa “canvas” (lona, en castellano) corresponde a la pronunciación
holandesa (removida del francés y del latín) del griego “kannabis”.*
*Kannabis, del griego (helenizado) de la cuenca del Mediterráneo, se deriva del persa y
las antiguas lenguas semíticas del norte (Quanuba, Kanabosm, ¿Cana?, ¿Kanah?) que
los académicos han rastreado hasta los albores –hace 6,000 años– de la familia de
idiomas indo-semítico-europeos de los sumerios y acadios. La antigua palabra
sumeria/babilonia K(a)N(a)B(a) o Q(a)N(a)B(a) es una de las raíces de palabra de
mayor supervivencia.1 (KN significa caña y B significa dos: dos cañas o dos sexos.)
Además de las velas de lona, hasta el siglo XX casi todos los aparejos, cables de ancla,
redes de carga, redes de pesca, banderas, mortajas y estopa (la principal protección para
barcos contra el agua salada, usada como sellador entre vigas sueltas o de madera verde)
estaban hechos del tallo de la planta de marihuana.
Hasta la ropa de los marineros, inclusive la costura de las suelas de soga y los zapatos (a
veces) de lona de los navegantes, estaba hecha de cannabis*.
*Un buque promedio, carguero, clíper, ballenero o naval de línea, en el siglo XVI,
XVII, XVIII o XIX cargaba entre 50 y 100 toneladas de aparejos de cáñamo cannabis,
para no mencionar las velas, redes, etc., que necesitaban ser remplazados cada año o
dos, por la acción erosiva de la sal.
(Abel, Ernest, Marihuana, Los Primeros 12,000 Años, Plenum Press, 1980;
Enciclopedia Británica; Magoun, Alexander, La Fragata Constitución, 1928; Película
del USDA Cáñamo para la Victoria, 1942.)
Además, las cartas, mapas, bitácoras y Biblias de los barcos estaban hechos de papel
que desde la época de Colón (siglo XV) contenía fibra de cáñamo hasta comienzos del
siglo XX en Europa occidental y el continente americano, y en la China desde el siglo I
d.C. en adelante. El papel de cáñamo duraba entre 50 y 100 veces más que la mayoría
de preparaciones de papiro, y era cien veces más fácil y barato de hacer.
Increíblemente, las cañameñas velas, sogas, etc. de un barco costaban más de lo que
costaba construir las partes de madera.
Tampoco estaba el cáñamo restringido al océano…
Textiles y Telas
Hasta la década de 1820 en Estados Unidos (y hasta el siglo XX en la mayoría del resto
del mundo), el 80 por ciento de los textiles y telas que se usaban para hacer ropa,
carpas, sábanas y linos*, alfombras, cortinas, colchas, toallas, pañales, etc., y hasta la
bandera estaban hechos principalmente de fibras de cannabis.
Por cientos, si no fueron miles, de años (hasta los años treinta), Irlanda hacía los más
finos linos e Italia la tela más fina para ropa de cáñamo.
*Las ediciones de 1893 a 1910 de la Enciclopedia Británica indican –y en 1938,
Mecánica Popular estimaba– que por lo menos la mitad del material que se conoce
como lino no estaba hecho de lino sino de cannabis. Herodoto (c. 450 a.C.) describe las
prendas cañameñas hechas por los tracios como iguales al lino en finura y que “sólo
alguien muy experimentado podría notar si eran de cáñamo o de lino”.
Aunque estos hechos han sido casi olvidados, nuestros antepasados sabían muy bien que
el cáñamo es más suave que el algodón, absorbe más agua que el algodón, tiene tres
veces la fuerza de tensión del algodón y es muchas veces más durable que el algodón.
De hecho, cuando en 1776 las originales “Hijas de la Revolución Estadounidense”
[DAR] se organizaban en Boston y Nueva Inglaterra como las “abejas hilanderas” para
vestir a los soldados de George Washington, la mayoría del hilo era hilado de fibras de
cáñamo. De no ser por la históricamente olvidada (o censurada) y actualmente
difamada planta de marihuana, el Ejército Continental [de Washington] se hubiera
muerto de frío en Valley Forge, Pennsylvania.
El uso común del cáñamo en la economía de la flamante república tenía tanta
importancia que le quitaba el tiempo y estaba en la mente del primer Secretario del
Tesoro de Estados Unidos, Alexander Hamilton, quien escribió en un aviso del Tesoro
de alrededor de 1790: “Lino y Cáñamo: Los fabricantes de estos artículos tienen tanta
afinidad entre ellos, y tantas veces se les entrevera, que pueden ventajosamente ser
considerados en conjunto. La tela para velas debe pagar 10% de derechos…”
(Herndon, G.M., El Cáñamo en la Virginia Colonial, 1963; Historias de las DAR; Able,
Ernest, Marihuana, los Primeros 12,000 Años; ver también la película de 1985,
Revolución con Al Pacino.)
Las carretas se abrieron camino hacia el oeste (a Kentucky, Indiana, Illinois, Oregon, y
California*) cubiertas con robustos toldos de lona de cáñamo2, mientras los barcos
navegaban hacia San Francisco con velas y sogas de cáñamo.
*Los famosos y resistentes pantalones Levi’s originales fueron hechos para los mineros
de California con tela de vela cañameña y remaches. Así los bolsillos no se rasgarían
cuando los llenasen del oro “paneado” del sedimento.3
La tela hilada en casa era hilada casi siempre, por los pueblos de todo el mundo, de
fibras cultivadas en el “terreno familiar de cáñamo”. En Estados Unidos, esta tradición
duró desde los Peregrinos (1620) hasta la prohibición del cáñamo en los años treinta.*
*En los años treinta, la Oficina Nacional de Narcóticos le dijo al Congreso [de Estados
Unidos] que muchos inmigrantes polacos seguían cultivando hierba en sus patios
traseros para hacer sus calzoncillos largos invernales y su ropa de trabajo, y habían
recibido a los agentes escopeta en mano por robarse su ropa del año siguiente.
La edad y densidad del terreno de cáñamo determina la calidad de la fibra. Si un
agricultor deseaba fibras suaves de la calidad del lino, sembraba su cannabis una planta
cerca de otra.
Como regla general, si se cultiva para uso medicinal o recreativo, se siembra una
semilla cada cinco metros cuadrados. Cuando se planta para semilla, cada metro a
metro y medio.
(Folleto de Extensión Agrícola de la Universidad de Kentucky, marzo de 1943.)
Para hacer cordaje rústico o tela áspera se siembran entre ciento veinte y ciento ochenta
semillas por metro cuadrado. El lino o encaje más fino se cultiva sembrando hasta
cuatrocientas plantas por metro cuadrado, se cosecha entre ochenta y cien días después.
(Informes de Cultivos Agrícolas, extractos internacionales del USDA., Reseña de
CIBA, 1961-62, Luigi Castellini, Milán Italia.)
Hacia finales de los años veinte, las nuevas desmotadoras manuales de algodón
estadounidenses (inventadas por Eli Whitney) fueron reemplazadas en gran medida por
los telares y desmotadoras “industriales” de fabricación europea, dada la ventaja de
Europa sobre Estados Unidos en equipos-maquinaria-tecnología primarios (fabricación
de herramientas y matrices). El cincuenta por ciento de los químicos usados
actualmente en la agricultura estadounidense son para el cultivo de algodón. El cáñamo
no necesita químicos y pocas hierbas o insectos lo afectan… excepto el gobierno de
Estados Unidos y la DEA.
Por primera vez se podía producir ropa ligera de algodón a menor costo que enriando
(pudriendo) y separando las fibras de cáñamo a mano para ser hiladas a mano o en
ruecas y tornos.4
Sin embargo, dadas sus cualidades de fuerza, suavidad, tibieza y durabilidad, el cáñamo
siguió siendo la segunda fibra natural* más usada hasta los años treinta.
*En caso estén preguntándose, la fibra de cáñamo no contiene THC o “vuelo”. En
efecto, uno no puede fumarse su camisa. De hecho, intentar fumar tela de cáñamo –o
cualquier tela, para el caso– podría ser fatal.
Después de la ley del Impuesto a la Marihuana de 1937, las nuevas “fibras plásticas” de
DuPont, bajo licencia desde 1936 de la empresa alemana I.G. Farben (la rendición de
patentes fue parte de los pagos alemanes de reparación a Estados Unidos luego de la
Primera Guerra Mundial), reemplazaron a las fibras cañameñas naturales. (Alrededor
del 30% de I.G. Farben, bajo Hitler, pertenecía y era financiado por la estadounidense
DuPont.) DuPont también introdujo el Nylon (inventado en 1935) al mercado luego de
haberlo patentado en 1938.
(Colby, Jerry, Las Dinastías DuPont, Lyle Stewart, 1984.)
Finalmente, debe anotarse que aproximadamente el 50% de los químicos usados en la
agricultura estadounidense son para el cultivo de algodón. El cáñamo no necesita
químicos y pocas hierbas o insectos lo afectan… excepto el gobierno de Estados Unidos
y la DEA.
(Cavendar, Jim, Profesor de Botánica, Universidad de Ohio, “Las Autoridades
Examinan los Reclamos de la Hierba”, Noticias de Atenas, 16 de noviembre de 1989.)
Fibra y Papel de Pulpa
Hasta 1883, entre el 75 y el 90% del papel en todo el mundo era hecho con fibra de
cáñamo cannabis incluyendo el de los libros, Biblias, mapas, billetes, acciones y bonos,
periódicos, etc. La Biblia Gutenberg (en el siglo XV); Pantagruel y el pantagruelión de
Hierba, de Rabelais (siglo XVI); la versión de la Biblia del Rey Santiago (siglo XVII);
las obras de Fitz Hugh, Ludlow, Mark Twain, Víctor Hugo, Alejandro Dumas, “Alicia
en el País de las Maravillas” de Lewis Carroll (siglo XIX); y casi todo lo demás fue
impreso en papel de cáñamo.
El primer borrador de la Declaración de Independencia [de Estados Unidos] (28 de
junio de 1776) fue escrito en papel holandés (de cáñamo), lo mismo que el segundo
borrador, completado el 2 de julio de 1776. Este fue el documento que se acordó ese
día, que fue anunciado y dado a conocer el 4 de Julio de 1776. El 19 de julio de 1776,
el Congreso ordenó que la Declaración fuese caligrafiada en pergamino (pellejo
preparado de animal) y fue éste el documento que firmaron los delegados el 2 de agosto
de 1776.
Lo que se usaba en esa época en todo el mundo para hacer papel eran las velas y sogas
descartadas por los armadores como sobras para ser recicladas en papel.
El resto del papel provenía de la ropa, sábanas, pañales, cortinas y trapos gastados
vendidos a los comerciantes de sobras, hechos principalmente de cáñamo y a veces lino.
Los primeros estadounidenses eran tan frugales, hasta alrededor de 1880, que no tiraban
las cosas viejas; las sobras y la ropa vieja se mezclaban y se reciclaban en papel.
El papel reciclado, con fibra de cáñamo, es el de más alta calidad y mayor duración que
se haya fabricado. Puede ser rasgado cuando está húmedo, pero recupera su resistencia
al secarse. Amén de condiciones extremas, el papel reciclado permanece estable
durante siglos. Casi nunca se gasta. Muchos documentos del gobierno de Estados
Unidos fueron escritos, por ley, en papel reciclado de cáñamo hasta los años 20.5
Los académicos generalmente creen que el conocimiento, o arte, chino primitivo de
hacer papel (siglo I d.C., 800 años antes que el Islam lo descubriera, y entre 1,200 y
1,400 años antes que Europa) fue una de las dos principales razones de que el
conocimiento y la ciencia orientales fuesen ampliamente superiores a los occidentales
durante 1,400 años. Es así que el arte de hacer papel duradero de cáñamo permitió que
el conocimiento acumulado de los orientales se transmitiese, sobre él se construyese, se
investigase, se refinase, se sometiese a prueba y se cambiase, generación tras generación
(en otras palabras, saber acumulativo e inclusivo).
La otra razón para que el conocimiento y la ciencia orientales sustentaran superioridad
sobre Occidente por 1,400 años fue que la Iglesia Católica prohibió la lectura y la
escritura al 95% de la población europea; además quemaron, persiguieron o prohibieron
todos los libros foráneos y locales, –incluyendo su propia Biblia– por más de 1,200
años, so pena del muy usado castigo de la muerte. De ahí que muchos historiadores
llamen a este periodo “La Era del Oscurantismo” (476 d.C. – 1000 d.C., o aun hasta el
Renacimiento). (Ver Capítulo 10 sobre Sociología.)
Soga, Hilo y Cordaje
Virtualmente cada pueblo y ciudad en el mundo (desde tiempos inmemoriales) tenía una
industria de soga de cáñamo.6 Rusia, sin embargo, era el mayor productor de la mejor
calidad, surtiendo el 80 por ciento del cáñamo del mundo occidental de 1740 a 1940.
Thomas Paine describió cuatro recursos naturales esenciales para la nueva nación en
“Sentido Común” (1776); “cordaje, hierro, madera y brea”.
El principal entre ellos era el cáñamo para cordaje. Escribió: “El cáñamo florece hasta
la exuberancia, no carecemos de cordaje.” A continuación hace un listado de los otros
productos esenciales necesarios para la guerra contra la flota británica: cañones,
pólvora, etc.
Del 70 al 90% de la soga, el hilo y el cordaje estaban hechos de cáñamo hasta 1937.
Luego fue remplazado por fibras petroquímicas (principalmente de propiedad de
DuPont bajo licencia de patentes de la Corporación I.G. de Alemania) y por cáñamo de
Manila (abacá), a menudo con cables de acero entretejidos para darle fortaleza, llevados
desde la “nueva” posesión estadounidense en el Pacífico lejano-occidental, Filipinas,
capturada a España como reparación por la guerra de 1898.
Lienzo de Arte
El cáñamo es el medio perfecto de archivo.7
Los cuadros de Van Gogh, Gainsborough, Rembrandt, etc., fueron pintados
principalmente sobre lienzos de cáñamo, como casi todas las pinturas sobre lienzo.
Una fibra fuerte, lustrosa, el cáñamo soporta calor, tizón, insectos y no lo daña la luz.
Los óleos sobre lienzo de cáñamo y/o lino se han conservado en buenas condiciones
durante siglos.
Pinturas y Barnices
Por miles de años, casi todas las buenas pinturas y barnices se hacían con aceite de
cañamón y/o aceite de linaza.
Por ejemplo, sólo en 1935, se usaron 58,000 toneladas* de cañamón en Estados Unidos
sólo para pinturas y barnices. El negocio del aceite de secado de cáñamo se lo llevó
principalmente petroquímica DuPont.8
*Testimonio congresal del Instituto Nacional de Productos de Aceite de Semilla contra
la Ley del Impuesto a la Transferencia de Marihuana de 1937. Como comparación,
consideremos que la Administración para el Cumplimiento de las [leyes de] Drogas de
Estados Unidos (DEA), junto con todas las agencias policiales estatales y locales
estadounidenses, reclaman haber capturado en todo el año 1996, poco más de 700
toneladas de marihuana cultivada en Estados Unidos; semillas, plantas, raíces, terrón y
todo. Hasta la misma DEA admite que 94 a 97 por ciento de las plantas de
marihuana/cáñamo capturadas y destruidas desde los sesenta crecían silvestres y no
podrían haber sido fumadas como marihuana.
El Congreso y el Departamento del Tesoro [de Estados Unidos] recibieron testimonio
secreto de DuPont en 1935-37 dado directamente a Herman Oliphant, Asesor en Jefe
del Departamento del Tesoro, asegurando que el aceite de cañamón podía ser
remplazado con aceites sintéticos petroquímicos fabricados principalmente por DuPont.
Oliphant fue el único responsable de esbozar el Acta del Impuesto a la Marihuana que
fue sometido al Congreso.9 (Ver la historia completa en el Capítulo 4, “Los Últimos
Días del Cannabis Legal”.)
Aceite de Alumbrado
Hasta alrededor de 1800, el aceite de cañamón fue el aceite para alumbrado más usado
en el mundo. Desde entonces hasta la década de 1870, fue el segundo aceite para
alumbrado más usado, sólo abajo del aceite de ballena.
El aceite de cañamón encendió las lámparas del legendario Aladino, el profeta
Abraham, y en Estados Unidos, la de Abraham Lincoln. Era el aceite para lámparas
más luminoso.
El aceite de cañamón para lámparas fue remplazado por petróleo, querosén, etc., luego
del descubrimiento de petróleo de 1859 en Pennsylvania y de la mayordomía petrolera
estadounidense de John D. Rockefeller de 1870 en adelante. (Ver Capítulo 9,
“Economía”)
De hecho, el célebre botánico Luther Burbank manifestó: “La semilla [de cannabis] es
apreciada en otras naciones por su aceite, y que Estados Unidos la menosprecie ilustra
el mismo derroche de sus recursos agrícolas”.
(Burbank, Luther, Como se Entrena a las Plantas a Trabajar Para el Hombre, Plantas
Útiles, P.F. Collier e Hijo Co., NY, Vol. 6, p. 48.)
Energía de Biomasa
A comienzos del siglo XX, Henry Ford y otros genios futuristas, orgánicos, de la
ingeniería reconocieron (como aun lo hacen hoy sus herederos intelectuales científicos)
un punto importante: que hasta el 90 por ciento del combustible fósil que se usa
actualmente en el mundo (carbón, petróleo, gas natural, etc.) hace tiempo que debió
remplazarse por biomasa como: caña de maíz, cannabis, papel descartado y otras cosas
por el estilo.
La biomasa puede ser convertida en metano, metanol o gasolina a una fracción del
precio actual del petróleo, carbón, o la energía nuclear –especialmente cuando se toma
en cuenta los costos ambientales– y su uso obligatorio terminaría con la lluvia ácida,
con el smog de azufre, y invertiría el Efecto Invernadero del planeta… ¡de inmediato!*
* El gobierno [de Estados Unidos] y las empresas petroleras y del carbón, etc.,
insistirán en que quemar combustibles de biomasa no es mejor que consumirse sus
reservas de combustible fósil, en lo que se refiere a contaminación; pero ello no es
cierto.
¿Por qué? Porque, a diferencia de los combustibles fósiles, la biomasa proviene de
plantas vivas (no extintas) que seguirán extrayendo contaminación de anhídrido
carbónico de la atmósfera mientras crecen, mediante la fotosíntesis. Es más, los
combustibles de biomasa no contienen azufre.
Esto se puede conseguir si se siembra cáñamo para biomasa y luego, mediante pirolisis
(carbonización) o maceración bioquímica, se le convierte en combustible para
remplazar a los productos energéticos de combustible fósil.*
*Notablemente, cuando se le considera a nivel planetario, climático y de suelos, el
cannabis es por lo menos cuatro y probablemente muchas veces más rico en potencial
sustentable, renovable, de biomasa/celulosa que sus rivales más cercanos: la caña de
maíz, caña de azúcar, etc. (Gas Solar, 1980; Ovni, 1983; Universidad de Cornell;
Selecciones de Ciencia, 1983; etc.)
Ver también Capítulo 9, “Economía”.
Uno de los productos de la pirolisis, el metanol, es usado actualmente en algunas
categorías de automovilismo deportivo, especialmente en Norteamérica y fue usado
cotidianamente por agricultores y automovilistas estadounidenses con las opciones de
petróleo/metanol que comenzaron en los años veinte, siguieron a lo largo de los treinta y
hasta mediados de los cuarenta, para hacer funcionar decenas de miles de vehículos
familiares, agrícolas y militares hasta el final de la Segunda Guerra Mundial.
El metanol puede convertirse hasta en gasolina sin plomo de alto octanaje usando un
proceso catalítico desarrollado por la Universidad Tecnológica de Georgia en conjunto
con la Corporación Petrolera Mobil.
Medicina
Desde 1842 hasta fines del siglo XIX, los extractos, tinturas y elíxires extremadamente
fuertes de marihuana (conocidos entonces como extractos de cannabis) y hachís eran
normalmente la segunda y tercera medicina más usada en Estados Unidos en medicina
humana (desde el nacimiento, pasando por la niñez, hasta la ancianidad) y veterinaria
hasta los años veinte y algo después. (Ver Capítulo 6, “Medicina” y Capítulo 13, “Siglo
XIX”)
Como señalamos líneas arriba, durante por lo menos 3,000 años, antes de 1842,
extractos muy variados de marihuana (moños, hojas, raíces, etc.) eran de uso común y
amplia aceptación para la mayoría de las enfermedades de la humanidad.
Sin embargo, en Europa occidental, la Iglesia Católica prohibió el uso de cannabis y
cualquier tratamiento médico, excepto alcohol y sangría, durante algo más de 1,200
años. (Ver Capítulo 10, “Sociología”)
La Farmacopea estadounidense señalaba que el cannabis debía usarse para tratar
dolencias como la fatiga, accesos de tos, reumatismo, asma, delirium tremens [“diablos
azules”], migraña y los calambres y depresiones asociadas a la menstruación. (Profesor
William EmBoden, Profesor de Botánica de los Narcóticos, Universidad del Estado de
California, Northridge.)
La Reina Victoria usaba resinas de cannabis para sus calambres menstruales y SPM, y
su reinado (1837-1901) correspondió al enorme crecimiento en el uso de los
medicamentos de cannabis hindú en el mundo de habla inglesa.
En el siglo XX, la investigación en cannabis ha demostrado su valor curativo –y total
seguridad– en el tratamiento de muchos problemas de salud, incluyendo asma,
glaucoma, náusea, tumores, epilepsia, infecciones, estrés, migraña, anorexia, depresión,
reumatismo, artritis y, posiblemente, herpes. (Ver Capítulo 7, “Usos Terapéuticos del
Cannabis”)
Aceites Comestibles y Proteína
El cañamón fue regularmente usado en guisos, sopas y caldos por casi todos los pueblos
del mundo hasta el siglo XX. A los monjes se les exigía comer platos de cañamón tres
veces al día, tejer su ropa con fibra de cáñamo, misma fibra con que hacían el papel en
que imprimían sus Biblias.
(Ver Rubin, Dr. Vera, “Instituto de Investigación para el Estudio del Hombre”; Iglesia
Ortodoxa de Oriente; Cohen & Stillman, Potencial Terapéutico de la Marihuana,
Plenum Press, 1976; Abel, Ernest, Marihuana, Los Primeros 12,000 Años, Plenum
Press, NY, 1980; Enciclopedia Británica.)
El cañamón puede ser prensado para extraer su aceite vegetal altamente nutritivo, que
contiene la mayor cantidad de ácidos grasos esenciales del reino vegetal. Estos aceites
esenciales son responsables de nuestras respuestas inmunológicas y limpian las arterias
de colesterol y sarro.
El subproducto de prensar el aceite de la semilla es la torta de semilla de mayor calidad
proteínica. Puede ser germinada o molida y horneada para hacer tortas, panes y guisos.
La proteína de la semilla de la marihuana es una de las proteínas vegetales más finas y
completas accesibles al organismo. El cañamón es la más completa fuente individual de
alimento para la nutrición humana. (Ver discusión sobre ácidos grasos esenciales,
Capítulo 8)
El cañamón era –hasta la ley de prohibición de 1937– la semilla para aves número uno
en el mundo, tanto para aves domésticas como para las silvestres. Era su favorita* entre
todas las semillas alimenticias; en Estados Unidos, nada más, se vendieron al menudeo
casi dos millones de kilos de cañamón para aves canoras en 1937. Las aves escogen los
cañamones de entre una ruma de semillas mixtas y se los comen primero. Las aves
viven y procrean más con cañamón en su dieta, aprovechando el aceite para sus plumas
y salud integral. (Más en el Capítulo 8, “El Cáñamo como Alimento Mundial Básico”)
*Testimonio congresal de 1937: “Las aves canoras no cantan sin ella”, manifestaron las
empresas de alimentos para aves ante el Congreso. Resultado: Estados Unidos sigue
importando semillas esterilizadas de cannabis de Italia, China y otros países.
El cañamón no produce ningún “vuelo” observable en humanos ni en pájaros. Sólo hay
trazas minúsculas de THC en la semilla. El cañamón es además la carnada favorita para
pesca en Europa. Los pescadores de caña compran montones de cañamón en las tiendas
de carnadas para luego lanzar los cañamones al agua, haciendo que los peces salgan de
todas partes a tratar de alcanzar las semillas y queden atrapados. Los peces prefieren
cañamón; la mayoría de las aves también.
(Investigación personal de Jack Herer en Europa.) (Frazier, Jack, Los Agricultores de
Marihuana, Solar Age Press, Nueva Orleans, LA, 1972)
Materiales de Construcción y Viviendas
Dado que un acre de cáñamo produce tanta pulpa de fibra de celulosa como 4.1 acres de
árboles*, el cáñamo es el material perfecto para remplazar árboles por tabla prensada,
tabla de partículas y para moldes de construcción con concreto.
*Dewey & Merrill, Boletín #404, Departamento de Agricultura de EE. UU., 1916.
Se obtiene un material de construcción práctico, barato, resistente al fuego, con
excelentes cualidades aislantes termales y de sonido calentando y comprimiendo fibras
vegetales para crear fuertes paneles de construcción, que remplazan a la madera
contraplacada. William B. Conde, del Aserradero Conde Inc. cercano a Eugene,
Oregon, en conjunción con la Universidad del Estado de Washington (1991-1993), ha
demostrado la superior fortaleza, flexibilidad y economía de los materiales de
construcción de compuestos de cáñamo frente a la fibra de madera, hasta como vigas.
Isochanvre, un redescubierto material de construcción francés, hecho de pedazos de
tallo de cáñamo mezclados con cal, llega a petrificarse como mineral y dura muchos
siglos. Un grupo de arqueólogos ha descubierto un puente en el sur de Francia, del
periodo Merovingio (500-751 d.C.), construido con este proceso.
El cáñamo ha sido usado a lo largo de la historia para revés de alfombra. La fibra de
cáñamo tiene potencial en la manufactura de alfombras fuertes y resistentes a la
putrefacción, eliminando los humos venenosos de la quema de materiales sintéticos en
fuegos caseros o comerciales, y de paso las reacciones alérgicas asociadas con las
alfombras sintéticas nuevas.
La cañería plástica para agua, desagüe, etc. (tubos de PVC) puede fabricarse usando
celulosa renovable de cáñamo como insumo químico, remplazando los insumos
químicos no-renovables de carbón o petróleo.
Por lo que podemos anticipar una casa del futuro construida, con cañerías de, pintada y
equipada con, el principal recurso renovable del mundo: el cáñamo.
Fumar, Ocio y Creatividad
La Declaración de Independencia de Estados Unidos reconoce los “derechos
inalienables” a “la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”. Posteriores
decisiones de la Corte han inferido los derechos a la privacidad y de elección, a partir de
ella: la Constitución de Estados Unidos y sus Enmiendas.
Muchos artistas plásticos y escritores han usado cannabis para estimular su creatividad:
desde los que escribieron las obras maestras de la religión hasta los más irreverentes
autores satíricos. Incluidos entre ellos está Lewis Carroll, con su gusano fumador en
Alicia en el País de las Maravillas, además de Víctor Hugo y Alejandro Dumas; los
grandes del jazz como Louis Armstrong, Cab Calloway, Duke Ellington y Gene Krupa;
el patrón continúa hasta los músicos y artistas contemporáneos, pasando por los Beatles,
Rolling Stones, Eagles, Doobie Brothers, Bob Marley, Jefferson Airplane, Willie
Nelson, Buddy Rich, Country Joe & the Fish, Joe Walsh, David Carradine, David
Bowie, Iggy Pop, Lola Falana, Hunter S. Thompson, Peter Tosh, los Grateful Dead,
Cypress Hill, Sinead O’Connor, Black Crowes, Tierra Sur, Molotov, etc.
Por supuesto, fumar marihuana sólo realza la creatividad de algunos, y no la de otros.
Pero a lo largo de la historia, varios grupos prohibicionistas y “temperantes” han
intentado y ocasionalmente logrado proscribir las sustancias relajantes de otros, como el
alcohol, el tabaco o el cannabis.
Abraham Lincoln respondió a ese tipo de mentalidad represiva en diciembre de 1840,
cuando dijo:
“La prohibición… va más allá de los límites de la razón pues intenta controlar el apetito
del hombre mediante la legislación y convierte en delito aquello que no lo es… Una ley
prohibicionista asesta un golpe bajo a los principios mismos sobre los que se fundó este
gobierno.”
Estabilidad Económica, Ganancia y Libre Comercio
Creemos que en un mercado competitivo, conociéndose todos los hechos, la gente
correría a comprar productos de larga duración y biodegradables hechos de una planta
sin pesticidas ni herbicidas Algunas de las empresas pioneras con estos productos son:
Ecolution, Hempstead, Marie Mills, Ohio Hempery, Two Star Dog, Headcase, y en
Alemania, HanfHaus, et al.
Es hora de someter a prueba el capitalismo y permitir que el irrestricto mercado de
oferta y demanda, lo mismo que una conciencia ecológicamente verde, decidan el futuro
del planeta.
Una camisa de algodón costaba en 1776 [en Estados Unidos] de 100 a 200 dólares,
mientras que una camisa de cáñamo de 50 centavos a un dólar. Para la década de 1830,
había camisas de algodón más frescas y livianas al mismo precio que las cálidas y
pesadas camisas cañameñas, brindando una elección competitiva.
La gente podía escoger sus prendas basándose en las cualidades particulares que
deseaban de una tela. Hoy no tenemos esa elección.
El rol del cáñamo y otras fibras naturales debería estar determinado por el mercado de
oferta y demanda y los gustos y valores personales, no por la indebida influencia de
leyes prohibicionistas, subsidios federales y altísimos aranceles que evitan que las fibras
naturales remplacen a las sintéticas.
Sesenta y cinco años de supresión gubernamental de la información han resultado en el
casi nulo conocimiento popular del increíble potencial de la fibra de cáñamo o sus usos.
Usando cáñamo al 100% o mezclándolo con algodón, nuestras camisas, pantalones y
otra ropa podrán heredarlos nuestros nietos. El gasto inteligente podría remplazar
esencialmente a las fibras petroquímicas sintéticas como el nylon y el poliéster con
fibras naturales más fuertes, baratas, frescas, absorbentes, respiradoras y
biodegradables.
China, Italia y los países de Europa oriental como Hungría, Rumania, República Checa,
Eslovaquia, Polonia y Rusia actualmente hacen textiles de cáñamo robusto y
cáñamo/algodón por un valor de millones de dólares –y podrían estarlos haciendo por
un valor de miles de millones de dólares– anuales.
Estos países construyen sobre sus destrezas agrícolas y textiles tradicionales, mientras
Estados Unidos intenta forzar la extinción de esta planta para alentar tecnologías
sintéticas destructivas.
Los textiles de cannabis/algodón recién fueron liberados para su venta directa en
Estados Unidos en 1991. Los chinos, por ejemplo, fueron obligados por acuerdo tácito
a exportarles ramio/algodón de inferior calidad.
(Empresa Nacional de Importación/Exportación de Textiles de Shangai, comunicación
personal con el autor, abril y mayo de 1983.)
Al entrar en imprenta la edición de 1990 de El Emperador… llegaban [a Estados
Unidos] prendas que contenían un mínimo de 55 por ciento de cáñamo cannabis de la
China y de Hungría. El ’92, cuando El Emperador entró en imprenta una variedad de
tipos de telas cien por ciento de cáñamo habían llegado directamente de la China y de
Hungría. Ya en 1998, la tela de cáñamo estaba en creciente demanda por todo el
mundo, llegaba de Rumania, Polonia, Italia, Alemania, etc. El cáñamo ha sido
reconocido como la tela más atractiva de los noventa por Rolling Stone, Time,
Newsweek, Paper, Detour, Details, Mademoiselle, The New York Times, The Los
Angeles Times, Der Spiegel y muchos más. Todos han publicado, una y otra vez,
importantes artículos sobre el cáñamo industrial y nutricional.
Además, el cáñamo cultivado para biomasa podría alimentar una industria energética
del orden del billón [12 ceros] de dólares al año, mientras mejora la calidad del aire y
distribuye la riqueza por las zonas rurales y las comunidades que las rodean, alejándola
de los monopolios centralizados de poder. Más que cualquier otra planta, el cáñamo
sostiene la promesa de una ecología y una economía sustentables.
En Conclusión. . .
Debemos reiterar la premisa original con nuestro reto al mundo de probar que estamos
equivocados:
Si todos los combustibles fósiles y sus derivados, lo mismo que los árboles para papel y
construcción fueran proscritos para salvar al planeta, revertir el Efecto Invernadero y
contener la deforestación:
Entonces sólo hay un recurso natural de renovación anual capaz de proporcionar la gran
mayoría del papel y los textiles del mundo, cubriendo todas las necesidades energéticas
del transporte, la industria y la vivienda y simultáneamente reduciendo la
contaminación, enriqueciendo el suelo y limpiando la atmósfera. . .
Y esa sustancia es –la misma que lo hizo ya antes– el cáñamo cannabis… ¡la
marihuana!
Notas a Pie de Página:
1. Diccionario Inglés Oxford; Enciclopedia Británica, 11a edición, 1910; película del
Departamento de Agricultura de Estados Unidos, Cáñamo para la Victoria, 1942.
2. Ibid.
3. Levi-Strauss & Compañía de San Francisco, CA, comunicación personal del autor
con Gene McClaine, 1985.
4. Los Viejos Tornos y Ruecas para Hilar fueron usados principalmente para fibras en
este orden: cáñamo cannabis, lino, lana, algodón, etc.
5. Frazier, Jack, Los Agricultores de Marihuana, Solar Age Press, Nueva Orleans, LA,
1974; Biblioteca del Congreso de EE. UU.; Archivos Nacionales de EE. UU.; Casa de
Moneda de EE. UU.; etc.
6. Adams, James T., editor, Álbum de Historia Estadounidense, Charles Scribner’s Sons,
NY, 1944, p. 116.
7. Frazier, Jack, Los Agricultores de Marihuana, Solar Age Press, Nueva Orleans, LA,
1974; Biblioteca del Congreso de EE. UU.; Archivos Nacionales de EE. UU.
8. Sloman, Larry, Locura de Marihuana, Grove, Nueva York, NY, 1979, p. 72.
9. Bonnie, Richard y Whitebread, Charles, La Convicción de la Marihuana, Imprenta de
la Universidad de Virginia, 1974.
El Día que el Cáñamo le Salvó la Vida a George Bush [Padre]
Un ejemplo más de la importancia del cáñamo: Cinco años después de que el cáñamo
cannabis fue proscrito en 1937, fue rápidamente reintroducido para el empeño de la
Segunda Guerra Mundial en 1942.
Entonces, cuando el joven piloto George Bush saltó de su avión en llamas luego de una
batalla sobre el Pacífico, poco sabía que:
– Partes del motor de su avión estaban lubricadas con aceite de cañamón de cannabis.
– 100 por ciento del cordaje del paracaídas que le salvó la vida estaba hecho de cáñamo
cannabis cultivado en Estados Unidos.
– Casi todo el aparejo y las sogas del barco que lo rescató estaban hechos de cáñamo
cannabis.
– Las mangueras para incendios del barco (lo mismo que las de las escuelas que había
atendido) estaban tejidas de cáñamo cannabis.
– Finalmente, mientras el entonces joven George Bush llegaba a salvo a la cubierta, las
durables costuras de sus zapatos eran de cáñamo cannabis, como lo son las de todos los
buenos zapatos de cuero hasta la fecha.
Pero Bush ha consagrado gran parte de su carrera erradicando la planta de cannabis y
haciendo cumplir leyes para asegurarse que nadie acceda a dicha información,
posiblemente él incluido. . .
(Película del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, Cáñamo para la
Victoria, 1942; Folleto 25 del Servicio de Extensión Agrícola de la U. de Kentucky,
marzo de 1943; Galbraith, Gatewood, Estudio de Factibilidad sobre Marihuana en
Kentucky, 1977.)
La Batalla del Boletín 404
ó
Como la Primera Guerra Mundial le Costó a Estados Unidos su Cáñamo y sus
Bosques
El Escenario
En 1917, se peleaba la Primera Guerra Mundial. En Estados Unidos, los industriales,
recién acosados por los salarios mínimos y el impuesto graduado a la renta, entraron en
trompo. Los ideales progresistas se perdieron mientras Estados Unidos tomaba su lugar
en la escena mundial en la lucha por la supremacía comercial. Es en estas
circunstancias que se escenifica el primer drama del cáñamo en el siglo XX.
Los Actores
La historia comienza en 1916, poco después de la publicación del Boletín 404 del
Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA). Cerca de San Diego,
California, un inmigrante alemán de 50 años de edad, George Schlichten había estado
trabajando en un invento simple aunque brillante. Schlichten había invertido 18 años y
400,000 dólares en el descortezador, una máquina que podía pelar la fibra de casi
cualquier planta, dejando la pulpa separada. Para construirlo, había desarrollado un
conocimiento enciclopédico de las fibras y la fabricación de papel. Su deseo era detener
la tala de bosques para papel, lo que consideraba un crimen. Su natal Alemania estaba
bastante avanzada en selvicultura y Schlichten sabía que destruir bosques significaba
destruir vertientes necesarias.
Henry Timken, un próspero industrial, inventor del rodaje de rodillos, se enteró de la
invención de Schlichten y fue a conocerlo en febrero de 1917. Timken vió en el
descortezador un descubrimiento revolucionario que mejoraría las condiciones de la
humanidad. Timken le ofreció a Schlichten la oportunidad de cultivar cien acres de
cáñamo en su fundo de las fértiles tierras de Imperial Valley, California, al este de San
Diego, para que Schlichten pudiese probar su invento.
Poco después Timken se reunió con el gigante de la prensa escrita, E.W. Scripps, y con
su socio de muchos años, Milton McRae, en Miramar, el hogar de Scripps en San
Diego. Scripps, entonces de 63 años, había acumulado la mayor cadena de periódicos
de Estados Unidos. Timken esperaba interesar a Scripps para que hiciera “papel
periódico” de trozos leñosos de cáñamo.
Los barones de la prensa de comienzos del siglo XX necesitaban enormes cantidades de
papel para entregar sus abultadas ediciones. Casi el 30% de los cuatro millones de
toneladas de papel fabricado en 1909 era “papel periódico”; para 1914 la circulación de
periódicos había aumentado 17% sobre la cifra de 1909, hasta 28 millones de copias.1
En 1917, el precio del “papel periódico” estaba en rápido aumento, y McRae, que había
estado investigando ser dueño de un molino de papel desde 19042, estaba preocupado.
Sembrando las Semillas
En mayo, tras otros encuentros con Timken, Scripps le pidió a McRae que investigase la
posibilidad de usar el descortezador en la fabricación del “papel periódico”.
McRae se interesó rápidamente en el plan. Dijo que el descortezador era: “una gran
invención… que no sólo brindará un gran servicio a Estados Unidos, sino que será
financieramente rentable… podría revolucionar las condiciones existentes.” El 3 de
agosto, mientras se acercaba la fecha de la cosecha, se concertó una cita entre
Schlichten y McRae y el periodista Ed Chase.
Sin conocimiento de Schlichten, McRae hizo que su estenógrafa registrara las cuatro
horas de reunión. El documento resultante, es el único registro que existe del
voluminoso conocimiento de Schlichten.
Schlichten había estudiado minuciosamente muchas variedades de plantas que se usan
para hacer papel, entre ellas el maíz, el algodón, la yuca y Espana bacata. El cáñamo,
aparentemente, era su favorita:
“El tallo pelado de cáñamo en trozos es un éxito en la práctica y producirá papel de
mayor calidad que el común”, declaró.
Su papel de cáñamo era aun mejor que el producido para el Boletín 404 del USDA,
aseguraba, porque el descortezador eliminaba el proceso de enriado, separando fibras
cortas y una goma natural que aglutinaba el papel.
A los niveles de producción de cáñamo de 1917, Schlichten anticipaba producir 50,000
toneladas de papel anuales a un precio al por menor de 25 dólares la tonelada. ¡Menos
del 50 por ciento del precio del “papel periódico” de entonces! Y cada acre de cáñamo
que se convierta en papel, añadió Schlichten, preservaría cinco acres de bosque.
McRae estaba muy entusiasmado con Schlichten. El hombre que cenaba con
presidentes y capitanes industriales le escribió a Timken: “Quiero decirle sin equívoco
que tengo la impresión de que el Sr. Schlichten es un hombre de gran intelectualidad y
habilidad, y hasta donde entiendo, ha creado y construido una máquina maravillosa.”
Asignó a Chase a pasar todo el tiempo posible con Schlichten y preparar un informe.
Tiempo de Cosecha
En agosto, tras sólo tres meses de crecimiento, el cáñamo de Timken había crecido hasta
su talla máxima –cuatro metros– y se encontraba muy entusiasmado con el prospecto.
Esperaba viajar a California a ver descortezar el cultivo, considerándose el benefactor
de la humanidad que permitiría a la gente trabajar menos horas y tener más tiempo para
“desarrollar el espíritu”.
Scripps, por otro lado, no estaba con el ánimo optimista. Había perdido la fe en un
gobierno que el pensaba estaba llevando a Estados Unidos a la ruina financiera por la
guerra, y que le quitaría el 40 por ciento de sus ganancias en impuesto a la renta. En
una carta a su hermana Ellen, fechada el 14 de agosto, le decía: “Cuando el Sr. McRae
me hablaba del pendiente aumento del precio del papel blanco, le dije que soy lo
suficientemente tonto como para no preocuparme por algo como eso.” Se esperaba que
el precio del papel aumentara 50 por ciento, costándole a Scripps toda su ganancia del
año; ¡1’125,000 dólares! En vez de desarrollar una nueva tecnología, tomó el camino
fácil: el Rey de La Prensa de Un Centavo simplemente planeaba subir el precio de sus
periódicos de un centavo a dos centavos.
El Legado
El 28 de agosto, Ed Chase mandó su informe completo a Scripps y McRae. El menor
de ellos también se entusiasmó con el proceso: “He visto un invento maravilloso y
sencillo. Creo que revolucionará muchos de los procesos de alimentación, vestido y de
proveer otras necesidades de la humanidad.”
Chase fue testigo de cómo el descortezador producía siete toneladas de trozos pelados
de tallo de cáñamo en dos días. A plena producción, había anticipado Schlichten, cada
máquina produciría cinco toneladas al día. Chase supuso que el cáñamo podría
fácilmente proveer a los periódicos de Scripps de la costa occidental de Estados Unidos,
quedando pulpa para negocios colaterales. Estimaba que el “papel periódico” costaría
entre 25 y 35 dólares la tonelada, y propuso pedirle a un molino de papel de la costa
oriental que experimentase para ellos.
Sin embargo, McRae parece haber recibido el mensaje de que su jefe ya no estaba tan
interesado en hacer papel de cáñamo. Su respuesta al informe de Chase fue cauta:
“Gran parte de la practicidad será determinada por el costo del transporte, manufactura,
etc., etc., que no podemos fijar sin la debida investigación.” Quizá cuando sus ideales
se encontraron con lo arduo de desarrollarlos, el casi retirado McRae desistió.
Ya en setiembre, el cultivo de Timken producía una tonelada de fibra y cuatro toneladas
de trozos pelados de tallo por acre, y él trataba de interesar a Scripps en abrir un molino
de papel en San Diego. McRae y Chase viajaron a Cleveland y se pasaron dos horas
convenciendo a Timken que mientras los trozos pelados de tallo de cáñamo podían
usarse para hacer otros tipos de papel, convertirlos en “papel periódico” no resultaba tan
barato. Tal vez el molino del este en que habían experimentado no resultaba alentador;
después de todo había sido diseñado para hacer papel de pulpa de madera.
Para entonces, Timken también había sido afectado por la economía de guerra.
Esperaba pagar 54 por ciento de impuesto a la renta y estaba tratando de conseguir un
préstamo de dos millones de dólares al diez por ciento de interés para cambiar sus
herramientas por otras para máquinas de guerra. Quien pocas semanas antes necesitaba
ir a California ya no tenía expectativa alguna de ir al oeste ese invierno. Le dijo a
McRae: “Creo que voy a estar muy ocupado en esta parte del país cuidando el negocio.”
El descortezador volvió a aparecer en los años treinta, cuando se anunció que la
máquina convertiría al cáñamo en un “Cultivo Multimillonario” en artículos de las
revistas Ingeniería Mecánica y Mecánica Popular.* (Hasta la edición de 1993 de El
Emperador…, se creía que el descortezador era un descubrimiento nuevo en ese
momento.) Una vez más, la floreciente industria del cáñamo se frenó, esta vez por el
Acta del Impuesto a la Marihuana de 1937.
* Ellen Komp. Existe un relato más completo3 en la versión inglesa de El Emperador…
Notas a Pie de Página:
1. Almanaque Mundial, 1914, p. 225; 1917.
2. Cuarenta Años de Periodismo, Milton McRae, 1924 Brentano’s NY.
3. Archivos de Scripps, Universidad de Ohio, Athens, y Archivos de Ellen Browing
Scripps, Biblioteca de Denison, Colegio Claremont, Claremont, California.
¿Por Qué No Usar el Cáñamo para Revertir el Efecto Invernadero y Salvar al
Mundo?
A comienzos de 1989, Jack Herer y María Farrow le preguntaron a Steve Rawlings, el
funcionario de más rango del Departamento de Agricultura de Estados Unidos [USDA]
(a cargo de revertir el Efecto Invernadero), en las instalaciones de investigación del
USDA en Beltsville, Maryland.
Primero nos presentamos y le dijimos que estábamos escribiendo para el periódico del
partido Verde. Entonces le preguntamos a Rawlings: “¿Si Ud. pudiese elegir, cuál sería
la manera ideal de frenar o revertir el Efecto Invernadero?”
Él contestó: “Dejar de talar árboles y dejar de usar combustibles fósiles.”
“¿Y por qué no lo hacemos?”
“No existe reemplazo viable de la madera para papel, ni para los combustibles fósiles.”
“¿Por qué no usamos una planta anual para hacer papel y como combustible?”
“Claro, sería lo ideal”, concedió Rawlings, “Desafortunadamente, no hay nada que se
pueda usar para producir suficiente material.”
“¿Y qué diría si hubiese una planta que podría reemplazar todo el papel de pulpa de
madera, todos los combustibles fósiles, que haría que la mayoría de las fibras fuesen
naturales, produciría de todo, desde dinamita hasta plástico, crece en todos los estados
de la unión, un acre de ella reemplazaría a 4.1 acres de árboles, y que usando alrededor
del 6 por ciento del terreno de Estados Unidos para sembrarla como cultivo energético,
aun en tierras marginales, produciría los 75 cuatrillones de BTUs necesarias para que
funcione Estados Unidos al año? ¿Ayudaría eso a salvar el planeta?”
“Sería ideal, pero no existe una planta así.”
“Nosotros pensamos que si.”
“¿Si? ¿Cuál es?”
“El cáñamo.”
“¡Cáñamo!” Meditó un momento. “No se me hubiese ocurrido… ¿Sabe? Creo que
tiene Ud. razón. El cáñamo podría ser la planta para hacerlo. ¡Qué buena idea!”
Estábamos entusiasmados planteando esta información y delineando el potencial del
cáñamo para hacer papel, fibra, combustibles, alimentos, pinturas, etc., y las formas en
que podría ser aplicado para balancear los ecosistemas mundiales y restaurar el balance
del oxígeno atmosférico casi sin perturbar el nivel de vida al que se han acostumbrado
la mayoría de los estadounidenses.
En esencia, Rawlings concedía que nuestra información podía muy bien ser correcta y
funcionar.
Declaró: “Es una idea maravillosa, y pienso que podría funcionar. Pero, por supuesto,
no se puede hacer.”
“¡Está bromeando!”, respondimos. “¿Por qué no?”
“Pues, Sr. Herer, ¿sabía Ud. que el cáñamo también es marihuana?”
“Por supuesto que lo sé. He estado escribiendo sobre este tema unas cuarenta horas
semanales desde hace 17 años.”
“Pues, sabe Ud. que la marihuana es ilegal, ¿no? No se puede usar.”
“¿Ni siquiera para salvar al mundo?”
“No, es ilegal”, me informó con severidad. “No se puede usar algo ilegal.”
“¿Ni siquiera para salvar al mundo?”, volvimos a preguntar, pasmados.
“No, ni siquiera para salvar al mundo. Es ilegal. No se puede usar. Punto.”
“No me entienda mal. Es una gran idea”, continuó, “pero jamás los dejarán hacerlo.”
“¿Por qué no le dice al Secretario de Agricultura que un loco californiano le entregó la
documentación que demuestra que el cáñamo podría tener la capacidad de salvar al
planeta y que su primera reacción es que podría tener razón y que necesita estudiarse
con seriedad. ¿Qué diría?”
“Pues no creo que estaría aquí mucho después de hacer eso. Después de todo, soy un
funcionario del gobierno.”
“Entonces, ¿por qué no saca la información de su computadora en su propia biblioteca
del Departamento de Agricultura [de Estados Unidos]? De ahí la conseguimos
nosotros.”
Él contestó: “No puedo firmar por esa información.”
“¿Y por qué no? Nosotros lo hicimos.”
“Sr. Herer, Ud es un ciudadano. Ud. puede firmar para sacar lo que quiera. Pero yo soy
un funcionario del Departamento de Agricultura. Alguien querrá saber para qué quiero
yo toda esta información. Lo siguiente es que me están botando.”
Finalmente, acordamos mandarle toda la información que obtuvimos de la biblioteca del
USDA, sólo para que la mire.
Dijo que lo haría, pero cuando un mes más tarde lo volvimos a llamar, nos dijo que
todavía no había abierto el paquete que le enviamos y que nos lo estaba devolviendo sin
abrir porque no quería responsabilizarse por la información, y menos en ese momento
que la administración Bush [padre] lo estaba reemplazando con uno de los suyos.
Le preguntamos si podría pasarle la información a su sucesor, a lo que respondió: “De
ninguna manera.”
En mayo de 1989, tuvimos prácticamente la misma conversación y resultado con su
compañero de trabajo, el Dr. Gary Evans, del Departamento de Agricultura y Ciencias
de Estados Unidos, a cargo de detener la tendencia al calentamiento planetario.
Al final nos dijo: “Si quieren salvar al planeta con el cáñamo, entonces ustedes [los
activistas por el cáñamo/marihuana] encontrarían la forma de cultivarlo sin el moño
narcótico (sic); entonces podrían usarlo.”
Este es el tipo de cobarde (y alarmante) irresponsabilidad del gobierno de Estados
Unidos a la que nos enfrentamos.
Capítulo 3
Febrero de 1938: Revista Mecánica Popular:
“EL NUEVO CULTIVO MULTIMILLONARIO”
Febrero de 1938: Revista Ingeniería Mecánica:
“EL CULTIVO MAS RENTABLE Y DESEABLE QUE UD. PUEDA
SEMBRAR”
La tecnología moderna estaba a punto de ser aplicada a la producción de cáñamo,
convirtiéndola en el principal recurso agrícola de Estados Unidos. Dos de las más
respetables e influyentes publicaciones del país, Mecánica Popular e Ingeniería
Mecánica, le auguraron un brillante futuro al cáñamo estadounidense. Miles de nuevos
productos que crearían millones de nuevos empleos anunciarían el fin de la Gran
Depresión. Pero en su lugar, el cáñamo fue perseguido, ilegalizado y olvidado por
mandato de W.R. Hearst, quien bautizó al cáñamo como la “hierba asesina mexicana,
marihuana.”
Ya en 1901, y desde entonces hasta 1937, el Departamento de Agricultura de Estados
Unidos predijo repetidamente que cuando se inventase o adaptase la maquinaria capaz
de cosechar, pelar y separar la fibra de la pulpa, el cáñamo volvería a ser el cultivo
número uno de Estados Unidos. Casi se cumple esta profecía en 1917, con la
introducción del descortezador de G. W. Schlichten. (Ver págs. 13-15.)
La predicción fue reafirmada en la prensa popular cuando Mecánica Popular publicó su
artículo “El Cultivo Multimillonario” en febrero de 1938. La primera reproducción de
este artículo en más de 50 años fue incluida en la edición original de este libro. A
continuación reproducimos una traducción fidedigna del artículo de 1938.
Debido al programa de impresión y el plazo de entrega, Mecánica Popular preparó este
artículo en la primavera de 1937, cuando aun era legal cultivar cáñamo para fibra, papel,
dinamita y aceite, industria que, de hecho, crecía a ritmo muy acelerado.
También reimprimimos un extracto del artículo sobre cáñamo que Ingeniería Mecánica
publicó el mismo mes. Nació como una disertación presentada un año antes, el 26 de
febrero de 1937 en la Reunión de Procesamiento Agrícola de la Sociedad
Estadounidense de Ingenieros Mecánicos en New Brunswick, Nueva Jersey.
Los informes de la década de los 30 del Dpto. de Agricultura de Estados Unidos, lo
mismo que el testimonio Congresal de 1937, demostraban que el área cultivada de
cáñamo se estaba duplicando en Estados Unidos casi anualmente desde que registró su
área mínima en 1930 –cuando se sembraron 1,000 acres en Estados Unidos– hasta 1937
–en que se cultivaron 14,000 hectáreas– con planes de seguir duplicando esa área
anualmente en el futuro inmediato.
Como verán en estos artículos, la recientemente mecanizada industria del cáñamo
estaba en su infancia, pero bien encaminada a convertir al cannabis en el mayor cultivo
agrícola de Estados Unidos. Y a la luz de los subsiguientes desarrollos (como la
tecnología de la biomasa energética, materiales de construcción, etc.), hoy sabemos que
el cáñamo es el más importante recurso ecológico del mundo y, por lo tanto,
potencialmente la mayor industria individual de nuestro planeta.
La primera vez en la historia estadounidense que se aplicó el término multimillonario
[“billion-dollar”* en el texto inglés] a un cultivo agrícola de Estados Unidos fue en el
artículo de Mecánica Popular.
*Equivalente a 40 mil – 80 mil millones de dólares de hoy.
Hoy los expertos estiman conservadoramente que, una vez reinstauradas en Estados
Unidos, las industrias del cáñamo generarán entre 500 mil millones y un billón de
dólares al año, y salvarán al planeta de los estragos de los combustibles fósiles y sus
derivados y de la deforestación.
Si Harry Anslinger, DuPont, Hearst y sus políticos asalariados (lo supiesen o no,
entonces y ahora) no hubiesen proscrito al cáñamo –bajo el pretexto de la marihuana
(ver Capítulo 4, “Los Últimos Días del Cannabis Legal”)– y extirpado todo
conocimiento acerca del cáñamo de las escuelas, escondiéndoselo a investigadores y
científicos, las brillantes predicciones de estos artículos –y más beneficios de los que
nadie entonces pudiese prever– ya serían una realidad, mientras tanto se siguen
desarrollando nuevas tecnologías y aplicaciones.
Como lo dijera un colega con tanta propiedad: “Estos artículos fueron las últimas
palabras honestas dichas a favor del cáñamo en más de 40 años…”
El Nuevo Cultivo Multimillonario, Mecánica Popular, Febrero de 1938
A los agricultores de Estados Unidos se les ofrece un nuevo cultivo productivo con un
valor anual de varios cientos de millones de dólares, porque ha sido inventada una
máquina que resuelve un problema de más de 6 mil años de antigüedad. Es el cáñamo,
un cultivo que no compite con otros productos estadounidenses. En vez de eso,
desplazará las importaciones de materia prima y productos manufacturados producidos
por trabajadores coolíes y campesinos mal pagados y proporcionará miles de empleos
para trabajadores estadounidenses en todo el territorio. La máquina que hace esto
posible ha sido diseñada para pelar la corteza fibrosa del resto del tallo, dejando la fibra
de cáñamo lista para ser usada sin usar una cantidad prohibitiva de mano de obra. El
cáñamo es la fibra que se usa como patrón en todo el mundo. Tiene una gran fuerza de
tensión y es muy durable. Es usado para producir más de 5 mil productos textiles, que
van desde la soga hasta los finos encajes, y el residuo leñoso que queda luego de
remover la fibra contiene más de setenta y siete por ciento de celulosa, que puede ser
usada para producir más de 25 mil productos, que van desde la dinamita hasta el
celofán.
Las máquinas que están funcionando en Texas, Illinois, Minnesota y otros estados
producen fibra a un costo de manufactura de medio centavo de dólar la libra, y están
encontrando un mercado lucrativo para el resto del tallo. Los operarios de las máquinas
están logrando buenas ganancias en la competencia con la fibra extranjera producida por
coolíes, a la vez que les pagan a los agricultores quince dólares la tonelada por el
cáñamo tal como sale del campo.
Desde el punto de vista de los agricultores, el cáñamo es una planta fácil de cultivar y
producirá entre tres y seis toneladas por acre en cualquier terreno que produzca maíz,
trigo o avena. Tiene una corta temporada de crecimiento, por lo que puede sembrarse
cuando otros cultivos ya están dando. Puede ser cultivado en cualquier clima y lugar.
Sus largas raíces penetran y desmenuzan el suelo, dejándolo en perfectas condiciones
para el cultivo del año siguiente. La densa mata de hojas, que abarcan entre dos metros
y medio y tres metros y medio de terreno, ahoga la mala hierba. Dos cosechas
sucesivas son suficientes para recuperar terrenos que han sido abandonados por causa de
los cardos canadienses o los pastos silvestres.
Con los métodos antiguos, el cáñamo era cortado y dejado reposar en los campos
durante semanas hasta que se “enriase” (macerase) lo suficiente como para que las
fibras pudiesen ser arrancadas a mano. El enríe no es otra cosa que la putrefacción
resultante del rocío, la lluvia y la acción bacteriana. Se desarrollaron máquinas que
separasen mecánicamente las fibras luego de completado el enríe, pero el costo era alto,
se perdía gran cantidad de fibra y la calidad de la fibra era comparativamente baja. Con
la nueva máquina, conocida como el descortezador, el cáñamo es cortado con una
agavilladora para granos ligeramente modificada. Es trasladado a la máquina donde una
cadena transportadora automática lo alimenta a las paletas trituradoras a un ritmo de dos
o tres toneladas por hora. Los restos son triturados hasta que los pequeños pedazos caen
a la tolva, de donde son trasladados mediante un fuelle a un embalador o a un camión o
furgón de carga para ser embarcados desatados. La fibra sale por el otro extremo de la
máquina, lista para ser embalada.
De aquí en adelante puede ocurrir casi cualquier cosa. La fibra en bruto puede ser usada
para producir hilo fuerte o soga, tela cruda, como urdiembre para alfombras o forro de
linóleo, o puede ser blanqueada y refinada, con subproductos resinosos de alto valor
comercial. Puede, en realidad, ser usada para remplazar las fibras extranjeras que hoy
inundan los mercados estadounidenses.
Miles de toneladas de restos de cáñamo son usadas anualmente por un gran fabricante
de pólvora para la manufactura de dinamita y TNT. Una gran empresa papelera que ha
venido pagando más de un millón de dólares anuales en derechos aduaneros por papel
para cigarrillos de fabricación foránea hoy produce estos papeles con cáñamo cultivado
en Minnesota. Una nueva fábrica de Illinois está produciendo papel “bond” de alta
calidad usando cáñamo. Los materiales naturales del cáñamo lo convierten en una
fuente económica de pulpa para cualquier grado de papel que se fabrique, y el alto
porcentaje de alfa celulosa ofrece una ilimitada provisión de materia prima para los
miles de productos de celulosa que han desarrollado los químicos.
Existe la creencia generalizada de que todo el “lino” es producido de lino. En realidad,
la mayoría proviene del cáñamo; las autoridades estiman que más de la mitad de las
telas de lino que se importan a Estados Unidos son fabricadas con fibra de cáñamo.
Otro concepto errado es que las telas crudas son hechas de cáñamo. En realidad, su
fuente es usualmente el yute, y prácticamente toda la tela cruda es tejida por obreros en
la India que reciben sólo cuatro centavos de dólar al día. El hilo de encuadernar se
fabrica generalmente de sisal proveniente de Yucatán y del África Oriental.
Todos estos productos, que hoy se importan, pueden ser producidos de cáñamo
cultivado en los Estados Unidos. Redes de pesca, cuerdas para arcos, lona, soga fuerte,
overoles, manteles de damasco, prendas finas de linaza, toallas, sábanas y miles de otros
artículos de uso cotidiano pueden ser cultivados en fincas estadounidenses. Las
importaciones estadounidenses de telas y fibras extranjeras promedian alrededor de
200’000,000 de dólares al año; sólo en fibras crudas Estados Unidos ha importado más
de 50’000,000 de dólares en los primeros seis meses de 1937. Todos estos ingresos
podrían estar a disposición de los estadounidenses.
La industria papelera ofrece aun mayores posibilidades. Como industria suma más de
1,000’000,000 de dólares al año, y de ellos más del ochenta por ciento es importado.
Pero todas las calidades de papel se producirán de cáñamo, y las cifras gubernamentales
estiman que 10,000 acres dedicados al cáñamo producirán tanto papel como 40,000
acres de terreno promedio para pulpa de madera.
Un obstáculo en el avance del cáñamo es la falta de interés de los agricultores por
probar nuevos cultivos. El problema es complicado por la necesidad de tener equipo
adecuado a una distancia razonable de la finca. La máquina no puede ser operada
provechosamente de no haber suficiente área a corta distancia de manejo y que los
agricultores no puedan encontrar un mercado lucrativo de no haber maquinaria para
manipular el cultivo. Otro obstáculo es que la flor de la planta hembra de cáñamo
contiene marihuana, un narcótico, y es imposible cultivar cáñamo sin producir tal flor.
Los reglamentos federales que están siendo elaborados requieren un registro de
cultivadores de cáñamo, y las propuestas tentativas para prevenir la producción de
narcóticos son bastante estrictas.
Sin embargo, la conexión del cáñamo como cultivo y la marihuana parece haber sido
exagerada. Por lo general, la droga es producida del cáñamo silvestre que puede ser
encontrado en lotes baldíos y a lo largo de la vía férrea en todos los estados. Si los
reglamentos federales pueden establecer la protección del público sin impedir el
legítimo cultivo del cáñamo, este nuevo cultivo puede añadir considerablemente a la
agricultura y la industria de Estados Unidos.
El Cultivo Más Rentable y Deseable que Ud. Pueda Sembrar
Ingeniería Mecánica, 26 de Febrero de 1937
“Lino y Cáñamo: De la Semilla al Telar” fue publicado en la edición de febrero de 1938
de la revista Ingeniería Mecánica. Fue originalmente presentado en la Reunión de
Procesamiento Agrícola de la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Mecánicos en
New Brunswick, Nueva York, el 26 de febrero de 1937 por la División de Industrias de
Procesos.
Lino y Cáñamo: De la Semilla al Telar
Por George A. Lower
Estados Unidos importa prácticamente todas sus fibras excepto el algodón. La máquina
de Whitney, combinada con métodos mejorados de hilado, permite que produzca
artículos de algodón tan por debajo del costo del lino que la manufactura de lino
prácticamente cesó en Estados Unidos. Los estadounidenses no pueden producir sus
fibras a un costo menor de lo que pueden hacerlo otros agricultores del mundo. Aparte
del mayor costo de la mano de obra, no obtienen una producción tan grande. Por
ejemplo, Yugoslavia, que tiene la mayor producción de fibras por acre de Europa,
recientemente tuvo un rendimiento de 883 libras, Egipto 616 libras, y la India, 393
libras; mientras que el rendimiento promedio en Estados Unidos es de 383 libras.
Para encarar favorablemente la competencia internacional, Estados Unidos debe mejorar
sus métodos en todo, desde el campo hasta el telar.
El lino sigue siendo arrancado de raíz, enriado en un estanque, secado al sol, triturado
hasta que la fibra se separa de al madera, luego es hilado y finalmente blanqueado con
lejía de ceniza de madera, potasa de algas quemadas, o cal. Las mejoras en los
mecanismos de labranza, sembrío y cosecha han ayudado materialmente a los grandes
agricultores y, hasta cierto punto, a los pequeños, pero los procesos desde la cosecha
hasta el hilado son crudos, derrochantes y perjudican el terreno. El cáñamo, la más
fuerte fibra vegetal, da la mayor producción por acre y requiere la menor atención. No
sólo no requiere control de hierbas, sino que además elimina la mala hierba, dejando el
suelo en espléndidas condiciones para el siguiente sembrío. Esto, al margen de su
propio valor monetario, lo hace un producto que uno desearía cultivar.
En lo referente al clima y el cultivo, sus requisitos son similares a los del lino y, como el
lino, debe cosecharse antes de estar demasiado maduro. El mejor momento es cuando
las hojas inferiores del tallo se marchitan y las flores dejan caer su polen.
Como el lino, las fibras salen de donde están los vástagos de las hojas en el tallo y están
hechas de fibras laminadas que están sujetas con gomas de pectosa. Cuando es tratado
con químicos, igual que el lino, el cáñamo produce una hermosa fibra que se asemeja
tanto al lino que se necesita un microscopio de alto poder para diferenciarlos; y sólo
entonces porque en el cáñamo algunas de las puntas están partidas. Mojando unas
cuantas hebras de fibra y tomándolas suspendidas definitivamente las distingue pues, al
secarse, el lino resulta girando hacia la derecha o en sentido horario, mientras que el
cáñamo gira hacia la izquierda o en sentido contrario a las manecillas del reloj.
Antes [de la Primera Guerra Mundial], Rusia producía 400,000 toneladas de cáñamo,
todas las que siguen siendo trituradas y espadilladas a mano. Hoy producen la mitad de
esa cantidad y usan la mayor parte ellos mismos, tal como hace Italia, de donde Estados
Unidos importaba grandes cantidades.
En Estados Unidos, el cáñamo, cuando se planta una fanega por acre, rinde alrededor de
tres toneladas de paja seca por acre. Entre 15 y 20 por ciento de esto es fibra, y 80 a 85
por ciento es material leñoso. El creciente mercado de celulosa y harina de madera para
los plásticos hace pensar que este material desperdiciado hasta la fecha probará ser
suficientemente rentable como para pagar por el cultivo, dejando el costo de la fibra lo
suficientemente bajo como para competir con las 500,000 toneladas de fibra dura que
hoy se importan anualmente.
Siendo el cáñamo de dos a tres veces más fuerte que cualquiera de las fibras duras, se
requiere mucho menos peso para conseguir el mismo largo. Por ejemplo, el hilo de sisal
para encuadernar de 40 libras de fuerza de tensión alcanza 450 pies por libra. Un hilo
mejor hecho de cáñamo alcanzaría 1280 pies por libra. El cáñamo no está expuesto a
los muchos tipos de deterioro que afectan a las fibras tropicales, y ninguna de ellas dura
tanto en agua, sea ésta fresca o salada.
Mientras que en el pasado se creía que la paja hay que cortarla cuando el polen empieza
a volar, parte de la mejor fibra comercializada por los cañameros de Minnesota estaba
cargada de semilla. Este punto debe comprobarse lo más pronto posible sembrando
unos cuantos acres y cosechando el primer cuarto cuando el polen está volando, el
segundo y tercero con una semana o diez días de separación, y el último cuando la
semilla esté completamente madura. Las cuatro porciones deberán guardarse por
separado y espadillarse y procesarse separadamente para detectar cualquier diferencia
en la calidad y cantidad de la fibra y la semilla.
Hay varios tipos de máquinas disponibles en Estados Unidos para cosechar cáñamo.
Una de ellas fue presentada hace varios años por la Compañía International Harvester.
Recientemente, algunos cultivadores de cáñamo del Oeste Medio han reconstruido
agavilladoras comunes de granos para este fin. Esta reconstrucción no es especialmente
cara y los informes dicen que las máquinas proporcionan un servicio satisfactorio.
El desgomado del cáñamo es análogo al tratamiento que se le da al lino. Los
fragmentos son probablemente ligeramente más resistentes a la digestión. Por otro lado,
se desintegran fácilmente al completarse el proceso de digestión. Y, por lo tanto, puede
obtenerse excelente fibra del cáñamo también. Cuando el cáñamo es tratado mediante
un conocido proceso químico, puede ser hilado en maquinaria para algodón, lana y
estambre, y tiene tanta absorbencia y calidad de uso como el lino.
También hay en el mercado estadounidense varios tipos de máquinas para espadillar los
tallos de cáñamo. Los molinos de escudillar que antiguamente operaban en Illinois y
Wisconsin usaban el sistema que consistía en un conjunto de ocho pares de rodillos
estriados, a través de los cuales se pasaba la paja seca para triturar la porción leñosa. De
ahí, la fibra con pedazos de material leñoso adherido era transferida por un operario a
una cadena transportadora sinfín. Ésta lleva la fibra pasando dos tambores giratorios
uno tras otro, ambos con paletas en la periferia, que machucan la mayoría de los
pedazos de material leñoso, sacándolos, lo mismo que a las fibras que no recorren toda
la longitud del tallo. La proporción de fibra lineal a estopa es de 50% cada una. La
estopa o las fibras cortas enredadas van de ahí a un limpiador vibratorio que sacude una
parte de los fragmentos. En Minnesota e Illinois se ha probado otro tipo. Dicha
máquina consiste de una mesa de alimentación sobre la que se colocan los tallos
horizontalmente. Unas cadenas transportadoras conducen los tallos hasta que son
cogidos por una cadena sujetadora que los ajusta y los lleva a través de la mitad de la
máquina.
Un par de filos envolventes del tipo de los que usan las máquinas de cortar pasto son
colocadas a un ángulo de 45 grados a la cadena de alimentación y trituran los tallos de
cáñamo sobre el filo de una lámina de acero, con el objeto de romper la porción leñosa
de la paja, machucándola para separarla de la fibra. Al otro lado y ligeramente detrás
del primer conjunto de filos de máquina de cortar pasto hay otro conjunto, colocado a
90 grados del primer par que machuca los pedazos leñosos.
La primera cadena de sujeción transfiere los tallos a otra para macerar a golpes la fibra
que estaba bajo la atadura al principio. Infelizmente, este tipo de escudillador genera
más estopa que el conocido como tipo Wisconsin. Dicha estopa es difícil de limpiar
pues los pedazos de material leñoso se parten en astillas largas que se adhieren
tenazmente a la fibra.
Otro tipo de máquina pasa los tallos a través de una serie de rodillos estriados
graduados. Esto rompe la porción leñosa en trozos de unos 2 cm. de largo, y la fibra
entonces continúa pasando a través de una serie de placas ranuradas recíprocas que
operan entre placas ranuradas estacionarias.
Los trozos de material leñoso que se adhieren son quitados de la fibra, que continúa en
un transportador hasta la prensa de embalaje. Ya que la fibra no es machucada contra el
grano, este tipo de agramadera sólo hace fibra para cordel. Esta es luego procesada
usando los mismos métodos que el lino.
Los fabricantes de pinturas y lacas están interesados en el aceite de cañamón, que es un
buen agente secante. Cuando se desarrollen los mercados para los productos que hoy
desperdiciamos, las semillas y el material leñoso, el cáñamo demostrará ser, tanto para
el agricultor como para el público, el más rentable y deseable cultivo posible,
independizando, además, a las fábricas estadounidenses de las importaciones.
Las recientes inundaciones y tormentas de arena son advertencias contra la destrucción
de los bosques. Probablemente los productos hasta ahora desperdiciados del lino y el
cáñamo puedan hacer frente a una buena parte de esa demanda, especialmente en el
campo de los plásticos que crece a pasos agigantados.
Capítulo 4
Los Últimos Días del Cannabis Legal
Como ya sabemos, la revolución industrial del siglo XIX fue un contratiempo para el
cáñamo en el comercio mundial por la falta de tecnología necesaria para mecanizar la
cosecha y la trituración para la producción en masa. Pero este recurso natural era
demasiado valioso como para relegarlo a un rincón olvidado de la historia por mucho
tiempo.
Ya en 1916, el Boletín 404 del Departamento de Agricultura de Estados Unidos había
predicho que se desarrollaría una máquina descortezadora y cosechadora y el cáñamo
volvería a ser la mayor industria agrícola de Estados Unidos. En 1938, revistas como
Mecánica Popular e Ingeniería Mecánica introdujeron aparatos descortezadores de
cáñamo totalmente operativos ante una nueva generación de inversionistas; trayéndonos
al siguiente período de la historia. Gracias a esta máquina, ambas indicaban que el
cáñamo pronto sería el principal cultivo de Estados Unidos.
Revolución en la Fabricación de Papel
Si se cultivase cáñamo legalmente usando tecnología del Siglo XX, actualmente sería el
mayor cultivo agrícola del mundo.
(Mecánica Popular, Febrero de 1938; Ingeniería Mecánica, Febrero de 1938; Informes
del Departamento de Agricultura de Estados Unidos: 1903, 1910, 1913.)
De hecho, cuando los dos artículos anteriores fueron preparados a comienzos de 1937,
aun era legal cultivar cáñamo. Y quienes predijeron miles de millones de dólares en
nuevas empresas de cannabis no consideraron los ingresos por medicamentos, energía
(combustibles) y alimentos, que hoy agregarían anualmente otro billón de dólares o más
a la futura economía “natural” (comparada con la economía sintética, ambientalmente
perturbadora) de Estados Unidos. La cantidad que se fuma recreativamente sólo
añadiría una suma menor a esta cifra.
La principal razón por la que los artículos de 1938 de las mencionadas revistas
proyectaran miles de millones en ingresos era el cáñamo para “papel de pulpa” (en
contraposición al papel de fibra o de “trapo”). Otras razones incluían la fibra, semillas y
muchos otros usos de la pulpa.
Esta notable nueva tecnología que utiliza la pulpa de cáñamo para la fabricación de
papel fue inventada en 1916 por el Jefe de Científicos del Departamento de Agricultura
de los Estados Unidos, el botánico Lyster Dewey y el químico Jason Merrill.
Esta tecnología, aunada al descubrimiento de la máquina descortezadora de G. W.
Schlichten, patentada en 1917, convertía al cáñamo en una fuente viable de papel a
menos de la mitad del costo del papel de pulpa de árbol. La nueva maquinaria
cosechadora, junto a la máquina de Schlichten, bajó el tiempo de procesamiento del
cáñamo de entre 200 y 300 horas-hombre a sólo unas cuantas horas. Veinte años
después, el avance tecnológico y la construcción de nuevas vías de acceso aumentaron
aun más el valor del cáñamo. Desgraciadamente, para entonces la oposición había
acumulado fuerzas y actuó velozmente para suprimir el cultivo de cáñamo.
Un Plan para Salvar Los Bosques
Algunas cepas de plantas de cannabis alcanzan normalmente alturas comparables a las
de los árboles, de 6 metros o más en una temporada de crecimiento.
El nuevo proceso para hacer papel usaba trozos de material leñoso de cáñamo -77 por
ciento del peso del tallo de cáñamo- que era entonces un subproducto desperdiciado del
proceso de pelado de la fibra.
En 1916, el Boletín No. 404 del Dpto. de Agricultura de Estados Unidos informó que un
acre de cáñamo cannabis, en rotación anual durante un período de 20 años, produciría
tanta pulpa para papel como 4.1 acres de árboles siendo talados durante el mismo
período de 20 años. Este proceso sólo usaría entre 1/7 y 1/4 de los químicos ácidos
contaminantes a base de azufre para disolver la lignina gomosa que une la fibra de la
pulpa, o los obviaría por completo utilizando ceniza de soda. Toda esta lignina debe
disolverse para hacer pulpa. La pulpa de cáñamo es sólo 4 a 10 por ciento lignina,
mientras los árboles son de 18 a 30 por ciento lignina. El problema de la contaminación
de los ríos con dioxina se evita en el proceso de hacer papel de cáñamo, que no necesita
usar lejía (como lo requiere el proceso de fabricación de papel de pulpa de madera),
sustituyéndola por la mucho más segura agua oxigenada en el proceso de blanqueado.
Así, el cáñamo proporciona cuatro veces más pulpa con por lo menos cuatro a siete
veces menos contaminación.
Como hemos visto, el potencial del papel de pulpa de cáñamo dependía de la invención
y adaptación de nuevas máquinas para pelar el cáñamo con tecnología moderna. Esto
también disminuiría la demanda de madera y reduciría el costo de la vivienda a la vez
que ayudaría a re-oxigenar el planeta.1
Por ejemplo: Si el nuevo (1916) proceso para hacer papel de pulpa de cáñamo fuese
empleado legalmente en la actualidad, pronto remplazaría alrededor del 70 por ciento de
todo el papel de pulpa de madera, incluyendo el papel para impresora de computadora,
las cajas de cartón corrugado y las bolsas de papel.
El papel de pulpa hecho de 60-100 por ciento material leñoso de cáñamo es más fuerte y
más flexible que el papel hecho de pulpa de madera. Hacer papel de pulpa de madera
daña el ambiente; la fabricación de papel de cáñamo, no.
(Dewey & Merrill, Boletín #404, Dpto. de Agricultura de EE. UU., 1916; New
Scientist, 1980; Kimberly Clark, producción su gigantesca subsidiaria francesa de papel
de fibra de cáñamo, De Mauduit, 1937 hasta 1984.)
Conservación y Reducción de Fuentes
La reducción de la fuente de contaminación, generalmente por la manufactura con
petroquímicos o sus derivados, es un método de control de desperdicios que reduce
costos, proclamado frecuentemente por los conservacionistas.
Ya sea que la fuente de contaminación sean los CFCs (clorofluorocarbonos) para
refrigeración, los aerosoles, las computadoras, el tritio y el plutonio producidos para uso
militar, o el ácido sulfúrico usado por los fabricantes de papel, la meta es reducir la
fuente de contaminación.
Cuando en el supermercado le piden que escoja entre bolsas de papel y bolsas de
plástico, lo colocan ante un dilema ambiental; papel de árboles que fueron talados, o
plástico fabricado de combustibles fósiles y químicos. Debería permitírsenos escoger
un papel biodegradable, durable de una fuente renovable anual: la planta de cáñamo
cannabis.
Las ventajas ambientales de cosechar cáñamo anualmente –dejando los árboles en la
tierra– para fabricar papel, y para remplazar a los combustibles fósiles como fuente
energética, se han vuelto cruciales en la reducción de fuentes de contaminación.
La Conspiración para Erradicar la Competencia Natural
A mediados de los años 30, cuando las nuevas máquinas mecánicas para pelar fibra de
cáñamo y las máquinas para conservar la pulpa –rica en celulosa– del cáñamo
finalmente fueron perfeccionadas, volviéndose disponibles y accesibles, las enormes
extensiones de bosques y las empresas de la División de Manufactura de Papel de la
Hearst, Kimberly Clark (EE. UU.), St. Regis –y virtualmente todas las demás
madereras, papeleras y grandes empresas periodísticas– iban a perder miles de millones
de dólares y tal vez hasta a quebrar.
Coincidentemente, en 1937, DuPont acababa de patentar procesos para fabricar
plásticos a partir de petróleo y carbón, lo mismo que un nuevo proceso de sulfato∕sulfito
para hacer papel de pulpa de madera. De acuerdo a los propios archivos corporativos de
DuPont y a sus historiadores*, estos procesos respondían a más del 80 por ciento del
conjunto de vagones ferroviarios cargados que la empresa transportó durante los
siguientes 60 años, entrada la década de los 90.
*Investigación y comunicaciones del autor con DuPont, 1985-1996.
Si no se hubiese declarado ilegal al cáñamo, el 80 por ciento de las empresas de DuPont
no se hubiesen materializado jamás y la inmensa mayoría de la contaminación que ha
envenenado los ríos del noroeste y sudeste de Estados Unidos no hubiese ocurrido.
En un mercado abierto, el cáñamo hubiese salvado a la mayoría de las vitales fincas
familiares y probablemente habría elevado su número, a pesar de la Gran Depresión de
los años treinta.
Pero competir contra el papel de cáñamo ambientalmente sano y la tecnología natural
para plásticos hubiese puesto en riesgo los lucrativos esquemas financieros de Hearst,
DuPont y al principal respaldo financiero de DuPont, Andrew Mellon, del Banco
Mellon de Pittsburg.
“Reorganización Social”
Se realizaron una serie de reuniones secretas.
En 1931, Mellon, en su rol de Secretario del Tesoro de Hoover, nombró a su futuro
sobrino político, Harry J. Anslinger, como jefe de la recientemente reorganizada Oficina
Federal de Narcóticos y Drogas Peligrosas (FBNDD), puesto que conservó los
siguientes 31 años.
Estos barones y financistas industriales sabían a mediados de los años 30 que empezaba
a haber disponibilidad de maquinaria para cortar, embalar, descortezar (separar la fibra
del material leñoso rico en celulosa), y procesar el cáñamo para fabricar papel o
plásticos. El cáñamo cannabis tendría que desaparecer.
En el Informe Anual de 1937 de DuPont a sus accionistas, la empresa instaba a
continuar invirtiendo en sus nuevos, aunque lentos en ser aceptados, productos
petroquímicos sintéticos. DuPont estaba anticipando “cambios radicales” del “poder del
gobierno para recaudar fondos… convertido en instrumento para forzar la repentina
aceptación de nuevas ideas de reorganización industrial y social.”*
*(Empresas DuPont, informe anual, 1937; el énfasis es nuestro.)
En La Convicción de la Marihuana (Editorial de la Universidad de Virginia, 1974),
Richard Bonnie y Charles Whitebread II detallaron este proceso:
“Para el otoño de 1936, Herman Oliphant (asesor general del Departamento del Tesoro)
había decidido emplear el poder para recaudar impuestos [del gobierno federal], pero en
un estatuto inspirado en el Acta Nacional de Armas de Fuego y sin ninguna relación con
el Acta Harrison [de narcóticos] de 1914. El mismo Oliphant estaba encargado de
preparar el proyecto de ley. Anslinger instó a su ejército a dirigir su campaña hacia
Washington.
“La principal diferencia entre el esquema tributario de la marihuana y el del Acta
Harrison es la noción del impuesto prohibitivo. Bajo el Acta Harrison, un usuario no
médico no podía legítimamente comprar o poseer narcóticos. Para los disidentes de las
decisiones de la Corte Suprema que sostenían el acta, esto demostraba claramente que el
motivo del Congreso era prohibir una conducta en vez de recaudar fondos. Así en el
Acta Nacional de Armas de Fuego, diseñada para prohibir el tráfico de ametralladoras,
el Congreso “permitía” que cualquiera comprase una ametralladora, pero lo obligaba a
pagar un impuesto de transferencia* de 200 dólares y realizar la adquisición mediante
una orden de compra.
“El Acta de Armas de Fuego, aprobada en junio de 1934, fue la primera acta en
esconder los motivos del Congreso tras un impuesto prohibitivo. La Corte Suprema
sostuvo unánimemente la ley contra las ametralladoras el 29 de marzo de 1937. Sin
duda, Oliphant había estado esperando la decisión de la Corte, y el Departamento del
Tesoro introdujo su proyecto de ley de impuesto a la marihuana dos semanas después, el
14 de abril de 1937.”
Por lo que la decisión de DuPont** de invertir en nuevas tecnologías basada en “forzar
la aceptación de nuevas ideas repentinas para la reorganización industrial y social” tiene
sentido.
* Alrededor de 5,000 dólares actualizados a 1998.
** Es interesante notar que el 29 de abril de 1937, dos semanas después de la
introducción del Acta del Impuesto a la Marihuana, el principal científico de DuPont,
Wallace Hume Carothers, que inventó el nylon para DuPont, el químico orgánico
número uno del mundo, se suicidó tomando cianuro. Carothers murió a los 41 años…
Una Cuestión de Motivo
Los planes de DuPont fueron aludidos durante las audiencias del Senado de 1937 por
Matt Rens, de la Empresa de Cáñamo Rens:
El Sr. Rens: Un impuesto como ese sacaría a todos los pequeños productores del
negocio de cultivar cáñamo, y la proporción de pequeños productores es considerable…
El verdadero propósito de este proyecto de ley no es el de recaudar dinero, ¿o si?
El Senador Brown: Bueno, nos adherimos a la proposición de que si lo es.
El Sr. Rens: Va a costar un millón…
El Senador Brown: Gracias. (El testigo puede retirarse.)
Hearst, su Odio y sus Mentiras Histéricas
La preocupación sobre los efectos del humo del cáñamo ya había propiciado dos
importantes estudios gubernamentales. El gobernador británico de la India publicó el
Informe de la Comisión Hindú de Drogas de Cáñamo de 1893-1894 sobre los
fumadores crónicos de bhang en el subcontinente.
En 1930, el gobierno de Estados Unidos patrocinó el estudio de la Comisión Siler sobre
los efectos de fumar marihuana en los soldados estadounidenses que se encontraban
fuera de servicio en Panamá. Ambos informes concluían que la marihuana no constituía
problema alguno y recomendó que no se aplicasen penas delictivas a su uso.
A comienzos de 1937, el Asistente del Cirujano General de Estados Unidos, Walter
Treadway, le dijo al Subcomité Asesor sobre Cannabis de la Liga de Naciones que
“…puede ser usada durante un período relativamente largo sin derrumbamiento social ni
emocional. La marihuana produce hábito… tal como lo hace… el azúcar o el café.”
Pero otras fuerzas estaban trabajando. La furia de guerra que condujo al conflicto entre
España y Estados Unidos en 1898 fue encendida por William Randolph Hearst,
mediante su cadena nacional de periódicos, y señaló el inicio del “periodismo
amarillo”* como impulso de la política estadounidense.
* El Diccionario de Webster define “periodismo amarillo” como el uso de métodos
sensacionalistas o inescrupulosos baratos en los periódicos y otros medios para atraer
o influenciar a los lectores.
En los años veinte y treinta, los periódicos de Hearst fabricaron a propósito una nueva
amenaza para Estados Unidos y una nueva campaña de periodismo amarillo para
ilegalizar el cáñamo. Por ejemplo, la historia de un accidente automovilístico en el que
se encontró un “cigarrillo de marihuana” dominaba los titulares durante semanas,
mientras que los accidentes automovilísticos relacionados con el alcohol (que superaban
a los accidentes asociados a la marihuana por más de 10,000 a 1) sólo alcanzaban las
páginas posteriores.
Este mismo tema, de que la marihuana conduce a accidentes automovilísticos, fue
estampado en las mentes de los estadounidenses una y otra vez a finales de los años 30,
mostrando titulares relacionando a los accidentes automovilísticos con la marihuana en
películas como “La Locura de Marihuana” y “Marihuana, Asesina de la Juventud”.
Prejuicio a Gritos
A partir de la guerra entre España y Estados Unidos de 1898, el periódico de Hearst
denunció a los españoles, los inmigrantes mejicanos y los latinos.
Luego de la captura de 800,000 acres de madera mejicana de primera pertenecientes a
Hearst por el ejército “marihuanero” de Pancho Villa*, estos estigmas se intensificaron.
*La canción “La Cucaracha” cuenta la historia de una visitadora de los soldados de
Villa que busca “marihuana pa’ fumar”.
Sin descanso durante las siguientes tres décadas, Hearst difundió la imagen del
mejicano ocioso y marihuanero, que sigue siendo uno de los prejuicios estadounidenses
más insidiosos. Simultáneamente libró una campaña similar de difamación racista
contra los chinos, refiriéndose a ellos como “La Amenaza Amarilla”.
Entre 1910 y 1920, los periódicos de Hearst reclamaban que la mayoría de incidentes en
los que se decía que un negro había violado a una mujer blanca estaban asociados
directamente a la cocaína. Esto continuó por diez años hasta que Hearst decidió que no
eran “negros aturdidos por la cocaína” los que violaban a las mujeres blancas; ahora se
trataba de “negros aturdidos por la marihuana” violando mujeres blancas.
El de Hearst y otros tabloides sensacionalistas publicaban titulares histéricos encima de
historias que retrataban a negros y mejicanos como bestias frenéticas que, bajo la
influencia de la marihuana, tocaban música “vudú-satánica” contra los blancos (jazz) y
acumulaban irrespeto y “enviciamiento” sobre la lectoría predominantemente blanca.
Otras ofensas resultantes de esta “ola delincuencial” inducida por las drogas incluían:
pisar la sombra de los blancos, mirar a los blancos directamente a los ojos durante tres
segundos o más, mirar dos veces a una mujer blanca, reírse de una persona blanca, etc.
Por tales “crímenes”, cientos de miles de mejicanos y negros pasaron, en conjunto,
millones de años en cárceles, prisiones y realizando trabajos forzados, bajo leyes
brutales de segregación que permanecieron vigentes en todo Estados Unidos hasta los
años 50 y 60. Hearst, a través de su uso penetrante y repetitivo, machacó la oscura
palabra de la jerga mejicana, “marihuana”, en la conciencia estadounidense de habla
inglesa. Mientras tanto, la palabra “cáñamo” fue descartada y “cannabis”, el nombre
científico, fue ignorado y enterrado.
Aunque la palabra castellana es “cáñamo”, el uso del término coloquial mejicano [del
estado de Sonora] –marihuana, convertido en marijuana en Estados Unidos–
garantizaba que pocos se darían cuenta que los nombres correctos de una de las
medicinas naturales primordiales, “cannabis”, y del principal recurso industrial,
“cáñamo”, habían sido expulsados del idioma.
El Impuesto Prohibitivo a la Marihuana
En las reuniones secretas del Departamento del Tesoro realizadas entre 1935 y 1937, se
esbozaron leyes de impuesto prohibitivo y se trazaron estrategias. La “marihuana” no
fue prohibida de inmediato; la ley demandaba un “impuesto por derecho ocupacional a
los comerciantes, y un impuesto por transferencia al comercio de marihuana”.
Los importadores, fabricantes, vendedores y distribuidores fueron obligados a
registrarse ante el Secretario del Tesoro y a pagar el impuesto ocupacional. Las
transferencias pagaban un impuesto de un dólar la onza; cien dólares la onza si el
comerciante no estaba registrado. El nuevo impuesto doblaba el precio de la “droga en
bruto” legal cannabis, que por entonces se vendía a un dólar la onza.2 Corría el año de
1937. El estado de Nueva York tenía exactamente un oficial de narcóticos.*
* Nueva York tiene actualmente una red de miles de oficiales, agentes, espías e
informantes a sueldo en su unidad de narcóticos; y una capacidad penal 20 veces
mayor que la de 1937, aunque la población del estado sólo se ha duplicado desde
entonces.
Tras la decisión de la Corte Suprema del 29 de marzo de 1937, sosteniendo la
prohibición de las ametralladoras mediante la tributación, Herman Oliphant realizó su
jugada. El 14 de abril de 1937 introdujo el proyecto de ley al Comité de Modos y
Medios de la Cámara en lugar de hacerlo ante algún comité más apropiado, como el de
alimentos y drogas, o el de agricultura, textiles, comercio, etc.
Su razón pudo haber sido que “Modos y Medios” es el único comité que puede enviar
sus proyectos de ley directamente al piso de la Cámara sin estar sujetos a debate por
otros comités. El Presidente del Comité de Modos y Medios, Robert L. Doughton*, un
aliado clave de DuPont, velozmente selló el proyecto de ley secreto del Tesoro y lo
envió volando a través del Congreso al Presidente.
* Colby Jerry, Las Dinastías DuPont, Lyle Stewart, 1984.
“¿Alguien le Consultó a la AMA?”
Sin embargo, aun al interior de las audiencias controladas del Comité, muchos testigos
expertos se pronunciaron en contra de pasar estas inusuales leyes tributarias.
El Dr. William G. Woodward, por ejemplo, quien además de ser médico era abogado de
la Asociación Medica de Estados Unidos (AMA), testificó a nombre de ésta.
Dijo, en efecto, que todo el tramado de testimonios federales era sensacionalismo de
tabloide. No se había escuchado ningún testimonio verdadero. Esta ley, pasada por
ignorancia, podría estarle negando al mundo un medicamento potencial, especialmente
cuando el mundo médico empezaba a determinar los ingredientes activos del cannabis.
Woodward le dijo al comité que la única razón por la que la AMA no se había
pronunciado antes en contra de la ley del impuesto a la marihuana era que la marihuana
había sido descrita en la prensa durante veinte años como la “hierba asesina de Méjico”.
Los médicos de la AMA recién se dieron cuenta “dos días antes” de las audiencias de la
primavera de 1937 que la planta que el Congreso intentaba ilegalizar era conocida
médicamente como cannabis, la sustancia benigna usada en Estados Unidos con
absoluta seguridad para tratar infinidad de dolencias desde hacía más de cien años.
“Aun no podemos entender, Sr. Presidente”, protestó Woodward, “¿Por qué se ha
preparado este proyecto de ley en secreto durante dos años sin el menor aviso, siquiera a
la profesión, de que estaba siendo preparado?” El y la AMA* fueron rápidamente
denunciados por Anslinger y el comité congresal en pleno, y lacónicamente
despachados.3
*La AMA y la Administración Roosevelt eran ardientes antagonistas en 1937.
Cuando el proyecto de ley del Acta del Impuesto a la Marihuana apareció para el
informe oral, discusión y voto en el piso del Congreso, sólo una pregunta pertinente se
alzó desde el piso: “¿Alguien ha consultado esto con la AMA para conocer su opinión?”
El Representante Vinson, contestando por el Comité de Modos y Medios replicó: “Si, lo
hemos hecho. Un tal Dr. Wharton [¿Woodward mal pronunciado?] y {la AMA} están
totalmente de acuerdo.”
Con esta mentira memorable, pasó el proyecto de ley, convirtiéndose en ley en
diciembre de 1937. Fueron creadas las fuerzas policiales federales y estatales, que han
encarcelado a cientos de miles de estadounidenses, añadiéndose a los más de 14
millones de años perdidos en penitenciarías y cárceles –aun contribuyendo a su muerte–
todo para favorecer a industrias venenosas, contaminantes, sindicatos de guardias de
prisión y para reforzar las políticas de odio racial de algunos políticos blancos.
(Mikuriya, Tod, M.C., Escritos Médicos sobre Marihuana, 1972; Sloman, Larry, La
Locura de la Hierba, Grove Press, 1979; Lindsmith, Alfred, El Adicto y la Ley,
Editorial de la U. de Indiana; Bonnie & Whitebread; La Convicción de la Marihuana,
Editorial de la U. de Virginia; Archivos del Congreso de Estados Unidos; et al.)
Otros También se Pronunciaron
Pujando con todas sus fuerzas contra el Acta del Impuesto, estaba también el Instituto
Nacional de Semillas Oleaginosas, representando a los productores de lubricantes de
alta calidad para máquinas, lo mismo que los fabricantes de pinturas. Hablando ante el
Comité de Modos y Medios de la Cámara en 1937, su asesor principal, Ralph Loziers,
testificó elocuentemente sobre el aceite de cañamón que iba a ser, efectivamente,
ilegalizado:
“Respetables autoridades nos dicen que en el Oriente por lo menos 200 millones de
personas usan esta droga; y cuando tomamos en cuenta que durante cientos, si, miles de
años, prácticamente esa cantidad de personas han estado usando esta droga. Es
significativo que en Asia y otros lugares de Oriente, donde la pobreza acecha al
extranjero en cada mano y donde aprovechan todos los recursos vegetales que le ha
dado una naturaleza generosa a esos dominios; es significativo que ninguna de las 200
millones de personas, nunca, desde los albores de la cultura, haya sido descubierta
usando la semilla de esta planta o su aceite como droga.
“Ahora, si hubiesen propiedades o principios deletéreos en la semilla o el aceite, es
razonable suponer que estos orientales, que han estado buscando en su pobreza algo que
pudiese satisfacer su apetito mórbido, lo hubiesen encontrado…
“Con la venia del comité, el cañamón, o la semilla de Cannabis sativa1, es usada en
todas las naciones de Oriente y también en parte de Rusia como alimento. La cultivan
en sus campos y la usan como harina de avena. Millones de personas en Oriente usan el
cañamón todos los días como alimento. Lo han estado haciendo durante muchas
generaciones, especialmente en períodos de hambruna… Lo que estoy tratando de
probar es que este proyecto de ley es demasiado inclusivo. Este proyecto de ley es una
medida que involucra al mundo entero. Este proyecto de ley expone a las actividades –
aplastando a esta gran industria bajo la supervisión de una oficina– lo que puede
significar su supresión. El año pasado, se importaron a Estados Unidos 62’813,000
libras de cañamón. En 1935 se importaron 116 millones de libras…”
Protegiendo Intereses Especiales
Como había aseverado el Dr.Woodward de la AMA, el testimonio del gobierno ante el
Congreso en 1937 había consistido en realidad casi enteramente de artículos
sensacionales y racistas de Hearst y otros periódicos leídos en voz alta por Harry J.
Anslinger*, director de la Oficina Nacional de Narcóticos (FBN). (Esta agencia se ha
convertido desde entonces en la Administración para Hacer Cumplir las [Leyes de]
Drogas [DEA]).
*Harry J. Anslinger fue director de la nueva Oficina Nacional de Narcóticos desde su
estreno en 1931 durante los siguientes 31 años, y sólo fue forzado a retirarse en 1962
por el Presidente John F. Kennedy luego que Anslinger intentara censurar las
publicaciones y a los editores del Profesor Alfred Lindsmith (El Adicto y la Ley,
Washington Post, 1961) y chantajear y acosar a su empleador, la Universidad de
Indiana. Ya en 1934, Anslinger había sido impugnado por hacer comentarios racistas
por un senador de Pennsylvania, Joseph Guffey, por cosas como referirse a “negros
color jengibre” en cartas que fueron circuladas a sus jefes de departamento en papel
membretado de la FBN.
Antes de 1931, Anslinger fue Asistente del Comisionado de Estados Unidos para la
Prohibición. Anslinger, recuerden, fue escogido a dedo para presidir la nueva Oficina
Nacional de Narcóticos por su tío político, Andrew Mellon, Secretario del Tesoro bajo
el Presidente Herbert Hoover. El mismo Andrew Mellon era también dueño y principal
accionista del sexto banco (en 1937) de Estados Unidos, el Banco Mellon de Pittsburg,
uno de los dos únicos banqueros de DuPont*
* DuPont sólo ha solicitado préstamos bancarios dos veces en sus 190 años de historia,
una vez para comprar el control de General Motors en los años veinte. Su negocio
bancario es la proverbial cereza del mundo financiero.
En 1937, Anslinger testificó ante el Congreso diciendo: “La marihuana es la droga que
más violencia ha causado en la historia de la humanidad”.
Esto, junto a las desaforadas declaraciones y creencias racistas de Anslinger, fue
expresado ante el comité congresal dominado por sureños y hoy es una vergüenza leerlo
completo.
Entre otras cosas, Anslinger llevaba un “Expediente Inmundo” extraído casi totalmente
de Hearst y otros tabloides sensacionalistas; por ejemplo, historias de asesinatos a
hachazos en los que se decía que uno de los participantes se había fumado un troncho
cuatro días antes de cometer el crimen.
Anslinger expuso ante el Congreso, como si se tratara de un hecho comprobado, que
alrededor del 50% de los crímenes violentos cometidos en Estados Unidos habían sido
cometidos por españoles, inmigrantes mejicanos, latinoamericanos, filipinos, negros y
griegos, y que estos crímenes podían rastrearse directamente a la marihuana.
(De los propios archivos de Anslinger entregados a la Universidad del Estado de
Pennsylvania, ref.; Asesinatos Li Cata, etc.)
Los estudiosos que minuciosamente han verificado los hechos4, dudan de la veracidad
de todos y cada uno de los “Expedientes Inmundos” sobre marihuana que llevaba
Anslinger en los años 30.
Mentiras que se Auto-Perpetúan
De hecho, las estadísticas del FBI, si Anslinger se hubiera molestado en verificarlas,
demostraban que por lo menos entre el 65 y 75% de los asesinatos cometidos en Estados
Unidos estaban –y siguen estando– asociados al alcohol. Como ejemplo de sus
declaraciones racistas, Anslinger leyó dentro de su testimonio ante el Congreso (sin
objeción) cuentos sobre “gente de color” de grandes labios, que seducían a las mujeres
blancas con jazz y marihuana.
Leyó el caso de dos estudiantes negros de la Universidad de Minnesota haciéndole esto
a una compañera blanca y “resultando en embarazo”. Los congresistas de 1937
quedaron boquiabiertos ante esto y ante el hecho que esta droga aparentemente
provocaba a las mujeres blancas a tocar o aun a mirar a un negro.
Virtualmente nadie en Estados Unidos, aparte de un puñado de empresarios ricos y sus
policías alquilados, sabía que su principal competencia potencial –el cáñamo– estaba
siendo ilegalizada bajo el nombre de “marihuana”.
Así es. Lo más probable es que la marihuana sólo fuera un pretexto para la prohibición
y supresión económica del cáñamo.
Las aguas se enturbiaron más aun con la confusión de la marihuana con “hierba loca”.
La situación no fue aclarada por la prensa, que continuó imprimiendo desinformación
hasta entrados los años 60.
Entrando a los 90, los ataques más extravagantes y ridículos contra la planta de cáñamo
atrajeron la atención de los medios estadounidenses; como el estudio que tanto
publicaron los jornales de salud* en 1989 que aseguraba que los fumadores de
marihuana engordan alrededor de un cuarto de kilo al día. En 1998, ya no querían tocar
el tema.
*American Health (Salud en Estados Unidos), Julio/Agosto de 1989.
Mientras tanto, las discusiones serias sobre los aspectos de salud, libertades civiles y
economía del cáñamo son frecuentemente rechazadas, acusadas de no ser más que una
“excusa para que la gente pueda fumar hierba”. Como si la gente necesitara excusas
para establecer los hechos sobre cualquier asunto.
Hay que conceder que mentirle al público sobre la naturaleza benéfica del cáñamo y
confundirlos con respecto a su relación con la “marihuana” ha sido una táctica muy
exitosa.
Notas a Pie de Página:
1. Dewey & Merrill, Boletín 404, Departamento de Agricultura de EE. UU., 1916;
“Cultivo Multimillonario”, Mecánica Popular, 1938; Índices Agrícolas de EE. UU.,
1916 hasta 1982; Nuevo Científico, 13 de noviembre de 1980.
2. Uelmen & Haddax, El Abuso de Drogas y la Ley, 1974.
3. Bonnie, Richard & Whitebread, Charles, La Convicción de la Marijuana, Editorial de
la Universidad de Virginia, 1974; Testimonio congresal, 1937; et al.
4. Sloman, Larry; La Locura de la Hierba, 1979; Bonnie and Whitebread, La
Convicción de la Marihuana, Editorial de la Universidad de Virginia, 1974.
Fibra Hecha por el Hombre. . .
La Alternativa Tóxica a las Fibras Naturales
El final de los años veinte y la década de los treinta vieron la continua consolidación del
poder en manos de unas cuantas grandes empresas siderúrgicas, petrolíferas y químicas
(municiones). El gobierno federal de Estados Unidos colocó gran parte de la
producción textil para la economía doméstica en manos de su principal fabricante de
municiones, DuPont.
El procesamiento de nitrar celulosa para hacer explosivos es muy similar al proceso de
nitrar celulosa para hacer fibras sintéticas y plásticos. El rayón, la primera fibra
sintética, es simplemente fibra de pólvora estabilizada, o tela nitrada, el explosivo
básico del siglo XIX.
“Los plásticos sintéticos tienen aplicación en la fabricación de una amplia variedad de
artículos, muchos de los cuales en el pasado eran hechos de productos naturales”*,
bramó Lammot DuPont (Mecánica Popular, junio de 1935, p. 805).
“Considere nuestros recursos naturales”, continuó el presidente de DuPont, “El químico
ha ayudado a conservar nuestros recursos naturales desarrollando productos sintéticos
para suplementar o totalmente remplazar a los productos naturales.”
Los científicos de DuPont fueron los principales investigadores en el mundo de los
procesos para nitrar celulosa y fueron de hecho los mayores procesadores de celulosa de
Estados Unidos en esta era.
El artículo de Mecánica Popular de febrero de 1938 afirmaba que “miles de toneladas
de trozos de material leñoso de cáñamo son usados cada año por una gran empresa de
pólvora para manufacturar dinamita y TNT”. La historia demuestra que DuPont había
en gran medida arrinconado el mercado de explosivos comprando y consolidando las
empresas demoledoras menores a fines del siglo XIX. En 1902 ya controlaba alrededor
de dos tercios de la producción industrial.
Era la mayor empresa de pólvora, que abastecía el 40 por ciento de las municiones para
los aliados durante la Primera Guerra Mundial. Como investigadores en celulosa y
fibra, los químicos de DuPont conocían el verdadero valor del cáñamo mejor que nadie.
El valor del cáñamo va mucho más allá de las fibras de lino; aunque reconocidas por el
lino, la lona, redes y cordajes, estas largas fibras son sólo el 20 por ciento del peso del
tallo de cáñamo. El ochenta por ciento del cáñamo es la materia leñosa que contiene 77
por ciento de celulosa, y este era el recurso más abundante y limpio de (fibra de)
celulosa para papel, plásticos y hasta rayón.
La evidencia empírica de este libro demuestra que el gobierno federal –mediante el Acta
Impositiva de la Marihuana de 1937– permitió que este fabricante de municiones
abasteciera a la economía estadounidense de fibras sintéticas sin competencia. La
prueba de esta exitosa conspiración entre intereses corporativos y gubernamentales es
simplemente esta: en 1997 DuPont seguía siendo el mayor fabricante de fibras hechas
por el hombre, mientras que ningún ciudadano estadounidense ha cultivado un solo acre
en más de 60 años (excepto durante el período de la Segunda Guerra Mundial).
Un tonelaje casi ilimitado de fibra natural y celulosa hubiese estado a disposición del
agricultor estadounidense en1937, el año en que DuPont patentó el nylon y el
contaminante proceso de sulfito para hacer papel de pulpa de madera. Todo el valor
potencial del cáñamo se había perdido.
Los plásticos simples de comienzos del siglo XX eran hechos de celulosa nitrada,
relacionada directamente al proceso de fabricación de municiones de DuPont. El
celuloide, el acetato y el rayón fueron los plásticos simples de esa era, y el cáñamo era
bien conocido por los investigadores de la celulosa como el principal recurso a ser
usado por esta nueva industria. A nivel mundial, la mejor provisión de materia prima
para plásticos simples, rayón y papel venía del material leñoso del cáñamo.
Las fibras de nylon fueron desarrolladas entre 1926 y 1937 por el notable químico de [la
Universidad de] Harvard, Wallace Carothers, quien trabajaba con patentes alemanas.
Tales poliamidas son fibras largas basadas en productos naturales observados.
Carothers, a quien DuPont había provisto de una concesión abierta para la
investigación, hizo un estudio integral de las fibras naturales de celulosa. Duplicó las
fibras naturales en sus laboratorios y las poliamidas –fibras largas de un proceso
químico específico– fueron desarrolladas. (Curiosamente, Wallace Carothers se suicidó
una semana después que el Comité de Modos y Medios de la Cámara, en abril de 1937,
tuvo las audiencias sobre cannabis y creó el proyecto de ley que a la larga ilegalizaría el
cáñamo.)
Se empleó la brea de carbón y químicos a base de petróleo, y se patentaron diversos
descubrimientos, fileras y procesos. El nuevo tipo de tela, el nylon, sería controlado de
la etapa de materia prima, como carbón, hasta el producto completado: un producto
químico patentado. La empresa química centralizó la producción y las ganancias de la
nueva fibra “milagrosa”. La introducción del nylon, la introducción de maquinaria de
alto volumen para separar la larga fibra del cáñamo del material leñoso rico en celulosa,
y la ilegalización del cáñamo como “marihuana”, ocurrieron todas simultáneamente.
Las nuevas fibras hechas por el hombre pueden bien ser descritas como material bélico.
La fabricación de fibra se ha convertido en un proceso basado en grandes fábricas,
chimeneas, refrigerantes y químicos peligrosos, en lugar del proceso de pelado de las
abundantes fibras naturalmente disponibles.
Provenientes de una historia de hacer explosivos y municiones, las antiguas “plantas de
teñido químico” hoy producen medias, imitación lino, imitación lona y alfombras
sintéticas. Sus fábricas contaminantes producen imitación cuero, tapicería y superficies
de madera, mientras una importante parte del ciclo natural permanece ilegalizado.
La fibra modelo de la historia del mundo, el cultivo tradicional de Estados Unidos, el
cáñamo, podría abastecer a Estados Unidos de textiles y papel y ser la principal fuente
de celulosa. Las industrias bélicas –DuPont, Allied Chemical, Monsanto, etc.– están
protegidas de la competencia por las leyes sobre marihuana. Están en guerra con el
ciclo natural y el agricultor común.
– Shan Clark
Fuentes:
Enciclopedia de los Textiles, 3ra Edición, por los editores de la revista American
Fabrics and Fashions, William C. Legal, Editor Prentice-Hall, Inc. Englewood Cliffs,
NJ 1980; La Aparición Industrial de Estados Unidos: Factores Estratégicos del
Crecimiento Económico Estadounidense Desde 1870, Universidad Estatal Peter George,
Nueva York; DuPont (una autobiografía corporativa publicada periódicamente por E.I.
DuPont DeNemours y Cía., Inc. Wilmington, Delaware); Manual de Demolición, E.I.
DuPont DeNemours y Cía., Inc., Wilmington, Delaware; Revista Ingeniería Mecánica,
febrero de 1938; Mecánica Popular, febrero de 1938; Jornal de Ciencia Aplicada de
Polímeros, Vol. 47, 1984; Poliamidas, la Química de las Moléculas Largas (autor
desconocido) Patente EE. UU. #2,071,250 (16 de febrero de 1937), W.H. Carothers,
Las Dinastías DuPont, Jerry Colby; La Enciclopedia de los Pueblos Americanos,
Editorial Sponsor, Chicago, 1953.
Capítulo 5
La Prohibición de la Marihuana
Anslinger obtuvo su ley de marihuana. . .
¿Podemos creer en la siempre creciente burocracia de represión/tratamiento de drogas
que se sirve a sí misma, y cuyo avance depende de conseguir cada vez más y más gente
que arrestar y “tratar”?
“Más estadounidenses mueren en prisiones, penitenciarías, cárceles y empalizadas de un
sólo día que los que han muerto a consecuencia de la marihuana a lo largo de la historia.
¿A quién protegen? ¿De qué?” Dr. Fred Oerther, Médico, Portland, Oregon, setiembre
de 1986
Movilizándose para Aplastar a la Oposición
Después que el “Informe LaGuardia sobre Marihuana” de la ciudad de Nueva York
(1938-1944) refutó su argumento, informando que la marihuana no causaba violencia
alguna y citando otros resultados positivos, Harry J. Anslinger, en invectiva tras
invectiva, denunció al Alcalde Fiorello LaGuardia, la Academia de Medicina de Nueva
York y los médicos que realizaron la investigación para el informe.
Anslinger proclamó que estos médicos no volverían a hacer experimentos o
investigación alguna sobre marihuana sin su consentimiento personal, ¡o serían
enviados a la cárcel!
Luego usó todo el poder del gobierno de Estados Unidos, ilegalmente, para detener
prácticamente toda investigación sobre marihuana mientras chantajeaba a la Asociación
Médica Estadounidense (AMA)* para que denunciara a la Academia de Medicina de
Nueva York y sus médicos por la investigación que habían realizado.
*¿Por qué, se preguntarán, estaba la AMA del lado de Anslinger en 1944-45, tras
haber estado en contra del Acta Impositiva de la Marihuana en 1937? La respuesta:
Desde que el FBN de Anslinger era responsable de los procesos contra los médicos que
prescribían drogas narcóticas por lo que él, Anslinger, consideraba razones ilegales,
ellos (el FBN) habían procesado a más de tres mil médicos de la AMA por
prescripciones ilegales durante 1939. En 1939, la AMA hizo las paces con Anslinger
en el tema específico de la marihuana. El resultado: Sólo tres médicos fueron
procesados por drogas ilegales de cualquier tipo entre 1939 y 1949.
Para refutar el informe LaGuardia, la AMA, a pedido personal de Anslinger, condujo un
estudio en 1944-45 que demostraba que 34 soldados negros y uno blanco (como control
estadístico) tras fumar marihuana se volvieron irrespetuosos con los soldados y oficiales
blancos de la milicia segregada.
Esta técnica de sesgar el resultado de un estudio es conocida entre investigadores como
“ciencia de cloaca”.
La Hierba y la Amenaza de la Paz
Sin embargo, de 1948 a 1950, Anslinger dejó de alimentar a la prensa con el cuento de
que la marihuana causaba violencia y empezó a darle “carnada roja”, típico de la era
McCarthy.
Ahora se le decía al atemorizado público estadounidense que ésta era una droga mucho
más peligrosa de lo que se pensaba originalmente. Testificando ante un Congreso
vehementemente anticomunista en 1948 –y en adelante continuamente ante la prensa–
Anslinger proclamó que la marihuana volvía a sus usuarios tan no-violentos, tan
pacíficos –y pacifistas– que los comunistas podrían usar, y usarían, la marihuana para
debilitar la voluntad de lucha en los combatientes estadounidenses.
Este era un giro de 180 grados del pretexto original por el que el cannabis “causante de
violencia” fue ilegalizado en 1937. Impávido, sin embargo, el Congreso votó ahora
para continuar la ley de la marihuana, basada en un razonamiento exactamente opuesto
al que había usado para ilegalizar al cannabis en primer lugar.
Es interesante y hasta absurdo notar que Anslinger y sus mayores defensores –los
congresistas sureños y su mejor amigo senatorial, el Senador Joseph McCarthy* de
Wisconsin– recibieron, de 1948 en adelante, constante cobertura periodística sobre la
“amenaza”.
*De acuerdo al libro autobiográfico de Anslinger, Los Asesinos, y confirmado por exagentes
del FBN, Anslinger había estado abasteciendo ilegalmente de morfina a un
senador estadounidense –Joseph McCarthy– por años. ¿Qué razón da Anslinger en su
libro? Que lo hacía para que los comunistas no pudieran chantajear a este gran
Senador estadounidense por su debilidad: depender de las drogas. (Dean Latimer,
Flores en la Sangre; Harry Anslinger, Los Asesinos.)
Anslinger le dijo al Congreso que los comunistas les venderían marihuana a los
muchachos estadounidenses para minar su voluntad de lucha, para convertir a Estados
Unidos en una nación de zombis pacifistas. Por supuesto que los comunistas de Rusia y
China ridiculizaban esta paranoia estadounidense sobre la marihuana cada vez que
podían, tanto en la prensa como en las Naciones Unidas.
Infelizmente, la idea de hierba y pacifismo recibió tanta prensa sensacional en todo el
mundo los siguientes 20 años que a la larga Rusia, China, y los países comunistas del
bloque oriental (que cultivaban grandes cantidades de cannabis) optaron por ilegalizar la
marihuana temiendo que Estados Unidos la vendiera o usara para volver dóciles y
pacifistas a los soldados comunistas.
Esto era raro, ya que Rusia, Europa oriental y China habían estado cultivando e
ingiriendo cannabis como medicamento, relajante y tónico laboral por cientos y aun
miles de años, sin pensar en leyes de marihuana.
(El Diálogo J.V. de las Selecciones de la Prensa Soviética, oct. 1990, informó sobre el
floreciente negocio ilegal del cáñamo, a pesar de los denodados esfuerzos de las
agencias policiales soviéticas de eliminarlo. “Sólo en Kirghizia, las plantaciones de
cáñamo ocupan unas 3,000 hectáreas”. En otra área, los rusos viajan tres días a “uno
de los lugares más siniestros del desierto de Moiyn-Kumy, para cosechar un cáñamo
especial de alta calidad, resistente a la sequía, conocido localmente como anasha.”)
Un Programa Secreto para Controlar Mentes y Opciones
Mediante un informe divulgado en 1983 bajo el Acta de Libertad de Información, se
descubrió (luego de 40 años de secreto) que Anslinger fue nombrado en 1942 ante un
comité ultra-secreto para crear un “suero de la verdad” para la Oficina de Servicios
Estratégicos (OSS), que se convertiría en la Agencia Central de Espionaje (CIA).
(Rolling Stone, agosto de 1983)
Anslinger y su camarilla de espías escogieron, como primer suero de la verdad de
Estados Unidos, el “aceite de miel”, una forma mucho más pura, casi insípida de aceite
de hachís, para ser administrado en los alimentos a espías, saboteadores, prisioneros
militares y otros por el estilo, para hacer que inadvertidamente “salpiquen la verdad”.
Quince meses después, en 1943, el grupo de Anslinger descontinuó los extractos de
marihuana como primer suero de la verdad de Estados Unidos porque observaron que a
veces no funcionaba.
La gente que estaba siendo interrogada a menudo soltaba una risita o reía histéricamente
ante sus captores, se ponía paranoide, o manifestaba deseos insaciables de comer (¿la
comilona?). Además, el informe anotaba que algunos agentes estadounidenses de la
OSS y otros grupos de interrogadores empezaron a usar ilegalmente el aceite de miel
ellos mismos, y no se lo daban a los espías. En el informe final del grupo de Anslinger
de la OSS sobre la marihuana como suero de la verdad, no se mencionó en absoluto la
violencia producida por la droga. Es más, se indicó lo opuesto. La OSS, y más adelante
la CIA, continuaron la búsqueda y probaron otras drogas como suero de la verdad; la
psilocibina u hongo Amanita muscaria y el LSD, por nombrar algunos.
Durante veinte años, la CIA probó en secreto estos menjunjes en agentes
estadounidenses. Los sujetos, que no sospechaban nada, saltaban de los edificios o
creían haberse vuelto locos.
El gobierno de Estados Unidos finalmente admitió que le hacía esto a su propia gente en
los 70, tras 25 años de negarlo; todo en nombre de la seguridad nacional, por supuesto.
Estas agencias de “seguridad” estadounidenses constantemente amenazaban y hasta
ocasionalmente apresaban a individuos, familias y organizaciones que sugerían que
estas narcotizaciones habían ocurrido.
Faltaban tres décadas para que el Acta de Libertad de Información forzara a la CIA a
admitir sus mentiras mediante su exposición en la televisión en el programa “60
Minutes” de la cadena CBS y otros. Sin embargo, el 16 de abril de 1985 la Corte
Suprema de Estados Unidos sentenció que la CIA no tenía que revelar la identidad de
los individuos ni las instituciones implicados en esta grotesca mascarada.
La corte dijo, en efecto, que la CIA podía decidir qué se podía y qué no se podía revelar
bajo el Acta de Libertad de Información, y que los tribunales no podían denegar la
decisión de la agencia.
Por otro lado, la revocación del Acta de Libertad de Información fue una de las
principales metas de la Administración Reagan/Bush/Quayle.
(Times de Los Angeles, The Oregonian, etc. editoriales 1984; The Oregonian, 21 de
enero de 1985; Lee, Martin & Shlain, Bruce, Sueños Ácidos, Grove Press, NY, 1985.
Inconducta Criminal
Antes de que Anslinger iniciara la amenaza pacifista de los zombis marihuaneros en
1948, públicamente usó el jazz, la violencia y los “expedientes inmundos” durante entre
cinco y siete años más (1943-50) en la prensa, en convenciones, discursos y audiencias
congresales.
Actualmente sabemos que sobre el tema del cáñamo, disfrazado de marihuana,
Anslinger era un policía burocrático mentiroso.
Por más de 60 años los estadounidenses han crecido oyendo y aceptando las
declaraciones de Anslinger sobre la hierba; de la violencia al pacifismo maligno y
finalmente a la influencia corruptora de la música.
Es imposible determinar con certeza si esto tuvo una inspiración económica o racial, o
la de cierta música o algún tipo de histeria sinérgica (combinada). Lo que si sabemos es
que para parte del gobierno de Estados Unidos, por ejemplo, la DEA, la información
diseminada sobre cannabis fue entonces y sigue siendo un engaño calculado.
Como veremos en los siguientes capítulos, el peso de los hechos empíricos e ingentes
cantidades de evidencia corroborativa indican que las anteriores administraciones
Reagan/Bush/Quayle, junto con sus singulares conexiones farmacéuticas (ver “La Venta
Farmacéutica Bush/Quayle/Lilly” a continuación), probablemente han conspirado al
más alto nivel para retener información y desinformar al público, resultando en la
evitable e innecesaria muerte de decenas de miles de estadounidenses.
Y lo hicieron, al parecer, intentando salvar sus propias inversiones –y las de sus
amigos– en las industrias farmacéuticas, energéticas y papeleras; y darle una ventaja
demencial a estas venenosas industrias de sintéticos sobre el cáñamo natural al proteger
los miles de millones de dólares en ganancias anuales que podrían haber perdido si la
planta de cáñamo y la marihuana no estuvieran prohibidas.
Como resultado, millones de estadounidenses han perdido millones de años en la cárcel,
y millones de vidas han sido y continúan siendo arruinadas por lo que comenzó con las
vergonzosas mentiras económicas de Hearst, Anslinger y DuPont, unos viciosos libelos
racistas y un prejuiciado gusto musical.
Notas a Pie de Página:
1. Abel, Ernest, Marihuana, Los Primeros 12,000 Años, Plenum Press, NY, 1980, pp.
73 y 99.
2. Sloman, Larry, Locura de la Hierba, Grove Press, Inc., Nueva York 1979, p. 40.
3. Ibid, pp. 196, 197.
4. Investigación de Dr. Michael Aldrich, Richard Ashley, Michael Horowitz, et al.; La
Enciclopedia de High Times de Drogas Recreativas, p. 138.
La Venta Farmacéutica Bush/Quayle/Lilly
En Estados Unidos, los más abiertos oponentes de la marihuana son nada menos que la
ex-Primera Dama Nancy Reagan (1981-1989) y el Ex-Presidente George Bush (1989-
1993), ex-Director de la CIA bajo Gerald Ford (1975-1977) y anterior director de la
“Fuerza de Trabajo sobre Drogas” del Presidente Reagan (1981-1988).
Tras dejar la CIA en 1977, Bush fue nombrado director de Eli Lilly ante nada menos
que el padre y la familia de Dan Quayle, quienes poseían los intereses de control de la
empresa Lilly y el Indianápolis Star. Más adelante, Dan Quayle actuó de intermediario
entre capos de la droga, traficantes de armas y funcionarios gubernamentales en el
escándalo Irán-Contras.
Toda la familia Bush era accionista de Lilly, Abbott, Bristol y Pfizer, etc. Luego de la
declaración de activos de Bush en 1979, se hizo de dominio público que la familia de
Bush sigue teniendo grandes intereses en Pfizer y cantidades sustanciales de acciones en
las otras compañías farmacéuticas mencionadas.
En realidad, Bush pujó activamente tanto dentro como fuera de la administración como
Vicepresidente en 1981 para permitir que las empresas farmacéuticas descargaran más
sustancias innecesarias, obsoletas o prohibidas en Estados Unidos sobre los confiados
países del Tercer Mundo.
Mientras estuvo de Vicepresidente, Bush siguió actuando ilegalmente en nombre de
empresas farmacéuticas, yendo personalmente al Servicio de Rentas Internas (IRS) por
exoneraciones tributarias especiales para ciertas empresas farmacéuticas (como Lilly)
que tenían fábricas en Puerto Rico. En 1982, la misma Corte Suprema de Estados
Unidos le ordenó personalmente al Vicepresidente Bush que dejara de presionar a favor
de las empresas farmacéuticas ante el IRS.
Lo hizo; pero ellas (las farmacéuticas) aun recibieron una exoneración tributaria
adicional del 23% para sus empresas en Puerto Rico, que preparan estas drogas
prohibidas en Estados Unidos para ser vendidas en los países del Tercer Mundo.
(Declaraciones Financieras; informe tributario Bush 1979; “Bush Intentó Imponer un
Cambio en las Reglas Tributarias Pero Luego lo Retiró” New York Times, 19 de mayo
de 1982; archivos corporativos varios; Declaración jurada del Instituto Crístico “La
Penca”; Informe Anual de Lilly, 1979.)
Capítulo 6
El Cuerpo de Literatura Médica sobre los Medicamentos de Cannabis
Nuestra autoridad en este asunto es el “Cuerpo de Literatura”, comenzando con la
antigua materia medicae; la farmacopea china e hindú y las tabletas cuneiformes del
cercano oriente, y continuando hasta el siglo veinte, incluyendo el renacimiento
estadounidense de los estudios sobre cannabis de 1966 a 1976; unos 10,000 estudios
separados sobre los medicamentos y efectos de la planta de cáñamo. Los compendios
integrales de estos trabajos son designados como las fuentes principales de este capítulo
médico, lo mismo que las entrevistas sostenidas con muchos investigadores.
Atención de Salud Herbal al Alcance de la Mano
Por más de 3,500 años, cannabis/cáñamo/marihuana ha sido, dependiendo de la cultura
o nación, la planta más usada o una de las más ampliamente usadas para medicamentos.
Esto incluye: China, India, el Medio y Cercano Oriente, África, y Europa antes del
Catolicismo Romano (anterior a 476 d.C.).
El Dr. Raphael Mechoulam, la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes
sobre Marihuana (NORML), y las revistas High Times y Omni (Setiembre de 1982)
indican que si la marihuana fuese legal, remplazaría inmediatamente del 10 al 20% de
los medicamentos farmacéuticos que se prescriben (basándose en una investigación a lo
largo de 1976). Y probablemente, estima Mechoulam, del 40 al 50% de todos los
medicamentos, incluyendo los patentados, podrían contener algún extracto de la planta
de cannabis de ser plenamente investigados.
(Léase la investigación auspiciada por el gobierno de Estados Unidos como fue
delineada por Cohen & Stillman, El Potencial Terapéutico de la Mariahuana, 1976;
Roffman, Roger, La Marihuana como Medicina, 1980; Mikuriya, Tod, Doctor en
Medicina, Escritos Médicos sobre Marihuana, 1972; Además, los trabajos de los
Doctores Norman Zinberg, Andrew Weil y Lester Grinspoon; y los informes la
Comisión Presidencial del Gobierno de Estados Unidos [Comisión Shafer] de 1972;
Dr. Raphael Mechoulam, Tel Aviv/Jerusalem Univ. 1964-97; monografía de W.B.
O’Shaugnessey, 1839; y los estudios jamaiquinos de largo plazo I y II, 1968-74;
estudios costarricenses a lo largo de 1982; estudios cópticos de Estados Unidos, 1981;
estudios militares de Estados Unidos desde los años 50 y 60).
Superestrella del Siglo XIX
La Marihuana fue el analgésico número uno de Estados Unidos durante 60 años antes
del redescubrimiento de la aspirina alrededor de 1900. De 1842 a 1900 el cannabis
representaba la mitad de los medicamentos vendidos, prácticamente sin temor por su
acción psicoactiva.
El informe de 1839 sobre los usos del cannabis por el Dr. W.B. O’Shaugnessy, uno de
los más respetados miembros de la Real Academia Británica de Ciencias, fue tan
importante para la medicina occidental de mediados del siglo XIX como los
descubrimientos de los antibióticos (como la penicilina y la terramicina) lo fueron para
la medicina de mediados del siglo XX.
Es más, el Comité sobre Cannabis Indica de la Sociedad Médica del Estado de Ohio
concluyó que: “Los altos comentaristas [académicos] bíblicos” creen “que la hiel y
vinagre, o vino mirrado, que le ofrecieron a Jesús justo antes de su crucifixión era con
toda probabilidad una preparación de cáñamo de la India”.
(Transcripciones, 15a reunión anual de la Sociedad Médica del Estado de Ohio, 12-14
de junio de 1860, pp. 75-100.)
De 1850 a 1937, la farmacopea estadounidense registraba al cannabis como
medicamento principal para más de 100 males o enfermedades distintos.
En todo este período (antes de 1000 a.C. a 1940 y pico d.C.), los investigadores,
médicos y fabricantes de drogas (Eli Lilly, Parke-Davis, Squibb, etc.) no conocían los
ingredientes activos del cannabis hasta que el Dr. Mechoulam descubrió el THC en
1964.
Investigación del Siglo XX
Como está delineado en los capítulos anteriores, La Asociación Médica Estadounidense
(AMA) y las empresas farmacéuticas testificaron contra el Acta Impositiva de la
Marihuana de 1937 porque se sabía que el cannabis tenía mucho potencial medicinal y
que nunca había ocasionado ninguna adicción observable ni la muerte por sobredosis.
Existía la posibilidad, argüían, que una vez que se aislaran los ingredientes activos del
cannabis (como el THC Delta-9) y se establecieran las dosificaciones adecuadas, el
cannabis podría convertirse en una droga milagrosa.
Pasarían veintinueve años, sin embargo, para que los científicos estadounidenses
empezaran siquiera a considerar los medicamentos de cannabis otra vez.
El THC Delta-9 fue aislado por el Dr. Raphael Mechoulam en la Universidad de Tel
Aviv en 1964. Su trabajo confirmó el del Profesor Taylor de la Universidad de
Princeton, quien había liderado la investigación e identificación de los precursores
naturales del THC Delta-9 en los años 30. Kahn, Adams y Loewe también trabajaron
con la estructura de los ingredientes activos del cannabis en 1944.
Desde 1964, más de 400 compuestos distintos del cannabis han sido aislados de más de
mil compuestos estimados. Por lo menos 60 de los compuestos aislados son
terapéuticos. Estados Unidos, sin embargo, prohibió este tipo de investigación
mediante la burocrática autoridad de Harry Anslinger hasta 1962, cuando fue obligado a
retirarse. (Revista Ovni, setiembre de 1982)
Creciente Aceptación
Para 1966, millones de jóvenes estadounidenses habían empezado a usar marihuana.
Preocupados padres y gobierno, queriendo saber los riesgos que corrían sus hijos,
empezaron a subvencionar docenas y luego cientos de estudios clínicos sobre la
marihuana.
Atrincherados en las mentes de la vieja generación había 30 años de los cuentos de
terror de Anslinger/Hearst sobre asesinatos, atrocidades, violaciones, e incluso
pacifismo zombi.
Los resultados de las investigaciones auspiciadas federalmente empezaron a calmar los
temores de los estadounidenses de que el cannabis causase violencia o pacifismo zombi,
y cientos de nuevos estudios sugerían que oculto en el interior de la química de la planta
de cáñamo había un repertorio medicinal de increíble potencial terapéutico. El gobierno
estadounidense subvencionó cada vez más estudios.
Pronto, legiones de investigadores estadounidenses tuvieron indicadores positivos con
el uso del cannabis en anorexia, tumores y epilepsia, lo mismo que como antibiótico de
uso general. Los hallazgos cumulativos mostraban evidencia de la ocurrencia de
resultados favorables en casos de la enfermedad de Parkinson, anorexia, esclerosis
múltiple y distrofia muscular, además de cientos de historias anecdóticas, que
ameritaban subsiguientes estudios clínicos.
Antes de 1976, los informes sobre efectos positivos y nuevas indicaciones terapéuticas
para el cannabis eran una ocurrencia casi semanal en los jornales médicos y la prensa
estadounidense.
Conferencia Nacional Alabó el Potencial de la Terapia con Cannabis
En noviembre de 1975, casi todos los principales investigadores estadounidenses que
estudiaban la marihuana se reunieron en el Centro de Conferencias de Asilomar, en
Pacific Grove, California. Los seminarios estaban auspiciados por el Instituto Nacional
sobre el Abuso de Drogas (NIDA) para analizar un compendio de estudios desde sus
primeros hasta sus más recientes hallazgos.
Cuando terminaron los seminarios, prácticamente todos los científicos concluyeron que
el gobierno federal, con la sólida evidencia recabada hasta entonces sobre el potencial
terapéutico de la marihuana, se apresuraría en invertir ingresos tributarios para
continuar la investigación.
Sentían que los contribuyentes debían ser informados de que existían razones legítimas
en el campo de la salud pública para continuar la investigación en gran escala sobre la
medicina y terapias del cannabis. Todos los participantes, al parecer, creyeron esto.
Muchos de ellos (como Mechoulam) pensaban que el cannabis sería uno de los
principales medicamentos del mundo para mediados de los 80. En marzo de 1997,
Mechoulam, en un discurso en la Bio-Fach de Frankfort, Alemania, seguía pensando
que el cannabis es el mejor medicamento integral del mundo.
Se Prohíbe la Investigación sobre Marihuana
Sin embargo, en 1976, cuando la investigación multidisciplinaria sobre marihuana
tendría que estar entrando en sus estudios de segunda, tercera y cuarta generación (ver
Potencial Terapéutico de la Marihuana y expedientes federales sobre NORML), una
política “sorpresa” del gobierno de Estados Unidos prohibió nuevamente toda
investigación federal prometedora sobre los efectos terapéuticos de la marihuana.
Esta vez, la prohibición de la investigación fue lograda cuando algunas empresas
farmacéuticas estadounidenses solicitaron exitosamente al gobierno federal que se les
permitiese financiar y juzgar el 100% de la investigación.
Los diez años previos de investigación habían indicado una tremenda promesa para los
usos terapéuticos del cannabis natural, y este potencial fue reservadamente depositado
en manos corporativas; no para beneficio del público, sino para acallar la información
médica.
Este plan, a petición de los fabricantes de drogas, daría tiempo a las empresas
farmacéuticas privadas para producir sintéticos patentables de las moléculas de cannabis
sin costo para el gobierno federal, y la promesa de no tener efectos psicoactivos.
En 1976, la Administración Ford, NIDA y la DEA dijeron efectivamente que a ninguna
investigación independiente (léase: universidad) estadounidense ni programa federal de
salud se le permitiría volver a investigar los derivados naturales de cannabis para
medicamentos. Este acuerdo fue celebrado sin ninguna salvaguarda que garantice la
integridad de las empresas farmacéuticas; se les permitió regularse a sí mismas.
A las corporaciones farmacéuticas privadas se les permitió hacer alguna investigación
“sin efecto psicoactivo”, pero se trataría sólo de investigación de THC Delta-9, y de
ninguno de los otros 400 isómeros potencialmente terapéuticos del cannabis.
¿Por qué conspiraron las empresas farmacéuticas para apoderarse de la investigación
sobre marihuana? Porque la investigación del gobierno estadounidense (1966-1976)
había indicado o confirmado mediante cientos de estudios que aun el cannabis “natural”
crudo era el “mejor y más seguro medicamento de elección” para muchos problemas
serios de salud.
1988: Juez de la DEA Establece que el Cannabis tiene Valor Medicinal
El conservador juez administrativo de la misma DEA, Francis Young, tras recibir
testimonio médico durante 15 días y revisar cientos de documentos de la DEA/NIDA
posicionados en contra de la evidencia presentada por los activistas por la reforma de la
marihuana, concluyó en setiembre de 1988 que la “marihuana es una de las sustancias
terapéuticamente activas más seguras que el hombre conoce.”
Pero a pesar de la preponderancia de la evidencia, el entonces director de la DEA, John
Lawn, ordenó el 30 de diciembre de 1989 que el cannabis continúe registrado como
narcótico de la Lista I, sin uso medicinal conocido. Su sucesor, Robert Bonner, que fue
nombrado por Bush y mantenido en el cargo por Clinton, fue aun más draconiano en su
enfoque del cáñamo/marihuana como medicamento. El siguiente administrador de la
DEA de Clinton, Thomas Constantine (nombrado en 1993), sostuvo políticas mucho
peores que las de Bonner.
Entonces. . . si todo esto se conoce desde 1975, ¿qué está esperando el gobierno [de
Estados Unidos]?
Protegiendo las Ganancias de las Empresas Farmacéuticas
NORML, High Times, y Omni (setiembre de 1982) indican que Eli Lilly, Laboratorios
Abbott, Pfizer, Smith, Kline & French, y otros perderían cientos y hasta miles de
millones de dólares al año, y que perderían miles de millones más en los países del
Tercer Mundo si la marihuana fuese legal en Estados Unidos.*
* Recordemos, en 1976, el último año de la Administración Ford, estas empresas
farmacéuticas, mediante su propia persistencia (específicamente presionando
intensamente) consiguieron que el gobierno federal cesara toda investigación positiva
sobre marihuana medicinal.
Poniendo al Gato de Despensero de la Atención de Salud
Las empresas farmacéuticas se apoderaron de toda la investigación y el financiamiento
sobre análogos de THC, CBD, CBN, etc. sintéticos, prometiendo “sin efectos
psicoactivos” antes de consentir los productos en el mercado. Eli Lilly introdujo la
Nabilona y más adelante el Marinol, primos segundos sintéticos del THC Delta-9, y
prometieron grandes resultados al gobierno.
La revista Omni declaró en 1982 que después de nueve años la Nabilona seguía
considerándose inútil comparada con los verdaderos moños de cannabis, ricos en THC,
cultivados en casa; y que el Marinol funcionaba tan bien como la marihuana sólo en el
13% de los pacientes.
La mayoría de usuarios de marihuana está de acuerdo en que no les gustan los efectos
de la Nabilona ni del Marinol de Lilly. ¿Por qué? Porque se requiere de tres o cuatro
veces más efecto psicoactivo con Marinol para aprovechar, a veces, los mismos
beneficios que fumando buenos moños de cannabis.
Omni también declaró en 1982 (y sigue siendo cierto en el 2004) que luego de decenas
de millones de dólares y de nueve años de investigación sobre sintéticos medicinales de
la marihuana, “estas empresas farmacéuticas tienen un éxito total”, aunque el cannabis
orgánico crudo es un “medicamento superior” que funciona muy bien naturalmente en
muchas dolencias distintas.
Omni también sugirió que las empresas farmacéuticas soliciten al gobierno
estadounidense que consienta “extractos de droga en bruto” en el mercado para
fomentar de verdad la salud pública. El gobierno y las empresas farmacéuticas no han
respondido a la fecha. O más bien, han respondido ignorando el asunto. Sin embargo,
las administraciones Reagan/Bush/Clinton se negaron tajantemente a consentir la
continuación de la investigación real (universitaria) sobre cannabis, excepto bajo
estudios farmacéuticos de sintéticos.
Omni sugiere, y NORML y High Times concurren, que la razón por la que las empresas
farmacéuticas y Reagan/Bush/Clinton sólo querían legalizar el THC sintético es que la
sencilla extracción de los cientos de ingredientes de la droga en bruto del cannabis no
requiere de las patentes de las empresas farmacéuticas, que generan provechosas
ganancias monopólicas.
Socavando la Competencia de los Medicamentos Naturales
Eli Lilly, Pfizer y otras empresas podrían perder por lo menos un tercio de la totalidad
de su muy rentable monopolio de patentes sobre drogas tales como el Darvon, Tuinal,
Seconal y Prozac (lo mismo que otros medicamentos patentados que van desde los
ungüentos musculares a las pomadas para quemaduras, y miles de otros productos) por
una planta que cualquiera puede cultivar: el cáñamo cannabis. ¿No es curioso que las
empresas farmacéuticas estadounidenses y los grupos de farmacéuticos* proporcionen
casi la mitad de las subvenciones para las 4,000 organizaciones del tipo de “Familias
Contra la Marihuana” en Estados Unidos? La otra mitad la proporcionan Action (una
agencia federal de VISA) y las empresas tabacaleras como Philip Morris y fabricantes
de licores y cerveza como Anheuser Busch, Coors, etc., o –como “servicio público”– las
agencias de publicidad que los representan.
* Farmacéuticos Contra el Abuso de Drogas, etc.
Envenenando al Tercer Mundo
El diario más importante de Colombia, El Tiempo (de Bogotá), reportó en 1983 que
estas mismas empresas farmacéuticas estadounidenses –en su cruzada contra la
marihuana– son culpables de una práctica conocida como “dumping de productos”, en
la que “venden en los mercados ‘sobre-el-mostrador’ de Colombia, Méjico, Panamá,
Chile, El Salvador, Honduras y Nicaragua, más de 150 drogas peligrosas ilegales.” Este
informe no ha sido disputado por el gobierno de Estados Unidos ni por las empresas
farmacéuticas y esta práctica ha continuado.
La venta o uso en Estados Unidos –y sus contrapartes de Europa– de algunas de estas
drogas ha sido prohibida por la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) porque
está demostrado que causan malnutrición, deformidades y cáncer. Sin embargo son
vendidas sobre el mostrador a confiados clientes [que no entienden inglés].
La Organización Mundial de la Salud respalda esta historia con un estimado
conservador: dicen que unas 500,000 personas son envenenadas cada año en los países
del Tercer Mundo por artículos (drogas, pesticidas, etc.), vendidos por empresas
estadounidenses, cuya venta está prohibida en Estados Unidos.*
* Revista Mother Jones, 1979, “Círculo Sin Romper”, junio de 1989; El Progresivo,
abril de 1991, et al.
Destruyendo el Registro Público
Deben haberse hecho unos 10,000 estudios sobre el cannabis, 4,000 en Estados Unidos,
y sólo alrededor de una docena han demostrado algún resultado negativo, y estos nunca
han sido repetidos. La Administración Reagan/Bush lanzó una “tentativa” blanda en
setiembre de 1983 para que todas las universidades e investigadores estadounidenses
destruyeran todo su trabajo de investigación sobre cannabis de 1966-76, incluyendo los
compendios de las bibliotecas.
Científicos y médicos ridiculizaron tanto esta censura sin precedentes que dichos planes
fueron desechados. . . por el momento.
Sin embargo, sabemos que grandes cantidades de información han desaparecido desde
entonces, incluyendo la copia original de la película pro-marihuana “Cáñamo para la
Victoria” del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA). Peor aun, toda
mención a la película fue retirada del registro oficial desde 1958, y ha tenido que ser
meticulosamente reestablecida como parte de los archivos nacionales de Estados Unidos
Muchas copias de archivo y recursos del Boletín 404 del USDA han desaparecido.
¿Cuántos otros invalorables documentos históricos como estos se habrán perdido ya?
A fines de 1995 y comienzos de 1996, Dennis Peron, fundador del Club de
Compradores de Cannabis de San Francisco, les dio a los votantes de California la
Proposición 215, una iniciativa a nivel estatal para legalizar el cannabis como
medicamento. La iniciativa por la marihuana legal recabó 750,000 firmas, consiguió su
sometimiento al voto en California y fue admitida con el 56% de los votos en
noviembre de 1996. En 1998, cientos de miles de californianos cultivaban marihuana
médica legalmente. No obstante, el gobierno federal, en clara oposición al mandato
popular, ha encontrado formas de acosar y clausurar la mayoría de clubes de
compradores/cultivadores de cannabis, incluyendo el de Peron.
Es interesante notar que, en 1996, más electores en California votaron por la marihuana
médica de los que votaron por [el Presidente] Bill Clinton.
En agosto de 1997, casi un año después de la admisión de la Proposición 215 con el
voto mayoritario, una encuesta del Los Angeles Times reveló que más del 67% de los
californianos votarían esta vez a favor de ella; un incremento del 11% en el primer año.
Noventa y seis por ciento (casi 25,000) de las personas que respondían a una encuesta
de CNN por Internet dijeron, en marzo de 1998, que ellos “apoyan el uso de marihuana
con fines medicinales.” En cambio, sólo el 4% de los encuestados (menos de mil
votantes en total) dijeron que se oponían a que pacientes graves usaran marihuana.
Entre los californianos que se benefician con la nueva ley de marihuana medicinal se
incluyen oficiales de la policía, fiscales y alcaldes. Algunas de las mismas personas que
antes arrestaban y procesaban a ciudadanos por marihuana, medicinal o no, ahora la
usan ellos mismos o sus familias en cantidades crecientes.
A su entrada a Estados Unidos, regresando de Canadá, en marzo de 1998, el residente
californiano Kareem Abdul-Jabbar, el jugador profesional de básquetbol con mayor
cantidad de anotaciones de la historia, fue arrestado por posesión de una pequeña
cantidad de marihuana. Pagó una multa de 500 dólares a la Aduana de Estados Unidos
y le explicó a la prensa que, como ciudadano californiano, tenía la recomendación de un
médico para usar marihuana medicinal.
Entre los miles de actores, músicos y escritores californianos que usan legalmente
marihuana medicinal se encontraba el afamado autor Peter McWilliams, que sufría de
SIDA y de cáncer. El decía que “si no fuera por los vendedores ilegales de hierba
(antes de la Proposición 215), no hubiese habido marihuana y hoy yo no estaría vivo.
La marihuana calma la náusea y hace que pueda tragar los alimentos y las pastillas que
tengo que tomar para combatir mi enfermedad. Que se joda el gobierno federal. Úsenla
si la necesitan”.
Un Rap Injusto para el Cáñamo
Luego de 20 años de estudio, el Panel Asesor de Investigación (RAP) de California se
separó en 1989 de la oficina del Fiscal General, para quien trabaja, y reclamó la
relegalización del cannabis.
“No tiene sentido continuar sin modificar, y mucho menos intensificar, las políticas y
leyes que tan flagrantemente han fracasado en su afán de controlar los daños
individuales y sociales asociados al uso de drogas”, resumió el Vicepresidente, Dr.
Frederick Meyers, en una carta difundida con las recomendaciones del grupo luego que
el fiscal general acallase el informe y los miembros del panel eligieran publicarlo por
cuenta propia.
Esto constituía un vuelco total en la larga historia de RAP reprimiendo el uso medicinal.
El impacto a largo plazo de este cambio está aun por verse.
El Presidente Edward P. O’Brien, hijo, nombrado por el Fiscal General, quien disentía
de las conclusiones del panel, había dominado este grupo durante años, controlando
rígidamente cuanta investigación podía realizarse, y limitando tales aplicaciones al
control de la náusea y los vómitos que resultan de la quimioterapia del cáncer.
Bajo O’Brien, el panel sistemáticamente ignoraba su mandato para ofrecer acceso
medicinal compasivo al cannabis. Toda solicitud para usar cannabis, incluyendo el
control del dolor, desórdenes neurológicos espásticos, etc., ha sido rechazada. El
cannabis solía ser el tratamiento de elección para el dolor de cabeza vascular o migraña.
(Osler, 1916; O’Shaugnessey, 1839)
El cannabis tiene la característica singular de afectar la circulación vascular de la
cubierta del cerebro, la meninge. Los ojos enrojecidos del usuario de marihuana son un
reflejo de esta acción.
A diferencia de otras drogas, sin embargo, el cannabis no tiene efectos aparentes sobre
el sistema vascular en general, excepto una ligera aceleración del corazón durante el
inicio de los efectos de la droga.
RAP ha desalentado el uso del cannabis fumado en favor de las cápsulas de THC Delta-
9 sintéticas, a pesar de los resultados comparativamente favorables del cannabis en
bruto que han sido reportados a la Administración de Alimentos y Drogas.
Esto ha sido patentemente disfrazado en sus informes a la legislatura y su testimonio en
el caso de NORML versus la DEA. Además estas ayuda-memorias que comparan
favorablemente la marihuana fumada con el THC oral han sido enterradas en los
apéndices de sus informes; disponibles en sólo cuatro lugares de todo el estado de
California.
El 30 de setiembre de 1989, el programa de marihuana medicinal expiró en silencio,
pues según la opinión del plantel no se había tratado suficientes personas como para
justificar su extensión. (Dr. Tod Mikuriya, Berkeley, California, 1990).
Capítulo 7
Uso Terapéutico del Cannabis
Existen más de 60 compuestos terapéuticos en el cannabis que son agentes curativos en
tratamientos médicos y herbales. El principal es el THC, y la efectividad de la terapia
es directamente proporcional a la potencia de la hierba o la concentración de THC. Los
informes de la DEA sobre la creciente potencia de la marihuana representan, por lo
tanto, un importante avance médico; increíblemente, el gobierno de Estados Unidos usa
las mismas cifras para solicitar mayores presupuestos y penas más severas.
El 5 de noviembre de 1996, 56% de los ciudadanos de California votaron a favor del
Acta del Uso Compasivo en California (iniciativa por la marihuana medicinal) dando
fin a los empeños del estado por evitar que la marihuana sea usada como medicina por
los ciudadanos de California.
Los ciudadanos de Arizona, en noviembre de 1996, también aprobaron, por un margen
aun mayor –65%– una iniciativa para la desclasificación de las drogas que incluía a la
marihuana medicinal, con el respaldo de, entre otros, el difunto Senador estadounidense
Barry Goldwater.
El gobernador y la legislatura de Arizona, ejercitando su capacidad de anular por veto
sus leyes de iniciativa estatal por primera vez en 90 años, aplastaron esta iniciativa
popular aprobada por el pueblo. Los ciudadanos de Arizona respondieron airadamente
volviendo a recolectar más de 150,000 firmas en un periodo de referendo de 90 días y
rápidamente devolvieron la iniciativa por la marihuana medicinal al voto para
noviembre de 1998.
Lo que sigue explica cómo se beneficiará la gente cuando la libertad de elección de
médicos y pacientes sea nuevamente respetada.
Advertencia:
El autor, los científicos responsables y los médicos recomiendan:
Existen efectos colaterales indeseados en el cannabis como en cualquier droga. Puede
haber reacciones negativas. Un pequeño porcentaje de personas tienen reacciones
negativas o alérgicas a la marihuana. Los pacientes cardíacos podrían presentar
problemas, aunque el cannabis generalmente alivia el estrés, dilata las arterias, y en
general baja la presión sistólica. Un pequeño porcentaje de personas presenta ritmos
cardíacos especialmente elevados y ansiedad con el cannabis. Estas personas no deben
usarlo. Algunos pacientes con asma bronquial se benefician con el cannabis; sin
embargo, para otros puede constituir un irritante adicional.
Para la inmensa mayoría de la gente, el cannabis ha demostrado tener literalmente
cientos de usos terapéuticos. Entre ellos:
ASMA
Más de 15 millones de estadounidenses están afectados por el asma. Fumar cannabis (la
“droga en bruto”, como la llamaba la AMA) sería benéfico para el 80% de ellos y
añadiría 30-60 millones de años-persona al acumulado de vida extendida de los
asmáticos actuales más que los medicamentos tóxicos legales como la Teofilina que se
les prescribe a los niños. “Es sabido que una pitada de marihuana detiene un ataque
intenso de asma”. (Comunicación personal con el Dr. Donald Tashkin, 12 de diciembre
de 1989 y 1 de diciembre de 1997). El uso de cannabis por asmáticos data de hace
miles de años en la literatura. Los doctores estadounidenses del siglo XIX escribieron
informes apasionados en documentos médicos que harían que todos los asmáticos del
mundo “bendigan” el cáñamo de la India (cannabis) toda su vida. Actualmente, de los
16 millones de estadounidenses que padecen de asma, sólo los californianos, con
recomendación médica, pueden cultivar y usar medicamentos de cannabis, a pesar de
ser normalmente el tratamiento más efectivo para el asma.
(Tashkin, Dr. Donald, UCLA Estudios Pulmonares (de marihuana fumada), 1969-97;
Ibid., estudios sobre asma, 1969-76; Cohen, Sidney & Stillman, Potencial Terapéutico
de la Marihuana, 1976; Tasas Actuariales de Seguros de Vida; Disminución de la
expectativa de vida y asma infantil, 1983.)
GLAUCOMA
El catorce por ciento de los casos de ceguera en Estados Unidos es por glaucoma, una
pérdida progresiva se la vista. Fumar cannabis beneficiaría al 90% de las 2.5 millones
de víctimas del glaucoma, pues es dos a tres veces más efectivo que los medicamentos
actuales para reducir la presión ocular. El uso de cannabis no tiene efectos tóxicos
colaterales en el hígado ni en los riñones; tampoco existe peligro de los ocasionales
síndromes de muerte súbita asociados al uso de drogas/gotas farmacéuticas legales para
el glaucoma. Muchos oculistas de California, a lo largo de los 70, 80 y 90,
recomendaron discretamente a sus pacientes usar marihuana “callejera” además de (o
para mitigar) sus tóxicos medicamentos legales para el glaucoma. Desde noviembre de
1996, los médicos de California pueden recomendar, aconsejar o tácitamente aprobar el
uso de cannabis por sus pacientes con glaucoma, quienes pueden entonces cultivar y
fumar su propia marihuana, o pueden ir a los pocos Clubes de Compradores de
Cannabis que quedan y adquirir marihuana medicinal. (Harvard; Hepler & Frank, 1971,
UCLA; Colegio Médico de Georgia; Escuela de Medicina de la U. de Carolina del
Norte, 1975; Cohen & Stillman, Potencial Terapéutico de la Marihuana, UCLA, 1976;
Instituto Nacional del Ojo; Archivos de Bob Randolph/Elvy Musika, 1975, 1998.)
TUMORES
Un tumor es una masa de tejido hinchado. Los Investigadores del Colegio Médico de
Virginia descubrieron que el cannabis es una hierba increíblemente exitosa para reducir
muchos tipos de tumores, tanto benignos como malignos (cancerosos). La DEA y otras
agencias federales habían ordenado que se realizaran estos estudios sobre tumores
después de oír informes erróneos sobre posibles problemas inmunológicos asociados
con fumar cannabis. Pero en 1975, en lugar de problemas de salud, aparentemente
ocurrió un gran avance médico y se registraron exitosas reducciones de tumores. Luego
de este hallazgo extraordinariamente positivo del Colegio Médico de Virginia, la DEA y
el Instituto Nacional de Salud ordenaron que se dejara de subvencionar toda
investigación e informe posterior sobre la relación cannabis/tumores. Millones de
estadounidenses que podrían estar vivos hoy están muertos por culpa de estas y otras
órdenes de la DEA con relación a la marihuana. Desde 1996, el Colegio Médico de
Virginia ha vuelto a aplicar a patrocinios para la investigación del cannabis, que han
sido rechazadas por la DEA.
ALIVIO DE LA NÁUSEA (por ejemplo, SIDA, TERAPIA
ANTICANCERÍGENA, MAREOS)
Aunque se sabe que es extremadamente dañina para el sistema inmunológico, los
facultativos aseguran que la quimioterapia beneficia a los pacientes con cáncer y SIDA.
Pero ella tiene además otros serios efectos colaterales, incluyendo la náusea. “La
marihuana es el mejor agente para controlar la náusea de la quimioterapia contra el
cáncer”, según el Dr. Thomas Ungerleider, responsable del programa de investigación
de Marihuana contra el Cáncer en California de 1979 a 1984. Esto también es cierto
para el SIDA y hasta para el malestar estomacal común del mareo de tierra. Las drogas
farmacéuticas para el control de la náusea vienen en pastillas que a menudo el paciente
vomita ni bien las tragó. Ya que el cannabis puede ser ingerido en forma de humo,
permanece en el sistema y sigue actuando aun si los vómitos continúan. A lo largo de
los diez años de la ley de Marihuana Medicinal Compasiva, George Deukmejian, tanto
en su rol de fiscal general como en el de gobernador, sin consideración por los pacientes
cancerosos afligidos o moribundos, hizo que les fuera casi imposible adquirir cannabis.
El Gobernador de California Pete Wilson estaba siguiendo sus pasos hasta que se
admitió la iniciativa por la marihuana medicinal en noviembre de 1996.
EPILEPSIA, ESCLEROSIS MÚLTIPLE, DOLOR DE ESPALDA, ESPASMOS
MUSCULARES
El cannabis es benéfico para el 60% de los epilépticos. Es definitivamente el mejor
tratamiento para muchos, aunque no todos los tipos de epilepsia, y para los traumas
mentales de las víctimas después del ataque. El extracto de cannabis es más efectivo
que la Dilantina (un antiepiléptico de prescripción común, pero que tiene serios efectos
colaterales). Noticias del Mundo Médico relató en 1971 que: “la marihuana… es
probablemente el más potente antiepiléptico conocido por la medicina actual”. (Dr. Tod
H. Mikuriya, Escritos sobre la Marihuana Medicinal, 1839-1972, p. xxii). Los ataques
epilépticos de los usuarios de cannabis son de menor intensidad que los ataques más
peligrosos experimentados por usuarios de farmacéuticos. Similarmente, fumar
cannabis ha demostrado ser una gran fuente de alivio en la esclerosis múltiple, que
afecta el sistema nervioso y se caracteriza por la debilidad muscular, temblores, etc.
Aparte de la adictiva morfina, el cannabis, fumado o aplicado como cubierta de sábanas
mojadas o cataplasma herbal, es también el mejor relajante muscular, medicina para
espasmos de espalda y medicación antiespasmódica en general del planeta. En
setiembre de 1993, en el Condado de Santa Cruz, California, unos alguaciles volvieron
a arrestar a la epiléptica Valerie Corral y confiscaron las cinco plantas de marihuana
que estaba cultivando como medicina aunque el 77% de los ciudadanos de Santa Cruz
votaron en noviembre de 1992 para instruir a los encargados locales de hacer cumplir
las leyes que no procesen a los usuarios de marihuana medicinal. Los cargos contra
Corral habían sido levantados anteriormente en marzo de 1993 porque ella era la
primera persona en California en cumplir con los seis puntos necesarios para defender
su necesidad médica. En 1997, Valerie, quien administra un club de uso compasivo, fue
elegida Ciudadana del Año en Santa Cruz (Cohen & Stillman, Potencial Terapéutico
de la Marihuana, 1976; Consultar la Farmacopea de Estados Unidos anterior a 1937;
Mikuriya, Dr. Tod H., Escritos Médicos sobre Marihuana, 1839-1972.)
DESINFECTANTES ANTIBIÓTICOS DE CBD
Las plantas de cáñamo jóvenes sin moños proporcionan extractos de CBDs (ácidos
canabidiólicos). Existen muchos usos antibióticos de los canabidiolos, incluyendo el
tratamiento de la gonorrea. Un estudio de 1990 en Florida señaló su uso en el
tratamiento del herpes. El lado ácido del tetrahidrocanabinol, los canabidiolos, se
producen en relación inversa a la cantidad de THC de la planta y es por tanto más
aceptable para los prohibicionistas porque “no tiene efectos psicoactivos”. Para
prácticamente cualquier enfermedad o infección que se puede tratar con terramicina, los
derivados del cannabis funcionaron mejor en los estudios checoeslovacos de 1952 a
1955. En 1977, los checos seguían publicando informes de cultivos agrícolas sobre
técnicas para cultivar cáñamo rico en canabidiolos. (Ver también Cohen & Stillman,
Potencial Terapéutico de la Marihuana; Mikuriya, Dr. Tod H., Escritos Médicos sobre
Marihuana; Roffman, La Marihuana como Medicina, 1982; compendios de Cultivos
Agrícolas Internacionales.)
ARTRITIS, HERPES, FIBROSIS CÍSTICA Y REUMATISMO
El cannabis es un analgésico tópico.2 Hasta 1937, prácticamente todos los emplastos de
maíz, los sinapismos, ungüentos musculares, y cataplasmas para la fibrosis estaban
hechos de extractos de cannabis o con ellos. A lo largo de América del Sur, hasta los
años 60 el reumatismo era tratado con hojas y/o moños de cáñamo calentados en agua o
alcohol y colocados sobre las articulaciones adoloridas. Es más, esta forma de medicina
herbal se sigue usando mucho en áreas rurales de Méjico, Centro- y Sudamérica, y los
latinos de California, para aliviar los dolores del reumatismo y la artritis. El contacto
directo con THC mató al virus del herpes en un estudio de investigación de la
Universidad de Florida del Sur (Tampa), realizado por el Dr. Gerald Lancz, quien
advierte que “fumar marihuana no cura el herpes”. Sin embargo informes anecdóticos
señalan un secado y curación más rápidos de la erupción tras la aplicación tópica de
“moños potentes” empapados en alcohol de frotación y machucados hasta convertirse
en una pasta.
LIMPIADOR PULMONAR Y EXPECTORANTE
El cannabis es el mejor expectorante natural para limpiar los pulmones humanos del
smog, el polvo y la flema asociada al uso de tabaco. El humo de la marihuana dilata
eficazmente las vías aéreas de los pulmones, los bronquios, abriéndolos para dejar
entrar más oxígeno a los pulmones. También es el mejor dilatador natural de los
pequeños conductos pulmonares, los tubos bronquiales; lo que hace del cannabis el
mejor dilatador bronquial en general para el 80% de la población (el 20% restante a
veces tiene reacciones negativas menores). (Ver la sección sobre asma –una
enfermedad que cierra los conductos bronquiales en espasmos– los estudios de Tashkin
de la UCLA, 1969-97; los estudios costarricenses de Estados Unidos, 1980-82; estudios
jamaiquinos, 1969-74, 1976). La evidencia estadística –demostrada consistentemente
como anomalías en poblaciones semejantes– señala que las personas que fuman
cigarrillos de tabaco por lo general estarán mejor y tendrán una mayor expectativa de
vida si además fuman cannabis moderadamente. (Estudios jamaiquinos y
costarricenses). Millones de estadounidenses han dejado o evitado fumar productos de
tabaco a favor del cannabis, lo que no son buenas noticias para el poderoso “lobby” del
tabaco, el Senador Jesse Helms y su entorno. Una cláusula anticuada de comienzos del
siglo XX en las leyes de tabaco estadounidenses autoriza la inclusión de 400 a 6,000
aditivos químicos. Desde entonces se desconocen los aditivos que contiene el cigarrillo
de tabaco promedio, y el público de Estados Unidos no tiene derecho a saber cuales son.
Muchos corredores y maratonistas sienten que el uso de cannabis les limpia los
pulmones, permitiéndoles una mejor resistencia. La evidencia señala que el uso de
cannabis probablemente aumente la vida de estos usuarios ilegales estadounidenses de
marihuana alrededor de uno a dos años; aunque puedan perder sus derechos,
propiedades, hijos, licencias estatales, etc., por el simple hecho de usar la más segura de
las sustancias: cannabis.
SUEÑO Y RELAJACIÓN
El cannabis disminuye la presión sanguínea, dilata las arterias y reduce la temperatura
corporal medio grado en promedio, aliviando así el estrés. Los fumadores vespertinos
de marihuana refieren en general tener un sueño más reparador. El uso de cannabis
permite a la mayoría de las personas un descanso más completo con una cantidad mayor
de “tiempo alfa” durante el sueño en comparación con los sedantes patentados de
prescripción que inducen al sueño. Las pastillas para dormir de prescripción (las
llamadas drogas “legales, seguras y eficaces”) son frecuentemente sólo análogos
sintetizados de plantas verdaderamente peligrosas como la mandrágora, el beleño y la
belladona. Hasta 1991, los médicos, farmacéuticos y empresas farmacéuticas
rechazaban una nueva legislación para restringir estos compuestos tan frecuentemente
abusados. (Los Angeles Times, 2 de abril de 1991). A diferencia del Valium, el
cannabis no potencia los efectos del alcohol. Se calcula que el cannabis podría
remplazar más del 50% del Valium, Librium, Thoracina, Stelacina, otras “–cinas” y la
mayoría de las pastillas para dormir. Es inconcebible que, en las últimas dos décadas,
decenas de miles de padres hayan entregado a sus hijos, de entre 11 y 17 años, para ser
tratados con dosis masivas de “–cinas” para que dejen la hierba, a instancia de grupos de
padres, la PDFA, los federales y administradores y médicos de centros privados de
rehabilitación de drogas federalmente aprobados de alta rentabilidad. Con frecuencia,
las “–cinas” si funcionan para que estos jóvenes dejen de consumir hierba. También
hacen que dejen de querer a su perro; y uno de cada cuatro niños tiene la posibilidad de
sufrir de temblores incontrolables por el resto de su vida.* Pero por lo menos no tienen
efectos psicoactivos.
*Los Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos en Atlanta revelaron
en noviembre de 1983 que 20-40% de usuarios de “–cinas” han desarrollado o
desarrollarán temblores. Estas neurotoxinas de prescripción están químicamente
relacionadas con el pesticida y gas nervioso de uso bélico, Sarin. Cientos de centros de
rehabilitación de drogas privados y sus conductores continúan con esta política y ante
los medios, muchas veces citando informes desacreditados de NIDA o la DEA (ver
Capítulo 6, bajándose del pedestal); porque ganan sumas astronómicas vendiendo su
inútil o destructivo “tratamiento contra la marihuana” para niños. Después de todo, una
recaída sólo significa volver a usar marihuana después de una cantidad de riñas con
alguna “autoridad”. Esto es un intento de controlar las conciencias y de destruir la libre
voluntad individual.
POTENCIAL TERAPÉUTICO CONTRA EL ENFISEMA
La investigación médica señala que fumar cannabis medidamente podría ser útil para la
mayoría de víctimas de enfisema moderado. Mejoraría la calidad de vida de millones
de afectados y extendería su tiempo de vida. El gobierno de Estados Unidos y la DEA
(desde 1976) afirman que el efecto psicoactivo colateral no es aceptable, sin importar
los años o vidas que salve; aunque unos 90 millones de estadounidenses hayan probado
marihuana y 25 a 30 millones sigan fumándola como distracción, o usándola de manera
responsable como una forma de automedicación diaria, sin que haya habido jamás una
sola muerte por sobredosis. Todas las investigaciones sobre los efectos de la
transferencia de oxígeno a la sangre causados por el cannabis señalan que los dolores de
pecho (pulmonares), dolores en las extremidades, respiración superficial y dolores de
cabeza que podamos padecer en los días de mucho smog se alivian usualmente fumando
cannabis a lo largo del día. El Dr. Donald Tashkin, científico principal de la
investigación pulmonar sobre marihuana del gobierno de Estados Unidos, nos manifestó
en diciembre de 1989*, y nuevamente en diciembre de 1997, que no se puede contraer
enfisema ni tampoco potenciarlo fumando cannabis.
*Ver la Investigación Pulmonar sobre Marihuana de Tashkin, UCLA, 1969-1997.
Desde 1981, este autor ha tomado parte personalmente en estos estudios y ha
entrevistado continuamente a Tashkin sobre las indicaciones médicas del cannabis; la
última entrevista personal fue en diciembre de 1997.
ALIVIO DEL ESTRÉS Y LA MIGRAÑA
Sobre todo, es lo mejor contra el asesino número uno del mundo: el estrés. Puede
reducir o remplazar con tranquilidad al Valium, Librium, alcohol y hasta al Prozac, para
millones de estadounidenses. Si bien la intoxicación del cannabis varía con la tendencia
psicológica y la posición social, “la respuesta más común es un estado calmado,
moderadamente eufórico en el que el tiempo parece transcurrir más lentamente y se
acentúa la sensibilidad visual, auditiva y táctil”. En contraste con la acción segura,
terapéutica de la marihuana, el abuso de benzodiacepina (Valium) es el problema
número uno de abuso de drogas del país, y es responsable de más admisiones a las salas
de emergencias en Estados Unidos que los problemas relacionados con la cocaína o las
admisiones relacionadas con la morfina y la heroína combinadas.* Mientras que el
tabaco constriñe las arterias, el cannabis las dilata. Dado que la migraña es el resultado
de espasmos arteriales combinados con la relajación desmedida de las venas, los
cambios vasculares que ocasiona el cannabis en la cubierta del cerebro (las meninges)
por lo general hacen desaparecer la migraña. La evidencia del cambio vascular
ocasionado por el cannabis puede verse en el enrojecimiento de los ojos del usuario, que
son una extensión del cerebro. Sin embargo, a diferencia de la mayoría de las demás
drogas, el cannabis no parece tener efecto en el sistema vascular por lo común, excepto
el de acelerar ligeramente el ritmo cardíaco durante el inicio de la acción psicoactiva (o
“vuelo”).
PARA INCREMENTAR EL APETITO
Los usuarios de marihuana a menudo (pero no siempre) experimentan “la comilona”, un
deseo estimulado de comer, lo que actualmente convierte al cannabis en el mejor
remedio del planeta para la anorexia. Cientos de miles de estadounidenses en edad
avanzada, salas de convalecencia o situaciones hospitalarias sufren de anorexia. La
mayoría podrían ser ayudados con el cannabis, pero a estos estadounidenses se les está
negando una vida saludable por las políticas gubernamentales dictadas por la policía del
gobierno. Este efecto también puede extender la vida de los pacientes con SIDA y
cáncer pancreático (comer o morir). Sin embargo, la DEA y el gobierno de Estados
Unidos evitaron cualquier investigación o uso de cannabis en la terapia del cáncer
pancreático desde 1976. Han permitido efectivamente que decenas de miles de
personas mueran al año, negándoles el derecho de vivir vidas por lo demás sanas y
productivas.
PARA REDUCIR LA SALIVA
Fumar marihuana puede ayudar a secar la boca para el dentista. Esta es la mejor manera
de secar la saliva de la boca de manera no-tóxica mediante lo que se conoce entre
fumadores como el efecto de “boca de algodón”. Según la Junta Canadiense de
Odontología, en estudios realizados en la década de los 70, el cannabis podría remplazar
a los compuestos altamente tóxicos de Probathina producidos por Searle & Cía. Esto
también indicaría que el cannabis podría ayudar en el tratamiento de úlceras pépticas.
ADEMÁS. . .
SIDA, DEPRESIÓN Y CIENTOS DE OTROS USOS MÉDICOS PRIMARIOS
Un efecto bien conocido del THC es elevar el espíritu, o hacerlo a uno “volar”. Los
usuarios de Jamaica alaban los beneficios de la ganya para la meditación, concentración
el cultivo del conocimiento interior y la promoción de un estado de bienestar y autoafirmación.
5 Este tipo de rectificación de actitud, junto con un apetito más sano y un
mejor descanso, frecuentemente representan la diferencia entre sentir que uno se está
“muriendo de” SIDA o cáncer y sentir que uno está “viviendo con” SIDA o cáncer. El
cannabis también alivia dolores moderados y algunos fuertes y ayuda a las personas
mayores que viven con achaques y dolores como la artritis, el insomnio y males
debilitantes, a disfrutar de la vida con mayor dignidad y confort. Según la leyenda, y la
evidencia médica lo señala, el cannabis es el mejor tratamiento integral para la
demencia, la senilidad, y tal vez la enfermedad de Alzheimer, para “adquirir” memoria
de largo plazo, y cientos de otros beneficios. Las estadísticas de Estados Unidos de los
años 70 señalaban que la expectativa de vida aumenta entre ocho y 24 años si uno
sustituye su ingesta diaria de tabaco y alcohol por el uso diario de cannabis. Toda
nueva investigación está prohibida, por supuesto.
RIESGOS ACEPTABLES
Cada comisión de Estados Unidos o juez federal que ha estudiado la evidencia admite
que el cannabis es una de las drogas más seguras que se conocen. Con todos sus usos
terapéuticos, sólo tiene un efecto colateral que ha sido exagerado como inquietud: el
“vuelo”. La DEA dice que no es aceptable, así que el cannabis sigue siendo totalmente
ilegal, despreciando absolutamente tanto a médicos como a pacientes. Todos los días
confiamos en los médicos para que determinen si los riesgos asociados a drogas
terapéuticas, aunque potencialmente peligrosas, son aceptables para sus pacientes. Pero
a los médicos no se les permite prescribir la hierba que en 1988 el Juez Federal Francis
Young llamó “una de las más seguras sustancias terapéuticamente activas que conoce el
hombre”. No les pedimos a los médicos que luchen contra el crimen. La policía, los
procuradores y los guardias de las prisiones no tienen por qué decidir qué terapias
herbales puede usar la gente para tratar sus problemas personales de salud.
Notas a Pie de Página:
1. Cohen & Stillman, Potencial Terapéutico de la Marihuana, UCLA, 1976; entrevista
personal en Washington, D.C. (1982) con investigadores del Colegio Médico de
Virginia.
2. Cohen & Stillman, Potencial Terapéutico de la Marihuana, UCLA, 1976; Mikuriya,
Dr. Tod H., Escritos Médicos sobre Marihuana, 1839-1972, Medi-Comp Press,
Oakland, CA, 1973.
3. El Efecto Antibiótico de Cannabis Indica, 1952-53-55. El Efecto Antibacterial de
Cannabis Indica, 1955, de Escritos Médicos sobre Marihuana; Cohen & Stillman,
Potencial Terapéutico de la Marihuana, UCLA, 1976.
4. Carta sobre la Salud Mental del Colegio Médico de Harvard, Vol. 4, No. 5,
noviembre de 1987.
5. Ruben, Vera & Comitas, Lambros, Ganya en Jamaica, Un Estudio Médico
Antropológico del Uso Crónico de la Marihuana, Mouton & Co., La Haya y París,
Anchor Books, U.S.A., 1976.
6. Deteniendo al Valium, Grupo de Investigación en Salud del Ciudadano Público, 2000
P St. NW, Washington, DC.
NUTRICIÓN USANDO CAÑAMÓN
Las semillas de cannabis contienen todos los aminoácidos y ácidos grasos esenciales
necesarios para mantener una vida sana. Ninguna otra fuente vegetal proporciona
proteína completa de forma tan fácilmente digerible, ni contiene los aceites esenciales
para la vida en una proporción tan perfecta para la salud y vitalidad humana.
El cañamón es la de mayor contenido de ácidos grasos esenciales del reino vegetal. El
aceite de cañamón está entre los de más bajo contenido de grasas saturadas, con 8% del
volumen total de aceite. El aceite obtenido al prensar el cañamón contiene 55% de
ácido linoleico (LA) y 25% de ácido linolénico (LNA). Sólo el aceite de lino contiene
más ácido linolénico, con 58%, pero el aceite de cañamón es el de más alto contenido
total de ácidos grasos esenciales, con el 80% del volumen total del aceite.
“Estos ácidos grasos esenciales son los responsables de nuestra respuesta inmunológica.
En la madre patria [Inglaterra] los campesinos comían mantequilla de cáñamo. Eran
más resistentes a la enfermedad que la nobleza”. Las clases altas no comían cáñamo
porque los pobres lo comían. (R. Hamilton, ED.D., Ph.D. Investigador Médico-
Bioquímico Emérito de la UCLA.)
El LA y el LNA están involucrados en producir energía vital a partir de los alimentos y
del movimiento de dicha energía por todo el organismo.
Los ácidos grasos esenciales gobiernan el crecimiento, la vitalidad y el estado de ánimo.
El LA y el LNA están involucrados en la transferencia del oxígeno del aire del interior
de los pulmones a cada célula del organismo. Tienen la función de sujetar el oxígeno a
la membrana celular, donde actúa como barrera contra virus y bacterias invasores,
ninguno de los cuales prospera en presencia del oxígeno.
La forma encorvada de los ácidos grasos esenciales hace que no puedan disolverse entre
sí. Son resbalosos y no obstruyen las arterias como las grasas saturadas pegajosas de
apariencia recta y los ácidos trans-grasos de los aceites de cocina y margarinas que están
hechos sometiendo aceites no-polisaturados como el LA y el LNA a altas temperaturas
durante el proceso de refinación.
El LA y el LNA poseen una carga ligeramente negativa y tienden a formar capas
superficiales muy finas. Esta propiedad se conoce como actividad superficial, y
proporciona la fuerza de arrastrar sustancias como las toxinas a la superficie de la piel,
tracto intestinal, riñones y pulmones, de donde pueden ser retirados. Su misma
sensibilidad hace que se descompongan rápidamente en compuestos tóxicos cuando son
refinados con mucho calor o un almacenaje inadecuado los expone a la luz o al aire.
La naturaleza les proporciona una cáscara dura a las semillas, que brinda protección
segura contra la descomposición a los aceites y vitaminas vitales que contiene.
Es un contenedor perfecto y perfectamente comestible. El cañamón puede molerse,
obteniéndose una pasta similar a la mantequilla de maní, sólo que de un sabor más
delicado. Udo Erasmus, doctorado en nutrición manifiesta que: “La mantequilla de
cáñamo se lleva de encuentro a la mantequilla de maní en valor nutritivo”. Las semillas
molidas pueden hornearse, haciendo pan, tortas y otros. El cañamón es un potente
agregado para las barras de granola.
Los pioneros en los campos de la bioquímica y la nutrición humana piensan actualmente
que la enfermedad cardiovascular (ECV) y la mayoría de los cánceres son en realidad
enfermedades de degeneración grasa producidas por el exceso continuo en el consumo
de grasas saturadas y aceites vegetales refinados que convierten los ácidos grasos
esenciales en asesinos carcinogénicos. Uno de cada dos estadounidenses morirá de los
efectos de la ECV. Uno de cada cuatro estadounidenses morirá de cáncer. Los
investigadores piensan que los cánceres se presentan cuando la respuesta del sistema
inmunológico está debilitada. Y más estadounidenses están sucumbiendo a las
enfermedades de deficiencia inmunológica que nunca antes. Actualmente se llevan a
cabo estudios prometedores usando los aceites esenciales para apoyar los sistemas
inmunológicos de pacientes con el virus VIH.
La proteína completa del cañamón brinda al organismo todos los aminoácidos que
requiere para mantener la salud, y proporciona los tipos y cantidades de aminoácidos
que necesita el organismo para producir albúmina y globulinas humanas en suero como
los anticuerpos de gammaglobulina que refuerzan la inmunidad.
La habilidad del organismo para resistir y recuperarse de enfermedades depende de la
velocidad con que logre producir considerables cantidades de anticuerpos para detener
el ataque inicial. Si el material que inicia la proteína de globulina no abunda, el
contingente de anticuerpos podría ser insuficiente para prevenir que se manifiesten los
síntomas de la enfermedad.
La mejor manera de asegurar que el organismo tenga suficiente cantidad de material de
aminoácidos para producir las globulinas es comer alimentos ricos en proteínas de
globulina. La proteína de el cañamón es 65% edestina de globulina con cantidades de
albúmina (presentes en todas las semillas) para que su proteína de fácil digestión esté
pronto disponible en una forma bastante similar a la hallada en el plasma sanguíneo.
El cañamón fue usado para tratar las deficiencias nutricionales ocasionadas por la
tuberculosis, una enfermedad grave que bloquea la nutrición y hace que el organismo se
consuma de a pocos. (Estudio Nutricional Tubercular de Checoeslovaquia, 1955).
La energía de la vida está en toda la semilla. ¡Los alimentos de cañamón tienen rico
sabor!
Nos brindan suficientes aminoácidos esenciales y ácidos grasos esenciales para edificar
cuerpos y sistemas inmunológicos fuertes, y mantener la salud y la vitalidad. Por favor
copie. Extraído de Nutrición con Cañamón, por Lynn Osburn. Producido por Access
Unlimited, Casilla Postal 1900, Frazier Park, California 93225.
Capítulo 8
Cañamón de Cannabis como Alimento Mundial Básico
En 1937, Ralph Loziers, asesor general del Instituto Nacional de Productos de Semillas
Oleaginosas [de Estados Unidos], le dijo al comité Congresal que estudiaba la
prohibición de la marihuana que “el cañamón… es usado en todas las naciones orientales
y también en parte de Rusia como alimento. Lo cultivan en sus campos y lo usan como
harina de avena. Millones de personas usan cada día cañamón como alimento en el
oriente. Han venido haciendo esto por muchas generaciones, especialmente en períodos
de hambruna”. Han pasado más de 65 años. Hoy sabemos que el cañamón es la fuente
más rica en –los vitales– ácidos grasos esenciales del reino vegetal, y bien podría ser la
cura del cáncer y las enfermedades cardíacas.
El Cañamón: La Mejor Fuente de Alimentos de la Humanidad
De los 3 millones y pico de plantas comestibles que crecen sobre la Tierra, ninguna otra
fuente vegetal puede compararse al valor nutritivo del cañamón. Tanto la proteína
integral como los aceites esenciales contenidos en el cañamón se encuentran en
proporciones ideales para la nutrición humana. Sólo los frijoles de soya contienen un
porcentaje mayor de proteína. Sin embargo, la composición de la proteína en el
cañamón es singular en el reino vegetal. Sesenta y cinco por ciento del contenido
proteico del cañamón se encuentra en la forma de edestina de globulina.1 (La palabra
edestina proviene del griego “edestos”, que significa comestible.)
El altísimo contenido de edestina del cañamón en combinación con la albúmina, otra
proteína globular que contienen todas las semillas, significa que la proteína de pronta
disponibilidad del cañamón contiene todos los aminoácidos esenciales en proporciones
ideales para asegurar que el organismo cuente con los bloques de construcción
necesarios para producir proteínas como las inmunoglobulinas; anticuerpos cuya
función es la de evitar las infecciones antes de que aparezcan los síntomas de la
enfermedad.2
La proteína de semilla de cannabis permite que cualquier organismo, aunque tenga
tuberculosis o casi cualquier otra dolencia que obstaculice la nutrición, obtenga el
máximo sustento.*
* Cohen & Stillman, Potencial Terapéutico de la Marihuana, Plenum Press, NY, 1976;
Estudio Nutricional Tuberculoso Checo, 1955.
Más importante aun para edificar un sistema inmunológico fuerte, el cañamón es la
mayor fuente del reino vegetal de ácidos grasos esenciales. Estos aceites esenciales,
ácidos linoleico y linolénico, son responsables de la brillantez de la piel, el pelo, los
ojos, y hasta de los procesos mentales. Lubrican (limpian) las arterias y son vitales para
el sistema inmunológico.
Estos ácidos grasos esenciales fueron usados por la Dra. Joanna Budwig (nominada al
Premio Nóbel de la Paz todos los años desde 1979) para tratar con éxito a pacientes con
cáncer “terminal”, lo mismo que a quienes padecían de enfermedades cardiovasculares,
atrofia glandular, cálculos biliares, degeneración renal, acné, piel seca, problemas
menstruales y deficiencias inmunológicas.
Ésta, lo mismo que otras investigaciones, impulsaron al Dr. William Eidelman de la
Universidad de California en Los Angeles (UCLA) y al Dr. R. Lee Hamilton, Ed.D.,
Ph.D., Investigador Médico-Bioquímico Emérito de la UCLA, a pronunciarse a nombre
de “los poderes vitalizantes” del cáñamo cannabis. Afirman que: “Estos aceites
esenciales favorecen al sistema inmunológico y protegen contra los virus y otros ultrajes
contra el sistema inmunológico. Se están realizando estudios usando los aceites
esenciales para apoyar los sistemas inmunológicos de personas con el virus VIH. Hasta
ahora han sido sumamente prometedores.”
“¿Cuál es la fuente más rica en estos aceites esenciales? Sí, adivinaron, las semillas de
la planta de cáñamo cannabis. Las insensatas prohibiciones contra la planta más valiosa
de la Tierra, el cáñamo cannabis, deben ceder ante la demanda popular. La promesa de
máxima salud y la posibilidad de alimentar al mundo la tenemos en las yemas de los
dedos.” (29 de diciembre de 1991 y julio de 1997).
Los extractos de cañamón, como los frijoles de soya, pueden condimentarse para que
sepan a pollo, bistec, o cerdo, y pueden usarse para hacer requesón tipo tofu y
margarina, a menor costo que el fríjol de soya. Hacer germinar cualquier semilla
mejora su valor nutritivo y el cáñamo puede ser germinado y usado como cualquier otro
retoño de semilla para ensaladas o en comidas.
Los cañamones germinados producen leche, como los frijoles de soya. Alan Brady de
Santa Cruz, California y Abba Das de Colorado usan esta leche para preparar unos
deliciosos y nutritivos helados de muchos sabores que bajan los niveles de colesterol.
El cañamón es molido y usado como harina, o cocinado, endulzado y combinado con
leche para producir un nutritivo cereal para el desayuno, como la avena o la crema de
trigo. Este tipo de potaje es conocido como atole. (Como la fibra, los cañamones no
tienen efectos psicoactivos.)
“El cáñamo es la [semilla para aves] favorita por su nutritivo contenido aceitoso.”
(Margaret McKenny, Aves en el Jardín, Reynal & Hitchcock, NY, 1939). Por increíble
que parezca, cuando se cultiva cáñamo cannabis para semilla, la mitad del peso de la
planta hembra madura, cosechada, es semilla.
Los pescadores ingleses y europeos que pescan con esparavel (red redonda) en lagos de
agua dulce y ríos me contaron por primera vez en 1955 que el cañamón ha sido siempre
la carnada preferida en Europa. Los peces se aglomeran de todos lados, disputándose
las semillas, y quedan atrapados. Ninguno de los pescadores con quienes conversé
sabía que las semillas de cáñamo y la marihuana eran la misma cosa. Así que el
cañamón es el favorito de los peces y de la mayoría de las aves.
El subproducto de prensar cañamón para obtener su nutritivo aceite vegetal es una torta
de semilla rica en proteínas. La torta de cañamón fue uno de los principales alimentos
para animales hasta el siglo XX.* El cañamón puede proporcionar una dieta casi
completa para todos los animales domésticos (perros, gatos), muchos animales de granja
y aves de corral, permitiéndole a los animales un máximo engorde por menos de la
mitad del costo de los alimentos actuales. Y sin necesidad alguna de esteroides para el
crecimiento artificial u otras drogas que actualmente envenenan a la humanidad y la
cadena alimenticia.
¿No es extraño –y como para enfurecerse– que el alimento número uno de todos los
tiempos para la mayoría de aves, peces, caballos, humanos, y vida en general, sea ilegal
de obtener en forma natural y saludable en los Estados Unidos de América, por orden de
la nazista DEA y, mediante ella, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos?
* Índice Agrícola de Estados Unidos; Frazier, Jack, Los Agricultores de Marihuana,
Editorial Solar Age, Nueva Orleans, Louisiana, 1972. Grasas que Curan, Grasas que
Matan; Udo, Erasmus, 1996.
El Espectro de la Hambruna Mundial
Por sí mismo, el uso difundido de proteína alimenticia de cañamón podría salvar a
muchos de los niños que actualmente mueren de inanición proteínica. Se estima que un
60% de los niños que nacen en los países del Tercer Mundo (unos 12-20 millones al
año) morirán de esta manera antes de alcanzar los cinco años de edad. Un número
muchas veces mayor tiene la vida dramáticamente acortada y/o el cerebro diezmado.3
Recuerden, el cáñamo es una planta vigorosa que crece casi en cualquier sitio, aun en
condiciones adversas. Los australianos sobrevivieron dos hambrunas en el siglo XIX
usando muy poco más que cañamón como proteína y hojas de cáñamo como fibra.4
Además, estudios recientes señalan que la disminución de la capa de ozono amenaza
con reducir sustancialmente la producción mundial de soya, hasta en un 30% o aun
50%, dependiendo de la fluctuación en la densidad de la barrera de ozono. Pero el
cáñamo, por el contrario, resiste el daño producido por el aumento de la radiación
ultravioleta y hasta prospera en ella, produciendo más canabinoides que protegen de la
luz ultravioleta.5
No es raro que algunos centroamericanos y sudamericanos odien a Estados Unidos y
quieran que desaparezca: ven a sus gobernantes como asesinos ignorantes. Durante
años, el gobierno de Estados Unidos dispuso el envenenamiento con paraquat de sus
tierras; tierras en las que los agricultores habían cultivado cannabis por ley desde 1545,
cuando el Rey Carlos I de España ordenó que se siembre por todo su imperio para
proveer alimento, velas, soga, toallas, sábanas y camisas; lo mismo que abastecer de
uno de los medicamentos populares más importantes para la fiebre, partos, epilepsia, y
emplastos para el reumatismo; en suma, uno de los más antiguos sustentos,
medicamentos, principales alimentos y placeres relajantes.
Actualmente, en Sudamérica y Centroamérica, si alguien es encontrado cultivando su
antigua materia prima, cannabis, su tierra es expropiada y es encarcelado por un
gobierno títere de Estados Unidos, que entonces califica para más ayuda económica y
militar estadounidense a cambio de continuar con esta política de eliminar el cannabis.
Un Eslabón Biológico Fundamental en la Cadena Alimenticia
Los políticos estadounidenses, que elaboraron las leyes de prohibición de la marihuana
basados en años de desinformación (información falsa intencional), habrían condenado
no sólo a las aves sino además a la raza humana a la extinción desde otra dirección.
Muchos animales comen aves y sus huevos. Las aves silvestres son esenciales para la
cadena alimenticia; y su población sigue disminuyendo debido a, entre otras cosas, los
pesticidas petroquímicos, herbicidas y la falta de cañamón. Con cañamón en su dieta,
las aves vivirán 10-20% más; tendrán más crías, y sus plumas tendrán más brillantez y
aceite, permitiendo vuelos más largos.
Antes de 1937, había más de 10 millones de acres de cáñamo cannabis cargado de
semillas creciendo silvestre en Estados Unidos. Cientos de millones de aves las comían
como su alimento favorito y más necesario hasta que el gobierno comenzó su política de
erradicación total de este principalísimo eslabón en la cadena alimenticia.
Sin importarle este peligro biocida (el asesinato de toda vida) inherente, el gobierno de
Estados Unidos sigue con su insensata política de exterminar la planta que da vida
número uno de la Tierra tanto en su propio territorio como en el resto del mundo.
En mayo de 1988, Estados Unidos pidió a las Naciones Unidas que ilegalizaran el
cannabis en todas sus formas, incluyendo: medicamentos, alimentos, papel, telas, y
cualquier otro uso. Estados Unidos quiere instar a las Naciones Unidas a iniciar el
mayor y más completo programa de erradicación de planta alguna en la historia hasta
que no quede una sola planta de cáñamo de ningún tipo. Esta es la recomendación del
ex-vocero de la Cámara, Newt Gingrich, y su congreso Republicano junto con muchos
de sus socios Demócratas en este crimen contra la naturaleza.
Notas a Pie de Página:
1. Walker, David W., Ph.D., ¿Puede el Cáñamo Salvar Nuestro Planeta?, citando a St.
Angelo, A.J., E.J. Conkerton, J.M. Dechary, y A.M. Altschul, 1966; Acta Bioquímica
Biofísica, Vol. 121, pp. 181; St. Angelo, A., L.y. Yatsu y A.M. Altschul, 1968;
Archivos de Bioquímica y Biofísica, Vol. 124, pp. 199-205; Stockwell, D.M., J.M.
Dechary, y A.M. Altschul, 1964, Acta Bioquímica Biofísica, Vol. 82, pp. 221
2. Morrison, R.T. Química Orgánica, 1960; Kimber, Gray, Stackpole, Texto de
Anatomía y Fisiología, 1943.
3. Proyecto Hambre Mundial, Salvemos a los Niños, EST, Forum.
4. Frazier, Jack, Los Agricultores de Marihuana, Editorial Solar Age, Nueva Orleans,
LA, 1972; ver también libros de historia australiana.
5. Teramura, Alan, estudio de la Universidad de Maryland, revista Discover, setiembre
de 1989; testimonio Congresal de Ralph Loziers, del Instituto Nacional de Semillas
Oleaginosas, ante el Comité de la Cámara de Modos y Medios, 1937.
Capítulo 9
Economía: Energía, Ambiente y Comercio
Hemos explicado el significado histórico del cáñamo en la economía estadounidense.
Ahora debemos considerar también el futuro del cáñamo.
Predecimos que el efecto neto de terminar con la prohibición estadounidense del
cáñamo será la generación de una economía de “efecto de onda expansiva”; una
agricultura estadounidense revitalizada, produciendo cáñamo como materia prima para
una multitud de industrias que crearán millones de buenos empleos para trabajadores
profesionales capacitados o de capacitación intermedia a lo largo y ancho de Estados
Unidos. La prosperidad resultante permanecerá en las comunidades locales y con los
agricultores, pequeños negocios y empresarios menores.
Ahora le pedimos que observe. . .
La Energía y la Economía
El libro Solar Gas, Science Digest, la revista Omni, La Alianza para la Supervivencia, el
Partido Verde de Alemania, Estados Unidos y otros colocan la cifra total de los costos
energéticos estadounidenses en 80% del costo de vida de cada ser humano.
Para corroborar, el 82% del valor total de todos los asuntos negociados en la Bolsa de
Valores de Nueva York y otras bolsas mundiales, etc., tienen relación directa con:
– Los productores de energía como Exxon, Shell Oil, Conoco, Con-Edison, y
los demás.
– Los transportistas de energía como las empresas de oleoductos, empresas de
embarques y distribución de petróleo.
– Las refinerías y ventas minoristas de Exxon, Mobil, Shell, So. California
Edison, Con-Edison, etc.
Ochenta y dos por ciento del dinero de los estadounidenses significa que más o menos
33 de cada 40 horas que trabajan son para pagar el costo final en energía de los bienes y
servicios que compran, incluyendo transporte, calefacción, cocina, alumbrado. Los
estadounidenses –5% de la población mundial– en su insaciable afán de seguir
aumentando su “valor neto” y “productividad”, consumen 25-40% de la energía
mundial. El costo secreto al medio ambiente no puede medirse.
Las fuentes actuales de energía fósil también abastecen alrededor del 80% de la
contaminación sólida y aerotransportada que velozmente envenena el ambiente del
planeta. (Ver el informe EPA de Estados Unidos de 1983-96 sobre la catástrofe
mundial en ciernes por el desbalance de anhídrido carbónico causado por quemar
combustibles fósiles). El mejor y más barato sustituto de estos caros y dispendiosos
métodos energéticos no es el viento ni los paneles solares, ni las centrales nucleares o
geotérmicas u otros por el estilo, sino la luz solar distribuida en forma pareja para
cultivar biomasa.
A escala mundial, la planta que produce la mayor biomasa neta es el cáñamo. Es la
única planta de renovación anual de la Tierra capaz de remplazar a la totalidad de los
combustibles fósiles.
En los años veinte, los primeros barones del petróleo como Rockefeller de Standard Oil,
Rothschild de Shell, etc., entendieron –paranoicamente– las posibilidades de la visión
de Henry Ford sobre el metanol como combustible barato*, y conservaron
increíblemente bajos los precios del petróleo –entre uno y cuatro dólares el barril (hay
42 galones en un barril de petróleo) hasta 1970– ¡casi 50 años! Los precios eran tan
bajos, en realidad, que ninguna otra fuente de energía podía competir con ellos.
Entonces, finalmente seguros de no tener competencia, hicieron saltar el precio del
petróleo hasta casi 40 dólares el barril durante los siguientes diez años.
* Henry Ford cultivó marihuana en su hacienda después de 1937, probablemente para
demostrar lo barato que era producir metanol en Iron Mountain. Fabricó autos de
plástico con paja de trigo, cáñamo y sisal. (Mecánica Popular, dic. 1941). En 1892,
Rudolph Diesel inventó el motor diesel, que quiso que funcione “con una variedad de
combustibles, especialmente aceites vegetales y de semillas”.
Para el año 2000, Estados Unidos había quemado el 80% de sus reservas de petróleo,
mientras las de carbón podrían durar de 100 a 300 años más. Pero la decisión de seguir
quemando carbón tiene serias desventajas. El carbón de alto contenido de azufre es el
responsable de la lluvia ácida, que ya mata 50,000 estadounidenses y 5,000-10,000
canadienses al año. Además, las lluvias ácidas destruyen bosques, ríos y animales.
(Laboratorio Nacional de Brookhaven, 1986.)
La conversión a combustibles de biomasa debería empezar de inmediato para detener
tanto la contaminación planetaria como el genocidio de la vida arvícola, y para ser
energéticamente independientes de manera natural.
Fuente de Combustible Limpia, Renovable
Combustible no es sinónimo de petróleo y carbón. Los sistemas energéticos de biomasa
pueden proporcionar una fuente sostenible de combustible y crear millones de nuevos
empleos limpios. Los combustibles y aceites derivados de la biomasa del cáñamo
pueden remplazar todos los tipos de productos energéticos de los combustibles fósiles.
Durante la transpiración, la planta de cáñamo en crecimiento “respira” CO2 (anhídrido
carbónico) para edificar la estructura celular; el oxígeno sobrante es expirado,
reabasteciendo de aire a la Tierra. Luego, cuando la biomasa de cáñamo rica en carbón
es quemada para obtener energía, el CO2 es vuelto a soltar al aire. El ciclo de CO2 se
aproxima al balance ecológico cuando el nuevo cultivo para combustible es sembrado el
siguiente año. Cultivar árboles mantiene 10 veces más anhídrido carbónico en la Tierra
manteniendo la infraestructura de los microbios, insectos, plantas, hongos, etc. vivos
por cada árbol. Cuanto más viejo y alto es el árbol, más anhídrido carbónico deja de
formar parte de la atmósfera.
(No todo el cultivo de biomasa se convierte en combustible. Algunas hojas, rastrojos de
tallo y todas las raíces permanecen en el campo como residuos del cultivo. Esta materia
orgánica rica en carbón aumenta la fertilidad de la tierra, y con cada estación que pasa
entra un poco más de anhídrido carbónico del aire a la tierra, así los cultivos de
combustibles de biomasa lentamente reducen la cantidad de anhídrido carbónico de
nuestra contaminada atmósfera.)
La conversión de biomasa mediante pirolisis (la aplicación de calor intenso a material
orgánico en ausencia de aire o en aire enrarecido) produce carbón de leña de
combustión limpia para remplazar al carbón. El azufre emitido por las chimeneas de
calderos alimentados con carbón es la principal causa de la lluvia ácida. Midiendo la
acidez en la escala de pH, la precipitación en Nueva Inglaterra frecuentemente fluctúa
entre vinagre casero y jugo de limón. Esto es malo para cada una de las membranas
celulares con que entra en contacto la lluvia, dañando más a las formas de vida más
simples. El carbón de leña no contiene azufre, por lo que cuando es quemado para la
industria no hay emisión de azufre en el proceso.
El proceso de “craquelado” de la biomasa también produce aceites combustibles sin
azufre capaces de remplazar a los aceites de combustibles fósiles como el diesel. Y el
CO2 atmosférico neto no aumenta al quemar aceites combustibles derivados de la
biomasa.
La pirolisis usa la misma técnica de “craquelado” empleada por la industria del petróleo
para procesar combustibles fósiles. Los gases que quedan después de extraer el carbón
de leña y los aceites combustibles del cáñamo pueden ser usados además para impulsar
generadores alternos de energía eléctrica.
Este proceso de conversión de biomasa puede ser ajustado para producir carbón de leña,
metanol y aceites combustibles para procesar vapor, lo mismo que químicos
importantes para la industria: Acetona, etil-acetato, brea, alquitrán y creosota.
La Ford Motor Company operó con éxito una planta de “craquelado” de biomasa en los
años 30 en Iron Mountain, Michigan, usando árboles como combustibles de celulosa.
(El cáñamo, que es favorable a la Tierra, es por lo menos cuatro veces más eficiente que
los árboles como combustible y es sostenible.)
“Progreso en la Conversión de Biomasa” Vol. 1, Sarkanen & Tillman, editores;
Agricultura Energética en Estados Unidos, Osburn, Lynn, Acceso Ilimitado.
El cañamón contiene 30% (en volumen) de aceite. Este aceite ha sido usado para hacer
diesel de alto grado y aceite para motores de avión y maquinaria de precisión. A lo
largo de la historia, el aceite de cañamón fue usado como alumbrado en las lámparas de
aceite. Cuenta la leyenda que la lámpara del genio quemaba aceite de cañamón, lo
mismo que la de Abrahán, el profeta. En tiempos de Abraham Lincoln sólo el aceite de
ballena se acercaba al de cañamón en popularidad como combustible.
Biomasa para que Abunde la Energía
Los tallos de cáñamo son 80% material leñoso (subproducto de pulpa después de pelar
la fibra de cáñamo de la planta). El material leñoso del cáñamo es 77% celulosa, un
insumo químico primario (materia prima industrial) usado en la producción de
químicos, plásticos y fibras. Dependiendo de la precisión de los distintos informes
agrícolas de Estados Unidos, un acre de plantas de cáñamo completamente crecidas
puede proporcionar sosteniblemente entre cuatro y cincuenta o hasta cien veces la
cantidad de celulosa hallada en la caña de maíz, kenaf, o caña de azúcar, las plantas que
le siguen en celulosa anual.
En casi cualquier lugar, el cáñamo puede ser cosechado dos veces al año y en zonas más
cálidas como el sur de California, Texas, Florida y otras por el estilo, puede ser un
cultivo para todo el año. El cáñamo tiene una temporada corta de crecimiento y puede
ser sembrado después de cosechar los cultivos alimentarios.
Una red semi-rural independiente de agricultores eficientes y autónomos debería ser el
principal actor económico de la producción de energía en Estados Unidos.
El gobierno de Estados Unidos paga (en efectivo o en “especie”) para que los
agricultores se inhiban de sembrar en aproximadamente 90 millones de acres de terreno
agrícola cada año, llamado el “banco de suelo”. Y 10-90 millones de acres de cáñamo u
otra biomasa leñosa anual sembrada en este terreno restringido, no sembrado (el Banco
de Suelo) harían de la energía un asunto totalmente nuevo y sería un intento por hacer
algo para salvar la Tierra. Existen otros 500 millones de acres de terrenos agrícolas
marginales en Estados Unidos.
Cada acre de cáñamo produciría 1,000 galones de metanol. Los combustibles de
cáñamo, junto con el reciclado de papel, etc., serían suficientes para hacer funcionar a
Estados Unidos virtualmente sin petróleo.
¿Granjas Familiares o Combustibles Fósiles?
Actualmente, con los recursos petrolíferos disminuidos a un 20% de su tamaño original,
Estados Unidos tiene 6 opciones para evitar la ruina económica y ambiental:
– Usar más carbón, contaminando aun más el ambiente.
– Continuar patrocinando la energía nuclear y arriesgarnos a la aniquilación del planeta.
– Convertir los bosques en combustible, alterando permanentemente los ecosistemas que
sostienen la vida.
– Hacerle la guerra continuamente al petróleo foráneo.
– Construir inmensos sistemas energéticos eólicos, solares, geotérmicos y de mareas.
– Establecer granjas energéticas para cultivar combustibles de biomasa.
Las últimas dos opciones son las únicas alternativas racionales, sustentadoras de vida.
Cultivando sólo el 6% del área continental de Estados Unidos con cultivos de biomasa
cubriría todas las necesidades energéticas de gas y petróleo de Estados Unidos,
terminando con la dependencia de los combustibles fósiles.
Manahan, Stanley E., Química Ambiental, 4ta edición.
El cáñamo es el principal recurso de biomasa de la Tierra; es capaz de producir diez
toneladas por acre en cuatro meses. El cáñamo es complaciente con el suelo*, despliega
su lozano follaje a lo largo de la estación, añadiendo abono vegetal al suelo y ayudando
a retener la humedad. El cáñamo es un cultivo ideal para el semi-árido oeste y las
vastas extensiones de pastizales de Estados Unidos.
* Adam Beatty, vice presidente de la Sociedad Agrícola de Kentucky, reportó pruebas
de buenos cultivos de cáñamo en el mismo terreno durante 14 años seguidos sin merma
en la producción. Beatty, A., Agricultura Sureña, C.M. Saxton & Co., NY: 1843, p.
113. Anuario del USDA, 1913.
El cáñamo es la única fuente de biomasa disponible capaz de hacer a Estados Unidos
energéticamente independiente. En última instancia, el mundo no tiene otra opción
ambiental racional que renunciar a los combustibles fósiles.
Entonces, ¿Cuál es la Trampa?
La “trampa” es obvia: Las empresas energéticas. Son dueñas de la mayoría de empresas
petroquímicas, farmacéuticas, de licores y de tabaco, y están entrelazadas con las
compañías de seguros y los bancos.
Según la prensa, muchos políticos que hoy detentan poder están comprados por las
empresas energéticas, y su brazo en el gobierno de Estados Unidos es la CIA (Robert
Ludlum, etc.). La Administración Bush/Quayle estuvo especialmente ligada al petróleo,
los diarios, los farmacéuticos… y la CIA.
La lucha mundial por dinero es en realidad una lucha por energía, ya que es mediante la
energía que podemos producir alimentos, cobijo, transporte y entretenimiento. Es esta
la lucha que frecuentemente desemboca en guerra abierta. Quitando la causa, estos
conflictos podrían no ocurrir jamás.
(Carl Sagan; y la predicción US EPA, 1983, del desastre mundial en ciernes dentro de
los próximos 30 a 50 años.
Seguridad Energética
De ser introducida en las naciones del Tercer Mundo, la biomasa de cáñamo podría
reducir drásticamente la ayuda externa de Estados Unidos y las “razones” para las
guerras, a la vez que elevan su calidad de vida a grandes saltos.
Nuevas industrias no-contaminantes surgirían por todos lados. La economía mundial
crecería como nunca antes. La raza humana al fin estaría apostando por la
supervivencia ambiental en lugar de seguir consintiendo el consumo suicida de
combustible fósil, que amenaza la vida en el planeta.
Libre Empresa y Altas Ganancias
Existen muchas otras áreas de la economía que se beneficiarían con el fin de la
prohibición del cáñamo y el consiguiente estímulo del comercio en productos
redescubiertos de cáñamo, según Hempstead Company, Ecolution, The Body Shop,
Hanf Haus, etc.
El cáñamo legal devolverá miles de millones de dólares en potenciales recursos
naturales a los agricultores y creará millones de buenos empleos en la producción de
energía en el corazón de Estados Unidos. Los agricultores energéticos de cáñamo se
convertirán en los mayores productores de materia prima de Estados Unidos.
Las granjas familiares se salvarán. Los cultivos pueden ajustarse a las necesidades del
país. El cáñamo puede ser cultivado para recursos de BDF (combustibles derivados de
la biomasa) a alrededor de 30 dólares la tonelada. Los cultivos de cañamón abastecerán
otra vez a las industrias de pinturas y barnices con una alternativa orgánica y
biosostenible superior a los petroquímicos. El aceite de cañamón tiene propiedades
químicas similares a las del aceite de linaza. Y el mercado está abierto a las muy
nutritivas y deliciosas comidas de cañamón con sus saludables ácidos grasos y
proteínas.
El cáñamo cultivado para fibra tomará la industria papelera y textil de manos de las
corporaciones transnacionales para devolverla a las comunidades locales.
Investigaciones de diversas asociaciones de negocios de cáñamo señalan que –aparte de
fumarlo– hay alrededor de 50,000 usos comerciales del cáñamo que son
económicamente viables y competitivos en el mercado. Entre ellos:
Alta Moda de Larga Duración
Debido a los atributos especiales de la fibra de cáñamo –absorbencia, aislamiento,
fortaleza y suavidad– los confeccionistas y diseñadores de ropa podrán volver a hacer
telas de cáñamo para producir nuevas líneas de ropa durable y atractiva, lo mismo que
toda clase de alfombras y textiles.
La llegada a Estados Unidos de ropa de cáñamo combinado con algodón importada de
la China en 1989 marcó el inicio de una nueva era en el siempre cambiante mundo de la
moda. En 1998 había [y seguramente hoy hay más] empresas como Hempstead
Company (Santa Ana, CA); CHA (Chandler Heights, AZ); Hemp Connection
(Whitehorn, CA); Ecolution (Fairfax, VA) y Ohio Hempery (Guysville, OH) creando
prendas y accesorios hermosos y durables de muchas variedades de tela 100% de
cáñamo importado de la China, Hungría, Rumania y Polonia.
A la vez que aplaudimos los esfuerzos de estas naciones por proveer telas de cáñamo de
primera clase, debería llegar el día en que la tela de cáñamo estadounidense comparta la
pasarela.
Prendas externas, sábanas cálidas, toallas suaves (el cáñamo absorbe cuatro veces más
agua que el algodón), pañales (hasta descartables hechos sin necesidad de talar árboles),
tapicería, paramentos de pared, alfombras naturales, hasta uno de los mejores jabones
del mundo; todo esto puede ahora diseñarse y hacerse de 100% cáñamo, generalmente
mejor, más barato, más durable, y ecológicamente más seguro.
Las barreras comerciales para el cáñamo y las leyes que restringen el uso en Estados
Unidos de fibras de cannabis importado deben deponerse.
Actualmente los textiles y las prendas de vestir constituyen la mayor porción de las
importaciones a Estados Unidos, con un 59%. En 1989, la importación de textiles
representaba el 21% del déficit comercial de mercaderías de Estados Unidos. Algunos
gobiernos subsidian sus industrias textiles y no exigen que las empresas sigan los
reglamentos ambientales y de salud*. El robusto cáñamo no produce la gran cantidad
de problemas ambientales asociados al cultivo de algodón.
* The Washington Spectator, Vol. 17, No. 4; 15 Feb., 1991.
Estados Unidos importa más textiles que cualquier otra cosa. El gobierno ya no
obstruye la importación de textiles y prendas de vestir de cáñamo. Pero, los textiles de
cáñamo no serán plenamente competitivos en costo hasta que la fibra de cáñamo pueda
ser cultivada y procesada domésticamente, evitando los abultados derechos de
importación y reduciendo los costos de transporte.
Productos más Fuertes de Papel
Los devastados ambientes y mercados laborales del noroeste de Estados Unidos y otras
regiones madereras están por hacer una dramática reaparición una vez que el cáñamo
haya sido reintroducido a la industria papelera doméstica.
Estudios recientes señalan que el deterioro de la capa de ozono amenaza con disminuir
sustancialmente la producción mundial de pino blanco (la mayor fuente de pulpa para
papel) hasta en 30% o aun 50%, dependiendo de la fluctuación en la densidad de la capa
de ozono. Pero el cáñamo no sólo resiste el daño causado por el aumento de la
radiación ultravioleta, florece en el.
El aumento en la radiación ultravioleta hace que el cáñamo produzca más aceites
glandulares y aumenta el peso de la planta.
(Teramura, Alan, estudio de la Universidad de Maryland, Revista Discover, setiembre
de 1989.)
Los molinos de papel pueden volver a niveles de producción plena y los leñadores
podrán encontrar nuevos empleos en el negocio del cáñamo.
Los camioneros podrán seguir llevando pulpa a los molinos, y madera para
construcción, aunque el precio de la madera bajará mientras se reducen otras demandas
de recursos forestales al sustituirse la pulpa de madera cultivada en el bosque por el
cáñamo cultivado en la granja.
(William Conde, Conde Redwood Lumber, Jim Evans, Oregon Hemp)
También habrá mucho trabajo por hacer en reforestación. Los ríos atravesarán por un
período de recuperación cuando el cáñamo remplace a la pulpa de papel en la industria
maderera, resultando en una reducción de 60-80% de los químicos usados en la
fabricación de papel que se vierten en ellos.
Esto significa más peces y más pesca, lo mismo que un incremento en los campamentos
y el turismo en las hermosas y vitales regiones boscosas nuevas, y las viejas que se
hayan salvado.
Reemplazo Biodegradable para el Plástico
La celulosa es un polímero orgánico biodegradable. La brea de carbón, principal
recurso para los polímeros sintéticos como el nylon, es un recurso fósil nobiodegradable.
No es parte de la ecología viva de la Tierra. Embadurna la vida
dondequiera que la depositen o derramen.
Del cáñamo, una fuente de celulosa de alta calidad, se hace papel más fuerte y con más
resistencia al doblado que el papel de pulpa de madera*. La cartulina de cáñamo y las
bolsas de papel serán más durables, con una segunda vida más útil, que productos
similares hechos de pulpa de madera o de plástico.
* Dewey & Merrill, Boletín #404, Dpto. de Agricultura de Estados Unidos, 1916.
Negocios Centrífugos e Impuestos
Los recursos bioquímicos obtenidos del cáñamo pueden ser usados en literalmente
decenas de miles de productos, desde pinturas hasta dinamita. Cada aplicación significa
nuevas oportunidades de negocios y nuevos empleos.
Al desarrollarse cada nuevo negocio de cáñamo, surgirá dinero de él para re-energizar
áreas aparentemente no relacionadas de la economía. El trabajador estadounidense y los
empresarios en camino a hacerse ricos llevarán millones de nuevos empleos y nuevos
productos al mercado.
También comprarán miles de casas, carros y otros bienes no-hechos-de-cáñamo, ¿o
serán también de cáñamo?, estimulando así una verdadera expansión económica basada
en el efecto de “onda expansiva”, y no en la economía vudú que “chorrea hacia abajo”
que pregonaba el ex-Presidente Ronald Reagan, que en realidad inyectaba dinero
directamente al flujo sanguíneo de las Grandes Corporaciones en lugar de beneficiar al
pueblo estadounidense.
Las granjas resucitadas significan más compras de equipo y cada nuevo negocio crea
empleos en áreas contiguas al negocio del cáñamo, como los embarques, el mercadeo y
los productos.
Las granjas, bancos y casas de inversiones también obtendrían grandes ganancias, y los
miles de millones de dólares del cáñamo circulando en la economía legal aumentarían
las recaudaciones tributarias y también el capital líquido disponible para la inversión y
para la compra de bienes de consumo.
En Estados Unidos, el gobierno federal y los gobiernos estatales y locales ganarían
inesperadamente cientos de millones en recaudaciones tributarias sin aumentar los
impuestos ni seguir insensatamente envenenando la Tierra.*
* “Si el mercado de la marihuana fuese legal, tanto los gobiernos estatales como el
federal recaudarían miles de millones de dólares anuales”, manifestó Ethan Nadelmann,
ex-profesor asistente de política de la Universidad de Princeton (actualmente director de
la Fundación Lindesmith). “En lugar de eso, gastan miles de millones en lo que resulta
ser el subsidio de criminales organizados.”
(L.A. Times, 20 nov., 1989, p. A-18.)
La Fundación Lindesmith de George Soros está apoyando muchas de las iniciativas
estatales por la marihuana medicinal y la relegalización que se encuentran actualmente
en curso en Estados Unidos.
De hecho, la Fundación Lindesmith apoyó financieramente la iniciativa por la
marihuana medicinal (Proposición 215) de Dennis Peron en California, que se aprobó
en 1996.
En 1997-98, Soros patrocinó iniciativas por marihuana medicinal en los estados de
Washington, Oregon, Washington D.C., Maine y Colorado, y ayudó a patrocinar el
referéndum que tuvo éxito en impedir que la legislatura y al gobernador de Oregon recriminalizara
el cannabis en junio de 1997.
Economía Verde
Cuando el cáñamo cultivado por agricultores estadounidenses abastezca las industrias
estadounidenses con la materia prima para fibra, tela, combustible, alimento,
medicamentos, plásticos y productos herbales recreativos/relajantes, verán un rápido
reverdecer de su territorio y su economía.
La economía verde basada en el uso de recursos agrícolas para abastecer la industria
creará un sistema de producción basado en la diversificación local. Dicha economía
verde descentralizada permitirá que todos participen de –y compartan– la riqueza de una
democracia de mercado verdaderamente libre. Pues no puede haber verdadera
democracia si a cada ciudadano no se le da la oportunidad de compartir la riqueza de la
nación.
Restauración de Terrenos y Suelos
La restauración de terrenos es otro convincente argumento económico y ecológico para
cultivar cáñamo.
Hasta el siglo XX, los pioneros y agricultores estadounidenses comunes usaban el
cáñamo para limpiar campos para sembrío, como cultivo anual de barbecho, y después
de los incendios forestales para prevenir los deslizamientos de barro y la pérdida de la
vertiente.
Las semillas de cáñamo echan una raíz de 25 a 30 cm. en sólo 30 días, comparadas a los
2½ cm. de raíz que echan el centeno o la cebada que actualmente usa el gobierno de
Estados Unidos.
El sur de California, Utah y otros estados usaban cannabis tradicionalmente en esta
forma hasta más o menos 1915. Además desmorona la tierra compactada,
sobretrabajada.
En la antes frondosa región himalaya de Bangla Desh, Nepal y Tibet hoy sólo queda un
delgado manto de musgo pues las inundaciones repentinas lavan miles de toneladas de
suelo superficial.
Bangla Desh (antiguamente Bengala Oriental, India), que literalmente significa “pueblo
de la región del cannabis” (bhang═cannabis, la═región), firmó un tratado “anti-drogas”
con Estados Unidos, ofreciendo no cultivar cáñamo en los años 70. Desde entonces ha
sido víctima de enfermedades, inanición y gran destrucción, porque las inundaciones no
tienen contención.
Sembrar cañamón al vuelo sobre suelos erosionados podría recuperar terrenos en todo el
mundo. Las regiones desérticas agotadas por exceso de cultivo pueden ser recuperadas
año tras año, no sólo frenando la inanición genocida, sino aplacando las amenazas de
guerra y revolución violenta.
Guardián Natural
En lugar de una Guardia Nacional, ¿por qué no establecer una Guardia Natural de
ambientalistas que se coloquen a la cabeza de la línea de supervivencia, sembrando
árboles, cosechando biomasa (por ejemplo: cáñamo) en terrenos agrícolas marginales?
Una Guardia Natural de electricistas, gasfiteros, ingenieros y obreros trabajando para
reconstruir la infraestructura de Estados Unidos; sus caminos, puentes, represas,
canales, desagües, líneas férreas, etc.
¿No es esta la forma humanitaria, civilizada y socialmente responsable de usar los
recursos humanos, en lugar de almacenar gente como animales en las cárceles?
La Segunda Guerra Mundial:
Las necesidades energéticas son una innegable prioridad en la seguridad nacional. Pero
antes, veamos lo que puede hacer el “Tío Sam” cuando lo empujan a actuar:
A comienzos de 1942, Japón cesó de abastecer a Estados Unidos con el vital cáñamo y
las fibras gruesas. La marihuana, que había sido ilegalizada en Estados Unidos por ser
la “Asesina de la Juventud” sólo cinco años antes, repentinamente era tan segura que el
gobierno pedía a los muchachos de los clubes 4-H de Kentucky que cultiven la
provisión nacional de semilla de 1943. Cada joven debía cultivar por lo menos medio
acre, pero de preferencia dos acres de cáñamo para semilla.
(Extensión Agrícola de la Universidad de Kentucky, Folleto 25, marzo de 1943)
En 1942-43 todos los agricultores estadounidenses fueron urgidos a ver la película del
Dpto. de Agricultura Cáñamo para la Victoria, firmar asistencia a la función, y leer un
folleto de cultivo de cáñamo. Se puso a su disposición maquinaria para cosechar
cáñamo a precios muy bajos y hasta sin costo. Se emitieron timbres fiscales de cinco
dólares y se estableció una meta de 350,000 acres de cáñamo cultivado para 1943.
Los agricultores estadounidenses “patrióticos”, de 1942 a 1945, que accedieron a
cultivar cáñamo fueron exonerados del servicio militar, lo mismo que sus hijos; tal era
la importancia del cáñamo para Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial.
Mientras tanto, desde fines de los 30 hasta 1945, los agricultores alemanes “patrióticos”
recibieron un manual de instrucciones tipo historieta del gobierno Nazi, pidiéndoles que
cultiven cáñamo para la guerra.
La Ocasión Más Reciente en que Estados Unidos Pidió a sus Agricultores que
Cultiven Más Marihuana. . .
. . . fue en 1942, en una propaganda cinematográfica de 14 minutos titulada:
Cáñamo para la Victoria
A continuación, una trascripción de la narrativa dramática de la película (cortesía de
la revista High Times):
Hace tiempo, cuando estos antiguos templos griegos estaban nuevos, ya el cáñamo era
un veterano al servicio de la humanidad. Por miles de años, aun entonces, esta planta
había sido cultivada para cordaje y tela en la China y otras tierras de Oriente. Por siglos
hasta alrededor de 1850, todos los barcos que navegaron los mares occidentales eran
ataviados con soga y velas cañameñas. Para el marinero, no menos que para el verdugo,
el cáñamo era indispensable.
Una fragata de 44 cañones requería más de 60 toneladas de cáñamo para sus atavíos,
incluyendo un cable de ancla de 63.5 cm. de circunferencia. Las carretas de la época de
los pioneros del lejano oeste estaban cubiertas con lona de cáñamo. En aquellos días el
cáñamo era un cultivo importante en Kentucky y Missouri. Luego llegaron las fibras
importadas más baratas para cordaje, como el yute, sisal y soga de Manila, y la cultura
del cáñamo declinó en Estados Unidos.
Actualmente, con las fuentes de cáñamo de las Filipinas y de las Indias orientales en
manos de los japoneses, y los embarques de yute de la India restringidos, el cáñamo
estadounidense deberá cubrir las necesidades de su ejército y su marina, lo mismo que
las de su industria. En 1942, los agricultores patriotas a solicitud del gobierno
sembraron 36,000 acres de semilla de cáñamo, un aumento de varios miles por ciento.
La meta para 1943 es de 50,000 acres de cáñamo para semilla.
En Kentucky gran parte del área de cáñamo para semilla está en terreno de fondo de río.
Algunos de los campos son inaccesibles excepto en bote. Así que se están ejecutando
planes para una gran expansión de la industria del cáñamo como parte del programa de
guerra. Esta película está diseñada para enseñar a los agricultores cómo manejar este
antiguo cultivo que hoy es poco conocido fuera de Kentucky y Wisconsin.
Esta es semilla de cáñamo. Tengan cuidado cómo la usan. Pues para cultivar cáñamo
legalmente, Ud. debe tener un registro federal y un timbre fiscal. Esto está provisto en
su contrato. Pregunte a su agente del condado sobre el. No se olvide.
El cáñamo requiere un suelo rico, bien desaguado como el de la región de Blue Grass en
Kentucky o la región central de Wisconsin. Debe estar suelto y rico en materia
orgánica. Los suelos empobrecidos no sirven. El suelo que rinde buen maíz
usualmente rinde cáñamo.
El cáñamo no maltrata el suelo. En Kentucky ha sido cultivado varios años en el mismo
terreno, aunque no se recomienda esta práctica. Siendo un cultivo denso y frondoso, el
cáñamo tiende a ahogar la mala hierba. Acá vemos un cardo de Canadá que no podría
soportar la competencia, muerto como un ave dodo. Así el cáñamo deja el terreno en
buenas condiciones para el siguiente cultivo.
Para fibra, el cáñamo debe sembrarse en hileras cercanas, cuanto más cercanas, mejor.
Estas hileras están espaciadas unos diez centímetros. Este cáñamo ha sido sembrado al
vuelo. De cualquier modo, debe sembrarse tupido para que desarrolle un tallo delgado.
Aquí una muestra ideal: la altura correcta para ser cosechada con facilidad, tupido como
para que los tallos sean delgados y fáciles de cortar y procesar.
Tallos como estos de la izquierda rinden la mayor cantidad de fibra y la mejor. Los de
la derecha son muy gruesos y leñosos. Para semilla, se siembra el cáñamo en ladera,
como el maíz. A veces a mano. El cáñamo es una planta dioica. La flor de la planta
hembra es inconspícua. Pero la flor del macho es fácil de detectar. En la producción de
semilla, después de que sueltan el polen, se quitan los machos. Estas son las semillas en
una planta hembra.
El cáñamo para fibra está listo para ser cosechado cuando está soltando el polen y se
están cayendo las hojas. En Kentucky, la cosecha de cáñamo es en agosto. Aquí el
viejo ayudante ha sido el segador con su propio rastrillo, que ha sido usado por una
generación o más.
El cáñamo crece tan frondoso en Kentucky que cosecharlo es a veces difícil, lo que
podría explicar la popularidad del auto-rastrillo con su golpe lateral. Un agavillador de
arroz modificado ha sido usado hasta cierto punto. Esta máquina funciona bien en el
cáñamo promedio. El cosechador de cáñamo mejorado, usado por muchos años en
Wisconsin, ha sido recientemente introducido en Kentucky. Esta máquina esparce el
cáñamo en una hilera continua. No está a la altura de este cosechador moderno rápido y
eficiente, que no se traba en el cáñamo más pesado.
En Kentucky, el cortado a mano se practica para abrirle los campos a la máquina. En
Kentucky, el cáñamo es descortezado tan pronto como sea seguro, después de ser
cortado, para ser esparcido para ser enriado más tarde en el otoño.
En Wisonsin, el cáñamo es cosechado en setiembre. Aquí el cosechador de cáñamo con
esparcidor automático es equipo de norma. Nótese lo parejo que el mandil rotatorio
esparce las hileras preparándolas para ser enriadas. Aquí es práctica común y esencial
dejar las cabeceras alrededor de los campos de cáñamo. Estas tiras pueden sembrarse
con otros cultivos, preferentemente gramíneas pequeñas. Así el cosechador tiene
espacio para hacer su primera pasada sin un corte a mano preparatorio. La otra máquina
está trabajando sobre restos de caña de maíz. Cuando la barra de corte es mucho más
baja de lo que el cáñamo es alto, se traslapan. El corte normal es de 2.40m a 2.70m.
El tiempo que hay que dejar el cáñamo en el piso a enriar depende del clima. Las
hileras deben ser volteadas para lograr un macerado parejo. Cuando el centro leñoso se
desprende con facilidad, el cáñamo está casi listo para ser recogido y atado en fardos.
El cáñamo bien enriado va del gris claro al oscuro. La fibra tiende a separarse de los
tallos. La presencia de tallos en la etapa de cuerda de rama indica que el enriado está
bien avanzado. Cuando el cáñamo es corto o está enredado o cuando el terreno está
muy húmedo para las máquinas, es atado a mano. Se usa un balde de madera. Se puede
usar pita para amarrarlo, pero el mismo cáñamo sirve bien como cinta.
Cuando las condiciones son favorables, por lo general se usa la agavilladora con
recogedor. Las hileras deben hallarse planas y hasta con los tallos paralelos. El
recogedor no funciona bien con el cáñamo enredado. Una vez agavillado, el cáñamo es
descortezado lo más pronto posible para que no siga macerándose. En 1942, se
cosecharon en Estados Unidos, 14,000 acres de cáñamo para fibra. La meta para 1943
es de 300,000 acres de cáñamo para fibra. Así el cáñamo, la vieja reserva de fibra para
cordaje, está regresando con fuerza.
Este es cáñamo de Kentucky entrando al secador de un molino en Versailles. En los
viejos tiempos se agramaba a mano. Una de las labores más duras conocidas por el
hombre. Ahora el agramador mecánico lo hace rápido, como si nada.
Hilando cáñamo estadounidense para hacer soga, hilo o bramante en el viejo molino del
río Kentucky, en Frankfort, Kentucky. Otra planta pionera que viene fabricando cordaje
por más de un siglo. Todas estas plantas muy pronto estarán hilando bramantes de
productos de cáñamo cultivado en Estados Unidos: bramante de varios tipos para
amarres y trabajos de tapicería; soga para aparejos marinos y remolque; para trinches de
heno, grúas, y tecles para trabajo pesado; mangueras ligeras contra incendios; pasadores
para los zapatos de millones de soldados estadounidenses; y redes de paracaídas para
nuestros paracaidistas. En cuanto a la Marina de Estados Unidos, cada acorazado
necesita 10,000 metros de soga; y otros barcos otro tanto. Aquí en el Astillero Naval de
Boston, donde hace mucho se hacían cables para fragatas, hoy las cuadrillas trabajan
noche y día haciendo cordaje para la flota. En los viejos tiempos el cordón para soga
era hilado a mano. El cordón para soga es alimentado a través de unos huecos en una
plancha de hierro.
Este es cáñamo de Manila de las reducidas reservas de la Marina. Cuando se acabe, el
cáñamo estadounidense volverá a entrar en servicio: cáñamo para amarrar barcos;
cáñamo para los cables de remolcar; cáñamo para tecles y arreos; cáñamo para cientos
de usos navales, tanto a bordo como en tierra. Como en los tiempos en que los navíos
estadounidenses navegaban victoriosos con sus obenques cañameños y sus velas
cañameñas. . .
“¡Cáñamo para la Victoria!”
Capítulo 10
Mito, Magia & Medicina:
Una Mirada a la Sociología del Uso de Cannabis a lo Largo de la Historia
Contra la creencia popular, la “marihuana” no es un fenómeno arraigado en los años 60.
El cáñamo cannabis es parte de nuestra herencia y fue la columna vertebral de nuestras
culturas más estables y de más larga supervivencia.
Recientes estudios psico-farmacológicos han descubierto que el THC tiene sus propios
sitios receptores singulares en el cerebro, indicando que el hombre y la marihuana
tienen una relación pre-cultural, en realidad es muy probable que la cultura humana sea
el fruto de nuestra simbiosis con el cannabis.
Lo Que Hay en un Nombre (Parte 2)
Lo que sigue se deriva del Anuario de Agricultura de 1913 del USDA, de la sección
sobre cáñamo por Lyster Dewey, pp. 283-293:
El nombre inglés del cáñamo, “hemp”, derivado del inglés antiguo “hanf”, entró en uso
en el inglés medio alrededor del año 1000 de nuestra era y le sigue perteneciendo
principalmente a Cannabis sativa. También se usa para designar la fibra larga obtenida
de dicha planta: la fibra textil más antigua, mejor conocida y, hasta hace poco, de más
amplio uso en la Tierra.
Desde hace mucho se la considera como patrón entre las fibras largas. Como tal, su
nombre se ha convertido en el término genérico para todas las fibras largas, mientras
que cáñamo de la India o cáñamo verdadero denota al cáñamo de cannabis. Los
actuales mercados de productos listan nombres como “cáñamo de Manila”, “cáñamo
sisal”, sisal y henequén; “cáñamo de Mauricio” por la fibra furcaria; “cáñamo de Nueva
Zelanda” al formio; y “cáñamo Hindú” al yute, entre otros. Ninguna de estas plantas se
parece al cáñamo ni por su aspecto ni por sus propiedades económicas. Curiosamente,
el nombre “cáñamo” no se aplica nunca al lino, que es más parecido al cáñamo que
cualquier otra fibra comercial.
El verdadero cáñamo es conocido en diversos idiomas por los siguientes nombres:
cannabis, latín; chanvre, francés; canhamo, portugués; canapa, italiano; canep, albanés;
konopli, ruso; konopi y penek, polaco; kemp, belga; hanf, alemán; hemp, inglés; hennup,
holandés; hamp, sueco; hampa, danés; kenevir, búlgaro; tai-ma, si-ma, y tse-ma, chino;
asa y taima, japonés; nasha, turco; kanabira, sirio; kannab, árabe.
Los Primeros Usuarios Conocidos de Cannabis
Los historiadores, arqueólogos, antropólogos, filólogos antiguos y modernos citan la
evidencia física (artefactos, reliquias, textiles, cuneiformes, idiomas, etc.) que indica
que el cannabis es uno de los cultivos más antiguos de la humanidad. El tejido de la
fibra de cáñamo como industria empezó hace 10,000 años, aproximadamente a la vez
que la cerámica y antes que la metalurgia.*
* Columbia Historia del Mundo, Harper & Row, NY, 1981.
Desde por lo menos el siglo XXVII a.C. hasta el siglo XX d.C., el cannabis fue
incorporado a casi todas las culturas del Medio Oriente, Asia menor, la India, China,
Japón, Europa y África. En el siglo XXVII a.C. los chinos ya cultivaban “Ma” (cáñamo
cannabis) para fibra, medicamentos, y uso herbal. 3,700 años después (circa 1000 d.C.),
China llamaba al cannabis “Tai-Ma”, o “gran cáñamo”, para diferenciarlo de las plantas
fibrosas menores, que estaban agrupadas bajo el término genérico para las fibras: “Ma”.
Su ideograma para el verdadero cáñamo es un “hombre” grande, indicando la sólida
relación entre el hombre y el cáñamo.
(Farmacopea Shen Nung; Ponts’ao Ching; Clásicos de la Dinastía Han; et al.)
Entre 2300 a.C. y 1000 d.C.
Las tribus nómades, probablemente de Asia central y Persia (Irán e Irak), conocidas
legendariamente como los “Arios”, invadieron y arrasaron casi todo el Mediterráneo y
Medio Oriente y se esparcieron por el Cáucaso y occidente hacia Europa.
En el curso de estas movilizaciones e invasiones los nómades introdujeron el cannabis y
sus diversos usos por el norte y el oeste, a través de Grecia, Europa, Medio Oriente, a
Egipto y África, y por el sur y el este, “sobre” los Himalayas, a la India.
El cáñamo fue incorporado a las culturas del Medio Oriente y la India por su extenso
uso como alimento, aceite, fibra, medicamento y droga. El cáñamo no era sólo la
materia prima cotidiana; los medicamentos y drogas de cáñamo eran un vínculo ritual
con los dioses.*
* Por lo general, los que cultivaban y/o usaban el cáñamo de manera industrial y
cotidiana no sabían, ni se les enseñaba (por precepto religioso/amenaza/tabú), que su
sacerdote/chamán/brujo/etc. usaba diferentes extractos de diferentes partes de la
mismísima planta como sacramento, medicamento, ungüento, y como comunión con los
Dioses.
El Cáñamo y la Guadaña
Los escitas indudablemente usaron cannabis por muchas razones. Por ejemplo, los
antiguos escitas [en inglés, Scythians] cultivaban cáñamo y lo cosechaban con una
guadaña de mano que en inglés se sigue conociendo como “scythe”. La inhalación de
cannabis por los escitas en sus rituales funerarios fue recogida por el historiador griego
Herodoto (circa 450 a.C.) a comienzos del siglo V a.C. Los nómadas escitas
introdujeron la costumbre en otras etnias, como los tracios.
(Emboden, W.A., Jr., La Piel de los Dioses, Praeger Press, NY, 1974.)
El Hilo de la Civilización
Desde por lo menos el siglo XXVII a.C. hasta el siglo XX d.C., el cannabis fue
incorporado a casi todas las culturas del Medio Oriente, Asia menor, la India, China,
Japón, Europa y África por su fibra superior, medicamentos, aceites, alimentos, y por
sus aplicaciones meditativas, euforizantes y relajantes.
El cáñamo fue una de las industrias integrales más importantes de nuestros ancestros,
junto con la fabricación de herramientas, la ganadería y la agricultura.
El Cáñamo para Hacer Cumplir la Ley
La planta de cáñamo ha tenido una curiosa relación con los códigos legales del mundo a
lo largo del tiempo. Como mencionamos anteriormente, cultivar cáñamo y no cultivarlo
ha sido alternadamente ilegal en diferentes momentos. Pero el cáñamo también ha
jugado un papel directo en el empeño por hacer cumplir la ley.
Por ejemplo: El castigo/rehabilitación más severo que aplicaban muchas tribus africanas
por delitos capitales era forzar al trasgresor a fumar enormes cantidades de dagga
(cannabis) sin parar durante horas y horas en una pequeña choza cerrada, hasta quedar
literalmente inconsciente por la inhalación del humo. El equivalente a la provisión de
uno o dos años de un marihuanero desmedido es consumido en sólo alrededor de una
hora. ¿Funciona? Los consumidores africanos afirman que la tasa de repetición del
delito luego del tratamiento con dagga es prácticamente inexistente.
Culturas europeas y la estadounidense han usado el cáñamo para hacer cumplir la ley en
una forma más permanente de pena capital: el nudo* de la cañameña soga del verdugo.
* “Alegres muchachos somos/ Quienes antes cantamos/ En un hilo cañameño/ Bajo el
árbol de la horca”. John Fletcher Rollo, Duque de Normandía; Acto III, esc. 3; 1639.
“Vamos a detener este asunto, o colgar hasta el último hombre/ Pues tenemos cáñamo
y mano de sobra para colgar a todo el clan.” De la lápida de un ladrón de caballos en
Rapid City, Dakota del Sur, 1877: Shushan, E.R.; Asuntos de la Tumba; Ballantine
Books, NY, 1990. Ver también Cáñamo para la Victoria, película del USDA; 1942.
Medicamentos Herbales de Cannabis
El arte secreto de los medicamentos de cáñamo resulta efectivo como cicatrizante de
heridas, relajante muscular, calmante del dolor, reductor de la fiebre, y ayuda
inmejorable en el parto, por no mencionar cientos de otras aplicaciones medicinales.
(Mikuriya, Dr. Tod H., Marihuana: Escritos Médicos, 1839-1972, Medi-Comp Press,
Oakland, CA 1973; Shultes, R.E., Harvard Botanical; Enciclopedia. Británica; Abel,
Ernest, Marihuana: Los Primeros 12,000 Años; Plenum Press, 1980; Vera Rubin,
Cannabis y Cultura, Instituto para el Estudio del Hombre; et. al.)
La división de la información sobre esta hierba sagrada y sus usos como cáñamo
industrial fue estrictamente mantenida por los sacerdotes durante miles de años, hasta
hace pocos siglos. Aquellos fuera de la clase sacerdotal que tenían conocimiento sobre
drogas eran considerados (por los sacerdotes, por supuesto) brujos/adivinos/bandidos y
sus afines, y a menudo eran condenados a muerte.
Los Filósofos Místicos
La leyenda y el consumo del cannabis son aspectos fundamentales de muchas de las
grandes religiones mundiales. Por ejemplo:
SHINTOISMO (Japón) El cannabis era usado para amarrar a las parejas de casados,
para espantar espíritus malignos, y se creía que producía risa y dicha en el matrimonio.
HINDUISMO (India) Se dice que el Dios Shiva “trajo el cannabis de los Himalayas
para disfrute e iluminación del hombre”. Los Sacerdotes Sardu viajan por la India y el
mundo compartiendo pipas “chillum” llenas de cannabis, a veces combinado con otras
sustancias. En el Bhagavad-gita, Krishna dice: “Soy la hierba curativa” (Cap. 9:16),
mientras que el quinto canto del Bhagarat-purana describe el hachís en términos
explícitamente sexuales.
BUDISTAS (Tibet, India, y China) Desde el siglo V a.C. en adelante, uso ritual de
cannabis; los ritos iniciáticos y experiencias místicas eran (son) comunes en muchas
sectas budistas chinas. Algunos budistas tibetanos y lamas (sacerdotes) consideran al
cannabis su planta más sagrada. Muchas tradiciones, escrituras y creencias budistas
señalan que “Siddhartha” (el Buda) mismo, sólo usó y comió cáñamo y sus semillas por
seis años antes de anunciar (descubrir) sus verdades y convertirse en el Buda (Cuatro
Nobles Verdades, el Sendero Óctuplo). Con respecto a los
ZOROÁSTRICOS o Magos (Persia, circa siglos VIII al VII a.C. a siglos III al IV d.C.),
existe la creencia extendida entre muchos académicos y comentaristas cristianos que los
tres reyes “magos” que asistieron al nacimiento de Jesús eran referencias al culto de los
zoroástricos. La religión zoroástrica estaba basada (al menos superficialmente) en la
planta completa del cáñamo, principal sacramento religioso de su clase sacerdotal, y su
medicamento más importante (se usaba en: obstetricia, ritos de incienso, aceites de
unción y bautismales), lo mismo que aceites para iluminación y fuego en el ámbito
secular. Por lo general se considera que la palabra “magia” proviene de los zoroástricos
o “magos”.
Los ESENIANOS (antigua secta Israelí de hebreos radicales, aprox. 200 a.C. al 73 d.C.)
usaban cáñamo como medicamento. Algunos estudiosos creen que eran discípulos de
los sacerdotes/magos zoroástricos, o que estaban en hermandad con ellos.
JUDÍOS PRIMITIVOS Como parte de los servicios sagrados del viernes por la noche
en el Templo de Salomón, 60-80 mil hombres pasaban ritualmente de mano en mano 20
mil quemadores de incienso llenos de kanabosom (cannabis) e inhalaban de ellos, antes
de regresar a sus hogares a la merienda más abundante de la semana (¿la comilona?).
SUFIS DEL ISLAM (Medio Oriente) Sacerdotes “místicos” musulmanes que han
enseñado, usado y ensalzado al cannabis como revelación divina, inspiración y para
entrar en comunión con Alá, desde hace por lo menos mil años. Muchos estudiosos
(musulmanes y no-musulmanes) creen que el misticismo de los Sufis era en realidad el
de los zoroástricos que sobrevivieron a las conquistas musulmanas de los siglos VII y
VIII d.C. y subsiguiente conversión (¡o cambias de religión y dejas el alcohol o serás
decapitado!).
CRISTIANOS COPTOS (Egipto/Etiopía) Algunas sectas creen que la sagrada “hierba
verde del campo” de la Biblia (“Haré surgir para ellos una planta de renombre, y no
sufrirán más hambre en la región, ni soportarán más la vergüenza de los gentiles”,
Ezequiel 34:29) y los bíblicos inciensos secretos, inciensos dulces y aceites de unción,
son cannabis.
Los BANTÚ (África) tenían cultos secretos de Dagga*, sociedades que restringían el
uso de cannabis a los gobernantes. Los pigmeos, zulúes y hotentotes lo consideraban
medicamento indispensable para el calambre, la epilepsia y la gota, y como sacramento
religioso.
*Sus cultos de “Dagga” creían que el Sagrado Cannabis fue traído a la Tierra por los
dioses, particularmente del sistema de la “Estrella de los Dos Perros” que nosotros
conocemos como Sirio A y B. “Dagga” significa literalmente “cannabis”. Es
interesante notar que la palabra indoeuropea que sobrevivió para designar a la planta
puede descomponerse en “canna”, “caña” y “bis”, “dos”, lo mismo que “canna”,
“canes” y “bis”, “dos”, es decir: “Dos Perros”.
Los RASTAFARIS (Jamaica y otras tierras) son una secta religiosa contemporánea que
usa “ganya” como su santo sacramento para comunicarse con Dios (Jah).
“Mente Natural”
Estudios sostenidos con fondos del gobierno de Estados Unidos en la Universidad
Médica de Saint Louis en 1989 y el Instituto Nacional de Salud Mental en 1990 llevaron
la investigación en cannabis a un nuevo nivel al confirmar que el cerebro humano tiene
receptores de THC y sus parientes del cannabis natural a los que ningún otro compuesto
conocido se adhiere.
Para que una sustancia química afecte al cerebro, debe adherirse a un receptor capaz de
recibirla.
(Omni, agosto de 1989; Washington Post, 9 de agosto de 1990)
Aunque la morfina encaja poco más o menos en los receptores de beta-endorfina, y las
anfetaminas corresponden grosso modo a la dopamina, estas drogas, lo mismo que los
tricíclicos y otras que alteran el ánimo, presentan un serio peligro para el sutil balance
de los fluidos vitales de los nervios. Ni Omni ni el Washington Post citaron peligros
físicos en el cannabis natural.
Una de las razones por las que el cannabis es tan seguro de usar es que no afecta
ninguno de los músculos involuntarios de la respiración y el soporte de vida. Por el
contrario, afecta a sus propios receptores específicos para el movimiento y la memoria.
A nivel molecular, el THC encaja los receptores de la parte superior del cerebro que
parecen estar diseñados exclusivamente para acomodar THC. Ello apunta a una antigua
simbiosis entre la planta y la gente.
Tal vez estas vías neuronales son producto de una relación pre-cultural entre los
humanos y el cannabis. Carl Sagan mostraba evidencia usando a los bosquimanos del
África para demostrar que el cáñamo fue la primera planta cultivada por la humanidad
cuando aun éramos cazadores-recolectores. Algunos científicos suponen que estos
receptores no evolucionaron con el propósito de aprovechar el efecto psicoactivo:
“Debe haber algún tipo de vía neuronal en el cerebro que se desarrolló, hubiesen o no
plantas de cannabis”, especulaba desconcertado el profesor de farmacología de la
Universidad de Saint Louis, Allyn Howlwtt en 1989.
Pero, tal vez no. En su libro Intoxicación: La Vida en Busca de los Paraísos
Artificiales, el Dr. Ronald K. Siegel, psico-farmacólogo de la UCLA, señala que la
motivación por alcanzar estados alterados de conciencia o de ánimo es un cuarto
estímulo emparentado con el hambre, la sed y el sexo. Y los humanos no son los únicos
que buscan estímulos psicoactivos. Siegel registró numerosas observaciones de
animales intoxicándose intencionalmente durante sus experimentos.
El cáñamo cannabis es parte de nuestra herencia cultural, espiritual y psicológica, y fue
la columna vertebral de nuestras culturas más estables y longevas. Por lo que, si quiere
conocer los efectos a largo plazo del uso de marihuana, ¡busque en el espejo!
Oculto en el Secreto
El amanecer de las creencias religiosas de todas las razas y los pueblos, japonés, chino,
hindú, egipcio, persa, babilónico, griego, dórico, germano y otras tribus europeas, y aun
los del África, y toda América, se derivó de descubrimientos accidentales.
Habían experiencias de cercanía a la muerte, privaciones, inanición, ayuno, control de la
respiración, sed, fiebre y regocijo descontrolado debidas a la fermentación accidental o
extracción de vino, cerveza, hongos psilocibina y Amanita, vino de cannabis (bhang), y
otros psicoactivos que cuando eran consumidos inducían experiencias elevadas (en
comparación con la pedestre experiencia normal) e inexplicables. Los químicos
contenidos en estas plantas y hierbas sagradas proporcionaron a nuestros ancestros
visiones increíbles y viajes inesperados, para los que no estaban preparados, a los más
lejanos rincones de la conciencia, trayendo a veces sentimientos de hermandad
universal.
Comprender las experiencias y medicamentos inducidos por las drogas a la larga se
convirtió en el conocimiento espiritual más maravilloso, deseado y necesario para cada
tribu. ¡Curar! ¿Con qué extracto? ¿En qué dosis?
Conservar este conocimiento tribal místico para las generaciones futuras era una labor
invalorable. Saber cuáles plantas inducían qué experiencias a qué nivel y en qué
combinación significaba poder para el portador de tal sabiduría.
Así, esta “sagrada provisión” de conocimiento era celosamente guardada por el
curandero/sacerdote, y crípticamente codificada en las tradiciones y mitos orales y
escritos. A las plantas con poderes psicoactivos se les atribuía características humanas o
animales, por ejemplo, el círculo del hongo Amanita muscaria era representado con
hadas.
Para mantener su poder político, los sacerdotes, brujos y curanderos intencionalmente
escondían estas tradiciones de los miembros “comunes” de la tribu (y de todas las
demás tribus). Esto también prevenía el peligroso “pecado” de ingestión accidental, o
experimentación por los menores de la tribu; los miembros de la tribu capturados
tampoco podían revelar este sagrado conocimiento a sus enemigos.
Estas “anticuadas” religiones y rituales de drogas y experiencias extracorpóreas, que se
remontan a la prehistoria, eran llamadas “Religiones Misteriosas de Oriente” por los
romanos desde los tiempos de los Césares.
Línea Judaica
El cáñamo era una importante industria en tiempos bíblicos. Como en otras culturas por
todo el Medio Oriente, la tradición hebrea del misticismo (Cabala) conocía y estaba
enlazada con sectas regionales que usaban intoxicantes naturales en sus rituales. Como
siempre, escondían este conocimiento tras rituales, símbolos y códigos secretos para
proteger los sacramentos naturales como los “hongos sagrados” y las hierbas que elevan
el espíritu, incluyendo al cannabis.
Allegro, J.M.; Hongos Sagrados y la Cruz, Doubleday Co., 1970.
¿Qué Dice la Biblia?
Encontrar las referencias cifradas al cannabis y a otras drogas se dificulta más por la
ausencia de nombres botánicos, las discrepancias en la traducción, el uso de “libros”
diferentes por denominaciones diferentes, los comentarios añadidos a los textos
originales, y las periódicas purgas sacerdotales de material considerado inadecuado.
Sin embargo, vemos que el uso del cannabis no está prohibido, ni siquiera desalentado,
en la Biblia. Algunos pasajes se refieren directamente a las bondades de usar hierbas
como el cannabis, y hasta se adelantan a predecir su prohibición.
“Y de la Tierra brotaron pastos y hierbas, las semillas que los perennizan, y el árbol que
da fruta, cuya semilla lo perenniza: Y Dios vio que era bueno.” Génesis: Capítulo 1:
Versículo 12 (Versión de la Biblia del Rey Santiago, excepto cuando se indica otra).
“Dios hace que de la Tierra broten hierbas curativas, que el hombre prudente no debe
ignorar” Siracuenses: 38:4 (Biblia Católica).
“No es lo que va a su boca lo que corrompe al hombre; lo que sale de su boca corrompe
al hombre” Jesús citado: Mateo. 15:11.
“En tiempos posteriores, algunos… hablarán con mentira e hipocresía… ordenando
abstenerse de lo que Dios ha creado para ser recibido con regocijo por quienes creen y
conocen la verdad” Pablo: 1 Timoteo. 4:1
Cristianos Primitivos
Los historiadores, arte primitivo, Biblias, manuscritos, Pergaminos del Mar Muerto,
Evangelios gnósticos, cartas de los primeros padres de la iglesia, etc., indican que
durante los primeros 300-400 años de nuestra era, muchas sectas cristianas primitivas
eran tranquilas y amables. Por lo general eran abiertos, tolerantes y desestructurados: la
religión del pobre o del esclavo.
Roma consideraba que el cristianismo era sólo otro enojoso Culto Misterioso de
Oriente, como los de Mitra o Isis, por entonces los más populares del Imperio.
El Sacro Imperio Romano
Frente a un imperio que se desmoronaba, la corrupción política, y una serie de infaustas
guerras con los bárbaros, el viejo Imperio Romano se tambaleaba al filo del desastre.
Las contorsiones religiosas efectuadas por el cuerpo gobernante en Roma para mantener
su poder terrenal condujeron a los líderes políticos a prohibir la saludable diversidad en
el campo de los cultos y religiones individuales.
Para salvarse políticamente, el antes panteísta (entiéndase tolerante de diversos cultos)
gobierno del imperio cambió de política.
A partir del 249 d.C., varios emperadores emprendieron una serie de persecuciones
sangrientas, que incluían a los problemáticos cristianos. En el 306 d.C. ya era claro que
aquello no estaba funcionando. El emperador Constantino anuló las ejecuciones y
empezó a patrocinar al clero cristiano, que prontamente adoptó un dogma recogido del
“Mitracismo”, entre otras religiones: “Sangre Real de Nacimiento”, el “Derecho Divino
de Reinar sobre otros humanos”.
El ambicioso Constantino vio que mientras estuvo subterránea, la iglesia se había
convertido en una jerarquía intolerante e impermeable, una red bien organizada cuya
influencia era menor sólo a la suya. Combinando iglesia y estado, cada uno duplicó su
poder y pudo perseguir los delitos/pecados de todos sus rivales y enemigos políticos con
pleno apoyo/bendición del otro.
Historia del Mundo Columbia, Harper & Row, NY, 1981.
Constantino se convirtió pronto al cristianismo y declaró una sola religión obligatoria,
monástica, autorizada por el estado: la Iglesia Católica Romana, es decir la Iglesia
Universal Romana (“catholicus” es “universal” en latín). Esta se convirtió en la religión
absoluta y oficial del imperio. De un sólo golpe se prohibieron todas las sociedades
secretas que hubiesen podido amenazar su mandato (y el de Roma) de gobernar todo el
mundo conocido, como lo habían hecho los anteriores 400 años consecutivos.
Aristocracia Eclesiástica/Estatal
Tras andarse escapando de la policía del Imperio Romano por casi 300 años, los
sacerdotes cristianos se habían vuelto sus amos. A partir de los siglos IV, V y VI d.C.,
las religiones paganas y todas las diversas sectas, sistemas de creencias, conocimiento,
evangelios, etc. cristianos, como los esenianos, gnósticos, merovingios (francos), fueron
incorporados a la doctrina y jerarquía oficial o rechazados.
Finalmente, en una serie de concilios, todos los dogmas contrarios (por ejemplo: que la
Tierra era redonda, y que el sol y las estrellas estaban a más de 25 kilómetros de
distancia) fueron proscritos sumariamente y forzados a la subterraneidad durante la
época del oscurantismo, 400-1000+ d.C.
A inicios de la Edad Media, a comienzos del siglo XI d.C., casi todos los poderes fueron
puestos en manos de la Iglesia y del Papa; primero por los conquistadores germanos, y
luego por los poderosos reyes españoles y franceses y los importantes mercaderes y
nobles italianos (los Borgia, Medicis, y otros megalómanos) probablemente para
proteger sus secretos comerciales, alianzas, y fuentes de riqueza.
Todos los europeos fueron forzados a adherirse a la política del “Sacro” Imperio
Romano: Tolerancia cero de una iglesia/estado-policial fundamentalista con fe ciega en
una sola versión no cuestionada de cómo adorar a Dios y la infalibilidad del Papa.
Los líderes políticos ayudaron y patrocinaron a la iglesia en este fraude, ya que su poder
ahora reposaba sólo en su nuevo dogma cristiano, el patriarcal “derecho divino” de
reinar.
Decretaron leyes con castigos extravagantemente depravados hasta para la más ligera
infracción o herejía*. Los herejes eran perseguidos sin misericordia por inquisidores
fanáticos y sádicos que usaban las más perversas formas de tortura para extraerles
confesiones y como castigo.
* El diccionario Salvat define herejía: f. Según la teología católica, concepción
errónea en materia dogmática o de fe sostenida con pertinacia. □Sentencia errónea
contra los principios fijos de una ciencia o arte. □fig. Disparate, acción desacertada.
□Palabra gravemente injuriosa contra alguno. □fig. Daño o tormento infligidos
injustamente a una persona o animal.
Dicho sistema mantuvo a la mayoría de los habitantes del mundo occidental en un
estado de constante terror, no sólo por su propia seguridad física y libertad, sino
también por su alma eterna, con el “Infierno” acechando apenas a pocos centímetros de
la superficie para los excomulgados por la iglesia.
La Política del Papel
Las referencias al uso de cannabis y otras drogas espirituales a menudo se esconden en
el arte durante los períodos de represión. Hojas estilizadas de cáñamo rodean las
cabezas de los ángeles, y sus halos se asemejan al gorro del hongo Amanita muscaria en
el Tercer Día de la Creación, pintado en la entrada a San Marcos, en Venecia (siglos VI
y VII d.C.).
Las masas de gente, “los comunes”, fueron mantenidos a raya mediante un doble
sistema de miedo e ignorancia reforzada. Todo aprendizaje excepto el más
rudimentario estaba controlado y estrictamente regulado por los sacerdotes.
Los comunes (alrededor del 95% de la gente) estaban prohibidos de aprender a leer y
escribir ni siquiera el alfabeto y usualmente eran castigados o ejecutados por hacerlo.
Al pueblo también se le prohibía aprender latín, el idioma de la Biblia. Esto permitió
efectivamente a los pocos sacerdotes que sabían leer interpretar las escrituras del modo
que quisieron durante más o menos 1,200 años, hasta la Reforma en Europa, circa 1600.
Al prohibir el conocimiento, el pueblo era dejado literalmente a oscuras, sin un pedazo
de papel en que escribir. Los monasterios preservaron y cuidaron los secretos del
cáñamo. Vieron que guardaba dos amenazas contra la política de control absoluto: la
fabricación de papel y el aceite para lámparas.
Algo tenía que hacerse.
Se Prohíben los Medicamentos de Cannabis
Mientras aceptaba al vino como sacramento, y toleraba la cerveza y los licores, la
Inquisición vedó el uso de cannabis en España en el siglo XII, y en Francia en el XIII.
Muchos otros remedios naturales fueron prohibidos simultáneamente. Cualquiera que
usara el cáñamo para comunicarse, curar, etc. era tachado de “brujo”.
Santa Juana de Arco, por ejemplo, fue acusada en 1430-31 de usar una variedad de
drogas herbales de “brujos”, incluyendo al cannabis, para escuchar voces.
Medicamentos Legales Sancionados por la Iglesia
Virtualmente las únicas curaciones médicas legales que los Padres de la Iglesia Católica
Romana permitían a la gente de Europa occidental en aquellos tiempos eran:
1. (a) Ponerse una máscara de ave contra la plaga. (b) Acomodar huesos fracturados y
limpiar quemaduras.
2. Extraer litros de sangre a todos los pacientes (víctimas) de gripe, neumonía o fiebre
era el tratamiento más usado por los médicos en Europa y Estados Unidos hasta
comienzos del siglo XX. ¡No funciona! Ni funcionó durante miles de años sin importar
cuanta sangre extrajeran.
3. Rezarle a Santos específicos por una cura milagrosa. Por ejemplo: a San Antonio
para el ergotismo (envenenamiento), a Santa Odilia para la ceguera, a San Benedicto
para los que sufren envenenamiento, a San Vito los comediantes y epilépticos.
4. El alcohol era legal para una variedad de problemas. En 1484, el Papa Inocencio VIII
señaló específicamente a los curanderos con cannabis y otros yerbateros, proclamando
al cáñamo como sacramento profano del segundo y tercer tipo de misa satánica. Esta
persecución duró más de 150 años.
La sabiduría y las misas Satánicas, según la Iglesia Medieval, eran de tres tipos:
Invocar o Adorar a Satanás, Tener conocimientos de brujería (como los yerbateros y los
químicos) o preparar, usar o darles a otros cualquier ungüento o menjurje que contenga
cannabis como medicamento o como sacramento espiritual.
La Misa en Broma, que puede compararse con “Los Simpson”, el “rap”, Mel Brooks,
“Monty Python”, “Saturday Night Live”, “Otro Rollo”, o algunas imitaciones de Carlos
Álvarez, tomándole el pelo a los dogmas, doctrinas, indulgencias y ritos de la misa
católica y/o sus creencias absolutas mediante farsas y sátiras irreverentes.
El hecho de que los sacerdotes burócratas medievales creyesen que quienes se
encontraban bajo su influencia –muchas veces monjes y clérigos más cultos, o
ciudadanos importantes– se reían de ellos, ridiculizándolos y despreciándolos, hizo que
proclamaran la ingestión de cannabis una herejía satánica.
Contradicciones
A pesar de siglos de ataque por la más poderosa fuerza política y religiosa de occidente,
el cultivo del cáñamo continuó en el norte de Europa, África y Asia. Mientras la iglesia
perseguía a los usuarios de cannabis en Europa, los conquistadores españoles estaban
sembrando cáñamo por todo el mundo para procurarse velas, soga, estopa, ropa, etc.
Sin Embargo, el Cáñamo Perduró
El entonces sádico Imperio Otomano conquistó Egipto y en el siglo XVI d.C., trató de
ilegalizar el cannabis pues los cultivadores egipcios de cáñamo a lo largo del Nilo
estaban liderando revueltas tributarias. Los turcos se quejaban de que el uso de
cannabis hacía que los egipcios se rían y fuesen irrespetuosos con su Sultán y sus
representantes. En 1868, Egipto fue el primer país moderno (¿?) que proscribió la
ingestión de cannabis, seguido en 1910 por la Sudáfrica blanca para castigar y prevenir
que los negros practiquen su antiguo culto Dagga y sus religiones.
En Europa, el cáñamo era de amplio uso tanto industrial como medicinal, desde el Mar
Negro (Crimea) a las islas británicas, especialmente en Europa oriental. La prohibición
papal de los medicamentos de cannabis en el Sacro Imperio Romano en 1484 era difícil
de hacer cumplir al norte de los Alpes, y hasta ahora los rumanos, checos, húngaros, y
rusos dominan la agronomía mundial de cannabis.
En Irlanda, ya famosa mundialmente por sus linos de cannabis, a la irlandesa que quería
saber con quien se casaría se le recomendaba buscar tal revelación mediante el cannabis.
A la larga, el mercado del cáñamo volvió a ser tan importante para los constructores de
imperios que siguieron (en la Era del Descubrimiento/la Razón, los siglos XIV al
XVIII) que fue el centro de las intrigas y maniobras de todas las grandes potencias.
La Era de la Iluminación
El siglo XVIII introdujo una nueva era en el pensamiento humano y el desarrollo; “¡La
Vida, la Libertad y la Búsqueda de la Felicidad!” declararon los colonos en
Norteamérica. “¡Libertad, Igualdad, Confraternidad!” respondieron sus primos
franceses. Los conceptos del gobierno constitucional moderno, que garantizaba los
derechos humanos y la separación de iglesia y estado, se unificaron a una política
diseñada para proteger a los ciudadanos de leyes intolerantes y arbitrarias.
En su conocido ensayo, Sobre la Libertad, Ogden Livingston Mills, cuya filosofía
moldeo la democracia estadounidense, escribió que “… la libertad humana comprende,
primero, el dominio interior de la conciencia en su sentido más integral: libertad de
pensamiento y sentimiento, científica, moral o teológica, libertad de gustos y de
búsquedas.”
Mills sostenía que tal libertad de pensamiento o de “mente” es la base de todas las
libertades. Las inmortales palabras del caballero agricultor Thomas Jefferson: “He
jurado ante el altar de Dios eterna hostilidad contra toda forma de tiranía sobre la mente
del hombre”, están talladas en el mármol de su Memorial en Washington DC.
Abraham Lincoln era un enemigo declarado de la prohibición. A su mujer le
prescribieron cannabis para los nervios tras su asesinato. Prácticamente cada presidente
[de Estados Unidos] desde mediados del siglo XIX hasta la prohibición ha usado
rutinariamente medicamentos de cannabis (Ver capítulo 12: Uso en el Siglo XIX).
Personas cercanas a John F. Kennedy, como los anfitriones Morey Amsterdam y Eddie
Gordon* dicen que el presidente usaba cannabis regularmente para controlar su dolor de
espalda (antes y durante su período) y que en realidad tenía planeado legalizar la
“marihuana” durante su segundo mandato. Un plan que se frustró con su asesinato en
1963. “Cómo se Intoxicaban los Jefes de Estado”, High Times, abril de 1980.
* Como le refirió directamente a este autor Eddie Gordon, reconocido virtuoso de la
harmónica, miembro de los Harmonicats, y harmonicista número uno del mundo, quien
fumó con Kennedy y tocó para el en numerosas ocasiones.
Más recientemente, el hijo del ex-presidente Gerald Ford, Jack y el hijo de Jimmy
Carter, Chip admiten haber fumado hierba en la Casa Blanca. El vicepresidente de
George Bush, Dan Quayle* tenía reputación de fumar hierba y usar drogas en la
universidad. Se dice que Ronald y hasta la ex-primera dama Nancy “Dile No” Reagan
fumaron hierba en la mansión del gobernador de California.
* “Cortina de Humo: Co-Inquilino Demanda al Departamento de Justicia [de Estados
Unidos] por Encubrir a Yerbero Quayle” Dallas Observer, 23 de agosto de 1990.
Kelley, Kitty, Nancy Reagan: La Biografía No-Autorizada, Doubleday Co., NY, 1991.
Notas Generales a Pie de Página /Bibliografía:
Vedas Hindúes; Shen Nung Farmacopea Herodoto; Abel, Ernest, Marihuana: Los
Primeros 12,000 Años; Plenum Press, 1980; Pergaminos del Mar Muerto; Enciclopedia
de High Times; Enciclopedia Británica, “Cultos Farmacológicos”; Roffman, Marihuana
y Medicina, 1982; Sociedad Médica del Estado de Ohio, 1860; Informe Británico sobre
el Cáñamo de la India, 1894; Ungerleider UCLA, 1982; Ejército de Estados Unidos,
Arsenal Edgewood, Maryland (Múltiples); Shultes, Harvard Botanical; EmBowden, UC
Northridge; Micahel Aldrich, Ph.D.; Vera Rubin, Instituto para el Estudio del Hombre;
Wasson, R. Gordon, SOMA, Hongo Divino de la Inmortalidad, Roffman, Marihuana y
Medicina; etimólogo Jay Lynn; Allegro, J.M., El Hongo Sagrado y la Cruz, Doubleday
& Co., 1970, et al; “Cómo se Intoxicaban los Jefes de Estado”, High Times, abril de
1980.
Economía: El Modelo Mismo de una Inquisición Moderna
Por tener conocimiento vinculado al cannabis, o cientos de otros “pecados”: Poseer una
herramienta diabólica (tenedor de mesa), leer el libro de un hechicero o hablar en
lenguas (idioma extranjero), tener una fe distinta, tener costumbres de brujo (bañarse o
caer al río), etc. Entre el 10% y hasta tanto como el 50% de las personas de Europa
occidental fueron torturadas o ejecutadas sin un juicio durante los 500 años (siglos XII
al XVII) de Inquisición de la Iglesia Católica Romana medieval.
Mientras la mayoría sufría, algunos lucraron abundantemente. El Papa podía declarar
cualquier cosa “herejía”, y usarla como excusa para robar, torturar y matar legalmente a
sus enemigos o a cualquier otro acusado. Por más de 300 años, los inquisidores se
dividieron las propiedades decomisadas a presuntos hechiceros y herejes. El
denunciante recibía ⅓ de la propiedad, ⅓ iba al gobierno, y ⅓ a la jerarquía papal.
“Cuidaos de los escribas que devoran casas de viudas”. Jesús, citado: Lucas 20:46
Este perverso modelo de persecución-por-lucro, utilizado de casi idéntica manera en
Estados Unidos por los guerreros anti-droga de hoy, que se creen tan rectos como se
creían los de antaño, fue implantado a insistencia del presidente Ronald Reagan en 1984
y redactado para el Congreso por el entonces congresista Dan Lungren, ex-procurador
general de California. En realidad, más del 90% de las propiedades confiscadas por el
gobierno [de Estados Unidos], no son devueltas jamás por las cortes. Todos, desde el
informante hasta la policía y los fiscales comparten el botín de los bienes incautados.
De hecho, mientras que la ley común británica es la base del sistema legal actual de
Estados Unidos, la ley de confiscación está asentada en el concepto medieval del objeto
maldito “deodand” (del latín “deo”═ dios, y “dand”═ dar; lo que significa que cualquier
objeto que causase la muerte de alguien era incautado por la corona). Es la base de las
leyes estadounidenses de incautación y confiscación de propiedad en vez de ser contra
las personas.
¿Por qué? Simple. La gente tiene derechos legales garantizados, ¡la propiedad no!
Thomas Jefferson escribió y actuó en nombre del cáñamo muchas veces, introduciendo
clandestinamente semillas raras a Estados Unidos, rediseñando el freno de cáñamo,
llevando sus jornales de granja y jardín, en los que escribió el 16 de marzo de 1791: “El
cultivo [del tabaco] es pernicioso. Esta planta cansa mucho al suelo. Por supuesto,
requiere mucho guano, por lo que otras producciones quedan privadas de guano; al no
producirse alimento para el ganado, no hay retorno del guano gastado. Es impolítico.
Es un hecho bien establecido en el sistema agrícola que el mejor cáñamo y el mejor
tabaco crecen en el mismo tipo de suelo. El primer artículo es de primera necesidad
para el comercio y la marina, en otras palabras, para la riqueza y protección del país. El
último, nunca útil y a veces pernicioso, deriva su estima del capricho, y su valor de los
impuestos a los que estuvo antes expuesto. La preferencia que se les dé resultará de la
comparación entre ellos: El cáñamo emplea en su estado más rústico más mano de obra
que el tabaco, pero siendo un material para manufacturas de diversas clases, se vuelve
luego el medio de sustento de numerosas personas, de ahí que ha de preferírsele en un
país populoso. Estados Unidos importa cáñamo y seguirá haciéndolo, lo mismo que
artículos diversos hechos de cáñamo, como cordaje, tela para velas, lienzo para perforar
y medias.”
Capítulo 11
LA GUERRA DEL CÁÑAMO DE 1812
NAPOLEÓN INVADE RUSIA
El siguiente es un fragmento de la historia estadounidense que no queda claro cuando lo
enseñan en el colegio. Uno se queda sin saber ¿por qué diablos peleaban estos gringos?
Aquí presentamos los eventos que desembocaron en la Batalla de Nueva Orleans que,
por lo lento de las comunicaciones, se peleó en realidad el 8 de enero de 1815, dos
semanas después de terminada oficialmente la guerra, el 24 de diciembre de 1814, con
la firma de un tratado de paz en Bélgica.
LA ÉPOCA:
EL SIGLO XVIII Y COMIENZOS DEL XIX
El cáñamo cannabis es, y lo ha sido por miles de años, el mayor negocio y la más
importante industria del planeta. Su fibra (ver Capítulo 2, “Usos”) mueve
prácticamente todos los embarques del mundo. La economía mundial en su conjunto
usa y depende de miles de diversos productos de la planta de marihuana.
DE 1740 EN ADELANTE
Rusia, por su mano de obra barata de esclavos/siervos1, produce el 80% del cáñamo
cannabis y productos acabados de cáñamo en el mundo occidental y es, por un amplio
margen, el fabricante de la mejor calidad de cáñamo cannabis para velas, soga, aparejos
y redes del mundo.
El cannabis es el principal producto comercial de Rusia; antes que sus pieles, madera y
hierro.
En la práctica, Rusia, bajo el dominio de los Zares y la Iglesia Ortodoxa Rusa siguió
teniendo mano de obra de esclavos/siervos/campesinos para hacer cáñamo hasta 1917.
1740 A 1807
Gran Bretaña le compra el 90% o más de su cáñamo marino a Rusia; La marina
británica y su comercio marítimo operan con cáñamo ruso; cada barco británico debe
remplazar 50 a 100 toneladas de cáñamo anualmente o cada dos años.
No tiene sustituto; las velas de lino, por ejemplo, a diferencia de las de cáñamo,
empezarían a podrirse en tres meses o menos por el aire salado y la espuma del mar.
1793 A 1799 Y EN ADELANTE
La nobleza británica es hostil hacia el nuevo gobierno francés principalmente porque los
británicos tienen miedo que la Revolución Francesa de 1789-93, consumada por los
comunes, pueda extenderse y/o resultar en la invasión francesa de Inglaterra y la pérdida
de su Imperio y, por supuesto, de las cabezas de su nobleza.
1803 A 1814
La marina británica bloquea a la Francia de Napoleón, incluyendo a los aliados de
Napoleón en el continente. Gran Bretaña consigue el bloqueo de Francia cerrándole sus
puertos en el Canal de la Mancha y el Atlántico (bahía de Vizcaya) con su armada;
además los británicos controlan todo acceso de y hacia el Mediterráneo y el Atlántico,
en virtud de su control del Estrecho de Gibraltar.
1798 A 1812
El neófito Estados Unidos es oficialmente “neutral” en la guerra entre Francia y Gran
Bretaña. Es más, Estados Unidos empieza a resolver sus propios problemas externos
enviando su armada e infantería de marina (1801-1805) al Mediterráneo para evitar que
los piratas y chantajistas de Trípoli recauden tributo de los comerciantes yanquis que
operaban en el área. “Millones para la defensa, ni un centavo en tributo” era el grito de
guerra de los estadounidenses, y el incidente se inmortalizó en la segunda línea del
himno de los Cuerpos de Infantería de Marina: “A las costas de Trípoli”.
1803
Napoleón, necesitado de dinero para forzar la guerra con Gran Bretaña y buscar el
control del continente europeo, vende el Territorio de Louisiana a Estados Unidos por la
bicoca de 15 millones de dólares, aproximadamente dos centavos y medio el acre.
Dicha área es alrededor de un tercio de lo que son actualmente los 48 estados contiguos.
1803 EN ADELANTE
La Compra de Louisiana alienta el sueño de algunos estadounidenses, en su mayoría del
oeste, de un “Destino Manifiesto”. Es decir, Estados Unidos debería extenderse a las
fronteras máximas de Norte América: Desde el norte de Canadá hasta el sur de Méjico y
del Atlántico al Pacífico.
1803 A 1807
Gran Bretaña sigue comerciando y adquiriendo el 90% de su cáñamo directo de Rusia.
1807
Napoleón y el Zar Alejandro de Rusia firman el Tratado de Tilsit, que suprime todo el
comercio legal de Rusia con Gran Bretaña, sus aliados, o cualquier nave de otra nación
neutral actuando como agente de Gran Bretaña en Rusia.
El Tratado también crea una zona elástica, el Ducado de Varsovia (aproximadamente
Polonia Centro-Oriental) entre los aliados de Napoleón y Rusia.
La estrategia de Napoleón y su meta más importante con el tratado es evitar que el
cáñamo ruso llegue a Inglaterra, destruyendo así a la armada británica, forzándola a
canibalizar velas, sogas, y aparejos de otros barcos; y Napoleón cree que a la larga, sin
cáñamo ruso para su enorme armada, Gran Bretaña se verá obligada a terminar su
bloqueo sobre Francia y el continente.
1807 A 1809
Estados Unidos es considerado país neutral por Napoleón, mientras sus naves no
comercien con o para Gran Bretaña, y Estados Unidos se considera neutral en la guerra
entre Francia y Gran Bretaña.
Sin embargo, el Congreso aprueba el Acta de No-Importación en 1806: Los artículos
británicos que se producen en Estados Unidos, pero que podrían producirse en otros
lugares, quedan prohibidos. El Congreso también aprueba el Acta de Embargo en 1807,
a saber: Las naves estadounidenses no podían llevar ni traer productos de o a Europa.
Dichas leyes afectaron a Estados Unidos más que a Europa; sin embargo, muchos
comerciantes yanquis desconocieron la ley.
1807 A 1814
Luego que el Tratado de Tilsit cancela su comercio con Rusia, Gran Bretaña insiste en
que no hay países ni rutas marítimas neutrales.
Desde entonces, cualquier nave que comercie con el “Sistema Continental” de aliados
de Napoleón es enemiga y está sujeta a bloqueo.
Con este pretexto, Gran Bretaña confisca naves y carga estadounidenses y envía a los
marineros de regreso a Estados Unidos a expensas del armador estadounidense.
Gran Bretaña “impresiona” a algunos marineros estadounidenses para que sirvan en la
Armada Británica. Sin embargo, Inglaterra manifiesta que ellos sólo “impresionan” a
aquellos marineros que son súbditos británicos y que las empresas navieras
estadounidenses que los emplearon se niegan a pagar sus tarifas de retorno.
1807 A 1810
Secretamente, sin embargo, Gran Bretaña ofrece a los comerciantes estadounidenses
que captura un trato (en realidad un chantaje) al “reconocer”, abordar y confiscar naves
estadounidenses y llevarlas a puerto inglés.
El trato: Perder nave y carga para siempre, o ir a Rusia y comprar cáñamo secretamente
para los británicos, que pagarán a los comerciantes estadounidenses un adelanto en oro,
y el oro restante al entregar el cáñamo.
A la vez, a los estadounidenses se les permitirá conservar y ofrecerle sus propios bienes
(ron, azúcar, especies, algodón, café, tabaco) al Zar por cáñamo. Doble ganancia para
los estadounidenses.
1808 A 1810
La mayoría de los sagaces comerciantes yanquis, al tener que optar entre huir de los
bloqueos británicos y arriesgarse a que les confisquen sus naves, carga y tripulaciones o
actuar como agentes secretos (ilegales) autorizados de Gran Bretaña, con su seguridad y
ganancias garantizadas, escogieron lo segundo.
John Quincy Adams (quien después sería presidente), entonces Cónsul de Estados
Unidos en San Petersburgo, indicó en 1809:
“Hasta 600 navíos del tipo clíper, enarbolando la bandera estadounidense, estuvieron en
Kronstadt, el puerto de San Petersburgo [Leningrado durante la era soviética], en un
período de dos semanas, embarcando principalmente cáñamo cannabis para Inglaterra
(ilegalmente) y Estados Unidos, donde también hay gran demanda de cáñamo de
calidad.”4
(Bennis, John Q. Adams y la Política Exterior Estadounidense, New York, NY, Alfred A.
Knopf, 1949.)
Estados Unidos aprueba el Acta de No-Intercambio de 1809, que reanuda el comercio
legal con Europa, con la excepción de Gran Bretaña y Francia. Pronto es remplazada
por el Proyecto de Ley Macon, reanudando todo el comercio legal.
1808 A 1810
Napoleón insiste en que el Zar Alejandro cese todo trato con los comerciantes
independientes de Estados Unidos, que están siendo obligados a convertirse en
proveedores ilegales de cáñamo de los británicos.
Napoleón quiere que el Zar le permita colocar/estacionar agentes y tropas franceses en
Kronstadt para asegurarse que el Zar y sus autoridades portuarias cumplan el tratado.
1808 A 1810
El Zar se niega, a pesar de su tratado con Francia, y “se hace el de la vista gorda” ante
los comerciantes ilegales estadounidenses, probablemente porque necesita los bienes
comerciales populares y rentables que le traen los estadounidenses a él y a sus nobles
además del oro que recibe de las compras (ilegales) de cáñamo que realizan los
estadounidenses para Gran Bretaña.
1809
Los aliados de Napoleón invaden el Ducado de Varsovia.
1810
Napoleón ordena al Zar que suspenda todo trato con los comerciantes estadounidenses.
El Zar responde retirando a Rusia de la parte del Tratado de Tilsit que lo obliga a dejar
de venderle bienes a los navíos neutrales estadounidenses.
1810 A 1812
Napoleón, enfurecido con el Zar por haber permitido que la vital provisión de cáñamo
para la armada británica llegue a Inglaterra, monta su ejército e invade Rusia, planeando
castigar al Zar y en definitiva evitar que el cáñamo llegue a la Armada Británica.
1811 A 1812
Inglaterra, nuevamente aliado y socio comercial de Rusia, sigue evitando que las naves
estadounidenses comercien con el resto del continente.
Gran Bretaña también bloquea (de Rusia) a los comerciantes de Estados Unidos en el
Mar Báltico e insiste en que los comerciantes estadounidenses están ahora obligados a
comprar secretamente otros bienes estratégicos para ellos (la mayoría en puertos del
Mediterráneo), específicamente a Napoleón y sus aliados del continente que a estas
alturas venden felices cualquier cosa para reunir capital.
1812
Estados Unidos, privado del 80% de su provisión de cáñamo ruso, discute en el
Congreso si entra en guerra.3
Irónicamente, son los representantes de los estados del oeste quienes respaldan la guerra
bajo la excusa de los marineros estadounidenses “impresionados”. Sin embargo, los
representantes de los estados marítimos, temiendo perder el comercio, rechazan la
guerra, a pesar que son sus navieras, tripulaciones y estados los supuestos perjudicados.
Ni un senador de los estados marítimos vota a favor de la guerra con Gran Bretaña,
mientras prácticamente todos los senadores del oeste votan por la guerra, esperando
quitarle Canadá a los británicos y cumplir su sueño del “Destino Manifiesto”, en la
creencia errada que Gran Bretaña está demasiado ocupada en Europa con las guerras
contra Napoleón y no podrá defender a Canadá.
Es interesante observar que Kentucky, uno de los mayores defensores de la guerra que
desarticuló el comercio exterior de cáñamo, estaba afanosamente promoviendo su
propia industria local de cáñamo.
En ese momento, 1812, las naves estadounidenses podían recoger cáñamo en Rusia y
estar de regreso tres veces más rápido de lo que les tomaba a los transportistas llevar
cáñamo de Kentucky a la costa oriental [de Estados Unidos] por tierra (por lo menos
hasta 1825, en que se completó el Canal de Erie, que acortó dramáticamente el tiempo
de viaje hasta en un 90%).
Los estados del oeste ganan en el Congreso, y el 18 de junio de 1812, Estados Unidos
está en guerra con Gran Bretaña.
Estados Unidos entra a la guerra del lado de Napoleón, quien marcha sobre Moscú en
junio de 1812.
Pronto, Napoleón es derrotado en Rusia por el crudo invierno, la política rusa de
chamuscar la tierra, 3,200 kilómetros de líneas de abastecimiento nevadas y barrosas y
porque Napoleón no se detuvo por el invierno para reagruparse antes de marchar sobre
Moscú, como era su plan de batalla original.
De los 450,000 a 600,000 hombres con que Napoleón empezó, sólo 180,000 lograron
regresar.
1812 A 1814
Gran Bretaña, luego del éxito inicial en la guerra con Estados Unidos (incluyendo el
incendio de Washington en represalia porque los estadounidenses habían quemado antes
Toronto, por entonces capital colonial de Canadá), descubre que sus finanzas y sus
combatientes han quedado disminuidos con los bloqueos, la guerra con España y
Francia, y la fuerza de Estados Unidos en los mares.
Gran Bretaña pacta la paz, y firma un tratado con Estados Unidos en diciembre de 1814.
Los términos del tratado conceden poco a ambas partes.
En él, Gran Bretaña conviene no volver a interferir con las navieras estadounidenses.
Y Estados Unidos acepta renunciar para siempre a su pretensión sobre Canadá (lo que
hizo con la excepción de “54-40 o Pleito”).
1813 A 1814
Gran Bretaña vence a Napoleón en España y lo destierra en Elba, pero se escapa por
cien días.
1815
Gran Bretaña vence a Napoleón en Waterloo (18 de junio) y lo destierra en la isla de
Santa Elena en el Atlántico meridional donde muere en 1821, y sus cabellos y partes
íntimas son vendidos al público como souvenirs.
ENERO DE 1815
Trágicamente para Gran Bretaña, a más de dos semanas del 24 de diciembre de 1814, en
que se firmó el tratado de paz de Gante entre Estados Unidos y Gran Bretaña, Andrew
Jackson vence a una enorme fuerza de ataque británica en Nueva Orleans (8 de enero de
1815) mientras las noticias del tratado cruzaban lentamente el Atlántico.
SIGLO XX
Los colegios estadounidenses, británicos, franceses, canadienses y rusos enseñan a su
niñez versiones muy distintas de esta historia cada uno, prácticamente sin mencionar al
cáñamo en la guerra (las versiones estadounidenses de cualquier otra época de su
historia tampoco lo hacen).
Notas a Pie de Página:
1. Rusia Bajo el dominio de los Zares y de la Iglesia Ortodoxa Rusa siguió teniendo una
virtual mano de obra de esclavos/siervos/campesinos para hacer cáñamo hasta 1917.
2. Uno de los principales déficits comerciales estadounidenses con el extranjero, hasta el
siglo XX, era con Rusia por cáñamo.
3. Crosby (hijo), Alfred, Estados Unidos, Rusia, Cáñamo y Napoleón, Prensa de la
Universidad del Estado de Ohio, 1965. Esta situación sólo empezó a mejorar después
de 1898 (Guerra Hispano-Americana), con la conquista y adquisición de Filipinas con
su mano de obra (barata) de “culíes” y su cáñamo de Manila (abacá).
4. Adams, John Q., microfilms, Sociedad Histórica de Massachussets, Boston, MA.
NOTA DEL AUTOR:
Quiero disculparme con los aficionados a la historia por todos los detalles que no he
incluido en este esbozo de las guerras de 1812 (por ejemplo, la participación de los
Rothschild, los Illuminati, las manipulaciones de la bolsa de valores, etc.), pero no
quería escribir “La Guerra y la Paz”. Ya está hecho. Mi intención es que a los niños se
les enseñe una historia verdadera e integral en el colegio; no una versión aguada y sin
sentido que oculta los hechos de la guerra de 1812 y la hace totalmente ininteligible y
sin ton ni son cuando es contada por maestros que no saben ni por asomo por qué se
libró. Pero no es sorprendente. Los maestros mismos frecuentemente no entienden los
verdaderos motivos de esta guerra. Los que los saben, o recién se enteraron, por lo
general están demasiado temerosos para enseñarlos.
Capítulo 12
Uso de Drogas de Cannabis en Estados Unidos en el Siglo XIX
Aunque ya en 1839, los productos del cáñamo cannabis para fibra, papel, uso náutico,
aceite de lámparas, alimento, etc., eran probablemente el mayor negocio agrícola e
industrial del mundo, los cientos de usos medicinales del cannabis (conocidos por miles
de años en Asia y el Oriente Medio) eran casi desconocidos en Europa occidental y
Estados Unidos pues la Iglesia Católica los había suprimido desde la edad media.
Sin embargo, el siglo XIX vio un dramático re-descubrimiento de los beneficios de las
drogas de cannabis, principal medicamento en Estados Unidos antes de 1863. Fueron
remplazadas por la morfina cuando se puso de moda la nueva aguja inyectable, pero no
antes de que el cannabis trajera consigo saludables elíxires y medicamentos de patente,
lujosos Salones Turcos de Fumar, y con ellos una fuente de creatividad literaria. El
cannabis siguió siendo el medicamento número dos hasta 1901 cuando fue remplazado
por la aspirina.
Medicamentos de Marihuana en Estados Unidos en el Siglo XIX
Desde 1850 hasta 1937, el cannabis fue usado como principal medicamento para más de
cien dolencias o enfermedades distintas en la farmacopea de Estados Unidos.
Durante todo este tiempo (hasta la década de 1940), la ciencia, los médicos y los
fabricantes de drogas (Lilly, Parke-Davis, Squibb, etc.) no tenían idea de sus
ingredientes activos.
Pero desde 1842 hasta 1890 y pico, la marihuana, por lo general llamada Cannabis
indica, o los extractos de cáñamo de la India, era un de los tres artículos (después del
alcohol y el opio) más usados en drogas de patente o de prescripción (en dosis altas*,
normalmente de ingestión oral).
* Las dosis dadas durante el siglo XIX a infantes, niños, adolescentes, adultos, mujeres
parturientas y adultos mayores estadounidenses en un día eran, en muchos casos,
equivalentes a lo que un moderno marihuanero empedernido consume en uno o dos
meses, usando los lineamientos del gobierno de Estados Unidos de 1983 como
comparación.
La violencia estaba asociada al uso de alcohol; la adicción a la morfina era conocida
como la “dolencia del soldado”.
Y así, durante esa era, el cannabis adquirió prestigio y hasta era recomendado para
ayudar a los alcohólicos y adictos a recuperarse. Algunas organizaciones de
temperancia llegaban a sugerir “hachís” como sustituto para el (maltrato conyugal)
“demonio” alcohol.
Sin embargo, gran parte de las medicinas de cannabis habían sido abandonadas por
Occidente desde los días de la Inquisición. (Ver capítulo 10, “Una Mirada a la
Sociología…”)
Hasta que W.B. O’Shaugnessy, un médico británico de 30 años de edad que servía en la
provincia hindú de Bengala*, observó como los médicos hindúes usaban diferentes
extractos de cáñamo para tratar con éxito todo tipo de dolencias y enfermedades por
entonces incurables en Occidente, incluyendo al tétano.
* “Bengala”, “Bhang” “la” significa literalmente tierra de Cannabis.
Entonces O’Shaugnessy realizó un voluminoso estudio* (el primero de Occidente) en
1839, y publicó un documento de 40 páginas sobre los usos de los medicamentos de
cannabis. A la vez, un médico francés de apellido Roche estaba haciendo el mismo redescubrimiento
del cáñamo en los medicamentos del Oriente Medio.
* O’Shaugnessy usó pacientes, animales, y a si mismo en su investigación y
experimentos. Incidentemente, O’Shaugnessy se volvió millonario y la Reina Victoria
lo hizo caballero por construir el primer sistema telegráfico de la India en los 1850.
El documento médico y los descubrimientos de O’Shaugnessy sobre los extractos de
cáñamo agitaron al mundo médico occidental y circularon ampliamente. En sólo tres
años, la marihuana se convirtió en una estrella en Estados Unidos y Europa.
Los informes escritos por estadounidenses que lo usaban por primera vez (novicios) y
los médicos que usaban, trataban o experimentaban con cannabis, daban cuenta directa
de sus propiedades de expansión mental y temporal generalmente eufóricas y a veces
disfóricas tanto en niños como en adultos, lo mismo que de hilaridad y apetitos
incrementados, especialmente las primeras veces que lo probaban.
Curiosamente, durante todo este período (la década de 1840 a la de 1930), Lilly,
Squibb, Parke Davis, Smith Brothers, Tildens, etc., no contaban con un medio eficaz de
prolongar su corta vida de vitrina y les fue muy difícil estandarizar la dosificación.
Como hemos mencionado, la medicina de marihuana era tan apreciada por los
estadounidenses (incluyendo a algunos teólogos protestantes) durante el siglo XIX que
en 1860, por ejemplo, el Comité sobre Cannabis Indica de la Sociedad Médica del
Estado de Ohio reportó y concluyó que: “los altos comentaristas Bíblicos [académicos]”
creen “que la hiel y vinagre, o vino mirrado, ofrecida a nuestro Salvador, justo antes de
su crucifixión, era muy posiblemente una preparación de cáñamo de la India
[marihuana], y hasta mencionan su anterior uso en obstetricia.”*
* Reimpreso de las trascripciones de la 15a reunión anual de la Sociedad Médica del
Estado de Ohio, en White Sulphur Springs, Ohio, 12-14 de junio de 1860, pp. 75-100.
La principal razón de que las medicinas de cannabis cayeran en desuso en Estados
Unidos fue la dificultad para identificar y estandarizar la dosificación. Por ejemplo, en
1964, 27 años después que Estados Unidos ilegalizó el cannabis en 1937, el Dr. Raphael
Mechoulam de la Universidad de Tel Aviv fue el primero en descubrir las moléculas
THC delta como ingredientes activos del cannabis. Además, los médicos de fines del
siglo XIX no encontraban la forma de inyectarlo en humanos con sus nuevas agujas
hipodérmicas, y siguen sin hacerlo.
En la década de 1890, algunas de las guías matrimoniales estadounidenses más
populares recomendaban el cannabis como afrodisíaco de extraordinarios poderes.
Nadie sugirió jamás una ley prohibicionista contra el cannabis. Y mientras se hablaba
de una ley prohibiendo el alcohol, varias organizaciones femeninas de temperancia
llegaron a sugerir al “hachís” como sustituto del “demonio” alcohol, que decían
conducía al maltrato de esposas.
Una Inspiración Popular para los Grandes de la Literatura del Siglo XIX
Desde comienzos del siglo XIX en adelante, algunos de los escritores románticos y
revolucionarios más avanzados en el campo de la libertad individual y la dignidad
humana ensalzaban el uso de cannabis. Hoy estudiamos sus obras entre los “clásicos”:
Víctor Hugo: Los Miserables, 1862, (El Jorobado de) Notre Dame de Paris, 1831;
Alejandro Dumas: El Conde de Montecristo, 1844, Los Tres Mosqueteros, 1844;
Coleridge, Cautier, De Quincy, Balzac, Baudelaire, y John Greenleaf Whittier (Barbara
Fritchie), etc.
La imaginería del cannabis y los hongos influyó la obra de Lewis Carroll (Alicia en el
País de las Maravillas, 1865, y A Través del Espejo, 1872). A comienzos de la década
de 1860, el mejor amigo y mentor de Mark Twain era el ya famoso escritor y defensor
del cannabis, el joven (comenzando la veintena) Fitz Hugh Ludlow (El Comedor de
Hachís, 1857). Ludlow describió la ingestión de hachís como una aventura mental
asombrosa pero advirtió enfáticamente con respecto a la sobre-complacencia en su uso y
el de todas las drogas.
Los relatos de estos autores usualmente tenían varias cosas en común: Un amor total a
la libertad individual; el respeto por la dignidad de la búsqueda de cada ser humano de
la conciencia individual; y un desprecio humorístico por lo establecido, las creencias,
las burocracias y las injusticias de su tiempo (por ejemplo, Los Miserables).
La ciencia de la psico-farmacología empezó en Francia alrededor de 1845, con el Dr.
J.J. Moreau DeTours, y el cannabis se convirtió en una de las primeras drogas que se
usaron para tratar a los dementes y los deprimidos.
Moreau era un gran amigo de Dumas, Hugo, y Gautier, y en 1845 fundó con ellos en
París el primer club de cannabis en el Mundo Occidental: Le Club Des Haschischins.
Caramelos de Azúcar de Arce y Hachís
A partir de los 1860, la Ganja Wallah Hasheesh Candy Company preparaba caramelos
de azúcar de arce y hachís, los que pronto se volvieron una de las golosinas más
populares de Estados Unidos.
Por 40 años se vendía sobre el mostrador y era publicitado en periódicos, además de
figurar en los catálogos de Sears-Roebuck como un caramelo totalmente inofensivo,
delicioso y divertido.
Salones Turcos de Fumar
Las Ferias Mundiales y Exposiciones Internacionales, desde 1860 hasta comienzos de
1900, frecuentemente presentaban una exposición y concesión popular de Fumaderos
Turcos de Hachís. Fumar hachís era una novedad para los estadounidenses; sus efectos
se sentían mucho más rápido. Sin embargo, fumar hachís sólo tenía como un tercio de
la potencia o duración de la ingestión oral de los medicamentos de extracto de cannabis
que se les prescribía regularmente hasta a los niños estadounidenses.
En la Exposición Centenaria de 1876 en Filadelfia, conmemorando los cien años de la
independencia de Estados Unidos, los concurrentes llevaban a sus amigos y familiares a
participar (fumar) a la popularísima Exposición Turca de Hachís, para “enaltecer” su
vivencia de la Feria.
Ya en 1883, salones de fumar hachís similares funcionaban legalmente en todas las
grandes ciudades estadounidenses, incluyendo Nueva York, Boston, Filadelfia,
Chicago, San Louis, Nueva Orleans, y otras.
La Gaceta Policial estimaba que habían más de 500 salones de fumar hachís en la
ciudad de Nueva York en 1880 y el Departamento de Policía de Nueva York estimaba
que seguían habiendo 500 o más salones de hachís en la ciudad de Nueva York en los
años veinte. Había más de estos salones que tiendas ilícitas de licor durante el mismo
período de prohibición de alcohol en los años veinte.
Tan Estadounidense como el Pastel de Manzana
A comienzos del siglo XX casi cuatro generaciones de estadounidenses habían usado
cannabis. Prácticamente todos en ese país estaban familiarizados desde la niñez con el
“vuelo” del extracto de cannabis, sin embargo los médicos no consideraban que creara
hábito, ni que fuera antisocial, ni violento en absoluto, luego de 60 años de uso.
Esto nos lleva a una pregunta importante: ¿Si no fue el miedo a las consecuencias
sanitarias ni sociales lo que condujo a la ulterior prohibición del uso de cannabis en
Estados Unidos (luego forzada sobre el resto del mundo), qué fue?
La Campaña de Enlodamiento
¿Qué fuerza socio-política tendría tanto poder como para hacer que los estadounidenses
se lancen contra algo tan inocente como una planta, más aun, una que todos tenían
interés en usar para mejorar sus propias vidas?
Ya hemos visto como las primeras leyes federales contra la marihuana (1937) se deben
a las mentiras de William Randolph Hearst, el periodismo amarillo, los artículos y
desvaríos racistas en los periódicos, que desde entonces fueron citados como hechos por
Harry Anslinger en su testimonio ante el Congreso.
Pero, ¿qué motivó a Hearst a difundir sus cuentos de espanto racistas sobre la
marihuana? ¿Por qué inteligencia, o ignorancia, se sigue castigando estadounidenses al
ritmo de 14 millones de años en cárceles y prisiones sólo en los últimos 60 años
(390,000 arrestados por marihuana en 1990; 410,000 en 1993; 642,000 en 1997, casi el
doble que en 1990)? ¿Por qué ocurrió todo esto?
El primer paso fue introducir el elemento de terror a lo desconocido mediante el uso de
una palabra que nadie había escuchado antes: “marihuana”.
El siguiente paso fue mantener sus maniobras ocultas de los médicos, científicos y la
industria del cáñamo, que hubiesen defendido al cáñamo. Esto se logró sosteniendo la
mayoría de las audiencias sobre la prohibición en secreto.
Y, finalmente, los prohibicionistas salieron a agitar emociones primarias y a golpear
justo en la herida del odio que ya estaba envenenando a la sociedad: el racismo.
Capítulo 13
Prejuicio:
La Marihuana y las Leyes “Jim Crow”
Fumando en Estados Unidos
La primera vez de la que se tiene noticia* que se fumó moños de la planta hembra de
cannabis en el hemisferio occidental fue probablemente en la década de 1870 en las
Indias Occidentales (Jamaica, Bahamas, Barbados, etc.). Llegó con la inmigración de
miles de hindúes (de la India controlada por los británicos) importados como mano de
obra barata. Para 1886, los marineros mejicanos y negros, que comerciaban en dichas
islas, habían adoptado y difundido su uso por todas las Indias Occidentales y Méjico.
* Existen otras teorías sobre la primera vez que se “fumó” moños de cáñamo, por
ejemplo: los esclavos estadounidenses y brasileños, indios Shawnee, etc.; algunas son
fascinantes, pero ninguna verificable.
En las Indias Occidentales se fumaba cannabis generalmente para aliviar el trabajo
matador de los cañaverales, para ganarle al calor, y para reposar en las tardes sin la
amenaza de la resaca del alcohol por la mañana.
Dada su área de uso a fines del siglo XIX –el Caribe, las Indias Occidentales y Méjico–
no llama la atención que el primer uso de marihuana registrado en Estados Unidos fuese
por mejicanos en Brownsville, Texas en 1903. Y la primera ley prohibiendo la
marihuana en Estados Unidos –sólo a los mejicanos– fue aprobada en Brownsville ese
mismo año.
El siguiente informe que se registró sobre uso de “ganya” fue en 1909 en el puerto de
Nueva Orleáns, en el sector de “Stoteyville”, de mayoría negra y frecuentado por
marineros.
Storeyville, Nueva Orleans, estaba lleno de cabarets, burdeles, música y toda la demás
parafernalia habitual de los distritos “rosa” alrededor del mundo. Los marineros de las
islas tomaban su licencia y conseguían su marihuana ahí.
Caranegra
El Comisionado de Seguridad Pública de Nueva Orleans escribió que “… la marihuana
era la droga más aterradora y maligna en estropear Nueva Orleans”, y advirtió en 1910
que los usuarios habituales podrían llegar a 200 sólo en Storeyville.
Para el Fiscal del Distrito, los Comisionados de Seguridad Pública y los diarios de
Nueva Orleans, desde 1910 hasta los 30, la influencia insidiosa y maligna de la
marihuana aparentemente se manifestaba haciendo que los “oscuritos” creyeran que
eran tan buenos como los “blancos”.
En realidad, la marihuana estaba siendo culpada de los primeros artistas negros en
negarse a usar caranegra* y por las risas histéricas de los “negros” bajo la influencia de
la marihuana al pedirles que crucen una calle o que pasen al fondo del tranvía, etc.
* Así es, los ojos no los han engañado. Por una curiosa argucia en las Leyes “Jim
Crow” (de segregación), los estadounidenses negros no podían subir a ningún
escenario en el Sur Profundo (y gran parte del Norte y Oeste también). Los “negros”
tenían que usar (durante los años 20) caranegra –como usó Al Jolson para cantar
“Swanee”–, un tinte que usaban los artistas blancos para parecerse o imitar a la gente
negra. Resulta que, según la Ley “Jim Crow”, no se permitía negros sobre el escenario
en absoluto, pero los muy talentosos podían colarse/entrar por puertas traseras,
pintarse su caranegra, ¡y pretender ser un blanco pasando por negro!
Y Todo ese Jazz
En Nueva Orleans, los blancos también estaban preocupados porque los músicos
negros, que se decía fumaban marihuana, estaban difundiendo (vendiendo) una nueva y
poderosa (popular) música “vudú” que hacía que hasta las más recatadas mujeres
blancas movieran los pies y estaba planteada para, en última instancia, quitarse el yugo
de los blancos. ¡Hoy llamamos a esa nueva música. . . jazz!
Los negros obviamente aprovechaban el miedo que los blancos racistas de Nueva
Orleans le tenían al “vudú” para tratar de excluirlos de sus vidas. Por lo general se
reconoce que la cuna del Jazz queda en Storeyville, Nueva Orleans, hogar de originales
innovadores: Buddy Bohler, Buck Johnson, entre otros (1909-1917). Storeyville
también vio nacer a Louis Armstrong* (1900).
* En 1930, un año después de que grabara “Muggles” (léase: “marihuana”), Louis
Armstrong fue arrestado en Los Angeles por tener un cigarrillo de marihuana y pasó
diez días en la cárcel hasta que consintió en irse de California y no regresar en dos años.
Los periódicos, políticos y la policía estadounidenses prácticamente no sabían, todos
estos años (hasta los años 20, y entonces sólo pocos), que la marihuana que fumaban los
“oscuritos” y “chicanos” en cigarrillos o pipas era sólo una versión suavizada de los
muchos medicamentos de cannabis tan familiares que venían usando desde su niñez, ni
que la misma droga se fumaba lícitamente en los suntuosos salones de hachís de los
“blancos”.
Los blancos racistas escribían artículos y aprobaban leyes comunales y estatales contra
la marihuana sin este conocimiento durante casi dos décadas, principalmente por la
“insolencia maligna* negro/mejicana” bajo el efecto de la marihuana.
* Insolencia Maligna: Entre 1884 y 1900, 3,500 muertes documentadas de negros
estadounidenses fueron producto de linchamientos; entre 1900 y 1917, se registraron
más de 1,100. Las cifras reales eran indudablemente mayores. Se estima que un tercio
de estos linchamientos fueron por “insolencia”, que podía ser cualquier cosa desde
mirar (o ser acusado de mirar) dos veces a una mujer blanca hasta pisarle la sombra a un
blanco, aun mirar a un blanco directo a los ojos por más de tres segundos, no pasar
directamente al fondo del tranvía, y otras “ofensas”.
Era obvio para los blancos, la marihuana causaba la “malignidad” de negros y
mejicanos, si no, no se atreverían a ser “insolentes”…
Cientos de miles de negros y chicanos fueron sentenciados de diez días a diez años en
su mayoría a trabajos forzados comunales o estatales por delitos tan ridículos como los
que acabamos de mencionar.
Tal era la naturaleza de las leyes “Jim Crow” hasta los años 50 y 60; las leyes que
Martin Luther King, la NAACP, y la protesta del público finalmente han comenzado a
enmendar en Estados Unidos.
Sólo podemos imaginarnos el efecto inmediato que tuvo la resistencia de los artistas
negros a usar caranegra sobre la institucionalidad blanca, pero siete años después, en
1917, Storeyville fue totalmente clausurado. El apartheid tuvo su momento de triunfo.
Ya no más tuvo el estirado ciudadano blanco que preocuparse de que las mujeres
blancas fueran a Storeyville a escuchar jazz “vudú” y tal vez resultar violadas por sus
“adherentes negros” marihuaneados, que exhibían irrespeto (insolencia) maligno por los
blancos y sus “Leyes Jim Crow”, pisándoles la sombra o cosas por el estilo estando
marihuaneados.
Los músicos negros se llevaron entonces su música y su marihuana navegando por el
Mississippi, río arriba, hasta Memphis, Kansas City, Saint Louis, Chicago, etc., donde
los patriarcas comunales (blancos), por las mismas razones racistas, pronto aprobaron
leyes locales contra la marihuana para silenciar la música “maligna” y evitar que las
mujeres blancas cayeran presa de los negros a través del jazz y la marihuana.
Mejicano-Estadounidenses
En 1915, California y Utah aprobaron leyes estatales ilegalizando la marihuana por las
mismas razones “Jim Crow” (racistas), pero dirigida a través de los periódicos de Hearst
contra los chicanos.
Colorado siguió en 1917. Sus legisladores citaron excesos del ejército rebelde de
Pancho Villa, cuya droga de elección parece haber sido la marihuana. De ser cierto,
significa que la marihuana ayudó a derrocar uno de los regímenes más represivos y
malignos que haya sufrido Méjico.
La Legislatura de Colorado creía que la única forma de evitar un auténtico baño de
sangre racial y la destitución de sus (de los blancos) leyes, actitudes e instituciones
ignorantes y prejuiciadas, era perseguir la marihuana.
Los mejicanos, bajo la influencia de la marihuana, exigían un trato humanitario, poder
mirar a las mujeres blancas, que sus hijos fueran educados mientras ellos cosechaban
betarragas para azúcar, y otras demandas “insolentes”. Con la excusa de la marihuana
(Hierba Asesina), los blancos podían ahora usar la fuerza y racionalizar sus violentos
actos represivos.
Dicho “racismo contra la hierba” continúa hasta la fecha. En 1937, Harry Anslinger le
dijo al Congreso que había entre 50,000 y 100,000* marihuaneros en Estados Unidos, la
mayoría “negros y mejicanos, y artistas”, y su música, el jazz y el swing, era una
consecuencia del uso de marihuana. Insistía en que esta música “satánica” y el uso de
marihuana hacían que las mujeres blancas “¡buscasen relaciones con negros!”
* Anslinger se hubiese vuelto loco de haber sabido que un día habrían 26 millones de
usuarios diarios de marihuana y otros 30 a 40 millones de usuarios ocasionales en
Estados Unidos, y que el rock y el jazz son disfrutados actualmente por decenas de
millones que nunca han fumado marihuana.
Sudáfrica Hoy
En 1911, Sudáfrica* empezó a proscribir la marihuana por las mismas razones que
Nueva Orleans: ¡para contener a los negros insolentes! Sudáfrica blanca, junto con
Egipto, condujeron la lucha internacional (Liga de Naciones) para ilegalizar el cannabis
en todo el mundo.
* Sudáfrica siguió permitiendo que sus mineros fumaran dagga en las minas, sin
embargo. ¿Por qué? ¡Porque eran más productivos!
En realidad, ese mismo año, Sudáfrica influyó sobre los legisladores sureños de Estados
Unidos para que proscribieran el cannabis (que muchos sudafricanos reverenciaban
como “dagga”, su hierba sagrada). Muchas oficinas principales de los negocios
sudafricanos en Estados Unidos quedaban en Nueva Orleans por entonces.
Esta es la base racial y religiosa (Iglesia Católica Medieval) de la que surgieron las
leyes [estadounidenses] contra el cáñamo. ¿Estarán orgullosos?
A la fecha, hay estadounidenses que han cumplido catorce millones de años en cárceles,
prisiones, libertad bajo palabra y libertad condicional por este absurdo razonamiento
racista y tal vez económico. (Ver Capítulo 4, “Los Últimos Días del Cannabis Legal”.)
¿No es interesante que en 1985 Estados Unidos encarcelara más gente que cualquier
país en el mundo excepto Sudáfrica? En 1989, Estados Unidos superó a Sudáfrica, y el
ritmo de encarcelamiento de 1997 fue casi cuatro veces mayor que el de Sudáfrica, es el
mayor del mundo, y está creciendo.
El Presidente Bush, en su gran discurso sobre su política antidrogas del 5 de setiembre
de 1989, prometió duplicar la población carcelaria nuevamente, luego de haber sido ya
duplicada bajo Reagan. Lo consiguió. En 1993, el Presidente Bill Clinton planeó
redoblar el número de prisioneros una vez más para 1996. Y lo hizo.
En 1979 hubo un gran clamor cuando el ex-embajador estadounidense ante la ONU,
Andrew Young, declaró ante el mundo que Estados Unidos tenía más prisioneros
políticos que cualquier otra nación. (Amnistía Internacional, UCLA.)
Restos Duraderos
Aunque la caranegra desapareció como ley a finales de los 20, hasta los años 60, los
artistas negros (como Harry Belafonte y Sammy Davis, Jr.) tenían que entrar por la
puerta trasera de los establecimientos teatrales, bares, etc., ¡por ley!
No podían alquilar un cuarto de hotel en Las Vegas o Miami Beach, ni siendo el número
principal.
La representación de Ben Vereen en la Inauguración Presidencial de 1981 para Ronald
Reagan presentaba las leyes Caranegra/Jim Crow estadounidenses de cambio de siglo
en un fabuloso relato sobre el genio negro de la comedia, Bern Williams (circa 1890 a
1920).
Vereen había sido invitado a actuar en la Inauguración de Reagan y había aceptado sólo
con la condición de que le permitieran contar el relato completo de la “caranegra”, pero
toda la primera parte del número de Vereen, describiendo a Bern Williams y la
caranegra, fue censurado por la gente de Reagan en ABC TV, contradiciendo el acuerdo
especial que tenía Vereen con ellos.
Capítulo 14
Más de Sesenta Años de Supresión y Represión
1937: El cáñamo es vedado. Un estimado de 60,000 estadounidenses fuma
“marihuana”, pero prácticamente todos [en Estados Unidos] han oído de ella gracias a la
campaña de desinformación de Hearst y Anslinger.
1945: La revista Newsweek informa que ya son más de 100,000 las personas que fuman
marihuana.
1967: Millones de estadounidenses fuman hojas y flores de cáñamo habitual y
abiertamente.
1977: Decenas de millones fuman cannabis habitualmente, y muchos cultivan sus
propias plantas.
1998: Uno de cada tres estadounidenses, casi 90 millones de ciudadanos, ya lo han
probado por lo menos una vez, y como 10-20% (25 a 50 millones de estadounidenses)
siguen prefiriendo comprarlo y fumarlo habitualmente, a pesar de las pruebas de orina y
leyes más severas.
A lo largo de su historia, los estadounidenses han sostenido la tradición legal que nadie
puede renunciar a sus derechos constitucionales y que si a alguien se le negaran estas
protecciones, entonces se le estaría estafando. Sin embargo, ya en 1989, cuando alguien
aplicaba a una actividad extracurricular en el colegio o a un empleo de salario mínimo,
podían obligarlo a renunciar a su derecho a la privacidad, a su protección contra la autoincriminación,
a los requisitos constitucionales de motivos razonables para su registro y
captura, a la presunción de su inocencia hasta haber sido hallado culpable por sus pares,
y al más fundamental de todos los derechos: la responsabilidad personal por la propia
vida y conciencia.
¡La Corte Suprema de Estados Unidos sostuvo en 1995 que estas intromisiones a la
privacidad eran constitucionales!
En noviembre de 1996, como mencionamos antes, California aprobó una iniciativa
popular a nivel estatal que legalizó la marihuana medicinal en el estado. También en
noviembre de 1996, Arizona aprobó una iniciativa estatal (con 65% de los votos) que
incluía a la marihuana medicinal pero, a diferencia de la ley de California, la legislatura
de Arizona y el gobernador (que después fue acusado públicamente) pueden impugnar,
y desde entonces han impugnado, la ley del pueblo. Es la primera vez que la legislatura
y el gobernador han rechazado una iniciativa estatal en Arizona en 90 años.
Las Fuerzas Armadas y la Industria
Las Fuerzas Armadas [de Estados Unidos], lo mismo que muchas fábricas civiles,
despiden a quien fuma marihuana; aun si la ha fumado 30 días antes de la prueba y
fuera de servicio. Estas pruebas se hacen en forma aleatoria y a menudo no incluyen
licor, tranquilizantes, u otras drogas estimulantes/depresivas. Sin embargo, según
OSHA y los hallazgos actuariales de las aseguradoras, además de AFL-CIO, es el
alcohol el que está comprometido en el 90-95% de los accidentes fabriles relacionados
con drogas.
En realidad, numerosas pruebas del Ejército de Estados Unidos sobre los efectos del
cannabis en soldados (durante los años 50 y 60) en el Arsenal Edgewood, Maryland, y
en otros lugares, no registran pérdida de la motivación ni del rendimiento luego de dos
años de fumar cantidades considerables de marihuana (auspiciada por el ejército).
Dicho estudio fue repetido seis veces más por los militares y docenas de veces por
universidades con los mismos o similares resultados. (Además: Informe Británico sobre
el Cáñamo de la India; estudio Panamá/Siler; estudio Jamaiquino, et al.)
Las minas sudafricanas de oro y diamantes permitieron y alentaron a sus obreros de raza
negra a usar cannabis/dagga para poder trabajar más.
(Informes Gubernamentales de Estados Unidos, 1956-58-61-63-68-69-70-76.)
La Privacidad es un Derecho
Los grupos como NORML, HEMP, ACLU, BACH, y el Partido Libertario (por
ejemplo) consideran que mientras el personal militar (a menos que esté en alerta) o los
obreros fabriles no fumen cannabis estando de guardia o durante las cuatro a seis horas
previas a su guardia, es asunto de ellos. Esto guarda relación con las conclusiones de
los informes de las Comisiones Siler (1933) y Shafer (1972) del propio gobierno
estadounidense, lo mismo que el Informe LaGuardia (1944), el Estudio del Gobierno
Canadiense (1972), la Comisión del Estado de Alaska (1989), y el Panel Asesor de
Investigación de California (1989), todos los cuales sostienen que su uso no merece
castigos penales.
Pruebas de Orina Imprecisas
Las pruebas de orina practicadas a personal militar/obrero fabril sólo tienen una
exactitud parcial y no indican el grado de intoxicación del sujeto. Sólo señalan si el
sujeto ha fumado o ha estado en presencia de humo de cannabis o si ha ingerido aceite
de cañamón o cualquier producto alimenticio de cañamón en los últimos 30 días. Sea
que lo fumó o comió una hora antes o 30 días antes, y a veces si no ha fumado en
absoluto, el resultado de la prueba es el mismo: Positivo.
El Dr. John P. Morgan –médico– manifestó en la revista High Times de febrero de 1989
(y lo seguía afirmando en 1999) que: “Las pruebas distan mucho de ser confiables. Las
alteraciones extraoficiales y las altas tasas de falso-positivos y falso-negativos, etc., son
comunes, peor aun, las empresas que realizan las pruebas no están sujetas a ningún tipo
de patrón que no sea el propio.”
En el rango de 20 a 50 nanogramos (mil millonésimas de gramo) por mililitro de
carboxiácido de THC (un metabolito) estas pruebas pueden leerse como positivo o
negativo, aunque se sabe que los resultados derivados de esta parte de la escala no son
significativos. Para el ojo no entrenado, todo resultado positivo es alarmante; y la
mayoría de los que realizan las pruebas no están entrenados ni certificados. En todo
caso, la decisión de contratar, despedir, detener, volver a realizarle la prueba, u obligar a
alguien a comenzar un tratamiento por abuso de drogas la toman otros por él en el acto.
“Pienso que la tendencia a leer la prueba EMIT [metabolitos de THC en orina] por
debajo del límite de detección es una de las razones importantes de que la prueba no
haya sido confirmada muchas veces en los informes publicados”, señaló el Dr. Morgan.
En 1985, por primera vez, los estudiantes de secundaria de Milton, Wisconsin, fueron
obligados a someterse a pruebas semanales de orina para saber si fumaban hierba.
Organizaciones del tipo de “Familias Contra la Marihuana” estaban exigiendo esta
prueba, aunque no una para licor, depresivos u otras drogas peligrosas.
Cientos de comunidades y colegios secundarios alrededor de Estados Unidos esperaban
el resultado de las acusaciones constitucionales en Milton en 1988 antes de implementar
programas similares de pruebas en sus propios distritos escolares. A raíz de la decisión
a favor de Milton, desde entonces las pruebas a los alumnos de secundaria que
participan en actividades extracurriculares han sido ampliamente adoptadas y ello ha
continuado por todo Estados Unidos.
Por ejemplo, en Oregon las pruebas a los atletas de secundaria se han ampliado por
orden de la corte a todas las actividades extracurriculares. Los miembros de la banda de
música, las coristas, hasta los miembros de equipos de debates, algunos de los cuales
debaten el asunto de la marihuana, pueden ser sometidos a estas pruebas a voluntad en
todos los estados excepto California donde, desde 1996, un escolar puede legalmente
contar con la indicación o el conocimiento de un médico para usar marihuana medicinal.
(Informes de NORML, High Times, los noticieros de ABC, NBC y CBS, y Los Angeles
Times, 1981-1998, Oregonian, 23 de octubre de 1989.)
El Béisbol y “Babe”
El ex-comisionado de béisbol, Peter V. Ueberroth, ordenó por primera vez en 1985 que
todo el personal, excepto los jugadores sindicalizados, se someta a dichas pruebas de
orina. Desde los dueños hasta los vendedores de maní y los encargados de los bates,
son obligatorias para conservar el empleo. En 1990 ya habían sido incorporadas en
todos los contratos, incluidos los de los jugadores.
En California, desde noviembre de 1996, los jugadores profesionales de béisbol (o
cualquier otro deportista, para el caso) pueden beneficiarse del cannabis como
medicamento, y seguir jugando profesionalmente.
Aparte de las libertades civiles cuestionadas, aparentemente se ha olvidado que “Babe”
Ruth solía invitar a los reporteros a acompañarlo mientras se tomaba 12 cervezas antes
de jugar un partido [de béisbol], durante la Prohibición de alcohol [en Estados Unidos].
Muchas organizaciones “secas” y aun el comisionado de la liga [de béisbol] le rogaron
que piense en los niños que lo idolatraban y dejara de tomar, pero “Babe” rehusó.
Si Peter Ueberroth o sus pares hubiesen estado a cargo del béisbol durante la
Prohibición, el “Sultán del Matamoscas” hubiera sido expulsado vergonzosamente y
millones de niños jamás hubiesen podido jugar orgullosamente en las “Ligas Menores
Babe Ruth”. El comité de “Guerra Contra las Drogas” de Lyndon LaRouche nos dijo
que, junto con las nuevas leyes contra la marihuana, esperaban implementar su meta
más importante: cualquiera que en el futuro tocase música disco, rock, o jazz por la
radio, por televisión, en los colegios, o en concierto, o que simplemente vendiese discos
de rock o de cualquier música no aprobada en sus listas clásicas sería encarcelado,
incluyendo a los profesores de música, disc-jockeys y ejecutivos de empresas disqueras.
Decenas de millones de estadounidenses promedio optan por usar cannabis
automedicado o para descansar durante su tiempo libre, arriesgándose a las penas
judiciales. El desempeño laboral debe ser el principal criterio para evaluar a los
trabajadores, no el estilo de vida personal de su preferencia.
Los Babe Ruths del deporte, los Henry Fords de la industria, los Pink Floyds, Beatles,
Picassos, y Louis Armstrongs de las artes, y uno de cada diez estadounidenses han sido
convertidos en delincuentes y miles en desempleados por fumar cannabis, aun cuando
sólo estén relajándose en la intimidad de sus hogares.
La carrera cinematográfica de Robert Mitchum casi termina en 1948 con un arresto por
marihuana. El Juez Federal Douglas Ginsburg estaba a punto de ser nominado a la
Corte Suprema de Estados Unidos en 1987 cuando se reveló que había fumado hierba
siendo profesor universitario y su nombre fue retirado de la nominación. Sin embargo,
la admisión en 1991 del designado por George Bush [padre] a la Corte Suprema de
Justicia, Clarence Thomas, de haber fumado marihuana en la universidad no dificultó su
controversial confirmación.
Dividiendo Comunidades y Separando Familias
“Ayuda a un amigo, mándalo a la cárcel”, reza un cartel en Ventura, California. Este es
un ejemplo de la táctica de acusar al vecino en la campaña de “tolerancia cero” que se
emplea para hacer cumplir las leyes contra el delito sin víctimas de fumar cannabis.
He aquí otro ejemplo, este de la televisión: “Si tiene conocimiento de alguna felonía
puede ganarse hasta mil dólares. Su nombre no será usado y no necesitará aparecer ante
la corte.” *Un individuo recibió una postal en la cárcel que decía: “Nuestro informante
recibió 600 dólares por acusarte. Crimestoppers.”
*(Crimestoppers, Ventura, California, octubre de 1989.)
Vigilancia y Capturas
En la California rural, donde el cultivo de cannabis ha sostenido comunidades enteras,
las bien armadas fuerzas de CAMP penetran en un denso bosque y descubren plantas
vigorosas y lozanas de 4.5 metros de altura y ocho meses de edad. Las derriban a
hachazos, las apilan con llantas y las rocían con gasolina. Húmedas, arden lentamente.
En otro lugar, un piloto de helicóptero da vueltas sobre un vecindario, atisbando por una
cámara sensible al calor apuntada hacia una casa. “Estamos buscando el sol interior”,
explica como lo más normal.
“Sólo perseguimos objetivos específicos”, casas donde se han comprado luces de
crecimiento [o cultivo] o donde existe alguna otra base tangible para sospechar la
“preparación de una sustancia controlada”: una felonía.
“Mira, hay una luz en la casa.” Su pantalla termo sensible muestra calor filtrándose por
debajo del alero del tejado de la casa. Sitio confirmado.
Luego obtienen una orden de cateo, irrumpen en la propiedad, capturan la casa bajo
procedimientos civiles, y procesan a sus habitantes bajo la ley penal.
(48 Hrs., CBS TV, “El Cultivo de Marihuana en California”, 12 de octubre de 1989.)
Políticas No-Estadounidenses y Extorsión Política
Richard Nixon ordenó al FBI que monitoreara ilegalmente a John Lennon 24 horas al
día, seis meses seguidos en 1971 porque Lennon había dado un concierto en Michigan
para liberar a un estudiante (John Sinclair) de una condena de cinco años de cárcel por
haber estado en posesión de dos tronchos.
(Los Angeles Times, agosto de 1983.)
Las empresas de drogas, petróleo, papel y licor quieren que la hierba siga ilegal para
siempre, sin importar los derechos de quién tengan que suprimir ni cuántos años
tengamos que pasar en prisión para garantizarles sus ganancias.
Los políticos liberales son investigados y, creemos, chantajeados para que no abran la
boca sobre este tema y otros, o se arriesgan a ser expuestos por alguna indiscreción
pasada –propia o de algún miembro de sus familias–, probablemente sexual o
relacionada con las drogas.
La Policía, los Secretos y el Chantaje
Hace unos años, el entonces Jefe de la Policía de Los Angeles, Daryl Gates (1978-
1992), ordenó la vigilancia del Concejal Zev Yarslovsky, el Fiscal Comunal John Van
DeKamp, y el Alcalde Tom Bradley, entre otros. Monitoreó sus vidas sexuales privadas
por más de un año.
(Los Angeles Times, agosto de 1983.)
J. Edgar Hoover, como Director del FBI, hizo lo mismo durante cinco años con Martin
Luther King Jr. y, en la más “enferma” de las situaciones, condujo intencionalmente al
suicidio a la actriz Jean Seburg, con terribles cartas federales continuas y
suministrándole información a los tabloides exponiendo sus embarazos y citas privadas
con negros. En realidad, usando al FBI, Hoover acosó objetivos seleccionados, durante
tanto como 20 años, por su punto de vista sobre el tema de los derechos civiles.
El ex-director del FBI y también administrador directo de la DEA, William Webster,
contestó a las preguntas sobre la malversación del 50% (500 millones de dólares) del
dinero federal para sancionar las drogas en sancionar cannabis de la siguiente manera:
“Oh, la marihuana es una droga en extremo peligrosa y la prueba [refiriéndose a los
estudios totalmente desacreditados del cerebro y los metabolitos de Heath, Nahas] está
entrando.”
Entonces Webster pidió más dinero y más poderes irrestrictos para reprimir la hierba.
(Nightwatch, CBS, 1 de enero de 1985.)
(Nota a pie de página de 1998: El presupuesto de la DEA sólo para información sobre
marihuana se estima en 10 veces el costo del presupuesto de 1985 y 100 veces el costo
de su presupuesto para 1981.)
Humillación Pública
Los artistas a quienes se les ha encontrado cannabis han tenido que retractarse como
Galileo para no ir a la cárcel o para conservar sus contratos o ratificaciones televisivos,
o en clubes nocturnos, etc. Algunos han tenido que aparecer en televisión y censurar a
la marihuana para no ir a la cárcel (por ejemplo: Peter Yarrow de Peter, Paul and Mary,
David Crosby, y la actriz Linda Carter). Las cortes y legisladores [de Estados Unidos]
han empeñado su “garantizada” Declaración de Derechos, escrita sobre cannabis, para
asegurarse un mundo libre de cannabis.
“No sospeches de tu vecino, entrégalo”. Todo rumor debe reportarse. Aquello que nos
asqueaba de niños, el espectro de los Nazis y los regímenes totalitarios donde todos
espiaban a todos e informaban; la policía secreta de Stalin sacando a las personas de sus
casas de noche para administrarles drogas estupefacientes y arrancarles información; un
gobierno difundiendo mentiras y creando un estado policial: Estados Unidos, hoy.
Y quienes osan resistir la marea de opresión enfrentan la perspectiva de la ruina
financiera.
Captura: la Ley y el Orden Feudal
Cuando el gobierno federal de Estados Unidos captura autos, embarcaciones, dinero,
bienes raíces, y otras propiedades personales, se inicia un proceso basado en leyes que
se originaron con las supersticiones medievales.
La ley común inglesa de la edad media estipulaba el decomiso de cualquier objeto que
causara la muerte de alguien. Conocido como “deodand”, el objeto, como un arma o
una carreta de bueyes desbocada, era personificado y declarado corrompido o maligno,
y decomisado para el rey.
Los actuales procesos in rem (contra cosas y no contra personas) de decomiso son
litigios civiles contra la propiedad misma. Amparándose en la analogía con la deodand,
una “personificación ficticia” legal declara a la propiedad como demandado. Se le
declara culpable y se le condena, como si fuera un personaje, y la culpa o inocencia del
dueño es irrelevante.
Aplicando esta etiqueta legal a los procesos de decomiso, el gobierno [de Estados
Unidos] ignora casi todas las protecciones que la Constitución brinda a los individuos.
No existe el derecho a un abogado que garantiza la Sexta Enmienda. La inocencia hasta
que se pruebe la culpa se invierte. Cada violación de un derecho constitucional es usada
entonces como base para la destrucción de otro.
La violación de la norma del debido proceso de la Quinta Enmienda que establece que
toda persona es “inocente hasta que se pruebe su culpa” es usada para destruir la
prohibición del “doble riesgo”. [“double jeopardy” = ser juzgado dos veces por el
mismo delito.] Aun el descargo de las acusaciones en que se basa el decomiso no evita
que se vuelvan a juzgar los mismos hechos porque, aunque el gobierno no pueda probar
la comisión de un delito, en el segundo juicio el demandado debe proporcionar prueba
de su inocencia.
La Corte Suprema [de Estados Unidos] sostiene que es constitucional decomisar
propiedad in rem a una persona que es completamente inocente y no-negligente en su
uso de la propiedad. Las cortes menores aceptan la argumentación de los fiscales de
que si es permisible decomisar la propiedad de personas totalmente inocentes, entonces
no sería posible aplicar las protecciones constitucionales a alguien que es culpable
aunque sólo sea de una ofensa menor por drogas.
A diferencia de los litigios civiles entre individuos, el gobierno [de Estados Unidos] es
inmune al contra-litigio. El gobierno [de Estados Unidos] puede usar sus ilimitados
recursos para repetidamente forzar un litigio con la sola esperanza de convencer a un
miembro del jurado que el demandado no proporcionó una evidencia preponderante.
Los decomisos impuestos por la Corona Inglesa condujeron a los fundadores de Estados
Unidos a prohibir el derecho de proscripción (decomiso consecuente a la convicción) en
el primer artículo de la Constitución estadounidense. El cuerpo principal de la
Constitución también prohíbe el decomiso de bienes por traición. El primer Congreso
aprobó el estatuto, hasta hoy ley, declarando que “ninguna convicción o juicio obrará
corrupción de sangre ni decomiso de hacienda”. Sin embargo los estadounidenses
iniciales si incorporaron procedimientos in rem (proceso contra una cosa) bajo la ley del
Almirantazgo y Marítima, para capturar naves enemigas en el mar y para obligar a
pagar los derechos de aduana.
No fue sino hasta el inició de la Guerra Civil que estos procedimientos aduaneros
fueron radicalmente cambiados. El Acta Confiscatoria del 17 de julio de 1862 declaró
que todos los bienes propiedad de los oficiales confederados o de quienes ayudasen a
los rebeldes eran confiscables in rem. La Corte Suprema de Estados Unidos sostenía
que si el Acta era un ejercicio de los poderes bélicos del gobierno y sólo se aplicaba
contra los enemigos, entonces era constitucionalmente permisible para asegurar un
rápido fin de la guerra.
Hoy, las pasiones de la “Guerra Contra la Drogas” han hecho que el Congreso vuelva a
usar procesos in rem para infligir castigo sin las molestas protecciones provistas por la
Constitución y la Declaración de Derechos. “Tenemos que rescatar la Constitución”,
dice Vickie Linker, cuyo marido cumplió dos años en prisión por una ofensa vinculada
al cannabis. “Tenemos la verdad.”
Entrampamiento, Intolerancia e Ignorancia
Cuando aparentemente no hay suficientes personas que cometan delitos, la DEA y los
departamentos de policía recurren muchas veces al entrampamiento para convertir en
delincuentes a personas desprevenidas y por lo demás no inclinadas al delito. Agentes
del gobierno han sido sorprendidos una y otra vez provocando y participando en
contrabando y venta de drogas.*
* Departamento de Noticias High Witness, revista High Times; “La DEA por Dentro”,
Dale Geiringer, Revista Reason, diciembre de 1986; Instituto Crístico “La Penca”
litigio; testimonio y veredicto de inocencia en el juicio por cocaína a DeLorean; revista
Playboy, etc.
Esta constante ventilación del miedo público a la marihuana se convierte en exigencias
de más dinero para una “Guerra Contra las Drogas” ([en Estados Unidos se reduce a] un
eufemismo para declararle la guerra a cierta gente que escoge libremente usar sustancias
seleccionadas) y presión política para tener permiso para usar medios inconstitucionales
para hacer cumplir las cada vez más severas leyes.
En un discurso de octubre de 1989, en Louisville, Kentucky, ante los Jefes de la Policía
de ese estado, el entonces Zar Antidrogas, bebedor social y adicto a la nicotina, William
Bennett*, anunció que fumar marihuana idiotiza a la gente.
* Este es el mismo individuo que ayudó a obtener la concesión de 2.9 millones de
dólares para que la Guardia Nacional de Texas vistiera a sus agentes como cactos al
patrullar la frontera con Méjico. La misma unidad de la Guardia Nacional luego le
disparó y mató a un pastor mejicano nacido en Estados Unidos al confundirlo con un
inmigrante ilegal.
No brindó pruebas, y aunque el crack no era mayor problema en Kentucky, proclamó
que se necesitaba más dinero para la guerra contra las drogas por esta idiotez (que, hasta
donde sabemos, sigue sin ser delito) del nuevo peligro inducido por la marihuana.
Bennett fue visto vigorizándose con un gin tonic a media mañana en diciembre de 1989,
mientras trataba de dar otro mensaje similar contra la marihuana a los representantes de
las industrias radial, televisiva y cinematográfica en Beverly Hills, California.
(High Times, febrero de 1990.)
PDFA: Mentiras Mañosamente Empaquetadas
Otro hecho bastante reciente ha sido la formación de la PDFA (Sociedad para un
Estados Unidos Libre de Drogas) en los medios. La PDFA, principalmente con la
contribución en especie de las agencias de publicidad y los grupos mediáticos, pone a
disposición (libres de cargo para todos los medios radiales, televisivos y prensa escrita)
avisos amañados de servicio público dirigidos principalmente contra la marihuana.
Además de trasmitir mentecatadas como un comercial en el que aparece una sartén
(“Estas son las drogas.”) sobre la que se fríe un huevo (“Este es tu cerebro en drogas.
¿Alguna pregunta?”), la PDFA [y en el Perú, Cedro y la Alianza para un Perú sin
Drogas, que han reproducido la mismísima campaña] está al mismo nivel que las
mentiras descaradas de sus comerciales.
En un comercial, se muestra un accidente ferroviario. Ahora bien, todos estamos de
acuerdo en que nadie debe tratar de conducir un tren estando marihuaneado. Pero una
voz masculina dice que cualquiera que te diga que la “marihuana es inofensiva” está
mintiendo, porque su mujer se mató en un accidente de ferrocarril causado por la
marihuana. Esto contradice el testimonio jurado directo del maquinista responsable del
desastre, quien dice que “este accidente no fue causado por la marihuana.” Luego se
ignora intencionalmente que admite haber bebido alcohol, comido, visto televisión, que
por lo general no presta suficiente atención a su trabajo, y haber trabado el equipo de
seguridad del tren intencionalmente antes del accidente. Pero, durante años la PDFA ha
descrito el accidente del tren diciendo que fue causado por la marihuana, a pesar que el
maquinista estaba legalmente borracho y había perdido su licencia de manejo seis veces
en los últimos tres años, la última permanentemente, por conducir borracho.
En otro comercial, a una pareja de aspecto triste le anuncian que no puede tener hijos
porque el marido había sido marihuanero. Esto contradice directamente tanto la
evidencia clínica desarrollada en casi un siglo de estudios sobre el cannabis como la de
la experiencia personal de millones de estadounidenses que han fumado cannabis y
tenido hijos perfectamente sanos.
En otro comercial más, el grupo fue tan arrogante que presentó mentiras que terminaron
metiéndolo en problemas. El anuncio mostraba dos trazados de ondas cerebrales y
decía que mostraban las ondas cerebrales de un adolescente de 14 años “en marihuana”.
Indignado, el investigador Dr. Donald Blum del Centro de Estudios Neurológicos de la
UCLA le dijo al noticiero de KABC-TV (Los Angeles) el 2 de noviembre de 1989, que
el trazado que pretendía mostrar los efectos de la marihuana en realidad mostraba las
ondas cerebrales de alguien en sueño profundo o en coma.
Dijo que él y otros investigadores se habían quejado anteriormente a la PDFA, y añadió
que los trazados de ondas cerebrales de los usuarios de cannabis son muy diferentes y
tienen un patrón conocido, debido a sus años de investigación sobre los efectos del
cannabis en el cerebro.
Aun después de este desmentido público, les tomó a la estación KABC-TV y la PDFA
semanas salir del paso, y no se había ofrecido aun ninguna disculpa ni retractación por
el engaño. A pesar de la orden de la corte de no seguir, la PDFA ha seguido mostrando
ese comercial continuamente en cientos de canales de televisión de Estados Unidos en
los últimos tres lustros.*
* Algunos grupos, incluyendo al Consejo Estadounidense del Cáñamo, el Consejo
Familiar para la Conciencia sobre las Drogas, y Ayudemos a Eliminar la Prohibición
de la Marihuana (HEMP [en inglés]) han decidido redoblar su presión para exponer
las mentiras de la PDFA y que sus distorsiones queden vetadas de las ondas radiales y
televisivas o. mejor aun, que sean remplazadas por información veraz sobre los usos
médicos, sociales y comerciales del cáñamo.
Probablemente un comercial más válido para que produzca la PDFA y que difundan las
cadenas televisivas mostraría una sartén (“Esta es la PDFA”) y un huevo friéndose
(“Estos son los hechos.”).
DARE: Propaganda Policial
El programa DARE (Educación para Resistir el Abuso de Drogas), un programa
nacional [de Estados Unidos] que fue iniciado en 1983 por el entonces Jefe de la Policía
de Los Angeles, Daryl Gates, se ha convertido en otra herramienta para desinformar al
público sobre el cáñamo.
Normalmente, un portavoz del departamento de policía conduce un curso de 17 semanas
en una escuela primaria local para promover el comportamiento personal responsable de
los jóvenes a la vez que, irresponsablemente, les dan información distorsionada y
mentiras descaradas sobre el cannabis.
La mayor parte del curso no se ocupa de las drogas como tales, sino de asumir opciones
sobre como actuar ante las oportunidades o presiones para beber, fumar, robar, mentir,
romper la ley, etc. Sin embargo, el respaldo verdaderamente útil al buen
comportamiento queda desvirtuado por una corriente subterránea de mentiras e
insinuaciones sobre los efectos de la marihuana y sus usuarios.*
* En una entrevista, el principal instructor de DARE en Los Angeles, Sgto. Domagalski,
dio información sobre el programa e hizo declaraciones tan insustanciales y falsas
como que la marihuana conduce a la heroína, que “el vecino del frente o el del costado
fuma marihuana desde hace años y no parece haber nada mal en él. Hay algo que está
mal, pero puede no ser obvio.” Además, que “en los sesenta la gente fumaba
marihuana y creía que no tenía nada de malo. Actualmente la riegan y la rocían y la
engríen y no les importa con qué la rocían, tampoco. Pero los padres no saben esto.
Toda su información la obtuvieron en los sesenta, y no les interesa la información
nueva.” (Downtown News, 10 de julio de 1989. Ver también la sección de cartas del
31 de julio de 1989 con la respuesta de BACH.) Ver capítulo 15, “Haciendo
reaparecer” los hechos sobre esta “información nueva”.
En 1999, DARE seguía enseñando concientemente las mismas mentiras a los niños
estadounidenses y amenazando a cualquier comunidad que se atreva a pedirle que se
retire de su distrito escolar. Sin embargo, en 1997 la ciudad de Oakland, California, se
retiró del programa de DARE sin sufrir consecuencias. Lo que hace al programa DARE
singularmente peligroso es que proporciona alguna información cierta, pero se desvirtúa
a sí mismo y al registro público usando mentiras e insinuaciones sobre la marihuana.
Por ejemplo, según profesores que asisten a dichas sesiones*, el oficial de la policía
comienza su charla así: “Puedo decirles que fumar hierba produce daño cerebral, porque
todos los presentes conocen personas que fuman hierba y parecen bastante normales.
Pero eso es lo que hace. Uno no puede darse cuenta todavía.”
* Algunos de los profesores con que hablamos se encuentran en la incómoda posición
de conocer los estudios verdaderos, o han usado cannabis ellos mismos y conocen sus
efectos, pero no pueden presentar su caso abiertamente por temor a ser sometidos a
pruebas de orina o despedidos.
No se ofrece entonces evidencia sustentadora, y la literatura que el niño lleva a casa (y
que potencialmente ven padres que conocen la marihuana) tiende a parecer balanceada,
aunque hace referencia a unos misteriosos “nuevos estudios” que demuestran los
peligros de la marihuana.
Pero a lo largo del curso, el oficial de la policía hace referencia al daño pulmonar, daño
cerebral, esterilidad, y otras infundadas pretensiones de deterioro a la salud, insinuando
que son ocasionados por la marihuana.
O informan sobre estudios que detallan los riesgos cardio-pulmonares de usar cocaína,
luego mencionan el humo de la marihuana sin relación alguna, salvo el contexto. O el
“bienintencionado” policía cuenta anécdotas sobre personas que dice conocer que
“empezaron” con marihuana y terminaron destruyendo sus vidas con drogas fuertes,
delincuencia y depravación. Entonces amontona a la marihuana con las drogas
verdaderamente peligrosas y describe como algunos jóvenes o unos colegas fueron
asesinados por estos delincuentes drogados y desesperados.
Entonces el policía alienta a los estudiantes a “ayudar” a sus amigos y familiares que
usan drogas convirtiéndose en informantes de la policía. Este tipo de mentiras
indirectas mediante insinuaciones e implicaciones son dichas sin poses, calculando dejar
una fuerte impresión permanente en el subconsciente, sin basarlas en ninguna
investigación ni otras fuentes que puedan ser objetivamente estudiadas o directamente
cuestionadas. Sólo una imagen mental duradera, indistinta.
El programa DARE es singularmente peligroso porque proporciona datos certeros y
tiene un valor genuino para los jóvenes, pero se desvirtúa a sí mismo y al registro
público usando estas tácticas irresponsables con segundas intenciones.
Si los oficiales de DARE quieren que los estudiantes se comporten responsablemente,
deben ellos mismos actuar con responsabilidad. Si tienen información sobre la
marihuana que está oculta a los demás, queremos verla. Pero hasta donde sabemos,
ninguna organización de DARE se ha atrevido a polemizar con algún grupo que
defienda la legalización de la marihuana* ni a incluir su literatura en su programa.
* Desde 1989, Ayudemos a Eliminar la Prohibición de la Marihuana (HEMP) y la
Alianza Empresarial para el Comercio de Cáñamo (BACH [en inglés]) han lanzado
sucesivos desafíos para debatir en público con cualquier representante de DARE en el
área de Los Angeles, que no han sido respondidos. Estos grupos también han ofrecido
proporcionar literatura gratuita y certera sobre cannabis para uso de DARE, pero
hasta julio de 1998 no habían recibido respuesta.
El Estupor de los Medios
A pesar de la fuerte inyección de razones y hechos en el debate del cannabis en los
medios [de comunicación] a fines de los 60 y en los 70, los medios estadounidenses no
han logrado diferenciar la prohibición de la marihuana de la histeria más amplia de la
“guerra contra las drogas”, que “vendía más copias” en los 80.
Los activistas del cáñamo han sido ignorados, sus eventos censurados y excluidos de las
listas del almanaque, las fuentes noticiosas rehúsan hasta los avisos pagados sobre
eventos o productos legales de cáñamo que no se fuman. ¿Qué pasó con la verificación
de los hechos?
En lugar de indagar en las entrañas del gobierno [de Estados Unidos] y cuidar la fe
pública, los grupos noticiosos corporativos consideran que son la herramienta lucrativa
para falsificar “consensos” sobre políticas nacionales. “Las penas por posesión de una
droga no deben hacer más daño a un individuo que el uso de la droga misma.”
(Presidente Jimmy Carter, 2 de agosto de 1977.)
Según grupos como Equidad y Certeza en los Reportajes (FAIR[= justo en inglés]) e
investigadores como Ben Bakdikian y Michael Parenti, dichas corporaciones definen y
protegen el “interés nacional”, lo que a menudo significa sus propios encubiertos
intereses financieros y agendas políticas. Es importante recordar que muchos de los
más grandes editores tienen acciones directas en los aserraderos para el desarrollo
papelero, y que las empresas de drogas farmacéuticas, las petroquímicas, etc. están entre
los principales anunciantes en los medios.
En un artículo publicado en la Revista del Los Angeles Times el 7 de mayo de 1989,
titulado “Nada Funciona”, (y desde entonces “rebotado” en cientos de revistas,
incluyendo Time y Newsweek), Stanley Meiseler lamenta el problema que enfrentan los
colegios incluidos en programas de educación sobre drogas e inadvertidamente revela
las propias presunciones y prejuicios de los medios de prensa:
“Los críticos piensan que algunos programas educativos han sido mutilados al exagerar
los peligros de las drogas. Los Directores y maestros, observados de cerca por
funcionarios comunales, se sienten presionados al no poder enseñar a sus alumnos que
la marihuana, aunque dañina*, es menos adictiva que los cigarrillos. Dejar de reconocer
tal información significa que los programas escolares pueden perder credibilidad. Pero
programas más honestos podrían ser aun más dañinos.” (Se añade énfasis.)
El daño que predice Meisler es un esperado aumento en el consumo cuando la gente
sepa de los beneficios para la salud y la ausencia de riesgos físicos o psicológicos que
implica el consumo de cannabis. Mucha gente prefiere la hierba (que aparentemente no
necesita publicitarse) al alcohol y el tabaco, por los que se gastan tantos dólares en
publicidad.
* Ningún estudio específico que demuestre los supuestos efectos dañinos fue citado en
el artículo. Es más, el cannabis casi no fue mencionado excepto esta referencia y una
nota sobre como los negocios de desintoxicación reportaban algún éxito en “vencer
una leve dependencia a la marihuana y el alcohol”.
Justicia Perdurable
El Presidente Jimmy Carter se dirigió al Congreso sobre otro tipo de daño ocasionado
por la prohibición y el asunto de las drogas el 2 de agosto de 1977, diciendo que “las
penas por posesión de una droga no deben hacer más daño a un individuo que el uso de
la droga misma. Por lo tanto, apoyo la legislación que enmienda la ley federal
eliminando todas las penas federales por posesión de hasta una onza (28.35 gramos) de
marihuana.”
Sin embargo, su esfuerzo por aplicar tan sólo este poquito de razón a las leyes
estadounidenses sobre marihuana hace 27 años fue descarrilado por un Congreso
decidido a mostrar que combate severamente el delito, sin importar si una acción es
delictiva o si presenta alguna amenaza real a la sociedad, ni cuanta gente salga
perjudicada en el proceso.
Esta actitud intolerante y opresiva ha escalado en los años después de Carter. Ya en
1990, unos 30 estados habían establecido campamentos (llamados “cuarteles”) de
“Encarcelación Especial Alternativa” (SAI [en inglés]) en los cuales los primerizos noviolentos
que han cometido ofensas por drogas son encarcelados en instituciones tipo
cuarteles, donde reciben abuso verbal y desgaste psicológico para hacerlos desistir de su
actitud disidente frente al uso de drogas. En 1999 había 42 estados con campamentos
de encarcelación especial alternativa implementando programas similares.
Los internos son manejados con precisión robótica, y los que no se someten están
sujetos a ser encarcelados en la penitenciaría del estado. La mayoría de estos ofensores
están recluidos por marihuana. Aun más estados están considerando implementar
programas similares.*
* En These Times, “Gulag para usuarios de drogas”, 20 de diciembre de 1989, p. 4.
¿Qué pretexto se ha esgrimido para racionalizar esta política anti-estadounidense? Un
puñado de informes y estudios oficiales comisionados por la DEA, los políticos y los
medios para demostrar que la marihuana es en realidad “dañina para el individuo.”
LaRouche le Declara la Guerra al Rock
Si pensaron que la locura musical de Anslinger se acabó con la persecución del jazz en
los 30 y los 40, consideren esto:
Una de las principales organizaciones entre los más o menos 4,000 grupos del tipo de
“Familias Contra la Marihuana” de hoy es el comité de Lyndon LaRouche de “Guerra
Contra las Drogas”, apoyado por Nancy Reagan, los tele-evangelistas Jerry Falwell,
Jimmy Swaggart, Pat Robertson, y otros activistas de extrema derecha.
En enero de 1981, este autor y cinco miembros de la Iniciativa pro-Marihuana de
California (CMI [en inglés]) estuvimos secretamente, pretendiendo ser partidarios de
LaRouche, en la convención de la Costa Occidental de esta organización, cuyo orador
invitado fue Ed Davis, ex-Jefe de la Policía de Los Angeles, por entonces senador
estatal novato de Chatsworth, California.
Mientras cada uno entraba por separado, se nos solicitó firmar una petición de adhesión
a un reportero de Detroit que había escrito una carta abierta al nuevo Presidente, Ronald
Reagan, solicitándole dar inmediata amnistía presidencial y convertir en héroe nacional
a Mark Chapman, quien había asesinado al Beatle John Lennon seis semanas antes.
La carta mencionaba que John Lennon había sido el hombre más maligno del planeta
porque casi sin ayuda había “aficionado” al planeta a las “drogas ilícitas”. La maldad
del rock es un tema constante de las propagandas de la “Guerra Contra las Drogas”.
Para no salirnos de nuestros papeles, firmamos la petición. (John, perdónanos,
estábamos interpretando un papel clandestino: agentes encubiertos de la CMI. Te
recordaremos siempre por “Imagine” y todas tus demás canciones.)
Después de que firmamos la petición, sus líderes nos llevaron a la parte de atrás del
cuarto para enseñarnos algunas de las metas que alcanzarían cuando tuvieran todo el
poder en la siguiente década.
En unas cinco mesas largas acomodadas en la parte de atrás del salón de reuniones del
Los Angeles Marriott LAX había cientos de grabaciones de Bach, Beethoven, Wagner,
Chopin, Tchaikovsky, Mozart y otros, y docenas de publicaciones pro energía nuclear.
Nos contaron que junto con las nuevas leyes sobre marihuana, esperaban implementar
su meta más importante: cualquiera que en el futuro tocase música disco, rock, o jazz
por la radio, por televisión, en los colegios, o en concierto, o que simplemente vendiese
discos de rock o de cualquier música no aprobada en sus listas clásicas sería
encarcelado, incluyendo a los profesores de música, disc-jockeys y ejecutivos de
empresas disqueras. Los profesores de colegio que permitiesen a sus alumnos escuchar
estos géneros musicales, serían despedidos. (LA Times; KNBC-TV.)
Hablaban en serio.
Su revista “Guerra Contra las Drogas” siempre ha ocupado más páginas en denunciar a
la música con el “maligno ritmo de la marihuana” que en la heroína, la cocaína y el PCP
combinados.
Ed Davis estaba genuinamente afectado y avergonzado por el aspecto frontal de su
dogma anti-musical y dijo: “Bueno, no creo que nos sea posible a estas alturas
conseguir que la legislación proscriba estos otros tipos de música o sus letras. Pero sí
creo que con la nueva Administración Reagan de Ley y Orden vamos a poder aprobar
algunas leyes nuevas más severas contra la parafernalia para marihuana, y hasta
penalizar nuevamente la marihuana sin reservas en los estados que hoy tienen leyes de
despenalización. . . Para empezar.”
Unos días después llamé a su oficina y un asistente me informó que Davis no conocía
de antemano la obsesión musical de este grupo y que había aceptado la invitación sólo
basado en el nombre “Guerra Contra las Drogas”. Gran parte de lo que Davis predijo
ese día ha ocurrido. Esos visionarios de una nueva sociedad, una libre de la influencia
de la hierba y cualquier mención a ella tuvieron su momento en los 80. ¿Se acuerdan de
James Watt y los Beach Boys en 1986?
Desde 1981, los programas de televisión han sido censurados, cortados, y quitados del
aire por tener connotaciones en pro de la marihuana o hasta por bromear al respecto.
En un episodio de “Barney Miller”, al detective Fish (Abe Vigoda) le dijeron que los
brownies que había estado comiendo todo el día contenían hierba. Por un momento
tuvo una expresión de desamparo, luego dijo suspirando: “¿Qué les parece? Nunca en
mi vida me he sentido mejor, y es ilegal.” Este episodio ha sido sacado de circulación.
El finado “cómico gritón”, Sam Kinison, subió al escenario del programa de la NBC
“Saturday Night Live” en 1986 y bramó “¡Está bien, quédense con la cocaína! ¡Sólo
dejennos fumar nuestra hierba!” La línea ha sido borrada del audio en las sucesivas
repeticiones.
El zar antidrogas de Reagan/Bush, Carlton Turner, desde su posición de Principal
Asesor en Asuntos de Drogas de la Casa Blanca a mediados de los 80 citó ante la prensa
pasajes de “El Ascenso y la Caída del Imperio Romano” y le dijo a la policía y a sus
entrevistadores que los músicos de jazz y los cantantes de rock estaban destruyendo ese
Estados Unidos que él tanto quería con su música de ritmo drogado de marihuana.
En 1997, en un episodio de la serie televisiva “Murphy Brown” que protagoniza
Candice Bergen, Murphy recibe tratamiento contra el cáncer que la hace vomitar
constantemente y ha perdido el apetito. Finalmente su médico le dice que use
marihuana ilegalmente contra las náuseas y para estimular su apetito. Murphy fuma
hierba y eso la salva.
La Sociedad para un Estados Unidos Libre de Drogas y DARE trataron sin éxito de
evitar que dicho episodio salga al aire ya que “proyectaba un mensaje errado a los
niños”. ¿¡Qué mensaje errado!? ¿Que la marihuana es el mejor antihemético y
estimulante del apetito del planeta y puede salvar millones de vidas?
Paul McCartney y Su Band on the Run (Banda al Escape)
Timothy White entrevistó al ex-Beatle Paul McCartney para un libro y lo convirtió en
un programa radial que se llamó “McCartney: Los Primeros 20 Años”. Le pidió al
compositor que explique su canción “Band on the Run”, del álbum del mismo nombre.
“Bueno, en esa época, las bandas como la nuestra y los Eagles nos sentíamos –y éramos
tratados– como bandidos y rufianes, tú sabes”, respondió McCartney.
“Es decir, a la gente la arrestaban por hierba, ¿no? Y eso era todo el motivo de la
mancada. Nunca nada serio.”
“Y nuestro argumento era que no queríamos ser bandidos. Sólo queríamos ser parte de
la escena normal, ¿entiendes?, y hacer nuestra música y vivir en paz. No veíamos por
qué debíamos ser tratados como delincuentes cuando lo único que queríamos hacer era
fumar hierba en vez de ponernos a tomar”.
“Y la canción era sobre eso; era mi reacción ante ese escenario. . .”
“And the county judge / who held a grudge / will search forever more / for the band on
the run.”♫(Y el juez del condado / que le guardaba rencor / buscará para siempre / a la
♪ ♪ banda al escape).♫
De “Los Primeros 20 Años”, trasmitido por KLSX 97.1 FM (Los Angeles) y otras
estaciones de la cadena radial Westwood Uno el 29 de enero de 1990.
McCartney también escribió la famosa línea que hizo que la canción de los Beatles “Un
Día en la Vida” fuese prohibida en la radio británica: “Had a smoke. Somebody spoke
and I went into a dream” (Fumé. Alguien habló y caí en un sueño). Defensor explícito
de la legalización de la marihuana, McCartney ha sido arrestado repetidamente y fue
apresado por diez días durante una gira de conciertos en Japón. El gobierno japonés
canceló su gira y le prohibió tocar en dicho país, lo que le costó millones de dólares.
Fiel a su fama, ha seguido manifestándose a favor de los marihuaneros.
La Máxima Hipocresía
Mientras hacen la “Guerra Contra las Drogas” a su estilo contra los campesinos del
Tercer Mundo y los civiles estadounidenses, las administraciones Reagan/Bush/Quayle
y Clinton/Gore (1981-1999) han patrocinado y encubierto el contrabando y la
distribución de drogas por encumbrados funcionarios del gobierno de Estados Unidos.
Por un lado, Bush (padre) violó la ley internacional al invadir Panamá para llevar al
reputado contrabandista de drogas y antiguo empleado de Bush/CIA Manuel Antonio
Noriega a Estados Unidos a ser juzgado.
Por el otro lado, se rehusó a extraditar a Oliver North, John Hull, el Almirante
Poindexter, el General Secord, Lewis Tambs y otros estadounidenses a Costa Rica,
donde están requeridos por el gobierno por operar una red de contrabando de drogas ahí.
(The Guardian, periódico británico, “Cocaina transportada por red contra”, 22 de
julio de 1989.)
Las audiencias federales conducidas por el Subcomité de Terrorismo y Narcóticos,
presidido por el Senador por Massachussets (y actual candidato a la presidencia de
Estados Unidos), John Kerry, en 1988 y 1989, documentaron actos muy extendidos de
la CIA y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) para bloquear la investigación del
Departamento de Aduanas y el FBI del contrabando de cocaína por “operativos de
inteligencia” bajo el pretexto de la seguridad nacional. Nunca se entregaron las
requisitorias, y los deponentes testificaron bajo concesiones de inmunidad con poca
atención de los medios.
Los investigadores especiales del caso Irán-Contras omitieron actuar sobre esta
información y la evidencia desarrollada por el Instituto Crístico que implicaba la
complicidad del gobierno de Estados Unidos en narcoterrorismo. Y cuando el General
Secord fue declarado culpable en enero de 1990 por delitos relacionados con el
escándalo Irán-Contras de drogas por armas, le aplicaron una multa de 50 dólares y un
breve período de libertad condicional pues el juez federal decidió que el “pobre” ya
había “sufrido suficiente”.
Viniendo de una administración que promovía la pena de muerte, hasta por
decapitación, para los traficantes de marihuana*.
* En el Programa de Larry King a fines de 1989, el entonces zar antidrogas William
Bennett manifestó no tener problemas morales en decapitar a los traficantes de drogas,
sólo legales.
Capítulo 15
La Historia Oficial
Desmintiendo a la “Ciencia de Cloaca”
Tras 15 días de tomar testimonios y más de un año de consultas legales, el Juez
Administrativo de la DEA Francis L. Young, exhortó formalmente a la DEA para que
autorice a los médicos a prescribir marihuana. En un fallo de setiembre de 1988 estableció
que: “La evidencia de este atestado demuestra claramente que la marihuana ha sido
aceptada como capaz de aliviar el sufrimiento de una gran cantidad de personas muy
enfermas, y de hacerlo con garantía bajo supervisión médica… Sería irrazonable, arbitrario
y caprichoso que la DEA siga interponiéndose entre los pacientes y los beneficios de esta
sustancia a la luz de la evidencia de este atestado. En términos estrictamente médicos, la
marihuana es mucho más segura que muchos alimentos que consumimos habitualmente; la
marihuana en su forma natural es uno de las sustancias terapéuticamente activas más
seguras conocidas por el hombre.”
Sin embargo, el ex-Administrador de la DEA, John Lawn, y sus sucesores, Robert Bonner
y John Constantine –ninguno médico–, se han negado a cumplirlo y han seguido privando a
la gente del cannabis medicinal, según su propia opción personal.
Perdiendo el Tiempo, Perdiendo Vidas
Han pasado 110 años desde que la comisión británica Raj estudió en 1894 a los fumadores
de hachís en la India e informó que el uso de cannabis era inocuo y hasta saludable.
Numerosos estudios desde entonces han coincidido, siendo los más prominentes: Siler,
LaGuardia, la Comisión Shafer de Nixon, la Comisión LeDain de Canadá y la Comisión
Asesora de la Investigación de California.
Concurrentemente, los presidentes estadounidenses han alabado al cáñamo, el
Departamento de Agricultura de Estados Unidos ha apilado volúmenes de datos que
demuestran su valor como recurso natural, y en 1942, la administración Roosevelt hizo la
película “Cáñamo para la Victoria”, que glorificaba a los patrióticos agricultores de
cáñamo. El mismo año, Alemania produjo “La Cartilla Cómica del Cáñamo”, una
historieta escrita en rima, ensalzando las virtudes del cáñamo.
Sin embargo, hasta el uso humanitario del cáñamo en medicina es rechazado en la
actualidad. Cuando a fines de 1989 le preguntaron sobre la negativa de la DEA de
implementar su fallo citado líneas arriba, el Juez Young respondió que al administrador
John Lawn se le estaba dando tiempo para cumplir.
Más de un año después del fallo, Lawn se rehusó oficialmente a cambiar de lista al
cannabis, clasificándolo nuevamente en la Lista I como droga “peligrosa” que no puede ser
usada ni como medicina.
Censurando públicamente el innecesario sufrimiento de estadounidenses indefensos, la
Organización Nacional para la Reforma de las Leyes sobre Marihuana (NORML) y el
Consejo Familiar para la Conciencia sobre las Drogas demandaron rápidamente la renuncia
de Lawn. Sus sucesores, Bonner y Constantine siguieron la misma política.
¿Qué hipocresía permite a los funcionarios públicos burlarse de los hechos y negar la
verdad? ¿Cómo racionalizan sus atrocidades? ¿Cómo? Inventan sus propios expertos.
Ambigüedad en el Discurso Gubernamental
Desde 1976, el gobierno federal estadounidense (por ejemplo: NIDA, NIH, DEA* y
Action), los grupos auspiciados por la policía (como DARE*) y los grupos de interés
especial (como la PDFA*) han proclamado ante el público, la prensa y los grupos de
padres, por igual, tener “evidencia absoluta” de los espantosos efectos negativos de fumar
marihuana.
* Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas (NIDA), Institutos Nacionales de Salud (NIH),
Administración para la Sanción de las Drogas (DEA), Educación para la Resistencia al
Abuso de Drogas (DARE), Sociedad para un Estados Unidos Libre de Drogas (PDFA).
Todos los investigadores subsecuentes concluyeron que los hallazgos de Heath carecían de
valor, pues se dejó totalmente de lado el envenenamiento por monóxido de carbono y otros
factores.
Cuando las investigaciones que auspiciaba el gobierno de Estados Unidos antes de 1976
señalaban que el cannabis era inocuo o benéfico, la metodología de cómo se había realizado
cada estudio era siempre presentada en detalle en los informes; por ejemplo, al leer El
Potencial Terapéutico de la Marihuana (1976) se verá exactamente cuál fue la metodología
de cada estudio médico.
Sin embargo, cuando los burócratas estadounidenses auspiciaron intencionalmente
investigaciones negativas sobre marihuana, una y otra vez la revista Playboy, NORML, la
revista High Times, etc. tuvieron que enjuiciarlos bajo la nueva Acta de Libertad de
Información para averiguar la metodología de trabajo usada en estos “experimentos”.
Lo que hallaron fue espantoso.
El Dr. Heath/Estudio de Tulane, 1974
El Despliegue Publicitario:
Daño Cerebral y Monos Muertos
En 1974, el entonces Gobernador de California Ronald Reagan fue consultado sobre la
despenalización de la marihuana.
Luego de producir el estudio Heath/Universidad de Tulane, el así-llamado “Gran
Comunicador” proclamó: “Las fuentes científicas más confiables dicen que el daño cerebral
permanente es uno de los resultados inevitables del uso de marihuana.” (Los Angeles
Times)
El informe del Dr. Heath concluía que los monos catarrinos, fumando el equivalente a
apenas 30 tronchos diarios, empezaban a atrofiarse y morir luego de 90 días.
Desde entonces, las células cerebrales muertas halladas en monos que fueron forzados a
fumar marihuana han obtenido la máxima exhibición terrorífica en los folletos federales y
la literatura de propaganda contra la hierba auspiciada por el gobierno.
El Senador Eastland de Mississippi lo usó a mediados de los 70 para espantar a los
parlamentarios y evitar que apoyen los proyectos de ley de despenalización de NORML en
el Congreso, patrocinados sobre todo por el finado Senador Jacob Javitts de Nueva York.
La jerarquía de profesionales en rehabilitación de drogas también ha distribuido informes
del estudio como parte de su racionalización para intentar que los jóvenes dejen la hierba,
basándose en supuestos estudios científicos. Es utilizado para aterrar a los grupos de
padres, organizaciones eclesiásticas, etc., quienes lo redistribuyen más aun.
Heath mató a los monos medio-muertos, abrió sus cerebros, contó las células cerebrales
muertas, luego cogió monos control, que no habían fumado marihuana, también los mató, y
contó sus células cerebrales. Los monos que habían fumado hierba tenían enormes
cantidades de células cerebrales muertas en comparación con los monos que no habían
fumado.
El pronunciamiento de Ronald Reagan probablemente se basaba en el hecho de que el
haber fumado marihuana era la única diferencia entre los dos grupos de monos. Tal vez
Reagan contaba con que la investigación federal era real y correcta. Tal vez tenía otros
motivos.
Por los motivos que fuere, eso es lo que el gobierno cacareaba ante la prensa y las
Asociaciones de Padres, que confiaban plenamente en el gobierno.
En 1980, Playboy y NORML finalmente recibieron por primera vez, luego de seis años de
solicitudes y juicios al gobierno, un recuento acertado de los procedimientos de
investigación usados en el infame informe:
Cuando NORML/Playboy contrataron investigadores para que examinen los resultados
reportados contra la metodología real, se rieron.
Los Hechos:
Sofocación de Animales de Investigación
Como informó Playboy, la metodología de la Investigación “Vudú” de Heath consistía en
atar monos catarrinos a una silla y bombearles el equivalente de 63 tronchos de alta calidad
en “cinco minutos, mediante máscaras de gas”, sin perder humo. Playboy descubrió que
Heath les había administrado 63 tronchos en cinco minutos por sólo tres meses en lugar de
administrarles 30 tronchos diarios por un periodo de un año como había informado en
primer lugar. Resultó que Heath hacía esto para evitar pagar los honorarios de un asistente
todos los días por todo un año.
¡Los monos se estaban sofocando! Tres a cinco minutos de privación de oxígeno causan
daño cerebral, “células cerebrales muertas” (Manual de Salvavidas y Seguridad en el Agua
de la Cruz Roja). Con la concentración de humo usada, los monos estaban más o menos
como quien se encierra en un garaje con el motor del auto encendido por 5, 10, 15 minutos
cada vez, ¡todos los días!
El estudio Heath sobre Monos era en realidad un estudio de asfixia animal y
envenenamiento por monóxido de carbono.
Entre otras cosas, Heath omitió (¿intencionalmente? ¿por incompetente?) toda discusión
sobre el monóxido de carbono que los monos inhalaron.
El monóxido de carbono, un gas mortal que mata células cerebrales, es despedido por
cualquier objeto que uno queme. A esa concentración de humo, los monos estaban, en
efecto, como una persona expuesta a los gases de la combustión del motor de un auto en un
ambiente cerrado durante 5, 10, hasta 15 minutos seguidos, cada día.
Todos los investigadores subsecuentes coinciden en que los hallazgos del experimento de
Heath sobre marihuana no tienen validez, porque el envenenamiento por monóxido de
carbono y otros factores fueron totalmente ignorados y no habían sido considerados en el
informe. Este estudio y otros, como los del Dr. Gabriel Nahas de 1970, trataron de conectar
de alguna manera los metabolitos de THC que rutinariamente se encuentran en el tejido
graso del cerebro, los órganos reproductivos, y otras áreas grasas del cuerpo humano con
las células cerebrales muertas de los monos sofocados.
En 1999, 17 años después, no se había verificado una sola palabra de la investigación del
Dr. Heath ni de la del Dr. Nahas. Pero sus estudios siguen siendo arrastrados por la
Sociedad para un Estados Unidos Libre de Drogas, La Administración para la Sanción de
las Drogas, las oficinas de narcóticos comunales y estatales, además de los políticos y en
casi todas las instancias públicas es alzada como prueba científica de los peligros de la
marihuana.
Esta es propaganda y desinformación del gobierno de Estados Unidos en su peor estilo. El
pueblo pagó por esos estudios y tiene derecho a una información veraz y que se enseñe la
historia correcta en los colegios patrocinados por los contribuyentes.
En 1996, en Francia, Gabriel Nahas enjuició a Mishka, el traductor de la edición francesa
de este libro, “L’Emperor est Nu!”, por daños. Mishka anotó que el mundo entero
consideraba que los estudios de Nahas eran una porquería. La corte francesa, luego de
escuchar todo el testimonio de Nahas, y habiendo éste ya gastado el equivalente a decenas
de miles de dólares en honorarios legales, le concedió su mayor insulto: un franco, o sea
unos 15 centavos de dólar, por daños, ¡sin honorarios legales!
Alargamiento de los Metabolitos de THC
El Despliegue Publicitario:
Se Queda en Tu Sistema por 30 Días
El gobierno también afirmaba que ya que los “metabolitos de THC” se quedan en los
tejidos grasos del organismo hasta 30 días después de ingeridos, un sólo troncho era ya muy
peligroso; infiriendo que no era posible siquiera adivinar lo que estos metabolitos de THC
podían hacer a la larga a la raza humana y otras ambigüedades seudo-científicas (por
ejemplo, frases como “habría sido”, “podría significar”, “posiblemente”, “quizás”, etc.)*
* “Habría, podría, tal vez y posiblemente no son conclusiones científicas.” Dr. Fred
Oerther, M.D., setiembre de 1986.
Los Hechos:
Los Propios Expertos del Gobierno Dicen que los Metabolitos son un Residuo Inocuo
No-Tóxico
Entrevistamos a tres médicos de renombre nacional que se encuentran trabajando (o han
trabajado) para el gobierno de Estados Unidos en investigación sobre marihuana:
– Thomas Ungerlieder, UCLA, designado por Richard Nixon en 1969 al Comité Selecto del
Presidente sobre Marihuana, vuelto a designar por Ford, Carter y Reagan. En 1999 estaba
de jefe del “Programa Médico sobre Marihuana” de California.
– Donald Tashkin, UCLA, desde 1970, el principal investigador en marihuana del gobierno
de Estados Unidos y del mundo sobre las funciones pulmonares.
– Tod Mikuriya, ex-administrador nacional y distribuidor de las concesiones de los
programas de investigación sobre marihuana del gobierno de Estados Unidos a fines de los
años 60.
En efecto, estos médicos manifestaron que los ingredientes activos del THC son
aprovechados en la primera o segunda pasada por el hígado. Los metabolitos de THC
restantes se pegan entonces, de manera muy normal, a los depósitos grasos para que el
cuerpo los elimine luego, lo que constituye un proceso seguro y perfectamente natural.
Muchas sustancias químicas de los alimentos, hierbas y medicamentos hacen lo mismo
todo el tiempo en nuestro organismo. La mayoría no son peligrosos y los metabolitos de
THC presentan menos potencial tóxico* que casi cualquier residuo metabólico conocido en
nuestro organismo.
* El gobierno de Estados Unidos también sabe desde 1946 que la dosis oral de cannabis
que se necesita para matar un ratón es alrededor de 40,000 veces más que la que se
necesita para producir síntomas típicos de intoxicación. (Mikuriya, Tod, Escritos Médicos
sobre Marihuana, 1976; Loewe, jornal de Terapéutica Farmacológica y Experimental,
octubre de 1946.)
Los metabolitos de THC que quedan en el cuerpo pueden compararse con la ceniza de un
cigarrillo: el residuo de ingredientes inertes cuando los canabinoides activos ya han sido
metabolizados por el organismo. Estos metabolitos inertes son lo que aparece en los
análisis de orina tomados para despedir personal militar, fabril o atlético por haber usado o
estado en presencia de cannabis en los últimos 30 días.
Estudios sobre Daño Pulmonar
El Despliegue Publicitario:
Más Dañino que el Tabaco
Según la Asociación Estadounidense del Pulmón, las enfermedades asociadas a fumar
cigarrillos y tabaco matan más de 430,000 estadounidenses al año. Cincuenta millones de
estadounidenses fuman, y 3,000 adolescentes se inician a diario. Los estudios sobre la brea
carcinogénica de la universidad de Berkeley de fines de los 70 concluyeron que “la
marihuana es una y media veces más carcinogénica que el tabaco.”
Los Hechos:
Ni Un Solo Caso Documentado de Cáncer
Existen irritantes pulmonares en cualquier humo. El humo de cannabis produce una leve
irritación en las vías aéreas mayores de los pulmones. Los síntomas desaparecen cuando se
deja de fumar.
Sin embargo, a diferencia del humo de tabaco, el humo de cannabis no produce cambios en
las vías aéreas menores, el área en que el humo de tabaco produce daño a largo plazo y
permanente. Además, un fumador de tabaco fuma entre 20 y 60 cigarrillos al día, mientras
que un marihuanero empedernido puede fumar entre cinco y siete tronchos al día, y menos
cuando hay moños potentes de alta calidad.
Si bien decenas de millones de estadounidenses fuman hierba habitualmente, el cannabis no
ha ocasionado un solo caso conocido de cáncer pulmonar a diciembre de 1997, según el
principal experto en pulmones de Estados Unidos, el Dr. Donald Tashkin de la UCLA.
Considera que el mayor riesgo a la salud de los pulmones sería que una persona se fume 16
o más canutos “grandes” al día de hojas/moños, dada la hipoxia que provoca la
combinación de demasiado humo e insuficiente oxígeno.
Tashkin piensa que no hay riesgo como para preocuparse “en modo alguno” de que el uso
de marihuana pueda potenciar el enfisema. Lo opuesto al tabaco.
El cannabis es una planta compleja, altamente evolucionada. Hay unos 400 compuestos en
su humo. De estos, se sabe actualmente que 60 tienen valor terapéutico.
El cannabis también puede comerse, evitando por completo los efectos irritantes del humo.
Sin embargo, el cuerpo humano absorbe cuatro veces más de los ingredientes activos
fumando cannabis que comiendo la misma cantidad del mismo. Y el precio del cannabis en
el mercado negro, inflado por la prohibición, junto con las severas penas por su cultivo,
hace que la mayoría de personas no pueda darse el lujo de un medio de ingestión menos
eficiente, si bien más saludable.
Los Estudios de Laboratorio No Reflejan el Mundo Real
Algunos estudios han comprobado que muchos de los carcinógenos del cannabis pueden ser
eliminados con un sistema de pipa de agua. El gobierno de Estados Unidos omitió esta
información y su importancia en sus declaraciones a la prensa. Mientras tanto, los políticos
vedaron la venta de pipas de agua, etiquetándolas de “parafernalia de drogas”.
Cómo Empiezan los Rumores
En 1976, Donald Tashkin, Doctor en Medicina de la Universidad de California en Los
Angeles (UCLA), envió un informe escrito al Dr. Gabriel Nahas a la Conferencia sobre los
“Peligros Médicos Potenciales del Cannabis”, en Rheims, Francia. Dicho informe se
convirtió en la historia más sensacionalista en salir de esta conferencia mundial contra el
cannabis.
Esto sorprendió a Tashkin, que había enviado el informe a la conferencia de Rheims luego
de pensarlo dos veces.
Lo que Tashkin informó a la conferencia de Rheims fue que sólo en una de las 29 áreas
pulmonares humanas estudiadas, el pasadizo de aire mayor, hallaba que la marihuana era
más irritante (15 veces) que el tabaco. La cifra es insignificante, sin embargo, ya que
Tashkin también aclara que el tabaco casi no tiene efecto sobre esta área. Por lo tanto, 15
veces casi nada sigue siendo casi nada. En todo caso, el cannabis tiene un efecto positivo o
neutro en la mayoría de las demás áreas del pulmón (ver Capítulo 7, “Usos Terapéuticos del
Cannabis”).
(Tashkin, Dr. Donald, estudios de la UCLA, 1969-83; Estudios Pulmonares de la UCLA,
1969-95.)
Luego, en 1977, el gobierno de Estados Unidos reanudó su subvención a los estudios
pulmonares de cannabis en marcha, que había congelado dos años antes cuando Tashkin
informó de resultados terapéuticos estimulantes en los estudios de marihuana/pulmones.
Pero el gobierno limitaba la subvención a la investigación del pasadizo de aire mayor.
Hemos entrevistado al Dr. Tashkin docenas de veces. En 1986 le pregunté sobre un
artículo que estaba preparando para el Jornal de Medicina de Nueva Inglaterra, señalando
que el humo de cannabis ocasionaba tantas –o más– lesiones pre-cancerosas como el tabaco
en cantidades “iguales”.
La mayoría de la gente no sabe, ni se informa a los medios, que cualquier anormalidad
histológica (abrasión, erupción y hasta enrojecimiento) se conoce como lesión precancerosa.
A diferencia de las lesiones provocadas por el tabaco, las lesiones asociadas al
THC no contienen radioactividad.
Le preguntamos a Tashkin sobre la cantidad de personas que habían terminado con cáncer
pulmonar en estos u otros estudios de largo plazo con fumadores sólo de cannabis (Rastas,
Coptos, etc.)
Sentado en su laboratorio de la UCLA, el Dr. Tashkin me miró y dijo: “Eso es lo raro.
Hasta ahora nadie que hayamos estudiado ha terminado con cáncer pulmonar.”
“¿Se ha informado a la prensa sobre esto?”
“Bueno, está en el artículo”, dijo el Dr. Tashkin. “Pero ningún periodista se dignó
preguntar. Sólo supusieron lo peor.” Su respuesta a nuestra pregunta seguía siendo que
nunca se ha reportado un caso de cáncer pulmonar en alguien que sólo fuma cannabis. Es
necesario recordar que él y otros médicos habían pronosticado en 1977 que cientos de miles
de fumadores de marihuana desarrollarían cáncer pulmonar 20 años después.
Otro Hecho:
Afectados de Enfisema se Benefician
En una entrevista posterior, Tashkin me agradeció el dato que le había dado sobre los
buenos resultados que producía el uso de marihuana entre conocidos nuestros con enfisema.
Originalmente se rió de mi, porque había supuesto que la marihuana empeoraba el
enfisema, pero luego de revisar su evidencia halló que, salvo en casos muy raros, la
marihuana era en realidad muy beneficiosa para los afectados de enfisema por la apertura y
dilatación de los pasajes bronquiales.
Así se confirmó el alivio que nos expresaban los pacientes de enfisema que fumaban
marihuana.
El humo de la marihuana no es singular en sus beneficios para los pulmones. La yerba
santa, la “pata de potro”, el marrubio, y otras hierbas han sido fumadas tradicionalmente
para ayudar a los pulmones.
El tabaco y los peligros asociados a su uso han prejuiciado tanto a las personas contra el
acto de “fumar” que la mayoría cree que fumar cannabis es tan peligroso como fumar
tabaco, o más. Estando prohibida la investigación, estos datos de salud pública y seguridad
no están disponibles.
En diciembre de 1997, volvimos a preguntarle al Dr. Tashkin, e inequívocamente manifestó
que “la marihuana no produce ni potencia al enfisema en modo alguno.” Además, no ha
habido un solo caso de cáncer pulmonar atribuido a fumar cannabis.
. . . Además
La mayor parte de la literatura contra la marihuana que hemos examinado no cita una sola
fuente que podamos revisar. Otra sólo hace referencia a la DEA o a NIDA. Los pocos
estudios que hemos podido rastrear terminan siendo casos anecdóticos, recopilaciones
artificiales de datos, o carentes de otros controles y nunca replicados.
Los relatos de aumento de pecho, obesidad, adicción, y otros por el estilo permanecen
insustanciales, y la comunidad científica les da poco crédito. Otros informes, como los de
reducción temporal de la cuenta de esperma, no son estadísticamente significativos para el
público en general, pero son inflados fuera de toda proporción cuando los presentan los
medios. Otros más, como el puñado de tumores de garganta en el área de Sacramento y la
alta tasa de daños reportada por una unidad de traumatología de Baltimore son racimos
aislados que contrarían a todas las demás estadísticas y nunca han sido replicados.
Los resultados espurios de Heath, Nahas y los estudios de ratones y monos preñados de la
Universidad de Temple y la UC Davis (donde inyectaron análogos sintéticos, parientes
lejanos del THC, en ratones) han quedado desacreditados en el cuerpo de la literatura
médica y científica.
Aunque estos estudios no son utilizados en el discurso científico, montañas de literatura
auspiciada por la DEA y las empresas farmacéuticas con respecto a los posibles efectos a
largo plazo de dichos metabolitos sobre el cerebro y la reproducción siguen cayendo en
manos de las agrupaciones de padres como si fuesen estudios nuevos. Esta desinformación
sigue viva en los informes del gobierno de Estados Unidos, la DEA, DARE y la PDFA.
(Leer el N.I.H. de 1982; la evaluación de la Academia Nacional de Ciencias sobre estudios
pasados; y el informe sobre Costa Rica de 1980.) Sin dañar el cerebro humano ni la
inteligencia, el cáñamo ha sido usado en prácticamente todas las sociedades desde tiempos
inmemoriales como motivador laboral y para destacar y renovar las energías creativas.
La Receta de Nahas para Inflar Presupuestos Policiales
Increíblemente, un famoso estudio que descubrió que el cannabis reduce los tumores (ver
Capítulo 7), fue solicitado originalmente por el Gobierno Federal [de Estados Unidos] con
la premisa de que la hierba dañaría el sistema inmune. Esto se basaba en los estudios de
“Locura Marihuanera” realizados por el desacreditado Dr. Gabriel Nahas de la Universidad
de Columbia en 1972.
Se trata del mismo Dr. Nahas que pretendía que sus estudios demostraban que la hierba
causaba daños en los cromosomas, testosterona (hormona masculina), e incontables otros
efectos horrendos que sugerían la quiebra del sistema inmunológico. Nahas proviene de las
canteras de la OSS/CIA y más adelante la ONU, donde trabajó estrechamente con Lyndon
LaRouche y Kurt Waldheim.
En 1998, Nahas seguía siendo el favorito de la DEA y NIDA (Instituto Nacional sobre
Abuso de Drogas) aunque ningún estudio de Nahas contra la marihuana ha sido replicado
en incontables otros intentos de investigación. La Universidad de Columbia se disoció
específicamente de la investigación de Nahas sobre marihuana en conferencia de prensa
especialmente convocada en 1975.
La DEA sigue publicando estudios antiguos, desacreditados de Nahas, y entregándolos
intencionalmente a grupos de padres desinformados e iglesias como si fueran
investigaciones válidas sobre las calamidades de la hierba.
La divulgación de los peligrosos cuentos de terror de Nahas* es pagada con los impuestos
del pueblo estadounidense, aun después de los años transcurridos desde que los Institutos
Nacionales de Salud (NIH) prohibieron específicamente (en 1976) que Nahas recibiera un
centavo más del dinero del gobierno de Estados Unidos para estudios sobre cannabis, dada
su vergonzosa investigación de comienzos de los 70.
* En diciembre de 1983, Nahas, ridiculizado por sus colegas y sin la subvención de NIDA,
renunció a sus antiguos estudios, conclusiones y extrapolaciones en los que aumentaba
metabolitos de THC y hallaba singulares daños a los cromosomas en petris.
Sin embargo, la DEA, NIDA, VISTA, la “Guerra Contra las Drogas”, y la finada escritora
Peggy Mann (en artículos de Selecciones y su libro Alerta de Marihuana, prologado por
Nancy Reagan) han usado estos desacreditados estudios con agrupaciones familiares como
Padres para una Juventud Libre de Drogas, etc., a menudo teniendo a Nahas de
conferencista invitado muy bien pagado, y ni una palabra de la opinión de sus colegas sobre
sus estudios.
Esto, suponemos, se hace para asustar a padres, profesores, legisladores y jueces: el uso de
terminología científica y estadísticas falsas destinado en última instancia a vender más
equipos para pruebas de orina. En consecuencia, se crean más ingresos para las clínicas de
rehabilitación de “drogadictos” y su plantel de profesionales; y para continuar subsidiando
a la DEA, y otros intereses policiales, judiciales, penales y correccionales –locales y
gubernamentales– dignos de un estado policial.
La “Guerra Contra las Drogas” significa “plata gruesa”, por lo que la desvergonzada
demanda de más policías y más cárceles continúa. Y sigue habiendo miles de jueces,
legisladores, policías, lectores de Selecciones, y padres que a lo largo de los años han usado
y citado los estudios de Nahas en particular como principal motivo para que prosigan las
leyes injustas y el encarcelamiento de millones de estadounidenses en las últimas décadas.
Después de la sonada renuncia de Nahas en 1983, la DEA, en forma conciente y criminal
continúa usando sus estudios para polarizar a jueces ignorantes, políticos, periodistas y
agrupaciones de padres que desconocen la acusación de Nahas. Estos grupos confían en
que el gobierno les diga la verdad para la cual pagan impuestos. La mayoría de los
comentaristas de los medios, prensa y televisión, siguen usando los nunca-replicados
estudios de Nahas de los 70 como evangelio, y gran parte del folclor terrorífico y los mitos
urbanos que se susurran alrededor de los patios de los colegios surgen del trabajo del falso
“científico”.
Se sigue enseñando resultados refutados y nunca replicados, mientras el investigador
honesto se juega su libertad si intenta someter a prueba cualquier concepto sobre el uso
medicinal del cannabis.
De hecho, usando los refutados y nunca replicados estudios de Nahas de THC sintético
sobre el sistema inmune, histéricas Familias por una Juventud Libre de Drogas, u
organizaciones de “Dile No” han hecho decir a la prensa que la marihuana puede causar
SIDA, lo que carece de todo sustento, pero la prensa publicó toda esta retórica, creando más
“Locura de Marihuana”.
En 1998, Gabriel Nahas estaba viviendo en París y viajando alrededor de Europa enseñando
cual evangelio las mismas mentiras a los europeos menos informados. Cuando le
propusieron debatir con nosotros (H.E.M.P.) sobre cáñamo ante la prensa mundial el 18 de
junio de 1993 en París, primero aceptó con entusiasmo hasta que averiguó que hablaríamos
sobre todos los aspectos de la planta de cáñamo (papel, fibra, combustible, medicinas).
Entonces declinó, aunque llenamos todos sus requisitos.
Tabaco Radioactivo: La Historia No Contada
Más personas mueren al año por fumar tabaco que de SIDA, heroína, crack, cocaína,
alcohol, accidentes de tránsito, incendios y asesinatos combinados. El cigarrillo es tan
adictivo como la heroína, con todo y síntomas de abstinencia, y el porcentaje de
reincidencia (75%) es el mismo que el de los usuarios de cocaína y heroína que dejan de
hacerlo.
Hoy es ampliamente la primera causa de muerte prevenible en Estados Unidos. Los
fumadores de tabaco tienen una incidencia diez veces mayor de cáncer pulmonar que los
que no fuman, el doble de enfermedades cardiacas, y tienen tres veces más posibilidades de
morirse de enfermedad cardiaca si la desarrollan. Pero el tabaco es totalmente legal, y
recibe los subsidios agrícolas más altos que el gobierno de Estados Unidos concede a los
productos agrarios, siendo el mayor asesino. ¡Qué hipocresía!
En Estados Unidos una de cada siete muertes es causada por fumar cigarrillos. Las mujeres
deberían saber que el cáncer pulmonar es más común que el cáncer mamario en mujeres
que fuman y que fumar mientras se usa píldoras [anticonceptivas] aumenta dramáticamente
el riesgo de cáncer y de enfermedad cardiaca.
Siete millones de dólares al día promueven el negocio del tabaco, y se estima que la
industria del cigarrillo necesita como 3,000 nuevos fumadores diarios para remplazar a los
que dejan el cigarrillo o se mueren por fumar cada día.
El principal negocio y actividad agrícola de Kentucky por cien años (hasta 1890) fue el
saludable, versátil y útil cáñamo cannabis. Desde entonces ha sido remplazado por el
tabaco, que no se come, no tiene fibra, degrada el suelo y es cultivado en terreno fertilizado
con materiales radioactivos.
Estudios del gobierno de Estados Unidos han demostrado que cajetilla y media de
cigarrillos de tabaco al día por sólo un año equivalen para los pulmones a lo que unas 300
radiografías de tórax (usando la antigua película lenta de rayos-x de antes de los años 80 y
sin protección de plomo) son para la piel. Sin embargo, mientras los rayos-x disipan su
radioactividad al instante, el tabaco tiene una vida media radioactiva que permanece activa
en los pulmones por 21.5 años.
El ex-Cirujano General C. Everett Koop dijo en la televisión que la radioactividad que
contienen las hojas de tabaco podría ser responsable de la mayoría de cánceres asociados al
tabaco. No existe radioactividad en las breas del cannabis.
(Centro Nacional de Investigación Atmosférica, 1964; Asociación Estadounidense del
Pulmón; Dr. Joseph R. DiFranza, Centro Médico de la U. de Massachussets; Selecciones
del Reader’s Digest, marzo de 1986; Ciruj. Gen. C. Everett Koop, 1990.)
Algunos Estudios de los Que los Federales No Hablan
El Estudio Copto (1981)
No Hay Daño al Cerebro Humano ni a la Inteligencia
El cáñamo ha sido usado prácticamente en todas las sociedades desde tiempos
inmemoriales como motivador laboral y para renovar las energías creativas.
(Estudios Jamaiquinos; Estudios Coptos; Estudios Costarricenses; Vedas; Dr. Vera Rubin,
Instituto de Investigación para el Estudio del Hombre; et al)
En 1981, un estudio mostró que 10 de los mayores fumadores de hierba de Estados Unidos
(de la religión cóptica y residentes en Florida) creían que 16 enormes canutos* de alta
potencia al día les había mejorado un poco la mente en un periodo de 10 años.
Fueron estudiados por los doctores Ungerlieder y Shaeffer (UCLA) quienes mostraron que
no había diferencia cerebral alguna entre ellos y personas que no fuman. Tampoco
confirmó el aumento en el cociente intelectual que los coptos declaraban.
* Un canuto por lo general equivale a cinco tronchos estadounidenses promedio.
Vida Más Larga, Menos Arrugas
La mayoría de los estudios (poblaciones correspondientes, pasadas y presentes) señalan
que, siendo todo lo demás igual, un fumador de hierba estadounidense promedio tendrá una
vida más larga que su contraparte que no usa droga alguna; desarrollando menos arrugas, y
en general menos estrés, por lo que tendrá menos dolencias que trastornen su sistema
inmune, y llevando sus relaciones vecinales de manera más pacífica.
(Estudios Costarricense y Jamaiquino)
Estudios Jamaiquinos
(1968-74, 1975)
Beneficios Definitivos Para Fumadores de Marihuana
El estudio más exhaustivo sobre cáñamo fumado en su medio natural es probablemente
Ganya en Jamaica: Un Estudio Médico Antropológico del Uso Crónico de la Marihuana
por Vera Rubin y Lambros Comitas (1975; Mouton & Cía., La Haya, Paris/Libros Anchor,
NY).
El estudio jamaiquino, auspiciado por el Centro de Estudios de Abuso de Narcóticos y
Drogas del Instituto Nacional de Salud Mental [de Estados Unidos] (NIMH), fue el primer
proyecto en antropología médica en ser emprendido y es el primer estudio intensivo
multidisciplinario sobre uso y usuarios de marihuana en ser publicado.
Según la introducción al Estudio Jamaiquino: “A pesar de su ilegalidad, el uso de ganya es
extendido, y su duración y frecuencia son muy altas; es fumada por periodos más largos, en
grandes cantidades, con THC de mayor potencia que el de Estados Unidos y sin
consecuencias sociales o psicológicas perniciosas. La mayor diferencia es que tanto el uso
como los comportamientos supuestos están condicionados y controlados culturalmente por
una tradición bien establecida.” “No hay deterioro en el desempeño psicológico, sensorial
ni perceptivo-motriz (pruebas de formación de conceptos, habilidad para la abstracción y
estilo cognoscitivo y prueba de memoria).”
Actitudes Sociales Positivas
El estudio subraya el refuerzo positivo que se les da socialmente a quienes fuman ganya en
Jamaica, el elogio general por la práctica entre usuarios, que la fuman para motivarse a
trabajar.
Los sujetos describieron entre los efectos de fumar que los hacía más “hábiles”, vivaces,
alegres, más responsables y concientes. Relataron que era bueno para la meditación y la
concentración y que creaba una sensación general de bienestar y seguridad en si mismo.
Ningún Vínculo con el Comportamiento Criminal
Vera Rubin y sus colegas no encontraron relación entre el cannabis y la delincuencia
(excepto “mancadas” a marihuaneros), ningún deterioro en las habilidades motrices,
además fumadores y no-fumadores tenían idénticos puntajes por extroversión, sin
diferencia en sus registros laborales o adaptación. No se halló que el uso exagerado de
ganya restrinja la motivación para trabajar.
La evaluación psicológica reveló que los fumadores se manifestaban más abiertos al
expresar sus sentimientos, algo más sueltos y un tanto más propensos a distraerse. No hubo
evidencia de daño cerebral orgánico ni de esquizofrenia.
Ningún Deterioro Fisiológico
Marilyn Bowman, realizando una batería de pruebas psicológicas a usuarios crónicos de
cannabis en Jamaica en 1972, encontró que “no hay deterioro en el desempeño psicológico,
sensorial ni perceptivo-motriz (pruebas de formación de conceptos, habilidad para la
abstracción y estilo cognoscitivo y prueba de memoria).” Dichos jamaiquinos habían
fumado entre seis y 31 años (16.6 en promedio) y la edad promedio de su primera
aspiración era de doce años y seis meses.
En el estudio de 1975 entre usuarios y no-usuarios, no se encontró diferencia en la
testosterona del plasma, ni en la nutrición total, ligeramente mejor desempeño en las subpruebas
de inteligencia (no estadísticamente significativo) y “la capacidad básica de
inmunidad mediada por las células no era menos vigorosa en los usuarios.”
Finalmente, “los usuarios de nuestra muestra de pares comparados fumaron marihuana
además de fumar tantos cigarrillos de tabaco como sus compañeros. Sin embargo sus vías
aéreas se hallaban, en todo caso, ligeramente más sanas que las de sus pares.”
“Debemos concluir tentativamente o que la marihuana no tiene efectos nocivos en tales
pasajes o que en verdad ofrece alguna ligera protección contra los efectos nocivos del humo
del tabaco. Sólo una mayor investigación aclarará cual, si alguno, es el caso.”
No “Lleva a Otras Drogas”/“Es la Entrada”
En lo que se refiere a los cargos de ser una droga que lleva a otras o de “entrada” dirigidos
contra el cannabis: “El uso de drogas poderosas es hasta ahora prácticamente desconocido
entre jamaiquinos de la clase trabajadora. Nadie en el estudio (de Rubin) había usado
jamás narcóticos, estimulantes, alucinógenos, barbitúricos ni pastillas para dormir.”
En Estados Unidos a fines del siglo XIX se usaba cannabis para tratar la adicción. Los
adictos a los opiáceos, al hidrato de cloral y al alcohol eran tratados con éxito con extractos
potentes de cannabis. Algunos pacientes se recuperaban con menos de una docena de dosis
de extracto de cannabis.1 Igualmente, se ha hallado que fumar cannabis es valioso en el
tratamiento moderno de la adicción al alcohol.2
Estudio Costarricense (1980)
Los resultados jamaiquinos fueron en su mayoría confirmados por otro estudio caribeño, el
Cannabis en Costa Rica: Un Estudio sobre el Uso Crónico de Marihuana, de 1980, editado
por William Carter para el Instituto para el Estudio de Cuestiones Humanas (ISHI [en
inglés], 3401 Centro de Ciencias, Filadelfia).
Una vez más los investigadores no encontraron daño palpable en los fumadores crónicos de
la población nativa. Los problemas sociales del alcohol, tan evidentes en las islas vecinas
libres de cannabis, no existen en Costa Rica.
Este estudio aclara que el uso socialmente aprobado de ganya remplaza en gran medida o
mitiga el uso de alcohol (ron) cuando está disponible.
El Modelo de Amsterdam
Desde que adoptó una política de tolerancia y no-procesamiento de fumadores de
cannabis/hachís (se encuentra disponible en cafés y bares) y programas de rehabilitación y
diversión para usuarios de drogas potentes, Holanda ha visto una reducción sustancial en el
consumo de cannabis entre adolescentes y una disminución del 33% en el número de
adictos a la heroína. La estrategia de separar las ventas de cannabis del tráfico de drogas
potentes, sacando a la hierba de la clandestinidad, ha sido bastante exitosa (L. A. Times,
agosto de 1989). En 1998, a pesar de la constante presión del gobierno de Estados Unidos
y la DEA, el gobierno holandés rechazó por completo la re-penalización de la marihuana.
Notas a Pie de Página:
1. “Cannabis Indica como Anodino e Hipnótico”, J. B. Mattison, M.D., El Jornal Médico y
Quirúrgico de Saint Louis, Vol. LVI, No. 5, nov. 1891, pp. 265-271, reimpreso en
Marihuana: Los Escritos Médicos, Tod Mikuriya, M.D.
2. “Sustitución por Cannabis: Una Herramienta Terapéutica Adjunta en el Tratamiento del
Alcoholismo”, Tod H. Mikuriya, M.D., Medical Times, Vol. 98, No. 4, abril de 1970,
reimpreso en Escritos Médicos sobre Marihuana, Tod Mikuriya, M.D.)
Más Decepciones Prohibicionistas
La revista Scientific American reportó en 1990: “Las alarmantes estadísticas, citadas por los
defensores de las pruebas, para demostrar los altos costos del abuso de drogas. . . no
siempre reflejan con precisión la investigación en que se basan. Es más, parte de la
información podría ser usada para “probar” que el uso de drogas tiene efectos nulos o hasta
benéficos.” (marzo de 1990, página 18)
Uno de los ejemplos dados es la estadística frecuentemente citada que utilizó el expresidente
George Bush [padre] en 1989: “El abuso de drogas entre trabajadores
estadounidenses le cuesta a las empresas entre sesenta mil y cien mil millones de dólares al
año en productividad perdida, ausentismo, accidentes relacionados a las drogas, reclamos
médicos y robos.” Pero según una evaluación hecha por NIDA en 1989, todas dichas
pretensiones se derivan de un sólo estudio que provino de una encuesta de 1982 en 3,700
hogares.
El Instituto de Investigación Triángulo (RTI [Research Triangle Institute]) halló que los
hogares en que por lo menos una persona admitió haber usado marihuana regularmente
reportaron ingresos promedio 28 por ciento menores que el ingreso promedio reportado por
otros hogares por lo demás similares. Los investigadores de RTI atribuyeron la diferencia
en ingresos a “pérdida debida al uso de marihuana”.
El RTI entonces extrapoló los costos del delito, los problemas de salud y los accidentes,
arribando a un “costo para la sociedad del abuso de drogas” de 47 mil millones de dólares.
La Casa Blanca lo “ajustó” a la inflación y los aumentos de población para proporcionarle
base a la declaración de Bush.
Pero la encuesta del RTI también incluyó preguntas sobre el uso actual de drogas. Las
respuestas no revelaron una diferencia significativa entre los niveles de ingresos de los
hogares con usuarios actuales de drogas ilegales, incluyendo cocaína y heroína, y otros
hogares.
Es así que las mismas estadísticas “prueban” que el uso actual de drogas potentes no resulta
en “pérdida”, ¡a diferencia de una sola jarana de marihuana ocurrida hace mucho tiempo!
Corrupción Oficial: Carlton Turner
En toda la investigación que ha hecho este autor sobre la mala aplicación de fondos y
créditos públicos, nada –aparentemente– puede compararse a la total ignorancia o el
homicidio premeditado de sus conciudadanos estadounidenses perpetrado por los
burócratas y políticos de la siguiente historia:
Un Hombre y Sus Negocios de Drogas
La política del gobierno de Estados Unidos, a partir de las administraciones de Nixon y
Ford, continuada bajo Carlton Turner* (Zar Antidrogas bajo Reagan, 1981-1986), permitía
que la marihuana medicinal federal, suministrada a los programas médicos de marihuana de
cada estado, consistiese sólo de la hoja de la planta de marihuana, aunque por lo general
sólo tiene un tercio de la potencia del moño y no contiene el mismo espectro completo de la
“droga cruda”, es decir, THC y CBN.
* Antes de convertirse en Asesor Especial de la Casa Blanca (léase: Zar Nacional
Antidrogas), Carlton Turner estuvo, de 1971 a 1980, a la cabeza de toda la marihuana
cultivada por el gobierno de Estados Unidos para drogas por razón de su posición en la
Universidad de Mississippi. El Programa de Investigación en Marihuana de la
Universidad de Mississippi tiene la directiva por cédula estatal de descubrir, iniciar u
ordenar los constituyentes del THC, una droga cruda “simple” de cannabis que funciona
como medicamento, luego sintetizar las sustancias con propiedades medicinales benéficas
para obtener su potencial pleno para empresas farmacéuticas.
Por ejemplo, el alivio de la hoja a la presión ocular en los pacientes con glaucoma es mucho
más corto y por tanto insatisfactorio, comparado con el del moño. Además, la hoja a veces
produce dolor de cabeza a los fumadores. Hasta 1986, el gobierno federal sólo usaba la
hoja. Turner dijo a las empresas farmacéuticas, y en entrevista, que los estadounidenses
sólo recibirían hoja aunque el moño funcione mejor. En 1999, los siete usuarios legales de
marihuana de Estados Unidos sólo recibían hoja, rama y moño desmenuzado y “roleado”
todo junto. Aunque los moños funcionan mejor en quimioterapia, glaucoma, etc., y las
ramas pueden ser tan tóxicas como fumar madera.
Turner dijo en 1986 que la marihuana natural “nunca” sería ofrecida como medicamento y,
hasta abril de 1998, era así. (Excepto en California, donde los ciudadanos votaron
exitosamente, en noviembre de 1996, derrotando al gobierno federal en el tema de la
marihuana médica.)
Las Razones Dadas:
– Los moños son demasiado difíciles de “rolear” usando una máquina de cigarrillos.
(Olvídense de los 25 millones de estadounidenses que “rolean” moños bastante bien todos
los días.)
– Extrayendo compuestos de la “droga cruda” del moño, no habrían patentes farmacéuticas,
por lo tanto tampoco ganancias. Entonces, su programa hubiese funcionado en contra de
sus antiguos empleadores, la cédula legislativa y los subsidios de la Universidad de
Mississippi.
(Entrevistas por Ed Rosenthal para la revista High Times; Dean Latimer, et al; la
Organización Nacional para la Reforma de las Leyes sobre Marihuana –National
Organization for the Reform of Marijuana Laws– NORML.)
Aunque los moños funcionan mejor para la quimioterapia, el glaucoma, etc., Turner dijo
que “nunca” serían ofrecidos. También se hizo evidente que la famosa ‘comilona’
(estimulación del apetito) de la marihuana no funcionaba en los pacientes con cáncer que
usaban la hoja federal para calmar los efectos de su quimioterapia.
Y aunque no se han permitido estudios que comparen hojas con moños, sabemos de
médicos que extraoficialmente recomiendan moños y ven como sus enflaquecidos pacientes
con cáncer suben de peso (NORML).
Envenenando Marihuaneros
En agosto y setiembre de 1983, Turner apareció en televisión nacional justificando la
fumigación ilegal (por avión) de marihuana con paraquat en Georgia, Kentucky y
Tennessee por la DEA. Dijo que enseñaría una lección a algún chiquillo que se muriese
por fumar hierba envenenada con paraquat. Turner fue obligado a renunciar después de
que anunciara públicamente sus conclusiones de que la marihuana producía
homosexualidad, el colapso del sistema inmunológico y, por lo tanto, SIDA.
El estudio del potencial terapéutico del cannabis es el tipo de investigación que más se
controla y desalienta, pero se promueve cualquier prueba que busque efectos negativos o
dañinos en el cannabis. Como tales pruebas frecuentemente terminan comprobando lo
contrario o no son concluyentes, aun estas investigaciones son raras.
Turner citó “El Ascenso y la Caída del Imperio Romano” para mostrar cómo los cantantes
de jazz (o rock) están erosionando ese Estados Unidos que “él” ama con esta droga
alucinógena, ¡la marihuana! Asunto que él pretendía erradicar.
Equipos Falsos de Paraquat
Durante el pánico de la marihuana mejicana con paraquat de 1978, y siendo aun un
ciudadano privado que trabajaba en la granja de marihuana del estado de Mississippi, el
mismo Carlton Turner llamó a la revista High Times para anunciar un detector de paraquat.
Turner no sabía que High Times no aceptaba anuncios de detectores de paraquat porque
toda la evidencia demostraba que éstos no funcionaban.
Dean Latimer, entonces editor asociado de High Times, le siguió la cuerda a Turner en
conversaciones telefónicas casi diarias a lo largo un mes, escuchando a Turner hablar de lo
mucho que iba a ganar Turner con la venta del aparato.
High Times quería ver una muestra. Cuando Turner entregó su prototipo a High Times, éste
resultó ser una estafa total, “igual que alrededor de una docena de equipos falsos de otras
compañías que han intentado comprar espacio publicitario para anunciarlos en estos
tiempos” señaló Latimer en un artículo publicado en 1984.
Aparentemente, Turner jamás pensó que High Times tuviera la ética de probar el aparato.
Supuso que sólo cobrarían por del anuncio comercial y correrían a imprimir el aviso que
enriquecería a Turner.
No le importaba que algún chiquillo muriera o fuese estafado por creer en su falso equipo
detector de paraquat.
Después de este intento de engaño por correo, este sujeto se convirtió en el zar nacional
antidrogas del presidente Reagan en 1981, recomendado por George Bush [padre] y Nancy
Reagan.
Un Desprecio Imperdonable Por la Vida
Turner llegó a decir que no le importaba si cientos de chiquillos morían por fumar hierba
que el gobierno federal había fumigado intencionalmente con paraquat.
Luego, en la conferencia de PRIDE del 25 de abril de 1985 en Atlanta, Georgia, con Nancy
Reagan y 16 Primeras Damas extranjeras entre la audiencia (incluyendo a Imelda Marcos),
Turner solicitó la pena de muerte para los traficantes de drogas.
Turner era, después de todo, el pistolero a sueldo de Reagan, Bush y las empresas
farmacéuticas, que veía que su misión no era contra la heroína, el PCP o la cocaína, sino
erradicar la hierba, el jazz y el rock.
Carlton Turner fue obligado a renunciar luego que la revista Newsweek lo desollara en un
largo editorial del 27 de octubre de 1986. Su renuncia fue una conclusión predeterminada
despué⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪
⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪
⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪
⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪l doble de enfermedades
cardiacas, y tienen tres veces más posibilidades de morirse de enfermedad cardiaca si la
desarrollan.
P⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪
⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪
⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪
⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪⨪ores diarios para remplazar a los que
El principal negocio y actividad agrícncia, Turner se unió a Robert DuPont y el anterior
jefe de NIDA, Peter Bensinger, para monopolizar el mercado de pruebas de orina.
Firmaron contratos con 250 de las mayores corporaciones [de Estados Unidos] para
desarrollar programas de desviación, detección y pruebas de orina para drogas.
Poco después de que Turner salió del cargo, Nancy Reagan recomendó que no se permita a
ninguna corporación entablar tratos con el gobierno federal sin antes haber implementado
una política de pureza de orina para mostrar su lealtad.
Precisamente cuando G. Gordon Liddy incursionó en la seguridad corporativa de alta
tecnología tras su deshonra, Carlton Turner se hizo rico en lo que se ha convertido en una
industria de enorme crecimiento: las pruebas de orina.
Dicho tipo de negocio niega el derecho básico a la privacidad, el derecho de no autoincriminación
(quinta enmienda), contra la búsqueda irrazonable y la presunción de
inocencia (hasta que se pruebe la culpabilidad).
Someterse a la humillación de que sus partes corporales más íntimas sean observadas por
un mirón contratado es hoy la prueba para ser elegible a un empleo privado, o ser
contratado por un salario de supervivencia.
La nueva maniobra de Turner para ganar dinero obliga a los demás estadounidenses a
renunciar a su derecho fundamental a la privacidad y el respeto a si mismo.
Bush Vuelve a Atacar
El Presidente Ronald Reagan, a pedido del entonces Vicepresidente George Bush, nombró
a Carlton Turner como Asesor sobre Drogas (zar) de la Casa Blanca en 1981.
En las convenciones (1981-1986) de las empresas farmacéuticas con su lobbyista,
Fabricantes Químicos Estadounidenses, Turner ofreció continuar con la prohibición a la
investigación de los 400 compuestos químicos del cannabis.
Bush consiguió continuar dirigiendo dicho esfuerzo mediante la simple táctica de no
permitir que el NIDA o el NIH subvencionen las investigaciones privadas o públicas con
implicaciones positivas, ni aprobar las recientes solicitudes de la FDA, salvo que buscaran
resultados negativos. La política del Presidente Clinton no varió.
Comparación con el Alcohol
Existen muchos malos hábitos entre las drogas. El peor es el alcohol, tanto en cantidad de
usuarios como en el comportamiento antisocial asociado a su uso extremo. El alcoholismo
es la principal causa de muerte entre adolescentes: 8,000 adolescentes estadounidenses
mueren al año y 40,000 quedan lisiados por mezclar el alcohol con la gasolina. (MADD,
Madres Contra los Choferes Borrachos; SADD, Estudiantes Contra los Choferes
Borrachos; NIDA, Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, etc.)
Es más, las estadísticas del gobierno/la policía de Estados Unidos confirman las siguientes
cifras sorprendentes:
La cifra de mortalidad por uso de alcohol es de 100,000 anuales, comparada con cero
muertes por marihuana en 10,000 años de consumo.
Entre 40 y 50% de los asesinatos y las muertes en las carreteras están relacionados con el
alcohol. De hecho, las muertes en carretera asociadas al alcohol podrían ser hasta 90%,
según el Chicago Tribune y el Los Angeles Times.
El alcohol también es señalado en la mayoría de los casos (69-80%) de violación/incesto
infantil; la mayoría de incidentes de esposas maltratadas (60-80%) están influenciados por
el alcohol.
La heroína es señalada en el 35% de los latrocinios, robos, asaltos a mano armada, asaltos
bancarios, grandes hurtos, robo de autos, etc.
Se realizaron más de 600,000 arrestos por posesión simple de marihuana en Estados Unidos
en 1997 (en 1992 eran 400,000), según las Estadísticas Uniformes de Informac뀟⿐뀠뀡뀡뀡
ڥ뀢 ڥ連։逤։뀥
20202
0202
0202
0202
0202
0202
0202
02020202020202020202020202020202020202020202020202020202020202020202020뀟
⿐뀠뀡뀡 ڥ뀢 ڥ連։逤։뀥20202020202020202020202020202020202020202020뀟⿐뀠뀡

Capítulo 16
La Ropa Nueva del Emperador
Alternativas a la Prohibición
En conclusión, vemos que el caso del gobierno [de Estados Unidos] contra la marihuana
está tejido con mentiras transparentes. En este capítulo, sacamos a la luz algunas
investigaciones que el gobierno no quiere que la gente conozca. Luego hablamos sobre
algunas alternativas realistas.
Pero primero, una pequeña fábula:
El Cuento de la Ropa Nueva del Emperador*
Había una vez un Rey/Emperador muy, muy presuntuoso que cobraba impuestos
altísimos a sus súbditos para poder pagar su finísimo guardarropa de trajes carísimos.
Un día, dos estafadores, pretendiendo ser grandes sastres venidos de tierras lejanas,
solicitaron audiencia con el Emperador. Hablaron de una nueva tela asombrosa que
habían inventado, hecha de una fibra de oro muy cara que sólo las mejores personas, los
más puros y los más sabios podían ver. Entusiasmado, el Emperador pidió ver una
muestra, y ellos le presentaron un carrete vacío. “Ah, ¿no es preciosa?” le preguntaron
al Emperador.
El Emperador consintió, por temor a admitir que no veía nada, pues eso querría decir
que era él una persona aburrida y tonta.
Entonces, para probar a sus ministros, el Emperador los reunió para conocer sus
opiniones. Una vez explicados los poderes de la tela, todos coincidieron en que era, en
efecto, la tela más fina y hermosa del mundo.
El Emperador presuntuoso ordenó que le hicieran ropa nueva, así que los falsos sastres
le tomaron las medidas. El Emperador ordenó que el oro de la tesorería fuese entregado
a los supuestos sastres para ser hilado. Se pusieron a trabajar de inmediato día tras día,
pretendiendo que cortaban y cosían, mientras el Emperador y sus ministros pasaban
periódicamente a admirar su obra y pagar las enormes facturas que los mercaderes iban
acumulando en el curso de sus actividades.
Finalmente, llegó el gran día cuando se ordenó a todos los habitantes del reino
congregarse para admirar el nuevo traje del Emperador, por el que tanto habían pagado
y del que tanto habían oído hablar.
Cuando desnudamente hizo su aparición a grandes pasos, todos lo miraron incrédulos
sin decir nada. Luego arrancaron a cantar alabanzas a la milagrosa nueva tela. “¡Es la
obra más hermosa que he visto en mi vida!” “¡Magnífico!” “¡Cómo me gustaría tener
una tela tan bonita!” Todos aclamaban, temerosos de ser denunciados y tildados de
tontos e impuros si no lo hacían.
Y el emperador desfiló orgulloso ante sus súbditos, preocupado en secreto, temeroso de
perder la corona si la gente se enteraba que él mismo no podía ver la tela que vestía su
cuerpo.
Hasta que pasó por la multitud. Un niño pequeño, trepado en los hombros de su padre,
en su inocencia gritó: “¡Pero el Emperador no tiene nada puesto!”
“¡Escuchen lo que dice el inocente!” dijo el padre. Y cada persona le susurró a quien
tenía al costado lo que el niño había dicho. La voz corrió entre todos los súbditos de lo
que había dicho el niño.
Entonces todos supieron que el Emperador y todos sus ministros habían sido
embaucados por estafadores. Ahora sus guardias y sus ministros, lo mismo que el
pueblo, cayeron en la cuenta de que los estafadores no sólo habían embaucado al
Emperador, sino que él, el Emperador, había gastado todo el dinero de sus impuestos,
derrochándolo en esta farsa.
El Emperador oyó que el pueblo murmuraba. Sabía que tenían razón, pero era
demasiado orgulloso como para admitir que estaba equivocado y se habían burlado de
él. Así que se alzó cuan alto era y clavó sus ojos sobre sus guardias, hasta que uno de
los guardias captó su mirada.
El guardia, mirando nerviosamente alrededor y comprendiendo que este Emperador
presuntuoso podía hacerlo apresar y hasta decapitar, evadió su mirada y miró hacia el
suelo. Entonces otro guardia, viendo que ya no se reía, se asustó y bajó la mirada al
suelo también. Luego otro guardia, y así pronto todos los guardias, los ministros, y
hasta los niños que pretendían cargar su invisible cola de tela de oro, miraban al piso.
El pueblo, viendo que los ministros y los guardias, que hasta hacía un momento se reían
del Emperador con ellos, ahora miraba al suelo, temblando en sus botas, dejaron de reír
y rápidamente inclinaron sus cabezas también.
El niño que había sido el primero en exclamar que el Emperador estaba desnudo, viendo
que todos los grandes a su alrededor, y hasta su padre, estaban aterrados y subyugados,
agachó la cabeza asustado.
Entonces el Emperador, alzándose aun más, anunció a sus súbditos, mientras marchaba
orgulloso por su reino: “¿Quién va a decir que no son éstas las más finas ropas que
existen?” El Emperador, con la cabeza en alto, miró por encima de su nariz a la
multitud, resuelto a salvar su imperial cara de la humillación pública. El Emperador
siguió su procesión como si fuese ajeno a su desnudez, y los ministros sujetaban la cola
de la capa invisible más alto que nunca. El pueblo seguía mirando incrédulo sin hacer
nada mientras el Emperador, con sus ministros, seguía marchando por la calle paseando
su desnuda ignorancia.
* Parafraseado del Cuento de Hans Christian Andersen.
La Moraleja del Cuento es:
No podemos simplemente amonestar al Emperador (gobierno de Estados Unidos) por
sus actos dolosos y su manipulación de los hechos. Sus guardias (FBI, CIA, DEA, etc.)
son demasiado poderosos. Su miedo a ser vergonzosamente descubierto es tan grande
que incesantemente usa su poder (mediante la subvención de gran parte de las Naciones
Unidas y de las cruzadas mundiales antidrogas) para comprar lealtades mediante
sobornos e intimidación (ayuda externa, ventas de armas, etc.).
Aquellos ciudadanos estadounidenses que osan pronunciarse en contra de esta tiranía
son frecuentemente denigrados, tildados de “drogos”, “fumones” o “marihuaneros” y
pueden ser amenazados con perder su trabajo, ingresos, familia y propiedades. Para
ganar, debemos clavar una estaca a través del corazón de las mentiras (del gobierno de
Estados Unidos, la DEA), una y otra, y otra vez, martillándola implacablemente con
hechos sólidos y vencer la maldad de este Emperador de endurecido corazón (las
injustas leyes sobre cannabis) y, de ser necesario, encarcelar a los perpetradores, ¡para
liberar a los pueblos!
La Analogía Lógica
¡Sostenemos que las leyes de Estados Unidos sobre marihuana/cáñamo son como la
ropa del Emperador! Como los tiranos y prohibicionistas del pasado, este Emperador se
ampara en la fuerza bruta, la intimidación, el miedo y un estado policial para mantener
su régimen autoritario, despótico, a la vez que agota la tesorería federal y desmantela
todo vestigio de la Declaración de Derechos mientras encarcela inocentes.
Estados Unidos se fundó sobre el principio de que cada persona tiene “derechos
inalienables” a “la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”, y que cada individuo
tiene la responsabilidad de mantener estos derechos por medio de su voto.
Es una ofensa penal que funcionarios o ejecutivos del gobierno de Estados Unidos
dirijan –o conspiren para emprender– una campaña intencional de desinformación,
omisión de hechos y mentiras descaradas con el dinero de los contribuyentes.
Sobre el tema del cannabis, Ronald Reagan, George Bush, hasta Bill Clinton, y ahora
George W. Bush, han hecho el papel del Emperador. Podríamos añadir que Nancy
Reagan hizo el papel de la malvada e insensible Reina de Corazones del cuento de
Lewis Carroll, Alicia en el País de las Maravillas, que decretó: “¡La sentencia ahora, el
veredicto después!”
Los Zares Antidrogas pasados y presentes Carlton Turner, William Bennett, Bill
Martínez, Lee Brown, y el General Barry McCaffrey, haciendo el papel de asesores del
Emperador, han sostenido todos la falacia de la “tela de oro que sólo los ojos de los más
puros pueden ver”, hilada originalmente para ellos por Anslinger/DuPont/Hearst y sus
perversos burócratas del estado policial. Hoy comparten esta falacia las empresas
energéticas, farmacéuticas y las de licores y cerveza, los profesionales en rehabilitación
de “drogadictos”, quienes realizan despistajes de drogas, la policía, los guardias de las
cárceles y los constructores de prisiones, todos con enormes intereses financieros y
motivos propios de un estado policial.
Cuando un agente del gobierno de Estados Unidos actúa o conspira intencionalmente de
este modo, aunque esté de Presidente, Vicepresidente, Zar Nacional Antidrogas, jefe de
la DEA, el FBI o la CIA, debe ser encarcelado. Y en una sociedad honrada, tendrían
que responder por los 14 millones de años a los que ya han sentenciado a tantos
estadounidenses por el “delito” de la hierba.
Las burocracias Federales y la Corte Suprema de Estados Unidos están recortando las
libertades establecidas en la Declaración de Derechos (escrita en papel de cáñamo). El
cáñamo/marihuana se ha convertido en su principal pretexto para conculcar los derechos
garantizados por la Constitución, más que la suma de todos los demás delitos, acciones
policiales, insurgencias, huelgas, levantamientos y guerras en los últimos 200 años. Y
la pérdida de libertades básicas es peor aun en los países satélites en Centroamérica y
Sudamérica, cuyos líderes actúan bajo mandato oficial de Estados Unidos.
¿Qué significa llevar a una especie vegetal a la extinción? ¿Quién nos perdonará si
permitimos que estos tiranos codiciosos destruyan la Tierra?
En los “coffee shops” de Ámsterdam, como el “Bulldog Palace”, uno puede
tranquilamente considerar estos asuntos mientras fuma a su elección de entre una amplia
variedad de muestras de marihuana y hachís.
En Conclusión:
La Verdad o las Consecuencias de la Prohibición
Cuando [la empresa química] DuPont dice [en su publicidad] que le brinda una “Mejor
Vida Mediante la Química”, no menciona que eso sólo dura cien años, luego el planeta
entero expira gracias a sus ganancias.
Inglaterra y Holanda tratan a sus abusadores de sustancias como seres humanos,
manteniéndolos provistos de suficientes medicamentos a precios accesibles como para
no interrumpir las actividades de los demás. Tales políticas les permiten llevar vidas
por lo demás productivas y normales. Además han quedado firmemente establecidas, y
son efectivas y populares en esos países. A mediados de los noventa, Suiza comenzó
sus propios experimentos sobre tolerancia localizada del uso público de drogas.
Cuando los suizos intentaron, en 1997, penalizar nuevamente el cannabis mediante una
iniciativa electoral, ésta perdió ¡por el 79% de los votos!
Entonces, ¿por qué los por lo demás pacíficos cultivadores y usuarios de
cáñamo/marihuana deben ser rotulados y perseguidos como delincuentes de por vida
mientras el 35% de los robos y asaltos son cometidos por adictos a la heroína y el
alcohol, 40-55% de los asesinatos, violaciones y víctimas fatales de accidentes de
carretera están relacionados con el alcohol* y la heroína es más fácil de conseguir en la
cárcel que en las calles? Sin embargo, los usuarios de cannabis tienen estadísticamente
la misma o menor incidencia en delitos y actos violentos que el conjunto de la población
que no usa cannabis.
* Estadísticas del FBI, 1993, 1996.
De hecho, aparte del uso de cannabis, excluyendo al hampa y los traficantes de heroína
y otras drogas se reduce los delitos no asociados al alcohol hasta en un 80%. Como
ejemplo directo, a lo largo de los “Turbulentos Años Veinte”, con la prohibición del
alcohol, la tasa de asesinatos aumentó consistentemente, luego fue disminuyendo
anualmente en los siguientes diez años, tras la revocación de la prohibición en 1933.*
* Estadísticas del FBI.
Encontremos otra forma de lidiar con el uso de drogas, o preparémonos para la erosión
exponencial y continua de nuestras libertades, incluyendo los derechos de expresión, de
debate público y la libertad de prensa, libros y canciones incluidos.
Aceptemos el hecho de que todos los delitos asociados a las drogas se acaban si
proporcionamos tratamiento a los adictos y usuarios en vez de arrancarlos de la
sociedad. Ayudémoslos, eduquémoslos y alentémoslos a ser financieramente
productivos.
En 1999, la principal prioridad del gobierno de Estados Unidos, de Newt Gingrich y de
la mayoría del Partido Republicano era tratar de establecer una legislación que
automáticamente suprima el 100% de los derechos del ciudadano a la privacidad y a la
protección contra búsquedas inmotivadas, como si la guerra contra las drogas fuese un
auténtico estado de emergencia, para poder llevar a cabo la agenda fascista y policial del
estado-prisión.
Represión de Alta Tecnología
Para que Estados Unidos quede libre de marihuana, todos sus ciudadanos, fumadores y
no-fumadores por igual, tendrían que renunciar a su Declaración de Derechos para
siempre. Tendrían que conformarse con seres como Lyndon LaRouche, Jerry Falwell,
Nancy Reagan, Edwin Meese, William Bennett, el General Barry McCaffrey, y otras
mentes igualmente ridículas. Cada cual, en su esmerada ignorancia, contribuye al
permanente envenenamiento de la Tierra mientras trata de aniquilar con todas sus
fuerzas a la única cosa capaz de salvarnos: el cáñamo.
La computadora, ese gran regalo para la humanidad, irónicamente permitirá que la
policía termine hoy la labor que comenzó la Inquisición (ver Capítulo 10: La Era del
Oscurantismo) porque la iglesia no podía permitir que los “comunes” se rieran de ellos,
ni que aprendieran los secretos de la higiene, la astronomía y el cáñamo, entre otras
cosas. Utilizando computadoras, la policía encargada de perseguir la hierba puede
escudriñar el trasfondo familiar de un individuo, sus recibos de ventas, impuestos a la
renta, y todo lo demás para poder chantajear y/o sobornar a los estadounidenses, además
destruyen a políticos, jueces y otros personajes encumbrados, exponiendo asuntos
privados como su vida sexual o su uso particular de drogas.
Por ejemplo, el hijo de Jocelyn Elders, la Cirujana General durante la administración
Clinton, fue molestado sistemáticamente y sin tregua, durante seis meses, por un amigo
(que había sido antes arrestado y obligado a trabajar encubiertamente para la DEA,
específicamente para tenderle una trampa al muchacho Elders) para que comprara una
pequeña cantidad de cocaína para él. El hijo de Elders, que a nadie se le ocurriría
pensar que traficara, rehusó hacerlo consistentemente, pero ante la constante presión de
su amigo, finalmente accedió a hacerle el favor.
El gobierno no reveló ninguna información sobre la transacción a nadie durante seis
meses, hasta que pudieron usarla para chantajear directamente a la Cirujana General
Elders para que se retracte de su permisividad hacia el cannabis médico. Antes que ser
silenciada, Elders renunció. Con tácticas tan descaradamente clandestinas, la DEA
acerca cada vez más a la realidad la pesadilla que George Orwell narrase en “1984”.
Como post data: Años después el joven Elders seguía apelando su caso alegando haber
sido entrampado.
Desperdiciando las Contribuciones
Aproximadamente el 50% del dinero para hacer cumplir las leyes de drogas, tanto del
gobierno federal como de los estados, durante los últimos 65 años, ha sido dirigido
hacia la marihuana.
Entre 70 y 80% de quienes hoy se encuentran presos en las cárceles federales y estatales
de Estados Unidos no hubieran sido considerados delincuentes hace unos 65 años. En
otras palabras, la ignorancia y el prejuicio (inspirados por Anslinger y Hearst) han
recluido a aproximadamente 800,000 de los 1.2 millones de personas que se encuentran
en cárceles estadounidenses (al 4 de agosto de 1998) por delitos que eran, a lo peor,
hábitos menores, hasta el Acta Harrison de 1914 (amparándose en la cual la Corte
Suprema de Estados Unidos estableció por primera vez en 1924 que los adictos a las
drogas no estaban enfermos, sino que eran viles delincuentes).
El ochenta por ciento de las víctimas de la “Guerra Contra las Drogas” del gobierno
estadounidense no estaban traficando. Fueron encarceladas simplemente por posesión.
Y esto no incluye al cuarto de millón recluido en penitenciarías comunales.
Recordemos que hace sólo 26 años, en 1978, antes de la “Guerra Contra las Drogas”,
había 300,000 presos en las cárceles estadounidenses por todos los delitos combinados.
Algunos predicadores radiales y televisivos han añadido a la histeria llamando al rock
“música satánica y vudú” y asociándolo con la cultura de las drogas. Quieren ilegalizar
el rock, quemar discos y libros, y encerrar a todos los que no estén de acuerdo con ellos.
Lo mismo quiere Carlton Turner. Y Lyndon LaRouche. Y William Bennet. Y Les
Brown. Y el General McCaffrey…
Durante la últimas tres generaciones, la propaganda y las mentiras de Hearst y
Anslinger han sido incesantemente embutidas en la conciencia de los estadounidenses
como si se tratara de la incuestionable verdad de los evangelios, resultando en el
monumental derroche del dinero de los contribuyentes para montar la maquinaria
gubernamental antidrogas.
Y prácticamente todos los estados están en medio de la mayor expansión carcelaria de
la historia, mientras los buitres de la política, preocupados exclusivamente del
crecimiento de sus industrias asociadas a las prisiones y de la seguridad laboral, ordenan
la construcción de más cárceles y la expansión de la base impositiva –en su insensata
obsesión con “la ley y el orden” – contra lo que antes fueron meras transgresiones y
hasta contra ofensas inexistentes.
Doble Moral
En los ochenta, el Juez de la Corte Suprema de Estados Unidos (y que después sería
Presidente de la misma), William Rehnquist mandaba a otros drogadictos a la cárcel
por sus vicios estando él aficionado al Placidyl, del que tomaba ocho pastillas al día.
Ello equivalía en dinero, “vuelo”, y efecto mental a lo que le cuesta a un “heroinómano”
callejero entre 70 y 125 dólares al día.
El Placidyl, de la misma familia que el Quaalude, es un depresivo fuerte que goza de
popularidad callejera por impartir sensaciones de gran placidez al usuario.
La dependencia física y los efectos mentales por usar drogas legales como Placidyl,
Dilaudad, Quaalude, y otras, son casi los mismos que los de los mal afamados
barbitúricos, el opio, la morfina y la heroína. Esencialmente, perturban el equilibrio de
las endorfinas (receptores y bloqueadores del dolor) en el organismo.
Rehnquist, de quien se dice que usó Placidyl muy por encima de los “límites normales”,
nunca asaltó licorerías, no atacó físicamente a sus conciudadanos, ni exhibió nunca
ninguno de los comportamientos antisociales atribuidos a los “heroinómanos”.
Le fue fácil mantener su hábito porque el Placidyl era legalmente accesible y estaba
dentro de los límites de sus ingresos normales. El Placidyl además viene con sus datos
de pureza y dosificación en la etiqueta, mientras que las personas con hábitos de drogas
ilegales tienen que conformarse con “paquetes” cuya pureza –sea 5% ó 95%– es un
misterio tan ignoto como peligroso. La gran mayoría de sobredosis se deben a que la
pureza de la droga no es conocida, no está regulada, ni está impresa en una etiqueta.
El gobierno [de Estados Unidos] también reconoce que el 90% o más de las sobredosis
con drogas ilegales podrían prevenirse con etiquetas precisas y advertencias adecuadas.
Políticas Basadas en la Ignorancia
Durante los 24 años que duró la investigación para este libro, conversamos con
senadores, legisladores, jueces, policías, fiscales, científicos, historiadores, ganadores de
Premios Nóbel, dentistas y médicos. Todos conocían pedacitos de la historia y los usos
del cannabis, pero casi nadie conocía la marihuana en profundidad excepto los médicos
que hacen investigación de largo plazo, como Underlieder, Mikuriya, y otros; y
escritores como Ed Rosenthal, Dean Latimer, el Dr. Michael Aldrich, y otros.
Por ejemplo, hace 21 años, en una reunión pro-fondos de NORML en California en
febrero de 1983, conversamos en privado con el entonces Senador Tom Rutherford, de
Nuevo México. El ha sido uno de los principales políticos a favor de la marihuana por
más de una década y en ese momento era el representante elegido del gobierno que más
sabía sobre el tema de la marihuana en Estados Unidos. Le preguntamos por qué el
gobierno simplemente no legalizaba la marihuana, especialmente con todo lo que
sabíamos, desde una perspectiva médica, industrial e histórica, sobre el cannabis.
Nos espantó que nos contestara que no conocía ningún fundamento a favor de la
legalización de la marihuana, excepto para terminar con el disparate de penalizar lo que
como mucho no pasa de ser un acto menor.
Entonces, entusiasmados le esbozamos los hechos y la historia completa del
cáñamo/marihuana, suponiendo que ya antes habría escuchado algo de ella.
Genuinamente sorprendido escuchó el relato por primera vez. Cuando terminamos de
hablar, dijo: “Si tuviese ese conocimiento esbozado y documentado como me lo acaban
de contar, el gobierno, la policía y el sistema judicial dejarían de perseguir la hierba.”
“Pero, ¿es verdad?”, añadió.
Esto ocurrió en febrero de 1983, y ahí estaban los principales políticos pro-hierba de
Estados Unidos, cuyo conocimiento sobre el cáñamo no llenaría una página. Algunos
dejaron el cargo en la era del “dile no” de Reagan antes de haber aprendido suficiente
como para respaldar públicamente al cáñamo/marihuana.
Pero ahora muchos saben que el cáñamo es potencialmente el cultivo número uno y que
las leyes actuales son injustificables, y que la posición del gobierno [de Estados Unidos]
sobre la hierba es totalmente falsa y no se sostiene ante la luz de la verdad.
¿Qué dice la Ley?
“Toda ley que puede ser violada sin hacerle daño a nadie es irrisoria.” Baruch Spinoza,
filósofo (c. 1660).
Controlar la marihuana es renunciar a nuestra libertad, la de nuestros hijos y la de los
hijos de nuestros hijos, para siempre.
Y eso, amigas y amigos, se llama fascismo; en términos sencillos, si las leyes sobre
cannabis no son trastornadas, y si las actuales prácticas destructoras de la Tierra, como
la minería de tajo abierto, la perforación petrolífera, la tala indiscriminada, la
contaminación industrial de las aguas, y el uso de pesticidas y herbicidas no son
descontinuados, nuestro planeta pronto morirá a manos de estos políticos incompetentes
(mal documentados y/o mal intencionados) que creen tener derecho a aprobar más y
más leyes draconianas para llenar más –y mayores– cárceles y penitenciarías con
algunos de los ciudadanos más decentes que existen. Estos mismos políticos reclaman
estar motivados exclusivamente por su preocupación por la niñez. Mientras tanto
promueven el descomunal envenenamiento ambiental que sigue afectando a diario a
esta misma niñez.
Pero para entender realmente la razón de que decenas de millones de estadounidenses
decentes le tengan miedo a la hierba tras casi setenta años de desinformación que
continúan hasta la fecha, consideremos la mentalidad y el carácter del ex-jefe de la
policía de Los Angeles, Daryl Gates (1978-1992), quien ha admitido haber ayudado a
dirigir un programa para aplastar toda información correcta sobre el cáñamo y ordenar
el arresto y acoso de trabajadores de la Iniciativa Californiana sobre Marihuana por
llevar a cabo su deber cívico y Constitucional de recolectar firmas petitorias.
En setiembre de 1983, por televisión y mediante un portavoz de la policía, Gates llamó
a los defensores de la reforma del cáñamo “bien intencionados aunque ingenuos con
respecto a la marihuana, y no saben mucho sobre ella.”
En enero de 1984, un padre de familia de una escuela pública del valle de San
Fernando, en California le preguntó a Gates: “¿Qué puedo hacer si averiguo que mi hijo
ha fumado marihuana?” Éste contestó: “Es demasiado tarde. ¡Una vez que han fumado
un cigarrillo de marihuana, los hemos perdido para siempre!”*
* El Fiscal de Distrito del Condado de Los Angeles, Ira Reiner usó las mismas
palabras en su campaña por la Fiscalía General del Estado, en 1990. Perdió.
Unos meses después, el entonces fiscal general de California, John Van de Kamp,
ocultó el informe del 17 de agosto de 1990 de su propio panel de asesores que
reclamaba la relegalización del cáñamo. Gates dijo en su testimonio ante la Comisión
de Justicia del Senado de Estados Unidos el 5 de setiembre de 1990 que “los usuarios
ocasionales de drogas deberían ser matados a tiros.” Se reafirmó en esta posición
durante casi una semana, hasta que el clamor popular para que lo despidan* lo obligó a
convertir su comentario en un reclamo por penas más severas. El ex-Zar Antidrogas
William Bennett declaró: “No tengo problemas morales para decapitar usuarios de
marihuana, sólo legales.” Y un legislador de Mississippi dijo que los castigos por
marihuana deberían incluir la amputación de manos, brazos, pies y piernas (¡en serio!).
Unos meses más tarde, el 3 de marzo de 1991, la humanidad entera quedó espantada al
enterarse que los hombres de Gates eran ciertamente capaces de comportarse en forma
brutal y con maldad extrema cuando el video de los policías de Los Angeles golpeando
salvajemente al indefenso Rodney King (acusado de manejar a exceso de velocidad y
evadir su captura) dio la vuelta al mundo. Una prueba de orina reveló después trazas de
THC. Gates siguió respaldando a sus hombres y justificando la golpiza durante las
protestas callejeras.
* Reiner fue casi el único funcionario en apoyar públicamente a Gates.
En julio de 1998, el Zar Antidrogas Barry McCaffrey, en misión de recolección de datos
por Europa, añadió el insulto a la ignorancia proclamando ante una audiencia en
Estocolmo: “La tasa de asesinatos en Holanda [donde las drogas “blandas” son tratadas
como producto legal] es el doble de la de Estados Unidos. Así son las drogas.” En
realidad, la tasa estadounidense de asesinatos es de 8.2 por cada 100,000. La holandesa
es de 1.7 por cada 100,000; menos de la cuarta parte de la de Estados Unidos.
Esta es sólo una muestra de la continua lista de ridícula información falsa de
McCaffrey. En diciembre de 1996, por ejemplo, los medios citaron un comentario
suyo: “No existe la más mínima evidencia de que la marihuana tenga valor medicinal.”
Conclusión
Sobre la base de la información proporcionada en este libro, exigimos se deje sin efecto
la sanción de estas leyes prohibicionistas. Todas las leyes sobre el cultivo de la planta
deben ser retiradas de los libros, incluyendo la Convención Única de Estupefacientes de
la ONU de 1961 [suscrita en 1962], en la que Anslinger representó a Estados Unidos.
Aunque fue obligado a retirarse por un enfadado Presidente Kennedy, entre otras cosas,
por sus ridiculeces en la Convención, el legado de mentiras y patrañas de Anslinger
sigue vivo.
El gobierno de Estados Unidos les debe una disculpa a todas las personas que han
cumplido tiempo en la cárcel o penitenciaría por cannabis (un agregado de 14 millones
de años), a los que han sido enjuiciados, perdido su educación, su familia, su profesión,
y a quienes han visto su vida, sus ahorros y su salud destruidos.
También les debe una disculpa a los maestros, policías y jueces honrados –aunque
ignorantes– por su falta de valentía para decir la verdad y educarlos. Pero los líderes
corporativos y gubernamentales de mente metalizada que han actuado ilegalmente para
censurar y refutar la innegable verdad del cáñamo no tienen perdón.
Lo Que Exige la Justicia
La justicia exige nada menos que el levantamiento de todas las condenas (penales y
civiles) y la supresión de todas las restricciones al cultivo y uso –fumado o no– de esta
planta extraordinaria.
Los presos por posesión, venta, transporte o cultivo pacífico de cáñamo cannabis deben
ser inmediatamente puestos en libertad. El dinero y las propiedades incautados deben
ser devueltos. Los antecedentes deben ser limpiados, la amnistía concedida, y algún
tipo de reparación debe pagarse por el tiempo cumplido. Los presos por cannabis son
las verdaderas víctimas del monstruoso crimen llamado “Guerra Contra las Drogas”.
Al final, las medidas a medias no serán aceptables.
Mientras tanto, se debe comenzar por una moratoria de la sanción de las leyes sobre
cáñamo/marihuana. Además, se necesita actuar rápidamente para restaurar y expandir
los archivos y registros históricos sobre el cáñamo y sus múltiples y valiosos usos.
Lo Que Puedes Hacer
Pensamos que, conociendo bien nuestra perspectiva y la del gobierno [de Estados
Unidos] con respecto a esta historia (como la vemos nosotros y como la proyectan los
medios), querrán unírsenos a poner este asunto al voto y en la legislatura, donde todos
pueden expresar sus opiniones del modo directo establecido en la constitución de
Estados Unidos y en la constitución individual de cada estado.
Educa a todos sobre el cáñamo; habla todo el tiempo acerca de él. Busca productos de
cáñamo, pide cáñamo, compra cáñamo. Defiende el cáñamo. Compra copias de este
libro para tu biblioteca pública local y para las bibliotecas escolares.
Corriendo el riesgo de ser repetitivos, permítasenos una vez más establecer en los
términos más enérgicos posibles que el cáñamo cannabis, la planta que denigramos con
el nombre en jerga “marihuana”, será conocida por las generaciones futuras, como lo
fue por las generaciones pasadas durante milenios, como la mejor fuente anual
renovable, plenamente sustentable, que no requiere pesticidas, y más abundante de
papel/fibra/combustible sobre la faz de la tierra; con más usos en conjunto que cualquier
otra planta conocida.
En otras palabras, ¡el cáñamo cannabis es la mejor planta sobre la tierra!
Escríbeles a tus autoridades elegidas y a los medios de prensa, para ayudar a crear un
liderazgo político más conciente y una cobertura noticiosa favorable sobre la marihuana
y el cáñamo. Elogia los votos y la cobertura correctos y quéjate de los equivocados.
Regístrate y postula a cargos. ¡Y vota siempre!
Exige que los presos de conciencia sean liberados, compensados y desagraviados.
Merecen ser recibidos como héroes, como prisioneros de esta “Guerra Contra las
Drogas” y recibir sus beneficios y derechos como veteranos, no a la DEA o la policía.
Piensa en esto:
Si estos ciudadanos fuera de la ley no hubiesen desafiado al gobierno [de Estados
Unidos] y conservado el cañamón, dicho gobierno y sus políticas prohibicionistas
hubiesen erradicado esta planta de nuestra Tierra.
Entonces, los héroes de esta guerra no son William Bennett, Nancy Reagan, Bill
Clinton, el General Barry McCaffrey, la DEA ni DARE, sino quienes los desafiaron. A
estos verdaderos héroes debe devolvérseles sus vidas y sus propiedades. Debemos
todos recordarlos siempre por haber desafiado leyes tiránicas. Pues salvaron la semilla
que va a salvar al planeta.
¡Cáñamo para la Victoria!
Suelten a nuestra gente. Dejen crecer a nuestra gente. Y no permitamos nunca que los
políticos vuelvan a imponer leyes fanáticas que prohíben una sustancia natural en su
estado natural. Casi perdemos la semilla y el conocimiento para salvar al planeta.
La democracia no funciona si no es honesta.
Y si la represión del cáñamo es sólo un ejemplo de las muchas mentiras con que los
policías/burócratas y carceleros han estado chantajeando a quienes en teoría son sus
jefes, las autoridades políticas elegidas y el público, el problema es serio.
Hemos examinado esta “guerra contra las drogas” contra el cáñamo cannabis/marihuana
tan minuciosamente como nos ha sido posible, y lo que hemos visto nos asquea. Y sólo
quienes tienen este conocimiento sobre el cáñamo, cuyas puertas de la percepción están
limpias, pueden expulsar a los cerdos y reclamar nuestras libertades, nuestro planeta y
nuestro medio ambiente sustentador de vida.
Por lo que coincidimos con el niño del cuento de Hans Christian Andersen que, viendo
pasar el desfile, gritó con temeraria inocencia:
“¡El Emperador está desnudo!”
¿Qué es lo que ven tus propios ojos?
¡¿Qué vas a hacer al respecto?!
EL TEMA FAVORITO DE MI SOCIO, EL CAPITÁN ED, ERA UNA
ORGANIZACIÓN LLAMADA VOTA:
Vence Orgulloso a Tu Adversario
Y EL ADVERSARIO ES EL ELECTOR NO REGISTRADO
¡REGÍSTRATE y VOTA!
La Supresión de Hechos Sobre el Cáñamo Cannabis del Instituto Smithsoniano
Debe anotarse que, aunque 50-80% de las fibras de papel y tela exhibidas en las
muestras “Vida en Estados Unidos: de 1780 a mediados del siglo XIX” y “Exhibición
Marítima Estadounidense, 1492-1850” eran de cáñamo, el Instituto Smithsoniano ha
omitido toda mención del cáñamo cannabis usado en el papel, textiles, sogas y velas,
calificándolos como “otras fibras”, mientras el algodón, la lana, el lino, sisal, yute,
cáñamo de Manila, etc. son mencionados específicamente. El algodón constituía menos
del 1% de las fibras antes de 1800; el cáñamo alrededor del 80%.
La respuesta del Sr. Arkadero, curador del museo, cuando se le pregunta sobre el tema
es que “los niños ya no necesitan saber sobre el cáñamo, los confunde.” A su vez, el
director del Instituto Smithsoniano menciona que aunque el cáñamo era una fibra
primaria, “no somos un museo de fibras.”
No mencionó cómo habían determinado que los niños sí necesitan conocer los cultivos
menores para fibra de la historia estadounidense.
¿Será que las inocentes preguntas de los niños sobre cáñamo y marihuana incomodaban
a los guías turísticos del Instituto?
En carta fechada 20 de junio de 1989, el secretario del Instituto Smithsoniano, Robert
McCormic dice que: “No vemos la catalogación de fibras en los nacientes Estados
Unidos como parte de nuestra labor” en la presentación de estas exposiciones.
“A veces esta perspectiva hace que los curadores mencionen telas como el lino, la lana y
otros.”
Nos devolvió copias de este libro y la película del gobierno de Estados Unidos de 1942
a favor de la marihuana, “Cáñamo para la Victoria”, aparentemente sin haber revisado
la información.
Traducido y mejorado en agosto de 2004 por:
Makiruna
The Handyman Experience

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s