el “PRI” made in “USA”

El PRI no fue ideado por los mexicanos, sino por Wall Street

 

 

Tres ideas o “logos” de una misma persona, no implican necesariamente  que esa persona sea tres veces distinta, menos que dos veces haya cambiado o que haya sufrido una doble mutación posterior a su primitivo ser, al menos en el caso del PRI no significa nada de eso, otra cosa es que ahora nos depare tres historias distintas de sí mismo, tres fortunas diversas, tres momentos de una vida única e irrepetible.

No hay duda que el PRI puede presumir sin falsos pudores que, en México, es nuestra “Mater et Magistra”, pues de su generosa matriz han sido paridos todos los partidos políticos mexicanos: El PAN que nació como sus némesis fundado por Manuel Gómez Morín, un fiel colaborador del gobierno de Plutarco Elías Calles, para el cual  redactó la ley que fundó al Banco de México, entre otras; El PRD que es una bisección clónica del PRI: El PVEM cuyo fundador real fue Carlos Salinas de Gortari; El PANAL, que es un desmembramiento tardío del PRI y los mini partidos, PT y MC, que son simples excresencias del mismo PRI.

 

La primera idea esencial del PRI, es la de su total dependencia del presidente de la república en turno, de hecho fue fundado por el presidente Plutarco Elías Calles, claro que esto fue a sugerencia o mejor dicho, por instrucciones de Estados Unidos que ya estaba aburrido de jugar ajedrez con la revolución mexicana. Desde su creación en 1929 fue el mismo órgano al servicio del presidente en turno hasta el uno de diciembre del 2000, en que su candidato presidencial perdió las elecciones y el PRI fue desalojado a la buena de la mansión de Los Pinos; El segundo período inicia ese mismo uno de diciembre del 2000 y concluye en algún momento de finales del 2011, en que Enrique Peña Nieto se convierte en dueño absoluto del PRI y la tercera idea del PRI, es el futuro que avizoramos para ese pseudo-partido.

 

Se decía que el PRI “nunca perdía y que cuando perdía.. arrebata”, esto por su gusto a los fraudes electorales practicados sin recato y sin descanso desde su fundación hasta 1989. También se decía que era una aplanadora política invencible, que ponía y quitaba presidentes y gobernadores. Durante muchos años se sugería que cualquier cambio en México debería hacerse desde adentro del PRI; Entre sus talentos destacó el de atraer con dinero y privilegios públicos a la casi totalidad de la intelectualidad mexicana, controló a precio de oro a los grandes medios de difusión nacional e incluso Miguel Alemán Valdés, se entregó a sí mismo la primer concesión de televisión privada, la que hoy es Televisa.

 

Sin embargo, todo era mentira, era falso que cuando el PRI perdía arrebatara, quien en realidad arrebataba era la secretaría de gobernación que descaradamente robaba urnas, el PRI no era una maquinaria electoral invencible, pues perdía constantemente, el invencible era el todopoderoso presidente y su “dedo” y su desprecio a la voluntad popular, era él quién ganaba de todas todas y quién imponía a sus  favoritos, así fueran sus amantes, sus socios, sus compinches o vulgares delincuentes. Dentro del PRI no era posible ningún cambio, que no fuera obra del presidente, realmente el PRI fue una porra de aplaudidores ciegos, sordos y descerebrados y claro que nadie podía hacer carrera en el PRI, pues al carecer de vida democrática interna, solo prosperaban los  aduladores y los arrastrados. El PRI que fue un apéndice del presidente y por eso el PRI era, sin problemas ontológicos, de ninguna especie de izquierdas, de derechas o de centro, porque su única doctrina es la de la servilidad, de la disciplina, de la unidad. Eso sí, a diferencia del panismo, el presidencialismo priista repartió dinero a las fuerzas exógenas a la política pero que podían incidir en ella como a las cámaras empresariales, a los sindicatos, a los intelectuales, a los pensadores, a los académicos, a los artistas, a los poetas, a los historiadores, pues para cada uno de ellos siempre hubo un cheque, un chayote, un instituto, un apoyo y en el peor de los casos, hasta un mendrugo.

 

El otro PRI, el que quedó después de la derrota presidencial del 2000, era un condenado a muerte,  pero fue salvado de su merecido destino por la ineptitud y por el nulo talento político de Vicente Fox, un megapendejo que le dio vida artificial al PRI y el siguiente presidente Felipe Calderón Hinojosa, un imitador de Plutarco Elías Calles, que retomó al dedazo, a la imposición y al presidencialismo y con ello degradó al PAN hasta convertirlo en otra fea botarga del PRI. El PRD a su vez también le dio nueva vida al PRI, pues su actual dueño: Andrés Manuel López Obrador cercenó la vida democrática incipiente entre las tribus de su partido  e implantó la “encuentocracia” o designación de candidatos por medio de encuestadoras. Ante semejantes némesis, el PRI fue rescatado de su sepulcro por imitadores panistas y perredistas PRI-clonados. Pero si cambiaron sus adversarios, el PRI siguió igual, ejerciendo el poder de arriba hacia abajo, desde la cúpula priista y su corte de gobernadores que se apropiaron de la pandilla, hasta que llegó Enrique Peña Nieto y asumió dentro del PRI el mismo poder que antes detentaron los presidentes y que los ejerce como estos, de forma  anti democrática, despótica, corrupta y centralista.

 

El PRI que se avizora, es el mismo de antaño, volverá el presidente a ser su dueño absoluto porque no tiene otro modelo en la cabeza,  sea una calva o un tremendo copete, porque el priista es un arrastrado naturalito, al que no es necesario pedirle ninguna indignidad, pues las adivina, nadie dentro del PRI va a exigir elecciones internas limpias, nadie dentro del PRI va a abandonar su disciplina perruna, nadie dentro del PRI va a intentar influir para bien de México, el PRI del mañana va a seguir siendo el PRI de siempre, pero ahora acompañado de los restantes partidos, que menos que opositores se perfilan como malos imitadores, pues no solo han nacido del vientre priista, sino que se alimentan de una transgénesis permanente, donde el PRI les transfiere sus genes para que sigan siendo a su imagen y semejanza.

El éxito del PRI es total en México, supera a los cuatro millones con los que Peña Nieto se alzó triunfador en las elecciones del 2012, el éxito del PRI está en cada mexicano que se somete a la designación de candidatos, en cada mexicano que acepta que una encuestadora escoja a su candidato, en cada mexicano que hace carrera en los prostíbulos políticos de la disciplina partidista, en cada mexicano que en realidad desprecia a la democracia y que mira al poder cínicamente, que desprecia la opinión o el voto de los demás, simplemente porque políticamente se desprecia a si mismo.

Por Antonio Limón López

¿Recuerdan el la entrada sobre el libro “Secreto 1910”?Novela histórica en la que se pone en entredicho si la Revolución mexicana fue organizada por mexicanos, y que más bien fue una lucha entre las grandes potencias que se disputaban el control del petróleo en México. Lean esta novela histórica y verán que el contexto en el que vivimos tiene demasiada similitudes con lo que sucedía en aquel entonces como para que no nos auto-flagelemos y nos tachemos de conspiracionistas. Nos ayudará a discernir de donde proviene la imposición, noúnicamente de Enrique Peña Nieto, sino de otros muchos presidentes a lo largo de la historia de México.

Dicha novela ya es considerada un Best Seller, cuando fue promocionado mayormente en el “underground”; ahora, la segunda parte está lista: Secreto 1929 “Una Novela que desenmascara el mayor secreto político del país: el PRI no fue ideado por los mexicanos,sino en Wall Street”. Aquí les dejo una entrevista que realizó Francisco Medina de El Punto Crítico al autor de los dos libros, Leopoldo Mendívil López.
La historia detrás de Secreto 1929 es la narración que recrea el momento en que muchos suponían que José Vasconcelos ganaría las elecciones para presidente en 1929 y del nacimiento del Partido Nacional Revolucionario que posteriormente se transformaría en el PRI.

Hay muchos fragmentos en la historia de cómo surgió el PRI que no se conocen o no se conocen en la magnitud que debiera. El primero de los datos que surgen de esa investigación, dijo, es que el PRI como tal no es un proyecto de mexicanos, sino que operan en la lucha entre Gran Bretaña y Estados Unidos por el control del petróleo mexicano y ellos juagaron durante 19 años en la Revolución Mexicana metiendo dinero de un lado y de otro. Estaban jugando un pin-pon en México por nuestro petróleo,mencionó Leopoldo Mendívil, escritor y autor del libro en entrevista con El Punto Crítico.

Todo esto culminó en 1929 en un pacto que implico que México creara un nuevo sistema,en palabra de Vasconcelos, el PNR aunque su creador oficial es Plutarco Elías Calles, su creado es el embajador de EU, Duait Morrou, un plan bien realizado. Que implica al petróleo de México

Señaló que el libro es una reproducción de los hechos que el escenario de la pre Segunda Guerra Mundial, con la perenne lucha por el petróleo que todas las potencias necesitaban para destrozarse entre sí en pos del poder universal.

Y es que como en Secreto 1910, la primera parte de la saga, ahí estaba el negro destino mexicano tan lejos de Dios y tan cerca del presidente estadunidense en turno, alfil de sus acaudalados patrones peleando contra los de los demás continente bajo supuestas ordenanzas éticas e ideológicas donde la palabra libertad era —como ahora es—,interpretada según el antojo de la camarilla nacional en turno.

Lo peor que a los mexicanos nos pasa en estos días, es no habernos percatado de la importancia que en el inicio del siglo pasado nuestro país jugó en el ajedrez planetario… Salimos relativamente bien librados de las dos únicas guerras mundiales hasta hoysufridas por la humanidad, si no fuera por haber quedado en medio, sin pena ni gloria.

La novela desenmascara el mayor secreto político del país: el PRI no fue ideado por los mexicanos, sino en Wall Street. Después de ayudar a que el Plan de México ideado por Bernardo Reyes llegara a buen fin, Simón Barrón se ve involucrado en uno de los magnicidios más importantes del país durante el siglo XX: el asesinato del general Álvaro Obregón.

Muy pronto descubre que León Toral es un chivo expiatorio y que la muerte del general ha sido planeada en Wall Street junto con una serie de oscuros industriales y banqueros que se disputan en una guerra por su petróleo. Con la ayuda de una agente rusa y un enano, pero también con los consejos de José Vasconcelos, quien regresa de los Estados Unidos para pelear por la presidencia, muy pronto Simón Barrón se dará cuenta de que pelea contra oscuros poderes que desean engendrar un partido político para dominar al país desde el exterior, dirigido por políticos comprados y corruptos que les den libre acceso a la economía mexicana.

Por esta novela desfilan un enigmático Plutarco Elías Calles, jóvenes cristeros y los más poderosos banqueros norteamericanos que desencadenaron una crisis mundial para gobernar a naciones y empresas. ¿Quién está controlando el mundo? ¿Quién es la cabeza oculta de la red mundial que maneja a los gobiernos a su voluntad?

Un asesinato, una conspiración y el mayor fraude electoral que el PRI cometió a uno de los mexicanos más comprometidos con el país, como José Vasconcelos, son tan sólo algunas de las líneas de investigación de esta novela. Solapa una inquietante narración sobre los poderosos intereses que han manejado el destino de México desde hace cien años.

Lo que nadie sabe es que México está siendo disputado por dos logias masónicas: la orden de Escocia (británicos) y la de York (norteamericanos), quienes mueven sus piezas del ajedrez mundial desde El Cairo, donde Guggenheim, Rockefeller y otros poderosos empresarios se juegan el futuro de la nación y que a la fecha siguen presentes en la vida nacional.

 

¿Recuerdan el la entrada sobre el libro “Secreto 1910”? Novela histórica en la que se pone en entredicho si la Revolución mexicana fue organizada por mexicanos, y que más bien fue una lucha entre las grandes potencias que se disputaban el control del petróleo en México. Lean esta novela histórica y verán que el contexto en el que vivimos tiene demasiada similitudes con lo que sucedía en aquel entonces como para que no nos auto-flagelemos y nos tachemos de conspiracionistas. Nos ayudará a discernir de donde proviene la imposición, no únicamente de Enrique Peña Nieto, sino de otros muchos presidentes a lo largo de la historia de México.
Dicha novela ya es considerada un Best Seller, cuando fue promocionado mayormente en el “underground”; ahora, la segunda parte está lista: Secreto 1929 “Una Novela que desenmascara el mayor secreto político del país: el PRI no fue ideado por los mexicanos, sino en Wall Street”. Aquí les dejo una entrevista que realizó Francisco Medina de El Punto Crítico al autor de los dos libros, Leopoldo Mendívil López.
La historia detrás de Secreto 1929 es la narración que recrea el momento en que muchos suponían que José Vasconcelos ganaría las elecciones para presidente en 1929 y del nacimiento del Partido Nacional Revolucionario que posteriormente se transformaría en el PRI.
Hay muchos fragmentos en la historia de cómo surgió el PRI que no se conocen o no se conocen en la magnitud que debiera. El primero de los datos que surgen de esa investigación, dijo, es que el PRI como tal no es un proyecto de mexicanos, sino que operan en la lucha entre Gran Bretaña y Estados Unidos por el control del petróleo mexicano y ellos juagaron durante 19 años en la Revolución Mexicana metiendo dinero de un lado y de otro. Estaban jugando un pin-pon en México por nuestro petróleo, mencionó Leopoldo Mendívil, escritor y autor del libro en entrevista con El Punto Crítico.
Todo esto culminó en 1929 en un pacto que implico que México creara un nuevo sistema, en palabra de Vasconcelos, el PNR aunque su creador oficial es Plutarco Elías Calles, su creado es el embajador de EU, Duait Morrou, un plan bien realizado. Que implica al petróleo de México
Señaló que el libro es una reproducción de los hechos que el escenario de la pre Segunda Guerra Mundial, con la perenne lucha por el petróleo que todas las potencias necesitaban para destrozarse entre sí en pos del poder universal.
Y es que como en Secreto 1910, la primera parte de la saga, ahí estaba el negro destino mexicano tan lejos de Dios y tan cerca del presidente estadunidense en turno, alfil de sus acaudalados patrones peleando contra los de los demás continente bajo supuestas ordenanzas éticas e ideológicas donde la palabra libertad era —como ahora es—, interpretada según el antojo de la camarilla nacional en turno.
Lo peor que a los mexicanos nos pasa en estos días, es no habernos percatado de la importancia que en el inicio del siglo pasado nuestro país jugó en el ajedrez planetario… Salimos relativamente bien librados de las dos únicas guerras mundiales hasta hoy sufridas por la humanidad, si no fuera por haber quedado en medio, sin pena ni gloria.
La novela desenmascara el mayor secreto político del país: el PRI no fue ideado por los mexicanos, sino en Wall Street. Después de ayudar a que el Plan de México ideado por Bernardo Reyes llegara a buen fin, Simón Barrón se ve involucrado en uno de los magnicidios más importantes del país durante el siglo XX: el asesinato del general Álvaro Obregón.
Muy pronto descubre que León Toral es un chivo expiatorio y que la muerte del general ha sido planeada en Wall Street junto con una serie de oscuros industriales y banqueros que se disputan en una guerra por su petróleo. Con la ayuda de una agente rusa y un enano, pero también con los consejos de José Vasconcelos, quien regresa de los Estados Unidos para pelear por la presidencia, muy pronto Simón Barrón se dará cuenta de que pelea contra oscuros poderes que desean engendrar un partido político para dominar al país desde el exterior, dirigido por políticos comprados y corruptos que les den libre acceso a la economía mexicana.
Por esta novela desfilan un enigmático Plutarco Elías Calles, jóvenes cristeros y los más poderosos banqueros norteamericanos que desencadenaron una crisis mundial para gobernar a naciones y empresas. ¿Quién está controlando el mundo? ¿Quién es la cabeza oculta de la red mundial que maneja a los gobiernos a su voluntad?
Un asesinato, una conspiración y el mayor fraude electoral que el PRI cometió a uno de los mexicanos más comprometidos con el país, como José Vasconcelos, son tan sólo algunas de las líneas de investigación de esta novela. Solapa una inquietante narración sobre los poderosos intereses que han manejado el destino de México desde hace cien años.
Lo que nadie sabe es que México está siendo disputado por dos logias masónicas: la orden de Escocia (británicos) y la de York(norteamericanos), quienes mueven sus piezas del ajedrez mundial desde El Cairo, donde Guggenheim, Rockefeller y otros poderosos empresarios se juegan el futuro de la nación y que a la fecha siguen presentes en la vida nacional.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s