Peña Nieto: un presidente que para millones no lo será

 

 

Slim, el ‘Chapo’ Guzmán y Peña Nieto, entre los más poderosos del mundo según ‘Forbes’
Carlos Slim

El magnate mexicano, Carlos Slim, es uno de los hombres más poderosos del planeta. (EFE)

Slim también puede presumir de ser el más rico del planeta con una fortuna de 72.000 millones de dólares.
Peña Nieto ha entrado a ocupar un lugar en el listado con el puesto 54.
Obama repite en la cabeza de la lista por ser “el comandante en jefe del ejército más poderoso del mundo y la cabeza de la superpotencia económica y cultural”.Sin título-1

En cuestión de semanas, el presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, asumirá de manera oficial el cargo. Y sin embargo, ni dentro ni fuera del país, ha logrado la aprobación de un amplio sector de mexicanos que lo rechazan.


Jesús Rodríguez Montes


Parecieran muy lejanos los días de julio cuando, posterior a la elección del día primero, multitudes de mexicanos, principalmente jóvenes, colmaban las plazas públicas del país para manifestar su desacuerdo con el triunfo de Peña Nieto en unos comicios de dudosa legalidad y transparencia.

A cuatro meses de que se celebraron las elecciones, Enrique Peña Nieto está dedicado a articular lo que serán líneas de acción del gobierno de seis años que encabezará a partir del 1 de diciembre, pero el problema es que lo sigue haciendo sin el reconocimiento de muchos mexicanos.

Y a juzgar por los hechos, esa falta de legitimidad en amplios sectores perdurará durante todo su mandato.

En México y en el extranjero, muchos mexicanos se siguen manifestando contra Peña Nieto, pues consideran que su triunfo electoral fue producto de la compra desmedida de votos a cambio de dinero, de una campaña mediática inusitada que le ofrecieron las empresas de radio, televisión y prensa escrita más poderosas, y también los grupos empresariales de mayor poder económico cuya incidencia en el próximo gobierno será la moneda de cambio. Y esa incidencia, evidentemente, será para su beneficio.

Eso ha comenzado a desarrollarse desde el parlamento mexicano, donde actualmente los diputados y senadores del Partido Revolucionario Institucional (PRI, el partido de Peña Nieto), y sus aliados de los derechistas Partido Acción Nacional (PAN), Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido Nueva Alianza (PANAL), están impulsando una reforma laboral que implica mínimos beneficios para los trabajadores y, en contraparte, más bondades para las empresas.

Uno de los puntos claves de esta reforma laboral respaldada por el presidente electo y por el mandatario aún en funciones, Felipe Calderón Hinojosa, consiste en que las empresas podrán contratar a trabajadores por periodos de prueba que podrían prolongarse sin que implique que éstos generen antigüedad ni prestaciones.

Además, el salario mínimo será de aproximadamente 8 pesos por hora, que en los hechos significa una retribución sumamente baja si se considera que, por ejemplo, el alimento básico en México es la tortilla y el precio por kilogramo actualmente es de 12 pesos.

Por otro lado, en materia energética, Peña Nieto se ha declarado promotor de que Petróleos Mexicanos, la empresa nacional que mayores recursos genera para el país, sea abierta a inversiones del extranjero.

Enrique Peña Nieto sigue sin concitar el respaldo de millones de mexicanos.

En días recientes, en la semana del 15 al 18 de octubre, realizó su primera gira oficial de trabajo en calidad de presidente electo por países de Europa donde sus principales planteamientos ante empresarios y gobernantes consistieron en las bondades que encontrarán en su administración para invertir en negocios millonarios, principalmente en la explotación del petróleo.

A diferencia de la cortesía que obtuvo en los recibimientos que le ofrecieron los ministros y reyes en España, Alemania, Inglaterra y Francia, mexicanos que radican en estos países se manifestaron afuera de los eventos donde se desarrollaban los encuentros diplomáticos.

En Londres, el martes 16, como a las 10 de la mañana, Peña Nieto y su equipo de trabajo arribaron puntuales al número 10 de Downing Street, donde el primer ministro británico David Cameron salió a recibirlo y se tomó la foto con el mexicano estrechándole la mano.

A unos cuantos metros, también recibieron a Peña una treintena de mexicanos, adheridos al movimiento #YoSoy132, con pancartas alusivas a las prácticas ilegales en que incurrió para ganar las elecciones, las violaciones a los derechos humanos de los que fue responsable como gobernador del Estado de México en 2006, cuando ordenó un sangriento operativo contra manifestantes campesinos en San Salvador Atenco.

Y también, en dichas protestas, le reprocharon las políticas económicas que desde ahora está emprendiendo, que beneficiarán a grupos empresariales y afectarán los derechos de los trabajadores.

Peña Nieto desestimó la protesta. Sólo saludo, desde la ventanilla del automóvil, a los mexicanos que no lo reconocerán como presidente una vez que asuma formalmente el poder el próximo 1 de diciembre.

“No lo reconoceremos como presidente, eso está claro, no podemos reconocer a alguien que representa al partido y al sistema que han hecho tanto daño al país, que han cometido asesinatos, violaciones a los derechos humanos, no lo vamos a reconocer”, advirtió un mexicano frente a la manifestación que el mismo martes se realizó frente a la embajada en Londres.

Así como ocurre con el actual mandatario, Felipe Calderón Hinojosa, Enrique Peña Nieto será un presidente sin el reconocimiento de millones de mexicanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s